Prisión perpetua por apuñalar a su ex pareja

Nicolás Mansilla (24) fue sentenciado por el Tribunal Oral en lo Criminal 1 por el femicidio de Eliana Domínguez (23), ocurrido en el barrio Bosque Grande.

Un joven fue condenado a prisión perpetua en la ciudad de Mar del Plata, por haber asesinado de nueve puñaladas a su ex pareja en abril de 2018, informaron fuentes judiciales.

Nicolás Mansilla (24) fue sentenciado por el Tribunal Oral en lo Criminal 1 por el femicidio de Eliana Domínguez (23), ocurrido en el barrio Bosque Grande.

Los magistrados Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y Jorge Peralta consideraron probado durante el juicio oral que Mansilla asesinó a cuchillazos a la joven en la noche del 2 de abril de 2018, luego de esperarla en la vereda de la casa de la familia, cuando ella regresaba del trabajo.

En línea con el pedido realizado durante los alegatos por el fiscal Fernando Castro, los jueces condenaron a perpetua al acusado, por el delito de «homicidio agravado por el vínculo y por ser de una mujer cometido por un hombre mediando violencia de género».

Tras la lectura del fallo, en el sexto piso de los tribunales marplatenses, Cristina Domínguez, madre de Eliana, dijo que «esta sentencia es lo que esperaba toda la familia, porque el caso estaba claro y no había otra opción».

«Duele mucho, pero sé que él tiene que pagar por lo que hizo y la perpetua está bien, porque lo que hizo fue cruel», aseguró la mujer. (Télam)

Prisión perpetua a cinco imputados por delitos de lesa humanidad

En el marco de la causa Monte Peloni 2, y el Tribunal fijó penas de entre 22 y 9 años de cárcel para otros ocho acusados.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal (TOF) de la ciudad de Mar del Plata condenó a prisión perpetua a cinco imputados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar en localidades del centro bonaerense, en el marco de la causa Monte Peloni 2, y fijó penas de entre 22 y 9 años de cárcel para otros ocho acusados.

Los integrantes del tribunal, Alfredo Ruiz Paz, Luis Imas y Víctor Bianco, dieron a conocer su sentencia en la que dispusieron, además, la absolución de otros 10 imputados, siete de los cuales recuperaron la libertad.

Luego de más de dos años de audiencias, en las que declararon más de 100 testigos, la parte resolutiva del fallo fue leída en la sede del TOF, en el centro de la localidad balnearia, mientras que los fundamentos serán dados a conocer el próximo 1ro. de noviembre.

Los 23 imputados tuvieron la oportunidad, durante la mañana, de decir sus últimas palabras, en algunos casos a través de videoconferencias desde las localidades bonaerenses de Olavarría y San Martín; la ciudad correntina de Paso de los Libres, y Salta.

Desde las 15, los magistrados leyeron la sentencia en la que condenaron a prisión perpetua a Oscar José Bardelli, quien se desempeñaba en la Subzona XII de Ejército; Eduardo Bernadou, Osvaldo Miguel Guarnaccia y Roberto Casares, con actuación en las Areas 121 y 124 bajo control de la misma arma, y de Argentino Alberto Balquinta, quien se desempeñó en la Comisaría de Olavarría y en la Unidad Regional XI de Azul.

Los cinco fueron condenados por los delitos de homicidio agravado, privación ilegal de la libertad agravada, tormentos, violación y amenazas, en línea con el pedido de los fiscales María Angeles Ramos y Juan Manuel Portela, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de Olavarría y la Secretaría de Derechos Humanos bonaerense.

En el caso de Balquinta, fue condenado pocas horas después de que la Cámara Federal de Casación Penal determinara que estaba en condiciones de escuchar el fallo, ya que el tribunal marplatense había señalado dos semanas antes que debía ser apartado por «incapacidad sobreviniente».

Balquinta había sido fotografiado en la vía pública sin necesidad de compañía en los últimos días, y ante el pedido de las querellas, Casación dejó sin efecto esa resolución el miércoles, y el comisario fue trasladado a primera hora de hoy a la comisaría de Olavarría para esperar la lectura de la sentencia.

En cuanto al resto de los condenados, Walter Grosse y Héctor González Cremer, quienes se desempeñaron en el Área 124, que alcanzaba a los partidos de Azul, General Alvear, Las Flores, Roque Pérez, Saladillo y Tapalqué, recibieron penas de 22 y 20 años de prisión respectivamente.

Román Valdecantos y Luis Juárez, ex integrantes del Consejo de Guerra Especial Estable, fueron condenados a 15 años, al igual que Raúl Córdoba y Santiago Padilla, ambos con actuación en el Area 124.

En tanto, Carlos Muñoz y Francisco Sarmiento, miembros de la misma área bajo control del Ejército, recibieron condenas de 14 y 9 años, respectivamente.

Tras la lectura del fallo, la representante de la APDH de Olavarría, Mariana Catanzaro, se refirió al «desafío de reconstruir hechos que ocurrieron hace más de 40 años», y de «probar que los imputados estaban en buenas condiciones para enfrentar el juicio a pesar de verlos caminando por las calles».

En el inicio del debate oral, en agosto de 2017, eran 31 los acusados por delitos cometidos contra 45 víctimas, pero ocho de ellos no llegaron a la sentencia, por fallecimiento o por «incapacidad sobreviniente».

En cuanto a la sentencia, Catanzaro dijo: «Esperábamos mucho más y vamos a recurrir la sentencia en caso de que consideremos que corresponde cuando conozcamos los fundamentos». (Télam)

Juicio CNU: Demarchi, Durquet y Otero a prisión perpetua

Hubo penas de 3, 5 y 7 años para otros cuatro imputados, y dos absoluciones.

El Tribunal, integrado por los jueces Alfredo Ruiz Paz, Víctor Bianco y Luis Imas, leyó este martes el veredicto, cuyos argumentos se conocerán el próximo 20 de marzo. En primer lugar, declararon que los hechos juzgados constituyeron delitos de lesa humanidad, ante el pedido de las defensas que habían requerido la prescripción de los delitos cometidos el año previo a la instauración de la última dictadura cívico militar.

El ex fiscal federal Gustavo Modesto Demarchi, el militar retirado Fernando Alberto Otero y el ex docente del Servicio Penitenciario Bonaerense, Mario Ernesto Durquet fueron condenados a la pena de prisión perpetua, por ser coautores de los homicidios de Enrique Elizagaray, Guillermo Enrique Videla, Jorge Enrique Videla, Jorge Lisandro Videla y Bernardo Goldemberg –cometidos en la denominada noche del 5×1-, la privación ilegítima de la libertad agravada por mediar violencia y el homicidio calificado de María del Carmen Maggi, y en el caso de los dos últimos imputados también los homicidios de Jorge Stoppani y Daniel Gasparri. A su vez, Demarchi y Durquet fueron condenados también por el delito de asociación ilícita.

Por su parte, José Luis Granel fue condenado a siete años de prisión por ser coautor del delito de asociación ilícita. De acuerdo al veredicto, continuará en libertad hasta tanto la sentencia quede firme, aunque se dispuso la prohibición de la salida del país. Juan Pedro Asaro, en tanto, fue condenado a cinco años, por el delito de asociación ilícita y absuelto respecto al homicidio de Maggi. La pena, advirtió el Tribunal, ya fue cumplida por los cinco años que lleva de prisión preventiva.

Por otro lado, Juan Carlos Asaro y Roberto Justel fueron condenados por el delito de asociación ilícita a la pena de tres años de prisión en suspenso y no quedarán detenidos. Raúl Viglizzo y Raúl Rogelio Moleón, en tanto, fueron absueltos. Respecto de los imputados fallecidos, Roberto Coronel y Marcelo Arenaza, se determinó extinguida la acción penal.

Al finalizar la audiencia, los representantes del Ministerio Público Fiscal resaltaron la importancia de la sentencia como una reparación, 41 años después de cometidos los gravísimos crímenes, para familiares, amigos y compañeros de las víctimas.

Caso Nicuez: la justicia ratificó fallo y Belasco deberá ir a prisión

El Tribunal de Casación Penal confirmó la sentencia en primera instancia contra el albañil Juan Carlos Belasco, quien el 28 de abril del año pasado, había sido sentenciado por el tribunal Oral en lo Criminal Nº 2 de Mar del Plata, a una pena de ocho años de prisión efectiva y diez de inhabilitación para conducir, por atropellar y matar a Eliana Nicuez, de 25 años, quien perdió la vida junto a sus hijos Bautista, de 7 años y Lautaro Zarelli, de dos.

El fatal siniestro de tránsito ocurrió el 12 de abril de 2013, en Avenida Luro y 184.

Casación procedió a declarar admisible el recurso de la defensa de Belasco, porque era contra una sentencia definitiva y al pasar a tratar los cuestionamientos de la defensa, confirma en todos y cada uno de los puntos lo resuelto por el Tribunal de origen, integrado por los jueces Néstor Conti, Alexis Simaz y Eduardo Jiménez, quienes al dictar sentencia, habían contemplaron la figura del “dolo eventual” en el accionar de Belasco.

Casación confirmó en todos los términos la sentencia recurrida y ahora, salvo que haya un nuevo recurso que eleve el caso a la Corte, cosa que es probable que suceda, quedaría firme lo dictado por el TOC Nº2 y Belasco debería cumplir su condena en la Unidad Penal de Batán. En caso de apelación Belasco continuaría en su estado actual, de arresto domiciliario.

En el dictamen de Casación, se hace hincapié en cuales habían sido los aciertos del Tribunal local, fundamentado en el “dolo eventual” como la conducta del conductor al momento del hecho. Recordemos que entre los fundamentos del fallo del Tribunal local, se había destacado que Juan carlos Belasco iba a más de 100 kilómetros por hora, acreditándose también que llamó al 911 para hacer una denuncia falsa, afirmando que le habían robado el auto.

También en el fallo se manifiesta que el conductor presentaba 0,26 miligramos de alcohol en sangre en el peritaje que le realizaron media hora después del accidente.

El TOC Nº2, en su fallo de abril del 2015, había remarcado que el vehículo estaba en pésimas condiciones, no poseyendo la VTV y sumado las pericias psicológicas incorporadas en el debate, donde los especialistas sostuvieron que Belasco tuvo plena conciencia de lo que hacía al momento del hecho y que presentaba rasgos de egocentrismo, que respondía por impulsos.

EL HECHO

El 12 de abril de 2013 Eliana Nicuez (25) y sus hijos Lautaro Zarelli (7) y Bautista Zarelli (2) cruzaban la avenida Luro por la esquina del cruce con la calle Termas de Río Hondo (184). Desde el oeste hacia Arturo Alió avanzaba Belasco manejando un deteriorado Fiat Weekend. El vehículo no llevaba luces (sólo funcionaba una luz de giro), no le funcionaban los frenos y no tenía ni la Verificación Técnica. Ni siquiera seguro. Encima, para agravar la situación, llovía y había bruma.

El impacto contra la mujer y sus hijos se produjo a 98 kilómetros por hora y provocó que los cuerpos salieron despedidos. Las muertes fueron instantáneas.

Tras la colisión Belasco huyó del lugar y al llegar a su casa se comunicó con el 911 para decir que le habían robado su vehículo. Horas después la policía lo citó en la comisaría sexta y allí admitió que quien manejaba era él.

Prisión perpetua para el asesino de Laura Iglesias

El Tribunal Oral en lo Criminal 3 de Mar del Plata condenó con prisión perpetua a Esteban Cuello, por hallarlo culpable de violar y estrangular a la trabajadora social Laura Iglesias, en mayo de 2013, en la localidad bonaerense de Miramar.

Los jueces Juan Sueyro, Eduardo Alemano y Fabián Riquert coincidieron en la condena con lo pedido por la fiscalía de que se lo condene a prisión perpetua por los delitos de “robo, abuso sexual y homicidio”.

La víctima fue golpeada en el rostro y la cabeza, violada y estrangulada con el cordón de sus zapatillas.

Cuello estaba imputado por abuso sexual y homicidio de Iglesias (50); también por el robo del teléfono celular y el estéreo del auto de la víctima.

Cuello vivía a pocos metros de donde fue encontrado el cuerpo de Iglesias y pesaba sobre él una condena por violación.

Los familiares de la víctima, amigos y compañeros de trabajo, además de dirigentes de ATE, expresaron su satisfacción con el fallo pero volvieron a expresar sus críticas hacia la labor de la Justicia durante todo este tiempo y cuestionaron la indiferencia del Estado por no asumir las responsabilidades sobre el crimen.

Para la familia de Laura, el único condenado en la causa no pudo haber actuado solo y por eso exigen que se investigue para llegar a “toda la verdad”.

Laura Iglesias vivió en Hurlingham, allí trabajaba para el Estado, se desempeñaba como Trabajadora Social en el Patronato de Liberados Bonaerense. En los últimos dos años se había radicado en Miramar, buscando nuevos horizontes, trasladando allí su cargo.

El 29 de mayo de 2013 Laura salió a trabajar con su propio auto, sola, como lo hacen habitualmente los y las trabajadoras del Patronato. El auto quedó empantanado, lo dejó y siguió para cumplir con su trabajo. Más tarde fue a buscar su auto y ya no regresó. Su cuerpo fue hallado sin vida, con signos de violación y tortura.

Laura formó parte de un colectivo de trabajadoras que denunciaba la política de abandono y violencia del Patronato. Fue delegada en ATE Morón y estaba construyendo organización en Miramar.

Impulsora y promotora de la organización de los y las trabajadoras, de la contención y acompañamiento entre compañeros. Comprometida con las luchas en la calle, con la población, con y por el trabajo, siempre contemplando el ejercicio de los derechos humanos.