Neus Munté habló de todo: Presupuestos; la cuestión de confianza; la CUP; y probables cambios en la hoja de ruta

Noticias de Cataluña

En una extensa entrevista, la consejera de la Presidencia echó luz sobre los temas más conflictivos que afronta el gobierno de Carles Puigdemont

La consejera de la Presidencia, Neus Munté, aseguró que la cuestión de confianza a la que se someterá el 28 de septiembre el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, “sería el momento para anunciar posibles cambios en la hoja de ruta independentista”.

En una entrevista concedida a Europa Press, la también vicepresidenta del Partido Demócrata de Cataluña destacó que aún es pronto para hablar del contenido exacto de la comparecencia de Puigdemont, pero consideró que será una buena ocasión para “analizar si se pueden introducir elementos de mejora al plan soberanista”. El nuevo secretariado de la CUP exige que se modifique la hoja de ruta para incluir, entre otras medidas, un referéndum unilateral de independencia (RUI), un paso que para los cupaires es imprescindible para negociar los Presupuestos de 2017.

En cambio, el Gobierno vincula las dos negociaciones porque, según Munté, Puigdemont necesita nuevos Presupuestos para cumplir sus compromisos soberanistas y sociales: “No es lo mismo disponer de recursos que no tenerlos”. Tras el “no” de la CUP a las cuentas de 2016, los ciudadanos, las empresas y las entidades sociales comprobaron “que no es lo mismo tener que no tener Presupuestos y que es muy importante aprobar nuevos”, aseguró.

Munté espera que la CUP se dé cuenta de ello y “reflexione para entender la vinculación necesaria entre la cuestión de confianza y los Presupuestos”, aunque recuerda que serán dos tramitaciones diferenciadas en el Parlamento. Además, detalla que los anticapitalistas se comprometieron a facilitar la labor del Gobierno y favorecer el desarrollo de la ruta independentista: “No son las dudas de la hoja de ruta lo que nos ha llevado hasta aquí, sino las dudas de si la CUP respeta o no los acuerdos firmados “.

Munté confía en que Puigdemont supere la cuestión de confianza y la ve como una oportunidad para “tomar empuje y culminar el despliegue de la hoja de ruta independentista”. Para ello, las cuentas son indispensables: “No imagino un 2017 con la contención que sufrimos este año, por lo que CUP debería reflexionar y darse cuenta de que el bloqueo a las cuentas ha tenido perjuicios graves”. La también portavoz del Gobierno, destaca que Cataluña sufre ahogo financiero de España y que un partido independentista no debería poner “más palos en las ruedas”.

Posibles pactos con otros partidos

En caso de que no haya un acuerdo, Munté no cree que deban convocar elecciones sino que habrá que buscar el apoyo de otros partidos del arco parlamentario: “Hay otros que, sin compartir el objetivo del Estado propio, pueden tener un interés en la aprobación de cuentas que den respuesta a las necesidades sociales de la ciudadanía”. Aseguró que el Ejecutivo catalán ya trabaja en las nuevas cuentas para poder llevarlos al Parlamento en octubre y que volverán a ser “las más sociales de la historia”, lo que podría seducir la CUP.

Defendió también que el proyecto de cuentas de 2016 ya incorporaba las partidas sociales más elevadas de la historia, y, preguntada sobre por qué cree que la CUP las aceptaría ahora si entonces las rechazó, respondió que “nadie quiere una situación de bloqueo como la del Estado español; todos hemos sacado conclusiones y reflexiones de aquello y me consta que también la CUP, donde ha habido cambios en la dirección que quizás tengan incidencia a la hora de negociar, aunque el asunto no se abordará hasta la última semana de agosto”.

¿Nuevas elecciones?

Los Presupuestos no se abordarán si finalmente Puigdemont no supera la cuestión de confianza, un escenario que Munté ni siquiera prevé porque significaría nuevas elecciones: “Pienso que se superará y, por lo tanto, el proceso en ningún caso quedará frenado ni perjudicado, sino que tomará más empuje”.

Preguntada si Puigdemont debería ser candidato a la presidencia en caso de que terminara fracasando la cuestión de confianza, Munté se limitó a señalar su voluntad de “culminar el proceso independentista y el compromiso inmenso con la ciudadanía para dejar el país en las puertas de la independencia”.-

Barcelona (INCAT-Europa Press).-

Cada día se vislumbra más difícil una salida política que permita formar gobierno en España

Noticias de España

Mientras Pedro Sánchez empuja a Rajoy a una investidura sin el PSOE, dirigentes socialistas creen que su abstención es “imposible” si nadie mueve ficha – Ciudadanos tampoco la apoyaría

                       

Hay en el PSOE quien considera que, por mucho que Pedro Sánchez adopte la “estrategia del avestruz” y desaparezca de la escena para intentar eludir la presión, cuando al fin despierte, como en el cuento de Monterroso, el dinosaurio probablemente seguirá estando ahí. Esperándole.

El líder del PSOE, por el momento, sólo prevé reafirmar este jueves en la audiencia con el Rey su rechazo a la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. No es no. Es decir, ni sí ni abstención. Pero Pedro Sánchez confía al tiempo en que cuando el líder del PP acuda al palacio de la Zarzuela, apenas unas horas después de ese mismo día, le muestre al monarca su disposición a dar un paso al frente para, esta vez sí, presentarse a la investidura. Y que mueva el cielo y la tierra, como él mismo intentó hacer sin éxito en la anterior legislatura, para tratar de sumar una mayoría que le permita lograr su investidura, primero, y gobernar después.

Una mayoría en la que, en todo caso, Pedro Sánchez ya subrayó que no estarán los socialistas. Una mayoría para la que el líder del PSOE señala, para empezar, a Ciudadanos, el partido con el que él mismo selló un acuerdo de gobierno en la legislatura pasada. Algunos cuadros socialistas se preguntan cómo es posible que ellos sí pudieron acordar con Ciudadanos hasta 200 medidas, pese a sus diferencias ideológicas, y ahora el PP se ve incapaz de hacerlo. Los 137 diputados del PP más los 32 del partido de Albert Rivera suman 169 escaños, a siete sólo de la mayoría absoluta. Suficientes, en todo caso, para que Rajoy intentara gobernar en minoría. No en vano, según recuerdan en Ferraz, José Luis Rodríguez Zapatero contó precisamente con 169 escaños en el año 2008. Y aún con los 164 diputados logrados en el 2004 también pudo gobernar por vez primera.

Si así fuera, Sánchez podría eludir la toma de la decisión más trascendental a la que se podría ver abocado el PSOE. Pero la cuestión es que Albert Rivera sólo se ha movido hacia la abstención a Rajoy, y asegura no estar dispuesto a más, mientras formaciones como CDC o el PNV ya advirtieron que en ningún caso facilitarán la investidura del líder del PP, por más que hayan podido prestar algunos de sus votos en los acuerdos para la formación de la Mesa del Congreso. Así pues, la pelota podría volver a situarse, en exclusiva, sobre el tejado del PSOE. Y la alternativa seguiría siendo igual de envenenada para Sánchez: o permitir con una abstención la investidura de Rajoy o asumir su cuota de responsabilidad, si no en exclusiva, de una tercera convocatoria electoral a finales de año.

“Cuadrar los intereses de Pedro con los del PSOE y los del país empieza a ser imposible”, advierten algunos dirigentes socialistas críticos. Sánchez, de nuevo, intenta por tanto la cuadratura del círculo. Efectivamente, casi todos en el PSOE piensan que unas terceras elecciones podrían hundirles aún más, después de haber perdido otros cinco diputados entre las elecciones del 20 de diciembre y las del pasado 26 de junio. Y, para muchos, facilitar la investidura de Rajoy también sería fatal: “Si nos abstenemos estaremos muertos, porque no seremos gobierno ni oposición”.

La incertidumbre se mantiene en el PSOE a la espera de la nueva ronda de consultas del Rey de esta semana. Hay quien piensa, en todo caso, que el único que no tendría que temer una nueva repetición electoral sería Rajoy, y quizá tampoco Pablo Iglesias, cuya única estrategia seguiría siendo intentar adelantar al PSOE. Pero los socialistas y el partido de Rivera piensan que otras elecciones podrían suponer un desastre. Así pues, muchos confían en que sea Rivera, para empezar, el que pase de la abstención al sí a Rajoy. Y que el líder del PP “mueva ficha” en algún sentido. Sería la única manera, piensan, de que el PSOE pudiera replantearse su posición. “Si no, la abstención es imposible”. Entre tanto, la única decisión en un PSOE además muy dividido entre los fieles y los críticos de Pedro Sánchez, es no decidir. Al menos, por ahora, como ya ocurrió en el último comité federal del PSOE. La única alternativa es aferrarse al no a Rajoy, “ahora, después y siempre”. Y cruzar los dedos.

Sin una salida de izquierdas

Pese a que Sánchez no quiso cerrar ninguna puerta, y en sus contadas intervenciones tras el 26-J no ha descartado la posibilidad de intentar formar un gobierno alternativo si Rajoy fracasa en su investidura, numerosos miembros de su equipo lo rechazan. Al menos, “para una salida de izquierdas no dan las cifras”, zanja Antonio Hernando. “Cualquier otro escenario es más que improbable”, corrobora Meritxell Batet. “Yo no lo veo factible ni realista, porque las aritméticas parlamentarias son las que son. No hay una mayoría de izquierdas en el Parlamento, hay una mayoría de derechas”, apunta, por su parte, Rafael Simancas.

En la primera reunión del nuevo grupo parlamentario socialista, sólo dos diputados –el vasco Odón Elorza y la gallega Pilar Cancela– animaron a Sánchez a no tirar la toalla ante la posibilidad de que Rajoy no logre sumar los apoyos suficientes para su investidura. Elorza aclaró que su planteamiento, en caso de que el líder del PP no logre su investidura, es intentar de nuevo un “pacto transversal” del PSOE con Podemos y Ciudadanos. “No uno de izquierdas que no suma”. Efectivamente, y pese a que esta ecuación ya se demostró inviable por el veto mutuo de Pablo Iglesias y Albert Rivera, las tres formaciones dispondrían de una amplia mayoría absoluta de 188 escaños.-

Madrid (INCAT-LV por Juan Carlos Merino).-

La CUP pide en el Parlamento la creación de una Banca Pública Catalana

Noticias de Cataluña

La moción se discutirá en el pleno de la semana que viene – Se pide que el Instituto de Finanzas de Cataluña (ICF) se transforme en una banca pública.

Las diputada de la CUP, Eulàlia Reguant, presentó ayer en el Parlament la propuesta de la Banca Pública Catalana y pidió al vicepresident y conseller d’Economia, Oriol Junqueras, llevar a cabo las acciones necesarias para transformar el ICF en un organismo público.

La idea de la CUP es que esta nueva banca facilite acceso a la financiación a la economía productiva y la economía social y solidaria catalana. Además, la moción pide al ICF que “en coordinación con el propio Govern, elabore un proyecto empresarial y de viabilidad para el impulso de una banca pública de Catalunya de visión generalista” y cree “una comisión de expertos, tanto catalanes como extranjeros, que en el marco del debate constituyente, acompañe el debate sobre su creación”.

Según la propuesta de Reguant, la nueva banca “tiene que estar bajo control democrático y tiene que trabajar con independencia de la banca privada, ser financiada fundamentalmente con los ahorros de la ciudadanía, y en consecuencia controlada democráticamente”.

Barcelona. (INCAT-Agencias).

El “SI” a la independencia de Cataluña se consolida, según el Centro de Estudios de Opinión

Noticias de Cataluña

El 47,7% quiere un Estado independiente, el 42,4% opta por el “NO”, se derrumba la opción de un estado federal en España, y Juntos por el Sí volvería a ganar las elecciones

El nuevo barómetro del CEO (Centro de Estudios de Opinión), hecho público este viernes, indica que el apoyo a la independencia en Cataluña creció y se sitúa muy cerca de la mayoría absoluta. Por primera vez en el último año, los ciudadanos favorables a la independencia vuelven a superar los que la rechazan. En cuanto a la pregunta directa “¿Quieres que Cataluña se convierta en un estado independiente?”, Los resultados son claros. Un 47,7% dice que “sí”, mientras un 42,4% opta por el “no”, más de 5 puntos por encima. Un 8,3% no lo sabe y un 1,7% no contesta.

Se rompe así el empate técnico que había en el anterior barómetro de marzo de este año, cuando los partidarios de la independencia se situaban en el 45,3% mientras que los detractores eran el 45,5%. Destaca que por primera vez se imponen los partidarios del Estado propio en el último año, ya que en los últimos cuatro barómetros, que se hacen cada tres meses, ganaban los contrarios a la independencia.

Cuando se ofrecen más opciones, un 41,6% de los catalanes quiere un Estado independiente, tres puntos por encima de la anterior barómetro de marzo (38,5%). Esta es la cifra más alta desde octubre de 2014. Por el contrario, cae la opción de Cataluña dentro de un Estado federal, el 20,9%, cuando el pasado marzo era de 26,3%. La comunidad autónoma es la segunda opción más deseada, con un 26,9%, y los partidarios de ser una región de España sólo son un 4%. Un 5,6% de los encuestados no lo sabe y un 1,3% no contesta.

Juntos por el Sí volvería a ganar las elecciones

Según la encuesta, si se hicieran ahora las elecciones al Parlamento, Juntos por el Sí volvería a ganarlas obteniendo entre 60 y 62 diputados, manteniendo, por tanto, el resultado que obtuvo en los últimos comicios en su horquilla alta. La gran novedad viene dada por el incremento de escaños y apoyo que obtendría Cataluña Sí que Se Puede (CSQEP), que pasaría de los actuales 11 diputados a conseguir entre 20 y 22, situándose así como segunda fuerza del Parlamento. Los de Luis Rabell doblarían en votos y escaños los resultados que obtuvieron el 27S y disputarían a Ciudadanos en la segunda plaza.

Ciudadanos, que ahora es líder de la oposición, perdería apoyos y pasaría de los 25 actuales a tener entre 18 y 21. El PSC, que ahora tiene 16 diputados, se mantendría en una horquilla de 16-17 diputados, un comportamiento parecido al del PPC, que ahora tiene 11 escaños y se quedaría con los mismos 11-12. Por último, la CUP, podría sufrir un descenso que la llevara a perder entre 2 y 4 escaños, quedándose con un grupo parlamentario de entre 6 y 8 diputados cuando ahora tiene 10.-

Barcelona. (INCAT).-

 

Un alumno marplatense en el Parlamento Federal Juvenil

Julián Lautaro Torres tiene 17 años y cursa el último año de la secundaria en el Colegio San Miguel Arcángel de Mar del Plata.

Fue uno de los cuatro alumnos que representaron a la provincia de Buenos Aires en el Parlamento Federal Juvenil que, del 6 al 9 de mayo, se realizó en el Congreso de la Nación.

En octubre del año pasado, el Ministerio de Educación de la Nación en conjunto con el INADI, organizaron un concurso de ensayos a nivel nacional, sobre las distintas temáticas de discriminación (interculturalidad, de género, acoso escolar, ciberacoso y discapacidad), y se le dio participación a todos los establecimientos secundarios del país.

El ensayo de Julián que abordó la «Inclusión de chicos con discapacidad en el sistema educativo» fue uno de los seleccionados entre 4.150 trabajos entregados.

En declaraciones a Radio La Red (FM 91.3), el alumno marplatense reconoció que la idea lo motivó desde un principio, en particular por la temática que se debía abordar, ya que en el curso tienen desde primer año una compañera con síndrome de down y por eso decidió que su trabajo gire acerca de la «inclusión de chicos con discapacidad en el sistema escolar».

«Traté de volcar mi experiencia de un trato cotidiano, donde aprendemos todos los días a relacionarnos con ella, pero a esta altura ya resulta algo normal y no se ven las diferencias», comentó.

En el Congreso de la Nación, Julián interactuó con más de 80 estudiantes de todo el país donde se abordaron los diversos temas que impulsaron a este Parlamento Juvenil. «Todos teníamos una mirada afín sobre como aceptar al otro e incluirlo, realmente fue una experiencia increíble», resumió.

Un dato para destacar, por ser el único alumno de una escuela privada y Franciscana, elevaron la noticia a la Curia y se le envió el ensayo al Papa Francisco, quedando ahora a la espera de su respuesta.