A dos años del crimen de Fernando Báez Sosa, sus padres fueron a Villa Gesell para hacer un acto donde lo asesinaron

Silvino Báez y Graciela Sosa, padres del joven asesinado por una patota de rugbiers, encabezaron un acto bajo el lema “Amor para todos, odio para nadie” y pedir Justicia.

Fernando Báez Sosa fue asesinado el 18 de enero del 2020 al recibir una golpiza por parte de ocho rugbiers al salir de un boliche en Villa Gesell. A dos años del crimen, sus padres fueron por primera vez al lugar donde ocurrió todo.

Durante la mañana de este martes ya habían recorrido la playa, donde escribieron “Justicia x Fer” en la arena. Pero el momento más emotivo ocurrió en la última hora, cuando dejaron flores en el memorial de su hijo en la puerta del boliche Le Brique, donde ocurrió el crimen.

Su madre, Graciela, denunció que “lo mataron sin piedad”, y contó que es la primera vez que ve el mar: “Fue la primera vez que lo veo, hubiese sido distinto si estuviera Fernando”.

Bajo el lema “Amor para todos, odio para nadie”, se espera que los padres compartan una oración luego de los representantes de cada religión.

A la mañana, durante una entrevista para Radio Rivadavia, el padre de Fernando Báez Sosa denunció: “Como tienen poder, a los asesinos los están como cuidando para que no les pase nada”, aunque expresó su confianza en la Justicia y en su abogado, el mediático Fernando Burlando.

Los ocho acusados de haber asesinado al joven son Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli, Ayrton Viollaz, Lucas Pertossi y Luciano Pertossi. Todos ellos serán juzgados a partir del 2 de enero del 2023 en Dolores y podrían recibir cadena perpetua. (NA)

Murió el jefe de Seguridad Vial bonaerense en un siniestro de tránsito

La camioneta en la que viajaba solo dio un vuelco en la Ruta 2, a la altura de la localidad bonaerense de Lezama. Si bien la visibilidad en la zona era buena, los testigos indicaron que la calzada estaba húmeda.

El jefe de División de Seguridad Vial de Vialidad Provincial, Oscar Astoreca, murió este sábado en un accidente de tránsito ocurrido en el kilómetro 163 de la Ruta 2, a la altura de la localidad bonaerense de Lezama.

Fuentes policiales informaron que Astoreca viajaba solo arriba de una camioneta Ford Ranger que dio un vuelco.

Si bien la visibilidad en la zona era buena, los testigos indicaron que la calzada estaba húmeda.

Los peritos trabajaban en el lugar para obtener más información del accidente fatal.

«El Departamento Policial Zona IV de Dolores está trabajando en la investigación del accidente, y se dispusieron todos los mecanismos necesarios para garantizar el acceso a la documentación e información requerida para dicha tarea. La causa del accidente aún está por ser establecida», indicaron en un comunicado.

En el caso interviene el fiscal General de Dolores, Diego Escoda, y el titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 10, Jonatan Robert.

Tras conocerse la noticia, el Gobierno bonaerense emitió un comunicado en el que expresó sus «profundas condolencias» a la familia, amigos y colegas de Astoreca, al tiempo que agregaron: «El Gobernador (Axel Kicillof) y su equipo expresan su pesar por esta lamentable pérdida y saludan a sus seres queridos».

«Astoreca cumplió una incondicional laborar e infatigable trabajo al frente del organismo», detalló el Ministerio de Transporte provincial, que lamentó la muerte del funcionario.

Asimismo, precisaron que era licenciado en Prevención Vial y Transporte, docente en la Universidad en la Carrera Seguridad Vial y en la carrera de Criminalística en la parte de Accidentología.

Por último, señalaron: «Querido por sus compañeros y respetado por todos, desde el área que dirige el ministro Jorge D´Onofrio, extendemos las más profundas condolencias a su familia y amigos». (NA)

Confirman la prisión preventiva del policía que mató a Luciano Olivera en Miramar

El fallo de la Sala I de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal de Mar del Plata recayó sobre el efectivo Maximiliano Abel González (25), acusado del delito de «homicidio triplemente agravado por haber sido cometido por miembro de una fuerza de seguridad, mediante el empleo de armas de fuego y con alevosía», el cual prevé en un futuro juicio oral la prisión perpetua.

La Justicia de Mar del Plata confirmó la prisión preventiva del policía bonaerense acusado de matar de un disparo en el pecho al adolescente Luciano Olivera, el último 10 de diciembre, en la localidad balnearia de Miramar, informaron fuentes judiciales.

El fallo de la Sala I de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal de Mar del Plata recayó sobre el efectivo Maximiliano Abel González (25), acusado del delito de «homicidio triplemente agravado por haber sido cometido por miembro de una fuerza de seguridad, mediante el empleo de armas de fuego y con alevosía», el cual prevé en un futuro juicio oral la prisión perpetua.

Por el caso, también están detenidos los policías Nélson Albornoz, Rocío Mastrángelo y Kevin Guerricagoitia, quienes están imputados de los delitos de «encubrimiento doblemente agravado y falso testimonio en concurso ideal».

En el fallo de 8 páginas al que Télam tuvo acceso, los camaristas Adrián Angulo, Marcelo Riquert y Pablo Poggetto confirmaron la resolución que hace 10 días tomó el juez de feria Saúl Errandonea, quien hizo lugar al requerimiento efectuado por la fiscal de la causa, Ana María Caro, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Miramar.

«Esperamos que puedan ser juzgados por este crimen el autor, los encubridores y los que abusaron del poder. La causa está encaminada muy prolijamente por la Justicia marplatense. Judit (la madre de Luciano) no tiene consuelo y lo único que busca es justicia», manifestó el abogado de la familia de la víctima, Gregorio Dalbón.

En su pedido, la fiscal Caro había solicitado que el policía permaneciera detenido por la pena en expectativa y por el peligro de entorpecimiento de la investigación que podría existir si fuera excarcelado.

Según la Cámara de Apelaciones, «luce evidente que la existencia de una penalidad no graduable (la máxima de nuestro catálogo punitivo), no fue el único argumento de peligrosidad procesal» .

«A ella se añadió las características de un hecho de suma gravedad, en el contexto de una investigación de reciente inicio, en la que el juez advirtió sobre diligencias probatorias de relevancia por practicar, pero sobre todo, en la que -dijo- se estaban investigando, paralelamente, otras conductas que tuvieron relación con el suceso», afirmaron los jueces.

La Sala I recordó que «esas otras conductas no podrían valorarse sólo como presunciones, desde que el peligro de entorpecimiento se vio efectivamente concretado con la imputación a Albornoz, Mastrángelo y Guerricagoitía, bajo la circunstancia, precisamente, de haber ayudado a eludir la investigación de un hecho especialmente grave, brindando declaraciones con falsedad».

Para la fiscal Caro, está acreditado a través de diversos testimonios y pruebas obtenidas en la investigación que González asesinó de un disparo a Luciano (16), en la madrugada del viernes 10 de diciembre último.

«Personal policial perteneciente al Comando de Patrullas de Miramar se encontraba realizando tareas de prevención de delitos en la vía pública y fue convocado por radio llamada porque habría música alta en el anfiteatro de la plaza céntrica delimitada por calles 21, 24, 23 y 26 de Miramar», relató en su pedido de prisión preventiva.

Caro señaló que un móvil policial comenzó el seguimiento de una moto marca Yamaha YBR 125, conducida por el adolescente, hasta la intersección de avenida 9 entre calles 34 y 32, de Miramar.

Allí, «Luciano Olivera se encuentra de frente con otro móvil policial siendo una pick up Toyota Hilux, que se incorporó a la interceptación» de la víctima.

El patrullero frenó «bruscamente sobre la avenida 9 en dirección al mar, al observar al joven en el motovehículo sobre la Avenida 9 en sentido contrario y en dirección hacia Av. 40, descendiendo tres efectivos policiales en el lugar y quedando una cuarta efectivo dentro del móvil, quienes habrían dado la voz de alto».

Según la fiscalía, «el oficial de Policía Maximiliano Abel González, quien había descendido del lado izquierdo trasero del aludido móvil policial, y actuando sobre seguro, con claras intenciones de darle muerte -toda vez que el joven Olivera no poseía elemento alguno que pudiera poner en riesgo inminente la vida del personal policial actuante ni de terceros-, extrajo su arma reglamentaria pistola marca Bersa calibre 9 milímetros -que contaba con 14 municiones-«.

De acuerdo a la instrucción, el acusado efectuó un disparo «en forma sorpresiva contra la humanidad de Luciano Olivera», quien no pudo conocer su «acción intempestiva a los fines de ponerse a resguardo, pues conducía el motovehículo y el mismo se encontraba aún en movimiento a una distancia mayor a un metro, desde donde se encontraba González y los demás efectivos». (Telam)

Tres muertos y tres heridos al chocar dos autos en la Autovía 2, en Las Armas

El hecho ocurrió cerca de las 2 en el kilómetro 298,500 de la Autovía 2 en sentido a Mar del Plata, donde por causas que se deben establecer chocaron por alcance un automóvil Fiat Siena, en el que viajaban 5 mujeres y un auto VW Golf donde solo viajaba una persona.

Tres personas murieron y otras tres sufrieron heridas esta mañana al chocar dos autos en la Autovía 2 en la localidad bonaerense de Las Armas, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió cerca de las 2 en el kilómetro 298,500 de la Autovía 2 en sentido a Mar del Plata, donde por causas que se deben establecer chocaron por alcance un automóvil Fiat Siena, en el que viajaban 5 mujeres y un auto VW Golf donde solo viajaba una persona.

Como resultado del impacto, tres ocupantes del Fiat fallecieron en el acto.

En tanto, otra de las acompañantes del Fiat Siena fue trasladada con heridas al hospital local de Maipú mientras que la conductora fue derivada con heridas de consideración al Hospital de Mar del Plata.

Asimismo, el conductor del VW sufrió lesiones leves y fue derivado al hospital de la zona.

Ese sector de la ruta es recta, con buen estado de conservación y en el momento del siniestro se encontraba con pavimento seco.

Desde entonces, la Autovía se encontraba con el carril derecho obstruido mientras se realizaban las tareas de peritaje y remoción de los vehículos dañados. (Telam)

Marchan en Miramar a un mes del crimen de Luciano Olivera

Gregorio Dalbón, abogado de la familia de la víctima, informó a través de su cuenta en la red social Twitter que la movilización será el lunes 10 de enero a las 20, en avenida 26 y 21, y que la única oradora de la movilización será la madre de Luciano, Judit Aristegui.

Familiares y amigos de Luciano Olivera, el adolescente de 16 años asesinado en Miramar y por cuyo crimen está detenido un efectivo de la Policía bonaerense, marcharán este lunes, al cumplirse un mes del hecho, en forma «pacífica» y para pedir «justicia» en esa localidad balnearia.

Gregorio Dalbón, abogado de la familia de la víctima, informó a través de su cuenta en la red social Twitter que la movilización será el lunes 10 de enero a las 20, en avenida 26 y 21, y que la única oradora de la movilización será la madre de Luciano, Judit Aristegui.

Con el hashtag «#JusticiaParaLuciano», el letrado indicó que «Judit la mamá, familiares y amigos harán una marcha pacífica pidiendo justicia al cumplirse un mes del asesinato de Luciano Olivera. Si podes súmate!»

Por el crimen de Luciano, el martes pasado fue procesado con prisión preventiva el policía Maximiliano Abel González (25), a quien el juez de Garantías 2 de Mar del Plata, Saúl Errandonea, le imputó el delito de «homicidio triplemente agravado por haber sido cometido por miembro de una fuerza de seguridad, mediante el empleo de armas de fuego y con alevosía».

«Ha quedado corroborado que el funcionario policial González allí presente accionó su arma reglamentaria y efectuó un disparo de arma de fuego que impactó en la humanidad de Luciano Olivera, quien falleció en el escenario de los hechos», sostuvo el magistrado en su fallo de 23 páginas al que accedió Télam.

El juez tuvo en cuenta una serie de pruebas, como declaraciones testimoniales, las modulaciones de los móviles policiales que intervinieron en el procedimiento, las imágenes de las cámaras de seguridad, la inspección ocular en el lugar del hecho y un peritaje balístico que descarta que se haya tratado de un disparo accidental.

De acuerdo a los peritos, al momento del examen, el arma «presentaba signos de disparos en el interior del cañón y zona de recámara» y que la misma «posee un funcionamiento normal en todos sus mecanismos, en particular los seguros que presenta, tanto el manual, denominado decocker y el automático consistente en seguro de aguja percutora, no registrándose disparo de manera accidental o no deseado durante las pruebas practicadas».

De esta manera, el magistrado que interviene durante la feria judicial de enero hizo lugar al requerimiento efectuado por la fiscal de la causa, Ana María Caro, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Miramar.

A partir del fallo del juez, el imputado González seguirá alojado en la Unidad Penal 44 de Batán y en función del delito que pesa sobre él podría ser condenado a prisión perpetua en un futuro juicio oral.

Para la fiscal Caro está acreditado a través de las pruebas obtenidas en la investigación que González asesinó de un disparo a Luciano (16), en la madrugada del viernes 10 de diciembre último.

«Personal policial perteneciente al Comando de Patrullas de Miramar se encontraba realizando tareas de prevención de delitos en la vía pública y fue convocado por radio llamada porque habría música alta en el anfiteatro de la plaza céntrica delimitada por calles 21, 24, 23 y 26 de Miramar», relató en su pedido de prisión preventiva.

Caro señaló que un móvil policial comenzó el seguimiento de una moto marca Yamaha YBR 125, conducida por el adolescente, hasta la intersección de avenida 9 entre calles 34 y 32, de Miramar.

Allí, «Luciano Olivera se encuentra de frente con otro móvil policial siendo una pick up Toyota Hilux, que se incorporó a la interceptación» de la víctima.

El patrullero frenó «bruscamente sobre la avenida 9 en dirección al mar, al observar al joven en el motovehículo sobre la Avenida 9 en sentido contrario y en dirección hacia Av. 40, descendiendo tres efectivos policiales en el lugar y quedando una cuarta efectivo dentro del móvil, quienes habrían dado la voz de alto».

Según la fiscalía, «el oficial de Policía Maximiliano Abel González, quien había descendido del lado izquierdo trasero del aludido móvil policial, y actuando sobre seguro, con claras intenciones de darle muerte -toda vez que el joven Olivera no poseía elemento alguno que pudiera poner en riesgo inminente la vida del personal policial actuante ni de terceros-, extrajo su arma reglamentaria pistola marca Bersa calibre 9 milímetros -que contaba con 14 municiones-«.

De acuerdo a la instrucción, el acusado efectuó un disparo «en forma sorpresiva contra la humanidad de Luciano Olivera», quien no pudo conocer su «acción intempestiva a los fines de ponerse a resguardo, pues conducía el motovehículo y el mismo se encontraba aún en movimiento a una distancia mayor a un metro, desde donde se encontraba González y los demás efectivos».

«Continuando su derrotero el motovehículo por la inercia en línea recta unos metros más embistiendo al Oficial González, ya sin voluntad por parte del joven Olivera quien había recibido el disparo impactando el mismo en la zona toraco-abdominal, con orificio de entrada y salida, atravesando órganos vitales», añadió la fiscal.

Por su parte, el acusado González se negó a declarar las dos veces que fue indagado por la fiscal de la causa.

Mientras que en el marco del mismo expediente fueron detenidos la semana pasada los policías Nelson Armando Albornoz, Rocío Mastrángelo y Kevin Guerricagoitia, quienes acompañaban al presunto autor material en el patrullero, y que fueron acusados del delito de «encubrimiento doblemente agravado». (Telam)