Unos 36 de los 47 diputados catalanes en el Congreso español votaron contra Rajoy

Noticias de España y Cataluña

Una abrumadora mayoría de los legisladores por Cataluña negaron su apoyo a la investidura del actual presidente en funciones.

Un total de 11 diputados catalanes en Madrid, de 47, dieron el visto bueno a la investidura de Mariano Rajoy. Se trata de los 6 representantes del Partido Popular y los 5 de Ciudadanos. Los otros 36 restantes votaron “no”.

Los votos contrarios a la investidura del actual presidente en funciones y líder popular vinieron de parte de En Comú Podem (12), Esquerra Republicana (9), el Partit Demòcrata Català (8), el Partit Socialista (7), el Partit Popular (6) y Ciutadans (5).

En esta investidura, sin embargo, Cataluña estuvo muy presente. En su discurso inicial, Mariano Rajoy hizo una defensa encarnizada de la unidad de España, criticó a los partidos independentistas catalanes y afirmó, incluso, que el proceso catalán es el desafío mayor que tiene ahora España, alegando que por eso necesita un gobierno fuerte.

En las réplicas de la oposición, tanto Xavier Domènech (ECP) como Joan Tardà (ERC), como Francesc Homs (PDC) criticaron duramente el discurso de Rajoy con respecto a su posición con Cataluña. Domènech aseguró que “no se puede gobernar España sin dejar los pueblos que decidan” y afirmó que “los catalanes tienen que decidir sobre su nación”.

Por su parte, Joan Tardà, dijo que el pueblo catalán “no tiene miedo” y que el Gobierno seguirá su hoja de ruta, que sólo puede acabar, según el diputado, con un referéndum de independencia. Además, ha ido más allá, y ha manifestado que “nosotros a la catalana, ejerceremos el derecho a decidir, y si entramos en la prisión, los ciudadanos nos sacarán”.

Por último, Francesc Homs responsabilizó al PP de la tensión política que se vive entre Cataluña y el Estado y deseó que los populares estén largo tiempo sin gobernar España, a quien ha tildado de “caos”.

 

Puigdemont: “Rajoy recibió una sonora bofetada catalana”

El presidente catalán destacó el “no” rotundo que recibió el líder del PP en el Congreso español por parte de la mayoría de los legisladores de Cataluña.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, dijo que el candidato del PP a la Presidencia, Mariano Rajoy, recibió ayer en la primera votación de investidura “una sonora bofetada catalana” porque la mayoría de los parlamentarios de Cataluña votaron en contra.

Puigdemont destacó el hecho de que “36 de los 47 diputados catalanes dijeron no al señor Rajoy, ‘no’ a la coalición PP-Ciudadanos y no a que nos gobiernen los partidos que justamente en Cataluña quedaron los últimos”.

Durante la inauguración del nuevo centro de Ciencia e Investigación Experimental Biomédica Aplicada (CREBA), en el interior de la provincia de Lleida, el presidente catalán aseguró que esto pasa por “ignorar, incluso despreciar y ofender las reclamaciones legítimas de una amplia mayoría de catalanes no conduce a solucionar los problemas que hay en España”.

”Una amplia mayoría catalana defiende poder decidir. Esto no cambiará y, como esto es determinante en Cataluña, ha impedido que Rajoy fuera presidente y me temo que mañana viernes (en la segunda votación) pasará lo mismo”, afirmó.

Madrid. (INCAT-ElNacional).

Barcelona. (INCAT-EFE).-

«Dejar gobernar a Rajoy sería avalar una política desastrosa que ha roto el consenso»

Noticias de España

 

Dos analistas políticos conversan con RT sobre el proceso de investidura al que se enfrenta Rajoy a partir de esta tarde.

 

Mariano Rajoy se enfrenta este martes a la primera jornada del debate de investidura sin los votos necesarios para ser elegido presidente. De momento, el líder del Partido Popular (PP) y presidente del Gobierno en funciones solo cuenta con los apoyos de Ciudadanos y Coalición Canaria, que en total suman 170 votos a favor.

Por tanto, si quiere ser investido presidente, Rajoy necesita seis votos afirmativos más en la primera votación, que se celebrará mañana. En caso de que no obtenga este respaldo, como previsiblemente sucederá, se someterá a una segunda votación, el próximo viernes, en el que necesitará mayoría simple para gobernar; es decir, que 11 diputados se abstengan durante la votación.

España: El Partido Popular y Ciudadanos alcanzan un acuerdo de investidura

En este contexto, ¿logrará Mariano Rajoy ser investido presidente del Gobierno? Dos analistas políticos han conversado con RT sobre las posibles situaciones que se pueden dar en el Congreso de los Diputados.

PSOE y nacionalistas se mantendrán en el «no»

Para Arturo Viloria, experto en Relaciones Internacionales del Partido Humanista, Rajoy intenta «traspasar la responsabilidad de formar Gobierno» al partido liderado por Pedro Sánchez: «Va a unirse a las presiones que se están ejerciendo sobre el Partido Socialista para que se abstengan y le dejen gobernar», aunque no cree los socialistas barajen esta posibilidad.

«No hay que olvidar que la legislatura anterior ha supuesto la ruptura de los grandes consensos que había en España desde la transición. Se han destruido las bases de las antiguas relaciones laborales, se ha desmantelado el sistema público de pensiones, el sistema público de sanidad y salud. Además, ha habido una proliferación de la corrupción muy grande, a lo que hay que añadir la tensión y la ruptura con los nacionalistas», explica Viloria, que ve «muy difícil» que con estos «antecedentes» el PSOE o los nacionalistas le dejan gobernar a Rajoy. «Sería como avalar una política que ha sido desastrosa y que prácticamente ha roto el consenso», añade.

Concluye el experto que Rajoy «está jugando un poco con el cansancio de la población» y que el presidente en funciones piensa que unas terceras elecciones el 25 de diciembre «van a jugar a su favor».

Abstención «indirecta» de los socialistas

Coincide el periodista Enrique Merino en la presión que Rajoy ejercerá durante estos días para conseguir la abstención de los socialistas: «Va a enfatizar el acuerdo que ha conseguido con ciudadanos, va a elogiar la responsabilidad política de un partido que por encima de las diferencias que pueda tener con el PP quiere que haya un gobierno en España, que es lo que piden los ciudadanos. Probablemente, apelará también a la responsabilidad del otro gran partido, que son los socialistas, para conseguir esos apoyos mínimos o, al menos, la abstención del partido para conseguir ser investido presidente y formar Gobierno».

España ante las terceras elecciones generales: «Mariano Rajoy es un desastre político»

Según el periodista, los ciudadanos están cansados de esta situación y el país necesita un gobierno. Además, señala que «si hay terceras elecciones, el PP puede ganarlas por mayoría absoluta o conseguir esta mayoría con el apoyo de ciudadanos». Por tanto, si Rajoy es investido presidente, habría «un gobierno totalmente controlado» frente a un «gobierno con mayoría absoluta» que saldría de una nueva convocatoria de elecciones.

También compara la investidura de Rajoy con la situación previa al Brexit: «pensábamos que no iba a salir y salió», ya que cree que «el viernes puede pasar de todo». «Puede reproducirse el famoso tamayazo«, explica el periodista en referencia al transfuguismo de dos parlamentarios del PSOE en la Comunidad de Madrid – Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez -, que con su cambio de voto forzaron la repetición de elecciones y la entrada de Esperanza Aguirre y el PP en la Asamblea de Madrid con mayoría absoluta.

«Podemos tener a alguien que se sienta indispuesto a la hora de votar y tenga que ir al baño o que se haya puesto enfermo y no pueda ir al Congreso… Una cosa es que se abstenga el PSOE, porque a nivel interno perdería mucho poder, y otra que se abstengan unos diputados cuando, además, más de la mitad del Partido Socialista está a favor de la abstención», explica.

Aunque Merino baraja la posibilidad de unas terceras elecciones que favorecerían al PP por «el hartazgo» de la gente, cree que «sí va a haber Gobierno y ojo que puede haber tamayazo«, concluye.

María Jesús Vigo Pastur

 

Rajoy: «Salvo que se pretenda jugar con la paciencia de los españoles, mi opción es la única viable»

El líder del Partido Popular de España necesita 176 votos para ser investido y, por el momento, cuenta con 170.

El PP, ¿la única alternativa viable?

«La alternativa que yo planteo, además de ser la más respetuosa con la voluntad de los españoles, es la más conveniente y razonable. Salvo que alguien pretenda juguetear de nuevo con el interés y la paciencia de los españoles, o prefiera repetir las elecciones, la opción que traigo a esta Cámara es la única que parece viable», sostiene el presidente en funciones.

Rajoy afirma que si existiera otra alterantiva, sería para «otra cosa»: «para conformar un modelo de gobierno de mil colores, radical e ineficaz».

«Anteponer el interés de todos al particular»

«Espero que, al final del debate, demostremos que hemos sido capaces de anteponer el interés de todos al interés particular y, en consecuencia, pueda salir de aquí el gobierno que los españoles están esperando», ha concluido.

Rajoy ha llegado a esta sesión parlamentaria sin los apoyos necesarios para salir elegido en la primera votación. El líder del PP necesita 176 votos a favor para ser investido y, hasta el momento, cuenta con 170: 137 de su grupo parlamentario, 32 de Ciudadanos y uno de la representante de Coalición Canaria.

Se prevé que la votación comience a media tarde y, si no sale adelante, se volverá a celebrar este 2 de septiembre. En ese caso, Rajoy solo necesitaría una mayoría simple: obtener más votos a favor que en contra.

Si ambas consultas resultan fallidas, España pondrá en marcha el calendario para la convocatoria de nuevas elecciones generales.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

 

 

«Las razones por las que he aceptado el encargo de su majestad son tres: España necesita un Gobierno con urgencia, los españoles ha manifestado su preferencia por el PP y no existe una alternativa razonable», ha comenzado diciendo el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, quien se somete al debate de investidura como presidente del Gobierno de España. El mandatario en funciones ha intervendio sin límite de tiempo desde la tribuna de oradores del Congreso de Diputados para exponer los puntos clave de su programa.

Según Rajoy, quien insiste en que está ahí «porque los españoles lo han querido», su propuesta «es la única de un gobierno moderado que cree empleo, anime la inversión y que pueda trabajar desde el primer minuto sin tener que perder un año en ponerse al día y resolver sus contradicciones internas». «Otra alternativa a la mía sería un gobierno de mil colores, radical e ineficaz, condicionado por exigencias de partido», indica.

El PP, ¿la única alternativa viable?

«La alternativa que yo planteo, además de ser la más respetuosa con la voluntad de los españoles, es la más conveniente y razonable. Salvo que alguien pretenda juguetear de nuevo con el interés y la paciencia de los españoles, o prefiera repetir las elecciones, la opción que traigo a esta Cámara es la única que parece viable», sostiene el presidente en funciones.

Rajoy afirma que si existiera otra alternativa, sería para «otra cosa»: «para conformar un modelo de gobierno de mil colores, radical e ineficaz».

«Anteponer el interés de todos al particular»

«Espero que, al final del debate, demostremos que hemos sido capaces de anteponer el interés de todos al interés particular y, en consecuencia, pueda salir de aquí el gobierno que los españoles están esperando», ha concluido.

Rajoy ha llegado a esta sesión parlamentaria sin los apoyos necesarios para salir elegido en la primera votación. El líder del PP necesita 176 votos a favor para ser investido y, hasta el momento, cuenta con 170: 137 de su grupo parlamentario, 32 de Ciudadanos y uno de la representante de Coalición Canaria.

Se prevé que la votación comience a media tarde y, si no sale adelante, se volverá a celebrar este 2 de septiembre. En ese caso, Rajoy solo necesitaría una mayoría simple: obtener más votos a favor que en contra.

Si ambas consultas resultan fallidas, España pondrá en marcha el calendario para la convocatoria de nuevas elecciones generales.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

El grupo de 11 ediles que lidera Ada Colau: una bolsa de gatos que padece toda Barcelona

Noticias de Barcelona

Con 11 bancas sobre 41, la alcaldesa conduce la ciudad capital, pero la lucha intestina de su agrupación y los problemas de coalición se suceden escandalosamente

La intención de Ada Colau de participar en la manifestación independentista del próximo 11 de septiembre le ha causado un nuevo conflicto con sus socios de Iniciativa por Cataluña-Verdes (ICV). Los ecosocialistas no ven nada clara la decisión de la alcaldesa de Barcelona. El portavoz de Sí que se Puede en el Parlamento, Joan Coscubiela, opinó que la inmensa mayoría de votantes de su grupo, de En Común Podemos y de Barcelona en Común “no se sienten atraídos” a participar en la manifestación de la Diada, después de que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (BC), se mostrara dispuesta a acudir.

“Esta manifestación apuesta por una hoja de ruta unilateral y claramente por apoyar al presidente Puigdemont”, opinó Coscubiela en declaraciones recogidas por Europa Press. Pero el diputado entiende que la alcaldesa puede acudir, por su sentido institucional como alcaldesa y porque, teniendo sólo 11 de 41 concejales en el Consistorio, “hay que nadar contra la corriente para salvar la ropa”.

La permanente indefinición política y las idas y venidas de Colau hacen que le lluevan críticas, no sólo de sus socios, sino también de algunos de los partidos de la oposición. Así, la derechista presidenta del grupo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías, recordó a Colau que “es la alcaldesa de todos los ciudadanos de Barcelona y que por lo tanto no debe acudir como tal a manifestaciones independentistas”. Además, instó al teniente de alcalde socialista Jaume Collboni a manifestarse y aclarar si acudirá junto a sus socios de gobierno a la manifestación de la Diada.

Por su parte, Alberto Fernández, presidente del grupo del Partido Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, reclamó a Colau que “deje de flirtear con el independentismo” y aseguró que “Colau es la alcaldesa de Barcelona, y no debe acudir a una manifestación que es la de unos contra los sentimientos de otros, pues el sentirse catalán y español es un sentimiento mayoritario entre los barceloneses”.

En otras palabras, si sumamos estas disputas a los problemas internos que afronta la alcaldesa con sus ocasionales socios de Podemos, se agiganta la sensación de debilidad que padece, circunstancia natural –insistimos– si se tiene en cuenta que logró sólo 11 de los 41 escaños con que cuenta el consistorio (concejo deliberante) de Barcelona. Para lograr las once bancas que milagrosamente le permitieron asumir como alcaldesa, convendrá recordar que ese pequeño grupo está integrado por diferentes fuerzas de izquierda notoriamente enfrentadas entre sí. Una bolsa de gatos que padece toda Barcelona.-

 

Barcelona (INCAT-Europa Press/EFE).-

 

El 70% de catalanes está a favor de adoptar los horarios europeos

Noticias de Catalunya

Según una encuesta del Centro de Estudios de Opinión, los jóvenes son los más dispuestos a una modificación de las jornadas laborales.

De acuerdo con una encuesta reciente del CEO, un 70% de catalanes estaría a favor de llevar a cabo una reforma para que los horarios de trabajo se adaptaran más a los que imperan en Europa. Esta misma encuesta indica que un 19% estaría en contra y que el resto no lo tendría demasiado claro.

Por edades, los jóvenes son los que se muestran más dispuestos a este cambio. Ocho de cada 10 personas con edades comprendidas entre los 18 y lo 24 años consideran que se trata de una medida necesaria. Lo mismo piensan los que están entre los 25 y los 34.

Sin embargo, a los más mayores no le preocupa tanto esta cuestión. La mitad de los mayores de 65 años encuestados estarían de acuerdo con el cambio, pero un 22% manifestó no tener una opinión formada al respecto.

Por último, la encuesta revela que los independentistas serían los más favorables a la modificación horaria, mientras que los votantes del Partido Popular son los más reticentes.

Barcelona. (INCAT-Agencias).-

Comenzará en octubre el desfile de dirigentes en los juicios por corrupciones dentro del PP

Noticias de España

Por el Caso Gürtel, el de las tarjetas black, el Caso Bárcenas y los desfalcos de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, jerarcas del PP pasarán por los juzgados en el otoño europeo 

El calendario está muy ajustado porque la sesión de investidura del presidente del Gobierno español en la última semana de agosto o la primera de septiembre exigiría plena garantía de éxito para evitar, no sólo unas terceras elecciones, sino que éstas hubieran de celebrarse –dados los plazos establecidos– el domingo de Navidad o el de Año Nuevo.

Además, aplazar las sesiones para la segunda semana de septiembre tendría el inconveniente de hacerlas coincidir con la campaña de las autonómicas de Galicia y del País Vasco, donde el mapa de posibles pactos condiciona a los partidos. Pero esperar hasta después de esos dos comicios, ambos el día 25 de ese mes, puede ser para el Partido Popular aún peor.

El 23 de septiembre, en la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares, el ex ministro Rodrigo Rato, acusado de apropiación indebida entre otros delitos punibles con más de cuatro años de prisión, competirá en protagonismo con el ex presidente de Cajamadrid, Miguel Blesa, en su día hombre de confianza de José María Aznar. Podrán los populares esgrimir que entre los otros 64 ocupantes del banquillo hay ex consejeros de la entidad procedentes de todo el arco político y sindical, pero la inmensa mayoría de las fotos a los acusados de haber gastado más de 15 millones de euros de las tarjetas black en gastos personales serán sin duda para Rato y Blesa.

En todo caso, el 4 de octubre siguiente los populares sí que tendrán para ellos solos todos los focos de telediario, pues en esa fecha empieza el juicio por el caso Gürtel, “Época I” (1999-2005). A partir de ese martes, la sección segunda de la Audiencia juzgará a cuarenta acusados de corrupción entre los que sobresalen el empresario Francisco Correa, jefe de la red y para quien el fiscal pide 125 años de cárcel; el ex tesorero y ex senador del PP Luis Bárcenas (petición de 42 años), y un grupo de antiguos consejeros, alcaldes y diputados de la comunidad de Madrid. El propio PP y la ex ministra Ana Mato estarán en el banquillo como “partícipes a título lucrativo” de los beneficios ilícitos cosechados por la red.

Sin acusaciones en su contra pero con mucho para explicar acudirán como testigos del juicio Gürtel la presidenta del PP de Madrid y en el momento de los hechos jefa del Ejecutivo autonómicos, Esperanza Aguirre, y los destacados dirigentes y ex dirigentes del mismo partido Javier Arenas, Francisco Álvarez Cascos, Ángel Acebes, Rodrigo Rato y Jaime Mayor Oreja.

El principal testigo de cargo será sin embargo el ex concejal de Majadahonda José Luis Peñas, que entre otras cosas ratificaría su declaración que sostiene que Mariano Rajoy supo que Correa iba a recaudar 25 millones de euros en comisiones ilegales con un pelotazo urbanístico en Arganda del Rey (municipio del PP), y no hizo nada al respecto.

Para unos días antes de la vista del caso Gürtel está previsto que se confirme o revoque el procesamiento de la misma formación política por la destrucción de los ordenadores del ex tesorero mencionado: una derivada del caso Bárcenas que podría enjuiciarse el próximo año. La matriz del caso, es decir el sumario sobre los papeles de la caja B (o en negro) del PP, lo juzgará el mismo tribunal del caso Gürtel hacia el 2018.

Por si fuera poco, el Tribunal Supremo puede no tardar en citar como investigada a la senadora y ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá, tal como ha propuesto el fiscal. Y también a partir de setiembre se verán avances sustantivos en el complejo caso Púnica, que tiene entre rejas al ex secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados.

El calendario judicial de otoño no parece idóneo, en suma, para que Rajoy celebre entonces un debate que, con el sí de Ciudadanos supeditado a medidas de regeneración, tendrá la corrupción como uno de los temas estrella.-

Madrid (INCAT-LV por Fernando García).-