Indignante: el video de los patovicas pateando a un joven en el Paseo Aldrey

Las imágenes muestran al testigo del hecho caminando detrás de los patovicas, que en ese momento estaban llevando a la víctima a un cuarto trasero para explicarle, a los golpes, que se tenía que ir.

Según se pudo saber por el usuario de Facebook, el joven entró al Paseo Aldrey para pedir comida y fue interceptado por personal de seguridad que lo redujo y lo maltrató en las instalaciones del lugar.

El video se viralizó por las redes sociales y causó malestar por el accionar incorrecto de los patovicas, que intentan tapar la cámara poniéndose por delante de la puerta que divide a los testigos de la víctima.

En el post, el usuario escribió que: “Mar del Plata. Paseo Aldrey. Un hombre se acerca a pedir para comer al patio de comidas, llegan los patovicas, lo reducen, lo llevan a un cuarto y lo golpean.. todo mientras el 90 % de los que estaban en el patio de comidas seguían, curiosamente ajenos, comiendo frente a sus hijos, las hamburguesas que habían podido comprar en McDonalds. Algunos de los que estábamos ahí decidimos intervenir, al final de la anécdota violenta e injustificada, el tipo me dice, mostrándome dos hamburguesas todas abolladas, ´me pegaron, viste? pero al final conseguí comida´. Esta es la sociedad abominable que estamos construyendo”.

Salvaje agresión de “patovicas” contra un joven a la salida de un boliche

El hecho ocurrió en madrugada del domingo con el personal de seguridad de la disco Sobremonte.

Un joven y su novia resultaron víctimas de la violenta reacción del personal de seguridad del complejo bailable ubicado en la avenida Constitución y Carballo.

La madre de la víctima, identificada comoIván Gandolfi de 18 años, decidió denunciar lo sucedido a través de las redes sociales y pidió testigos de la salvaje agresión ocurrida el sábado a la noche.

Según lo expresado por la mujer, su hijo se vio involucrado involuntariamente en un incidente que se había originado en un sector del boliche.

Los “patovicas” lo redujeron, lo golpearon hasta desfigurarle el rostro y lo sacaron del boliche.

Luego, uno de los encargados de seguridad intentó disculparse por lo sucedido y reconoció que se habían equivocado de persona. Incluso llegó a ofrecerle entradas gratis para que vuelva otro día.

Iván sufrió graves lesiones en su tabique nasal y se radicó una denuncia en la comisaría séptima.

Por ello están solicitando testigos de lo sucedido y que puedan aportar más detalles de lo sucedido esa noche. Podrán comunicarse al 2234229290.

Fotos: Facebook de Graciela Rodríguez (madre de la víctima)

El municipio quiere tener “poder de policía” sobre los patovicas

El director Coordinador en la Secretaría de Seguridad a cargo del Programa “Control y Supervisión de los servicios de seguridad privada”, Edgardo Díaz, reconoció que se ha encarado un arduo trabajo para bajar el nivel de conflictividad que se daba en la puerta de los boliches con los denominados “patovicas”.

En declaraciones al programa Vencedores y Vencidos (FM 91.3), Díaz indicó que asumió este cargo en octubre pasado y reconoció que se encontraron con una realidad donde era habitual hechos de violencia en establecimientos nocturnos.

“A partir de ahí se inició un trabajo con los dueños de los establecimientos nocturnos y con el personal de admisión y permanencia para tratar de concientizar que las acciones violentas no están permitidas dentro del marco municipal”, expresó.

En ese sentido, el funcionario se mostró conforme con el resultado de ese trabajo durante el verano, “porque no hemos tenido agresiones del personal hacia concurrentes, sí hemos tenido muchas confrontaciones a la salida de los establecimientos entre habitués y en algún momento intervenía el personal lo que generaba situaciones de violencia”.

Por esta razón, se ordenó al personal de seguridad que no se involucraran y ante algún conato de violencia que se pusieran en contacto con la dependencia municipal para darle intervención a la policía, la cual tiene incumbencia en la vía pública.

Consultado por el caso de una pareja que denunció haber sido agredida en la puerta de un establecimiento ubicado en Playa Grande, Díaz manifestó que se tomó contacto con la comisaría novena y luego con la damnificada y se arbitraron los medios para generar las reuniones que ameritaban con los responsables del boliche y el encargado de la empresa que brinda servicio en ese lugar.

“Allí se los puso en conocimiento de la denuncia y ahora seguirá la vía de la justicia, ya que el municipio no tiene el poder de policía que está planteado por las leyes nacionales y provinciales”.

Sobre esta cuestión, Díaz comentó que la semana pasada llevaron al Ministerio de Seguridad un convenio de colaboración, “donde planteamos que la Municipalidad se puede hacer cargo de llevar el registro del personal de admisión y permanencia, de los cursos de capacitación y de los libros de registro que deben estar en cada boliche”.

Cabe señalar que, en la actualidad el órgano de control es el Registro Provincial de Admisión y permanencia, que funciona en La Plata y cuenta con apenas 6 inspectores para toda la provincia.

Patovicas: “Me dijo que si me tenía que desfigurar la cara lo iba a hacer”

Una joven marplatense denunció que, junto a su novio, fueron golpeados en la puerta de un boliche ubicada en el complejo La Normandina. El incidente ocurrió el pasado jueves a la madrugada en el boliche bailable Samsara.

En declaraciones al programa Vencedores y Vencidos (Radio La Red FM 91.3) Lucía Vasconcelo comentó que había concurrido a ese reducto, junto a su novio, con la intención de ir a ver la presentación de una banda (Jeites).

“Cuando llegamos nos dijeron en la boletería que teníamos que pagar 150 pesos, cuando se había difundido a través de la banda que se podía ingresar gratis antes de las 3 de la mañana”, expresó.

“En tales circunstancias se vivió una situación fea con las chicas de la boletería y un patovica me pidió que me retirara porque estaba estorbando la fila de la boletería”, agregó.

Minutos después, decidieron regresar ya que un allegado les dijo que tenían que dejarlos pasar y que no los podían tratar así.

Cuando volvemos un patovica me informó que tenía prohibida la entrada y automáticamente una mujer de seguridad me toma fuerte del brazo y me obliga a retirarme”, señaló.

Lucía le pidió que la soltara “y ahí fue el patovica que me dijo que tenía prohibida la entrada agarró del cuello a mi novio y lo saca por las escaleras y los dos terminamos afuera de La Normandina con tres patovicas, a mi novio lo tiraron al suelo y a mí la mujer me agarró del brazo y me pegó fuertemente en la cabeza”.

“Encima el patovica que me había prohibido la entrada me dijo que no tenía ningún problema de que fuera mujer y si me tenía que desfigurar la cara lo iba a hacer”, agregó.

Ante lo sucedido, la joven decidió llamar a la policía y decidió radicar la denuncia en la comisaría novena donde le comentaron que todos los fines de semana reciben denuncias contra los patovicas de ese complejo.

«Me dijeron que no pueden hacer nada porque la justicia se va a meter el día que alguien termine internado con heridas graves”, manifestó

Afirman que el Estado no controla el accionar de los “patovicas”

Dado el hecho público y notorio en el Boliche “La Cumbre” donde funcionarios policiales y custodios de seguridad del establecimiento golpearon duramente a un joven, desde la oposición denunciaron la ausencia estatal en esta actividad.

El concejal Maximiliano Abad (UCR), repudió lo sucedido y señaló que hizo numerosos pedidos de informes respecto al control y aplicación de las normas relativas a los controladores de establecimientos de expansión nocturna y otros rubros.

Abad sostuvo que la provincia no controla y no exige el cumplimiento de los requisitos que establece la ley Nacional Nº 26.370 sobre capacitación en resolución alternativa de conflictos y derechos humanos a quienes desempeñan esta actividad.

El estado no previene, actúa cuando tenemos un chico muerto u hospitalizado por agresiones, no protege al trabajador, y esta situación la venimos denunciando desde hace tiempo, en conjunto con todos los actores de la temática, sindicatos y centros de formación, es necesario sumar esfuerzos y prevenir, no sirve actuar sobre el hecho consumado», señaló.

El joven agredido fue atacado por efectivos policiales y custodios del mencionado boliche, y la agresión quedó registrada por la Central de Monitoreo, causando gran consternación.

“Vemos que el intendente resalta la tarea de esta central de monitoreo que tomo las imágenes, ahora nos preguntamos ¿no sería mejor tomar medidas de prevención, requerir a la provincia que controle el ejercicio de la profesión?”, se preguntó Abad.

El concejal consideró que “si tenemos controladores formados y debidamente registrados, seguramente esto no sucedería o se disminuirían las posibilidades, ya que tendríamos un custodio debidamente individualizado, capacitado y en condiciones dignas de trabajo”.