Triunfo histórico del soberanismo en el País Vasco y gran caída del españolismo

Noticias de País Vasco

 

Las encuestas se quedaron muy cortas ya que los resultados de los partidos soberanistas vascos han sido mucho mejores de los esperados, sobre todo Euskal Herria Bildu, que logró contener con éxito la irrupción de Podemos. Las elecciones se llevaron a cabo este domingo en todo el País Vasco.

Con el 99,81% de los votos escrutados, el Partido Nacionalista Vasco (PNV) obtuvo 29 diputados y EH Bildu 17, con lo que ambos sumaron el 48,88% de los votos y una mayoría absoluta muy amplia en escaños (48 cuando la primacía parlamentaria la consiguen con sólo 38). Sin embargo, nada parece indicar que las fuerzas soberanistas se unirán para gobernar y todo hace pensar que el PNV lo hará en minoría con apoyos puntuales de los demás partidos de la Cámara.

Pero, tal vez la nota más destacada, resultó el rotundo fracaso de las fuerzas unionistas: El PSOE perdió 7 diputados y sólo obtuvo 9; el Partido Popular también bajó y pasó de 10 a 9; mientras que Ciudadanos se quedó afuera y no pudo conseguir el diputado que deja UPyD.-

San Sebastián (INCAT-Per Catalunya).-

El Congreso rechaza definitivamente a Rajoy, ¿qué va a suceder a partir de ahora?

Noticias de España

La posición de los diputados ha permanecido inalterable frente a la primera votación: 170 votos a favor y 180 en contra. Se abren diferentes posibilidades antes de la convocatoria de elecciones generales.

Síguenos en Facebook

El Congreso de los Diputados ha rechazado este viernes por segunda vez la investidura del candidato del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, a la Presidencia del Gobierno, al no haber conseguido la mayoría simple: más votos a favor que en contra.

Así, el voto de los diputados ha permanecido inalterable frente a la primera votación, celebrada el miércoles. El presidente del Gobierno en funciones ha conseguidos 170 apoyos (los 137 de su partido, 32 de Ciudadanos y 1 de Coalición Canaria) y, de nuevo, el resto de formaciones con representación en la Cámara han votado en contra, sumando 180 «noes»: PSOE (85), Unidos Podemos (71), ERC (9), CDC (8), EAJ-PNV (5) y EH Bildu (2).

 

Para esta segunda votación, Rajoy ya no necesitaba mayoría absoluta (176 votos), como requiere la primera, sino que le bastaba con reunir más votos a favor que en contra. Por tanto, podría haber sido investido presidente con mayoría simple (11 abstenciones) pero, finalmente, no ha habido sorpresas y los grupos parlamentarios han tumbado la propuesta de Rajoy.

¿Qué va a suceder a partir de ahora?

Comienzan a correr los plazos que marca la Constitución española, que establece en el artículo 99.4 que si un candidato no logra la confianza del Congreso tras la segunda votación, «se tramitarán sucesivas propuestas» aplicando el mismo procedimiento. Es decir, el rey Felipe VI tendrá que volver a consultar a los representantes designados por los partidos políticos con representación parlamentaria y propondrá, en caso de que lo haya, un candidato a la Presidencia del Gobierno, que deberá someterse a un nuevo proceso de investidura en la Cámara.

Sin embargo, la Constitución establece que si transcurridos dos meses a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiese obtenido la confianza del Congreso, el Rey tendrá que disolver ambas Cámaras – Congreso y Senado – y convocar nuevas elecciones con el refrendo del presidente del Congreso.

En otras palabras, el 31 de octubre concluye el plazo que marca la ley para que los partidos políticos se pongan de acuerdo para formar Gobierno. Si para esa fecha no hay un nuevo Ejecutivo, las elecciones quedarán automáticamente convocadas para el día de Navidad, el 25 de diciembre.

Posibilidades para evitar unas terceras elecciones

Un cambio en la posición del PSOE

Pedro Sánchez ha mantenido su «no» a Rajoy pese a todas las presiones internas y externas que le han pedido en reiteradas ocasiones que se abstuviera en la segunda votación para permitir la investidura del candidato popular.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el líder del partido socialista, Pedro Sánchez, llegando a una reunión en el CongresoAndrea ComasReuters

Sin embargo, la estrategia de sus rivales internos -que tienen como máximo representante al ex presidente Felipe González- , apoyados por cierta prensa -entre la que destaca El País, periódico afín al Partido Socialista-, probablemente consistirá a partir de hoy en conseguir echarle de la secretaría general del partido.

En este sentido, no podemos perder de vista las elecciones autonómicas en Galicia y País Vasco, que se celebrarán el próximo 25 de septiembre. Si el PSOE obtiene un buen resultado, Pedro Sánchez saldrá fortalecido. Sin embargo, un fracaso en las urnas podría suponer la cabeza del líder socialista. No obstante, sus rivales internos todavía tendrían que conseguir que los militantes del PSOE apoyasen su propuesta en las primarias que celebraría el partido.

Tampoco podemos descartar una solución intermedia, que pasaría por un apoyo de Sánchez al Partido Popular -al menos en forma de abstención- pidiendo a cambio una serie de condiciones, y entre ellas, que el candidato a la presidencia no sea Rajoy. Es difícil, pero no imposible. Además, Sánchez conseguiría esquivar las críticas que lo señalarían como el responsable de la convocatoria de terceras elecciones y, además, sus votantes quedarían (medio) satisfechos. En ese caso, la pelota estaría de nuevo en el tejado de Rajoy, que si rechaza el ofrecimiento, tendría que justificar por qué no facilita la formación de Gobierno para evitar nuevos comicios.

«Hablar es muy fácil»: Los mejores momentos del debate de investidura de Rajoy

Un pacto entre PP y PNV después de las elecciones autonómicas

De nuevo, las elecciones autonómicas cobran importancia. Se podría dar la posibilidad de que el Partido Nacionalista Vasco (PNV) necesite sumar apoyos para conseguir formar Gobierno en el País Vasco. En este caso, ambas formaciones podrían intercambiar apoyos: el Partido Popular facilitaría la investidura del líder de los nacionalistas vascos en el parlamento autonómico y el PNV la de Rajoy en el Congreso.

Sin embargo, el líder popular todavía no tendría apoyos suficientes. Los cinco votos del PNV se sumarían a los 137 de su partido, los 32 de Ciudadanos y 1 de Coalición Canaria. Es decir, Rajoy necesitaría un voto a favor más en la primera votación o una abstención en la segunda.

Si esta situación se diera, las presiones sobre el PSOE para conseguir una abstención cobrarían más fuerza aún, y hay que tener en cuenta que entre los diputados socialistas hay uno, Pedro Quevedo, que procede de otro grupo, Nueva Canaria, que concurrió en coalición con los socialistas a las generales. Llegados a este punto, se convertiría en el diputado más importante de la Cámara.

Una alternativa de izquierdas

El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, ha manifestado en reiteradas ocasiones que si Rajoy fracasa en su investidura como presidente, el PSOE y su formación deberían plantearse una alternativa de izquierdas.

Aunque no hay que descartar esta posibilidad, es muy difícil de alcanzar. Por un lado, la relación entre ambos partidos no pasa por su mejor momento y, además, entre ambos sumarían 156 votos, lejos de los 176 que establece la mayoría absoluta del Congreso.

El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesia, ofrece un discurso junto al líder del PSOE, Pedro Sánchez, después de guardar un minuto de silencio por los atentados de Niza Andrea ComasReuters

La solución pasaría por incluir a Ciudadanos o a los nacionalistas en el pacto, sin embargo ninguna de las opciones es muy viable. Unidos Podemos y Ciudadanos mantienen vetos cruzados entre sí, y para el PSOE negociar con los nacionalistas sería traspasar una línea roja del partido, ya que implicaría negociar un referéndum de independencia en Cataluña.

¿Cómo se ha llegado a esta situación?

Mariano Rajoy es el cuarto aspirante a La Moncloa que ha tenido que someter su candidatura a una segunda vuelta (después de Leopoldo Calvo Sotelo en 1981 y José Luis Rodríguez Zapatero en 2008), y hoy se convierte en el segundo candidato que no consigue superar este trámite ni en primera ni en segunda vuelta. Solo Pedro Sánchez había fracasado previamente en las dos votaciones de investidura, celebradas el pasado mes de marzo.

España ha celebrado dos elecciones generales – el 20 de diciembre y el 26 de junio- que han derivado en dos procesos de investidura fallidos en menos de seis meses. Más allá de las diferentes lecturas ideológicas que se puedan hacer de esta investidura, lo que está claro es que la política española, en la que el PP y el PSOE se han ido alternando el Ejecutivo durante los últimos 34 años, no está acostumbrada a la fragmentación política en el Congreso.

Desde la irrupción de Podemos y Ciudadanos en el escenario político, y además no precisamente como fuerzas minoritarias, los colores de la Cámara Baja son muy variados, lo que obliga a que los grupos políticos tengan que alcanzar acuerdos y pactos, algo que hasta ahora nunca ha formado parte de la tradición política española.

María Jesús Vigo Pastur

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

Mariano Rajoy fracasa en la primera votación para ser investido presidente

Noticias de España

 

El candidato del Partido Popular (PP) y actual presidente del Gobierno en funciones ha conseguido 170 votos a favor, seis menos de los necesarios para alcanzar la mayoría absoluta.

El candidato del Partido Popular (PP) y actual presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, no ha superado el primer intento de investidura en el Congreso de los Diputados al no conseguir sumar a su propuesta los 176 votos afirmativos que establece la mayoría absoluta. Del total de 350 diputados de la Cámara, ha obtenido 170 votos a favor y 180 en contra.

El popular, que contaba con los votos positivos de sus diputados (137), los de Ciudadanos (32) y Coalición Canaria (1), no ha logrado convencer a ningún otro grupo parlamentario durante el debate de investidura, que comenzó el martes por la tarde y ha continuado este miércoles.

Por tanto, no ha habido sorpresas durante la votación y el PSOE (85), Unidos Podemos (71), ERC (9), CDC (8), EAJ-PNV (5) y EH Bildu (2), han votado en contra de la investidura de Rajoy.

¿Qué va a suceder ahora?

Al no alcanzar la mayoría absoluta, Rajoy volverá a someterse a la votación de los diputados en 48 horas; es decir, este viernes. A diferencia de esta primera sesión de investidura, en el segundo intento el candidato popular necesitará mayoría simple (más votos a favor que en contra), por lo que las abstenciones de los diputados pueden jugar un papel importante.

Antes de esta nueva votación, el candidato a la presidencia dispondrá de 10 minutos de intervención para pedir de nuevo la confianza del hemiciclo y lograr que las formaciones que han votado en su contra cambien de opinión. El resto de grupos con representación en el Congreso dispondrán de 5 minutos para exponer su posición.

¿Y si no logra la mayoría simple el viernes?

Si Rajoy no logra la confianza del Congreso tras la segunda votación, «se tramitarán sucesivas propuestas» aplicando el mismo procedimiento, tal y como recoge la Constitución española. Es decir, el rey Felipe VI tendrá que volver a consultar a los partidos políticos para valorar si puede proponer un candidato a la presidencia del Gobierno, quien tendría que someterse de nuevo a la confianza de la Cámara.

Sin embargo, si transcurridos dos meses a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiese obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras (Congreso y Senado) y convocará nuevas elecciones con el refrendo del presidente del Congreso.

El debate de investidura

A pesar de que Rajoy ha pedido expresamente varias veces la abstención de los diputados «para evitar las terceras elecciones», el líder del PSOE, Pedro Sánchez, se ha mostrado firme en su negativa a apoyar al candidato a la presidencia.

 

En su discurso, el socialista se ha mostrado especialmente duro con los casos de corrupción de los populares, y ha dedicado buena parte de su tiempo a responder a las presiones que ha recibido en las últimas semanas para cambiar su voto y permitir la investidura de Rajoy.

Pablo Iglesias, el líder de Unidos Podemos, ha felicitado a Sánchez por aguantar la presión y «no facilitar un Gobierno del PP». Además, ha hecho un guiño a los socialistas para intentar una alternativa de Gobierno en caso de que Rajoy fracase.

Por su parte, el líder Ciudadanos, Albert Rivera, ha reconocido que no se fía del PP ni de su candidato, pero justificó su acuerdo con ambos porque «hay que elegir entre lo malo y lo menos malo». Rivera tampoco ha escapado de las críticas del resto de formaciones, que le han reprochado el acuerdo alcanzado con los populares.

A Rajoy ‘se le escapa’ la fecha de la firma de la paz entre el Gobierno colombiano y las FARC

La fecha era desconocida hasta ahora. El lugar donde tendrá lugar la firma sigue siendo secreto.

El presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, ha desvelado este miércoles en un descuido durante su intervención en el debate de investidura que la fecha de la firma del acuerdo de paz definitivo entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la cual era secreta hasta este momento, será el próximo 26 de septiembre, informa ‘El Espectador’.

Así, Rajoy ha afirmado en una de sus réplicas que habló el lunes pasado con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, para felicitarle por la conclusión del acuerdo (anunciada el pasado 24 de agosto) y ha indicado que en esa conversación Santos invitó al Gobierno español a enviar una representación al acto. El lugar donde se firmará el acuerdo continúa siendo secreto.

A pesar de que varios medios de comunicación colombianos se han apresurado a informar en sus portadas acerca del anuncio de Rajoy, el Gobierno colombiano no ha confirmado oficialmente esta información. Santos ha publicado en su cuenta de Twitter que entre este miércoles y este jueves se va a decidir la fecha de la firma. «La firma del acuerdo será entre 20 y 30 de septiembre», añade.

Podemos durante el debate de investidura en España: «La corrupción está en los genes del PP» (video)

En la segunda sesión del debate de investidura en España, los líderes de la oposición explican ante el Congreso sus motivos para votar a favor o en contra del Ejecutivo de Rajoy.

PSOE: «No se puede confiar en Rajoy»

El secretario general del Partido Socialista Obrero Español, Pedro Sánchez, ha intervenido este miércoles en el Congreso de España en el marco del debate de investidura y ha mostrado su rechazo al programa de gobierno defendido este martes por el candidato del Partido Popular, Mariano Rajoy, ratificando su voto en contra por «coherencia con su ideario», por «compromiso con sus votantes» y por «el bien del país».

«No se puede tener ninguna confianza en usted. Su gestión se resume en una palabra: recortes, en libertades, en derechos, en igualdad, en democracia. Los recortes en la mayoría de los casos no se explican por la crisis sino por su ideología», ha indicado. «Durante cuatro años el señor Rajoy solo ha tenido un compañero de viaje: su ideario político, que es el más conservador de Europa. Por eso votamos no», añade.

Ante su postura, Rajoy ha declarado que ya no viene «a solicitar su confianza». «Vengo a decir que, puesto que hemos conseguido un acuerdo, dejen ustedes al menos gobernar. No bloqueen y no nos lleven a unas terceras elecciones generales«, afirma. Sin embargo, Sánchez ha indicado que «el grupo parlamentario socialista no se va a abstener». «Usted no es de fiar, por eso votaremos en contra», sentencia.

Podemos: «La corrupción está en los genes del PP»

Pablo Iglesias, líder de Unidos Podemos, ha ratificado su ‘no’ en su intervención. «A nosotros no se nos compra (…) nadie duda en España de que nosotros con ustedes no vamos a ir ni a la vuelta de esquina. Somos su antagonista, algo de lo que me enorgullece», indica.

«Hablar de su gestión es hablar de corrupción. La corrupción está en los genes de su partido, señor Rajoy», critica Iglesias, añadiendo que el hecho de que Rajoy siga gobernando «es un riesgo para los españoles».

Ciudadanos aboga por un gobierno del PP con condiciones

Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, ha hecho hincapié en que está orgulloso tanto de los acuerdos que han hecho con el PSOE como aquellos realizados con el PP. «No reniego de ninguno de ellos y por eso quiero encontrar el punto entre ambas formaciones para poder así formar un gobierno que resuelva los problemas de los españoles», apunta.

Rivera apunta que él prefiere «unir los puntos» a «buscar diferencias, haciendo referencia a los juegos infantiles, y que «antes que bloquear España y antes que forzar a unas terceras elecciones» prefiere «que gobierne la lista más votada con exigencias y condiciones para una investidura del partido de centro».

«No quiero ser un obstáculo para mi país, por eso busco el acuerdo y el consenso con aquél que pueda hacer las reformas que se necesitan. Estoy convenido que ello, algún día, podría llevarme al gobierno», indica.

Este miércoles intervienen en el Congreso el secretario general del PSOE, el grupo Unidos Podemos, los líderes de Ciudadanos, de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y los diferentes portavoces del grupo mixto, ahora ampliado con los ocho diputados del Partit Demòcrata Català (PDC).

María Jesús Vigo Pastúr

 

— RT en Español (@ActualidadRT).