Se profudiza la mala alimentación entre niños más pobres en Mar del Plata y Batan

Así lo confirmó un informe semetral del ISEPCI. Sobre un total de 1280 niños, niñas y adolescentes de 2 a 19 años que asisten a comedores barriales el 49,38%, se encuentran en alguna de las variantes de malnutrición. Hay un progresivo agravamiento de la situación alimenticia, arrojando que casi 5 de cada 10 niños/as y adolescentes relevados/as padecen malnutrición.

Durante los meses de octubre y noviembre de 2018, desde la organización social Barrios de Pie en conjunto con el Instituto de Investigación ISEPCI (Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana), se ha dado continuidad al relevamiento del INDICADOR BARRIAL DE SITUACIÓN NUTRICIONAL (IBSN), que se realiza dos veces por año en distintos barrios de Mar del Plata y Batán.

A continuación se presenta una síntesis de los resultados del segundo semestre de 2018:

1. La información procesada y sistematizada a la fecha describe la situación nutricional de 1432 niños, niñas y adolescentes de 0 a 19 años, relevados por los/as promotores/as de salud capacitados/as en el manejo de técnicas antropométricas en 37 barrios de las localidades de Mar del Plata y Batán. Se trata de niños, niñas y adolescentes que asisten a merenderos, comedores y espacios comunitarios, ubicados en barrios en situación de alta vulnerabilidad socio-sanitaria, cuyos padres en su mayoría son titulares de programas sociales con transferencia de ingresos, trabajadores/as no registrados o de la economía popular.

2. En el primer semestre de 2018 la población relevada en barrios de similares características alcanzó a 1090 niños/as y adolescentes, lo que en la comparación semestral implica un incremento de más del 30%, manifestación del continuo aumento de la concurrencia de familias, a los comedores y merenderos comunitarios de los barrios populares, que no pueden cubrir los requerimientos nutricionales de sus hijos e hijas.

Para un total de 152 lactantes de 0 a 2 años, el 26% (40n), presentan malnutrición, lo que da cuenta que estarían recibiendo una alimentación inadecuada: por déficit 6,5% de bajo peso, mientras que los indicadores por exceso presentan un 10% de sobrepeso y 10% de obesidad. Uno de cuatro lactantes presenta alguna forma de malnutrición.

Sobre un total de 1280 niños, niñas y adolescentes de 2 a 19 años, sin discriminar grupo etario, en este segundo semestre de 2018, el 49,38%, se encuentran en alguna de las variantes de malnutrición, destacando la preeminencia de los indicadores por exceso: sobrepeso 22,5%  y obesidad 24,6% mientras que en bajo peso encontramos un 2,3% del total. Hay un progresivo agravamiento de la situación alimenticia, arrojando que casi 5 de cada 10 niños/as y adolescentes relevados/as padecen malnutrición.

Consideraciones generales

La realización periódica de esta Investigación/Acción/Participativa en barrios vulnerables de Mar del Plata y Batán ha permitido observar que en los niños, niñas y adolescentes 0 a 19 años convocados, están presentes significativos valores de malnutrición en todos los grupos etarios.

Causa alta preocupación el 49,38% de malnutrición sobre un total de 1280 niños/as/adolescentes de 2 a 19 años. Estas cifras nos afirman la tendencia de que la malnutrición infantil se ha consolidado en cifras cercanas al 50% en los últimos años, con énfasis en el sobrepeso y la obesidad, lo cual pone en evidencia la existencia de problemas crónicos y estructurales en una buena parte de la población para acceder a alimentos nutritivos en cantidad y calidad necesarios. La presencia de estas variables de malnutrición, nos interpela también sobre la repercusión de hábitos sedentarios y escasa actividad física, debiendo relevar cuál es la real oferta recreativa y deportiva en los barrios, siendo el sedentarismo uno de los factores de riesgo de mayor importancia que deben ser modificados con urgencia.

Lo hasta aquí descripto, pone en evidencia la preocupante vulnerabilidad nutricional en la que se encuentra la población, que asiste a copas de leche, merenderos y comedores de los Movimientos Sociales, que hoy estarían siendo afectados por una alimentación inadecuada para su edad, lo cual de no modificarse, abre las puertas a enfermedades tanto en lo inmediato como en la edad adulta, limitando su crecimiento y desarrollo integral tanto físico como psicosocial, deteriorando su calidad de vida.

La población relevada integra grupos familiares afectados por múltiples vulnerabilidades. Destacándose como uno de los principales condicionantes, los límites que imponen los reducidos ingresos de que disponen para alimentarse, donde no hay elección ni posibilidad de acceder a una alimentación adecuada en cantidad ni calidad, con los requerimientos nutricionales para el periodo de crecimiento. El aumento sostenido del precio de los productos frescos como carnes, lácteos, frutas y verduras agrava la tendencia que ya veníamos observando del reemplazo de alimentos nutritivos por alimentos rendidores en las mesas de los hogares más humildes. Así, mientras baja la ingesta de proteínas, hierro, calcio y vitaminas, sube la de hidratos de carbono y grasas. Al mismo tiempo, se consolida la situación de la preocupante adaptación de la dieta de los niños a la de los adultos, sin complementar con productos necesarios para su desarrollo durante la lactancia y primera infancia principalmente.

«La navidad de los pobres no es la de los funcionarios»

En el cierre del año, el Movimiento de Trabajadores Excluidos realizó una actividad donde se presentarán las diferentes ramas de trabajo y se repasarán los proyectos de ordenanza para la inclusión social.

Bajo la consigna “La navidad de los pobres no es la de los funcionarios”, el Movimiento de Trabajadores Excluídos de Mar del Plata y Batán (MTE-CTEP) convocó este miércoles 19 en Luro e Yrigoyen a participar del encuentro donde estarán presentes las ramas de trabajo que tiene la organización, se compartieron los proyectos de ordenanza que se encuentran en desarrollo y se realizó, como cierre, una bendición con un brindis de pan y agua.

Durante la actividad, cada rama de trabajo contó las experiencias llevadas adelante a lo largo de todo el año y las dificultades que el contexto económico, social y político trajo como consecuencia. Asimismo, cada sector que compone el MTE-CTEP planteará la agenda de los desafíos a encarar en los próximos meses.

Por otro lado, se hizo mención de los proyectos de ordenanza que se vienen impulsando desde la organización, para promover la inclusión social de los sectores vulnerables e invisibilizados de la economía informal, como lo son el “Reciclado con Inclusión Social – Basura Cero”, “La participación del 25 % del Trabajo Cooperativo en la infraestructura urbana”, “La regulación y promoción del alimento sano y el trabajo digno”, y “La reglamentación del trabajo de los cuidacoches”, entre otras.

La jornada contó con la adhesión y acompañamiento de la Confederación General del Trabajo Regional Mar del Plata (CGT) y las dos Centrales de Trabajadores de la Argentina (CTA de los trabajadores y la CTA autónoma).

El Obispo de Mar del Plata hizo un llamado al compromiso personal con los más pobres

Con motivo de la celebración de la II Jornada Mundial de los Pobres, Monseñor Gabriel Mestre presidió una misa y compartió un almuerzo con personas en situación de calle.

Con motivo de la celebración de la II Jornada Mundial de los Pobres Mons. Gabriel Mestre presidió, este domingo, la Misa en la Iglesia Catedral de Mar del Plata.

En su homilía animó a que “cada uno pueda comprometerse, desde el propio lugar, a hacer algo por el hermano más pobre, necesitado y marginado”. El obispo se hizo eco, así, de la insistencia del Papa Francisco en el llamado a ir al encuentro de los hermanos que viven situaciones de sufrimiento y marginación.

Mons. Mestre invitó, concretamente, a “acercarse a la parroquias y capillas para poder insertarse y participar de la caridad organizada de la Iglesia a través del servicio permanente de Caritas.”

Además de este llamado al compromiso personal con los hermanos más pobres, Mestre bregó para que las políticas, en todos los niveles, tengan en cuenta a los hermanos más pobres y no se hagan eco de esta cultura del descarte que deja excluidos a muchos de nuestros hermanos.

Luego de la Misa, por segundo año consecutivo, el obispo realizó un almuerzo en el que participaron unas 120 personas, la mayoría en situación de calle.

Unos 60 voluntarios de Caritas de las Parroquias Catedral y de la Asunción, prepararon un menú especial, ornamentaron el salón y sirvieron las mesas. El clima de alegría y fraternidad fue un signo elocuente de cuánto se puede hacer cuando se unen en el amor la fraternidad y la creatividad.

Este evento es parte del itinerario de acompañamiento diario que realiza la Iglesia de Mar del Plata mediante Caritas, la Noche de la Caridad, el servicio de Dies Domini y la pastoral del Basural, entre otros servicios.

El sacerdote que sacó a medio millón de pobres del basural estará en Mar del Plata

El próximo domingo 22 de julio, la Catedral de Mar del Plata recibirá a un invitado muy especial, el padre Pedro Opeka, argentino, misionero en Madagascar.

El próximo domingo 22 de julio, la Catedral de Mar del Plata recibirá a un invitado muy especial, el padre Pedro Opeka, argentino, misionero en Madagascar. La misa será a las 20 presidida por el obispo, monseñor Gabriel Mestre, concelebrada por el sacerdote y luego se realizará la conferencia. La actividad se realiza en el marco de la presentación de su nuevo libro «Rebelarse por amor», editado conjuntamente por las editoriales Guadalupe, Ágape, San Pablo, Bonum y Paulinas; y su visita a la Argentina por distintas ciudades.

«El sacerdote argentino Pedro Opeka, es miembro de la Congregación de la Misión (Padres Vicentinos), quien desde 1975 es misionero en Madagascar. Hace 29 años comenzó la misión en un basural, en las afueras de la ciudad de Antananarivo, bautizado con el nombre “Akamasoa”, que en dialecto malgache significa buenos amigos. Allí construyó casas para miles de familias sin hogar que sacó de la pobreza y hoy comparte la vida junto a ellos. En sus viajes por Europa y el mundo, realiza campañas para conseguir los fondos que sostienen la misión: ‘Por esta gente yo voy hasta el fin del mundo a pedir justicia’, indicó. Pero rescató que en sus viajes no pide ni mendiga, ‘solo hablo en nombre de un pueblo que quiere vivir de pie, con coraje y con el sudor de su frente'» detallan en el portal de la Agencia  AICA.

Hace unos días, el padre Opeka brindó una charla en el Palacio San Martín de la Cancillería; y allí, consigna AICA: «en la presentación el sacerdote aprovechó la presencia de políticos para dar a conocer su opinión sobre el tratamiento de la pobreza y aclaró: ‘Nunca dije que los planes sociales estén mal’. Pero destacó que éstos deben ser para los casos límite y especiales. ‘Yo le digo a mi gente de Madagascar: ¡No quiero asistirlos! Porque asistir a una persona que puede trabajar es hacerla dependiente y esa persona nunca va a ser una persona en serio’. Durante una hora y media, el religioso conmovió a los presentes con el relato de la cruda realidad que vive junto al pueblo malgache. Dos mujeres nativas, que lo acompañaron en el viaje, compartieron su testimonio como testigos del trabajo que el padre realiza en Madagascar».

«El padre Opeka comenzó en 1989 la obra de Akamasoa, (urbanización de un basural) en las periferias de la ciudad de Antananarivo, capital de Madagascar. Hoy el proyecto cuenta con cinco poblados donde viven cerca de 3 mil familias, representando una población estable de más de 17 mil personas, de las cuales el 60 por ciento son niños menores de 15 años. Unos 9.500 chicos estudian en sus colegios y se da trabajo a unas 3.500 personas en la asociación (atendiendo escuelas, dispensarios, hospitales, canteras, fábricas de muebles y artesanías)», relataron a través de la agencia AICA

En el cierre de la Semana Social se pidió que las políticas de ajuste no se practiquen sobre los pobres

El mensaje final de la Semana Social 2018, fue leído por monseñor Rubén Frassia, obispo de Avellaneda Lanús y miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social.

Con el lema “Democracia, un camino de servicio a los pobres” se realizó en la Ciudad de Mar del Plata la Semana Social, organizada en forma conjunta por el Obispado local y la Comisión Episcopal de Pastoral Social.

Estos días de encuentro y reflexión pusieron como centro de preocupación y debate la deuda social de la democracia con los pobres. En los paneles desarrollados durante la jornada se resaltó la urgencia de encontrar caminos de reparación para la exclusión y la marginalidad creciente de millones de argentinos, así como la responsabilidad de las instituciones democráticas en la promoción de políticas de inclusión, empleo y protección.

La pobreza debe estar en el centro de las preocupaciones de la democracia, se enfatizó durante las deliberaciones, donde también se pidió que las políticas de ajuste no se practiquen sobre los pobres.

Con el eje en una más equitativa distribución de la riqueza, se recordó reiteradamente la necesidad de la aplicación de nuevas normas éticas sobre el sistema financiero, a la luz del reciente documento «Oeconomicae et pecuniariae quaestiones” (Las Cuestiones Económicas y Financieras).

A lo largo de los tres días, en el marco de un encuentro fraterno, participaron representantes del ámbito institucional, político de distintos espacios partidarios, sindical, entidades empresarias, movimientos populares, delegados de diversas pastorales nacionales, equipos diocesanos y dirigentes de las organizaciones de la sociedad civil. Asimismo, durante el primer día, se realizó el encuentro de jóvenes del Programa Nuevos Dirigentes.

Se compartieron ideas y opiniones sobre varias cuestiones vinculadas al cuidado de los derechos humanos que dan contenido a la democracia, con sus valores de justicia, verdad e igualdad de oportunidades.

También se denunciaron las políticas que estimulan la explotación indiscriminada de la naturaleza, causando daños irreparables a la “casa común” bajo el predominio de un sistema tecnoeconómico regido por el lucro y despojado de toda responsabilidad social.

Con la mirada agradecida por los 35 años en Democracia, pero con la preocupación por las asignaturas pendientes, los paneles también se interrogaron sobre la deuda que la política tiene con los pobres, en especial con los menores sometidos a los flagelos del desamparo, del trabajo infantil, la explotación y la trata de personas.