COJONES

Noticias de Cataluña y España

Joan Tardà y Gabriel Rufián en el Congreso, y Artur Mas y Carles Puigdemont en conferencias, dan la cara, mientras Madrid responde con denuncias ante los tribunales

 

Los catalanes se debaten en ocasiones atacados por crisis de impaciencia porque les preocupa no percibir avances en el proceso de recuperación de la independencia de Cataluña. Confieso que desde el exterior –en ocasiones– pasa lo mismo, en parte, aunque los que tratamos de hilar un poco más fino vemos que los dos partidos mayoritariamente comprometidos con esta lucha pacífica y democrática avanzan paso a paso, toman posiciones y aseguran que las nuevas conquistas se fortalezcan, sin prisa pero sin pausa y tal como lo sostiene un adecuado aforismo latino: Ad augusta per angusta.

Joan Tardà y Gabriel Rufián, junto a Oriol Junqueras y otros dirigentes de ERC.

Porque mientras el Parlamento catalán sigue aprobando las leyes comprometidas públicamente, hay otros ejemplos que deben ser tomados en cuenta: En la Cámara de los Diputados de Madrid, dos espadas tan filosas como la de William Wallace se encargan sostenidamente de explicar los derechos de la nación catalana. Lo hacen con palabras contundentes y argumentos tan irrefutables que los representantes de la Caverna (tanto del PP como del PSOE) ya desistieron de responder porque –simplemente– no encuentran argumentos que no sean los esgrimidos por el neofranquismo más rancio, es decir los que resultan insostenibles en cuanto aparecen las palabras democracia, justicia, historia, equidad y honestidad.

Y desde otro sector, hace unos años le tocó el turno al ex presidente Artur Mas al acudir a una presentación en Madrid y lo hizo con la franqueza de exponer la línea argumental de una aún incipiente corriente independentista. Fue una curiosidad que atrajo a quienes quisieron enterarse por boca de la máxima autoridad del gobierno catalán que había una intención clara de autogobierno, como lo tuvo Cataluña hasta 1714.

Y ahora le tocó el turno al sucesor de Mas, Carles Puigdemont, quien ya venía demostrando que el delfín resultó ser tiburón. Desafió al gobierno español (y al resto de la corporación) a sentarse a negociar, a dialogar, a encontrar una solución consensuada, a coparticipar en la forma de un plebiscito. No atacó con los ya conocidos aspectos de la coparticipación escasa y carente de ecuanimidad, ni con los recortes permanentes, ni con la constante limitación de facultades que el Estado impone a las decisiones de la Generalitat. No. Nada de ésto. Sólo reclamó que se les permita a los catalanes ejercer el derecho a decidir, independientemente del resultado de la compulsa.

El perfil de Carles Puigdemont se agigantó este lunes 10 de octubre con su bien estructurado discurso y ante la presencia de un público entre quienes se sentaron unos señores que resultaron ser el embajador de Francia, Yves Saint Geours; el del Reino Unido, Simon Manley; el de Egipto, Ahmed Ismail Abdelmoeti; el de Irlanda, David Cooney; la de Argelia, Taouit Feroukhi; el de Venezuela, Mario Isea Bohórquez; el de Bélgica, Pierre Labouverie; el de Dinamarca, John Nielsen; el de los Países Bajos, Johannes Van Bonzel; el de Suecia, Lars-Hjalmar Wide; además de numerosos agregados diplomáticos en otras embajadas.

Mientras tanto, el gobierno “en funciones” sólo atina a atiborrar a la Fiscalía y al Tribunal Constitucional con denuncias y pedidos de anulación de disposiciones emanadas de la Generalitat de Cataluña. Es su forma de responder a un planteo democrático y civilizado, junto a pedidos de juicios, inhabilitación y otros “castigos” a los dirigentes independentistas. No quieren tener en cuenta que, además de sentido común, pacifismo, diplomacia, entereza, ubicuidad y planificación, los dirigentes mencionados tienen COJONES.-

“No aceptamos amenazas; lo que aceptamos son los mandatos del Parlamento”

Categórica, Neus Munté, consejera de la Presidencia, defendió “un camino de referéndum para poder decidir democrática y colectivamente el futuro de nuestro país”

En declaraciones a los periodistas tras el acto de Celebración del Día de la Salud Mental, la consejera de la Presidencia, Neus Munté, evaluó el anuncio hecho por el gobierno español en orden a que la Abogacía del Estado ya está estudiando la resolución del Parlamento sobre la convocatoria de un referéndum sobre la independencia de Cataluña. Fue contundente al sostener que “no aceptamos amenazas, lo que aceptamos son los mandatos del Parlamento, como son las votaciones que se llevaron a cabo marcando un camino de referéndum para poder decidir democrática y colectivamente el futuro de nuestro país”.

La consejera subió la apuesta al agregar que “lo que no aceptamos de ninguna manera son las amenazas ni nos da miedo ninguno de los artilugios o ninguna de las estrategias que desde el Gobierno del Estado español, o por la vía de la Fiscalía o por la vía del Tribunal Constitucional quieran poner límites a lo que es la soberanía del Parlamento de Cataluña”.

La consejera de la Presidencia y portavoz del Gobierno participó, junto con el consejero de Salud, Antoni Comín, en el acto de celebración del Día de la Salud Mental organizado por el Foro Salud Mental. Durante los discursos, la consejera Munté aseguró que el compromiso por la salud mental es “transversal y del conjunto del Gobierno” y  explicó que este compromiso se concreta en el Plan integral de atención a las personas con trastorno mental y adicciones que “tiene muchas acciones y muchas derivadas”.

Para Munté, la salud mental tiene diferentes retos y uno de ellos es el de “generar conocimiento ya que cuanto más conocimiento y más visibilidad, más fácil será romper y erradicar el estigma que sufren las personas con trastornos mentales y sus familias. Como Gobierno, contad con nosotros para ser más visibles, tener más voz y seguir dando la cara a favor de la salud mental” remató.-

Siguen en España apelando al juego sucio con mentiras y desinformación deliberada

 

Medios contrarios a la independencia aseguraron que Esquerra Republicana de Cataluña buscará un tripartito con el PSC y los “comunes” aliados a Podemos

                           El ministro José Manuel García-Margallo.

Los medios españolistas de la caverna mediática no se cansan de tirar basura sobre los catalanes y sobre el proceso de independencia –en un intento fallido– por desestabilizar a los políticos catalanes favorables a la independencia. En este sentido, el conocido medio de comunicación digital españolista radical “Crónica Global” publicó que ERC estaría valorando formar un tripartito con los Comunes y con el PSC . Incluso, se atrevieron a publicar un fotomontaje donde aparecen Núria Parlon (PSC), Oriol Junqueras (ERC) y Xavier Domènech y Ada Colau (Podemos).

Argumentan lo inargumentable basándose en que PDC, ERC Y CUP no sumarán juntos y, por lo tanto, habría un episodio de ingobernabilidad tan extremo que Esquerra Republicana de Cataluña deberá girar hacia la izquierda y acercarse a los socialistas y a los morados. Y sin tenerse con satisfechos con esta difamación infundada, afirman que “la mala relación entre PDC y ERC es un secreto a voces”.

Y habrá que prepararse para que se intensifiquen los intentos desestabilizadores, la difusión de informaciones falsas y tendenciosas, las declaraciones que luego crean dudas al desmentirlas y la permanente búsqueda de los servicios de inteligencia españoles de elementos o antecedentes para ensuciar la imagen de los dirigentes catalanistas, tal como quedó probado fehacientemente en las escuchas telefónicas en las que José Manuel García Margallo, ministro del Interior español, pide que se inventen cargos a los miembros de la familia Junqueras.-

Editorial de INCAT por Carlos Rubén Capdevila.-

Barcelona (INCAT-Per Catalunya).-

Las corridas de toros en Cataluña pasan por el Tribunal Constitucional

Noticias de Cataluña

Neus Munté: “No queremos un país donde se mate a los animales”

Ahora le llegó el turno a los toros. El Tribunal Constitucional tratará en el pleno de esta semana el recurso del Partido Popular contra la prohibición de que haya corridas de toros en Cataluña, que se aprobó en el Parlamento catalán en 2010. El alto tribunal tiene sobre la mesa un borrador de sentencia que tratará en el plenario que se celebrará entre este martes y jueves. Según avanzó La Vanguardia, este borrador plantea que la cámara catalana se extralimitó en sus competencias con la prohibición de las corridas de toros. Precisamente el recurso el PP se basaba en el hecho de que la decisión del Parlamento catalán invadía las competencias del Estado y restringía “derechos y libertades de los ciudadanos”.

Según el PP, el Parlamento vulneró una decena de artículos de la Constitución y rompió “principios constitucionales básicos de acceso a la cultura”. Los populares presentaron el recurso en octubre de 2010 y el Constitucional lo admitió a trámite un mes después.

Por su parte la vocera del Ejecutivo catalán, Neus Munté, anunció que si esto se confirma “seremos muy firmes en la respuesta” y que pondrían en marcha todos los mecanismos necesarios para impedir que la resolución del TC fuese adelante como hicieron con otras decisiones del alto tribunal. Munté cerró su intervención durante la rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo asegurando que: “No queremos un país donde se mate a los animales”.

El Tribunal Constitucional invalida la prohibición de las corridas de toros en Cataluña

Así lo adelanta La Vanguardia, que explica que la resolución se hará oficial mañana

Según avanzó La Vanguardia, el Tribunal Constitucional votó este martes por la tarde la anulación de la ley del Parlamento de Cataluña de 2010 que prohibía las corridas de toros en Cataluña. Considera que la cámara catalana tiene competencias para regular este tipo de espectáculos pero no para prohibirlos. La decisión podría ser anunciada mañana.

Esta sentencia proviene de un recurso presentado por el PP que sostiene que el Parlamento de Cataluña rebasó sus competencias aprobando en 2010 la prohibición de los toros. La votación final se produjo el martes después de que los magistrados del TC hubieran escuchado la ponencia de la catedrática de Derecho Civil de la Universidad de Barcelona, Encarna Roca, que argumentó la falta de competencias del Parlamento para prohibir las corridas de toros.

La consejera de la Presidencia, Neus Munté, ya dijo ayer que desacatar la decisión del Tribunal Constitucional (TC) en caso de volver a permitir las corridas de toros en el Principado. ‘No queremos un país donde se maten los animales’, dijo Munté en la conferencia de prensa posterior al consejo ejecutivo.

Los animalistas catalanes convocan una manifestación contra la tauromaquia

La marcha será mañana viernes en Barcelona, luego de que el Tribunal Constitucional impugnara la prohibición de celebrar corridas de toros en Cataluña

Tras conocerse la decisión del Tribunal Constitucional (TC) de impugnar la prohibición de las corridas de toros en Cataluña (aprobada en el Parlament en 2010), las organizaciones animalistas catalanas se ponen en pie de guerra.

Desde el Partido Animalista (Pacma), aseguraron que la resolución del Constitucional lo único que logrará es que el movimiento ciudadano que defiende la abolición de los toros crezca no sólo en Cataluña, sino en toda España.

De esta manera, mañana viernes a las 19h (hora catalana) se convoca a una manifestación frente a la Monumental de Barcelona, la antigua plaza de toros de la ciudad. El Pacma es la principal entidad convocante, reforzados porque en las últimas elecciones generales de España lograron 285.000 votos (casi los mismos que el PNV).

Desde el sector taurino de Cataluña, nucleado en la Federación de Entidades Taurinas, expresaron su alegría por el hipotético regreso de las corridas de toros a la región y ya planean los festejos para la temporada de marzo a octubre.

Barcelona (INCAT-Vilaweb-El Punt/Avui).

La reacción del Tribunal Constitucional contra la decisión del Parlamento catalán

Noticias de Cataluña

                           

Las previsibles acciones del TC, presionado por el gobierno central, son obvias, pero se aguarda ahora la movida de fichas soberanista

Lo previsible es que el pleno del Tribunal Constitucional (TC) en poco tiempo tome la decisión de suspender la hoja de ruta de desconexión con España aprobada por el Parlamento el miércoles pasado. No cabe imaginar en esta primera fase largos debates porque las decisiones que se deben tomar vienen muy recargadas por todas las normas disponibles aplicables al caso y por la lógica presión que ejerce el gobierno en funciones.

El Gobierno central planteó su impugnación a la votación de la Cámara catalana como un incidente de ejecución de sentencia, y pidió que se suspendan la iniciativa y sus efectos. Si el TC admite a trámite el asunto, la suspensión es automática, por pura previsión legal. Pero ahí no se acabaría la cosa.

Lo más complejo vendrá después, porque todo hace suponer que el TC dará un plazo de dos o tres días al Parlamento para que formule alegaciones, y luego vendrán las decisiones más importantes sobre la anulación del plan soberanista y la posible comunicación a la Fiscalía General del Estado para que actúe penalmente contra la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell.

¿Cómo actuará el TC? ¿Anulará de cabo a rabo las conclusiones de la comisión de estudio sobre el Proceso Constituyente? ¿Habrá esta vez paños calientes o matices? ¿Derribarán los magistrados algunas paredes del plan de desconexión o creerán que llegó el momento de dinamitarlo por entero? Y, por último, ¿llevará el TC a Carme Forcadell a la justicia penal, como le pidió el Gobierno, o le contestará al Ejecutivo que si quiere mover a la Fiscalía debería hacerlo por su cuenta, aplicando los resortes que para ello le da la Constitución.

Son decisiones de mucho peso, sin duda, que van a marcar la historia y evolución del vigente modelo de Estado descentralizado y la propia trayectoria del TC, llamado por primera vez a aplicar las normas coercitivas que la reforma legal de hace un año puso en sus manos para garantizar la ejecución de sus sentencias. Al respecto, la pregunta más fácil de contestar es la relativa a la anulación del plan de desconexión. Sin duda, esta vez el TC no se quedará en la declaración de inconstitucionalidad de los planes de ruptura con España, sino que los anulará. No dejará ni una coma en pie. Esta vez, en contra de lo que ha pasado en ocasiones anteriores, no habrá anestesia para la amputación, ni llamamientos al diálogo ni homilías jurídicas. Esta vez el tema parece que será tratado con la sierra eléctrica.

La anulación llegará, por lo tanto, en un nuevo pleno, oídas las alegaciones del Parlamento, el Gobierno y el fiscal, el jueves o viernes próximos. Y con ello la probable comunicación a la Fiscalía para que analice si Carme Forcadell cometió un delito de desobediencia, aunque si el TC da este paso lo hará con poco entusiasmo. El último dato relevante es que no sólo los cargos políticos van a recibir el requerimiento de que se abstengan de promover los planes de dsconexión, sino también el secretario general del Parlamento. Por esta vía indirecta, los funcionarios recibirán también un claro aviso.

Hasta aquí, nada de lo descripto suena como una novedad si tenemos en cuenta los antecedentes en la materia y la absoluta negativa de Madrid a entablar algún tipo de negociaciones con el independentismo catalán, cualquiera sea el signo del gobierno de turno, PP o PSOE. Llegó el momento en que el sector soberanista del Parlamento, el Govern todo y las entidades que trabajan activamente por aplicar a rajatabla el Proceso Constituyente, muevan sus fichas. El volcán venía dejando ver columnas de humo; hoy se perciben temblores y no falta mucho para la primera gran  erupción.-

Madrid (INCAT).-

Las opiniones en El Parlamento catalán en un momento histórico

Noticias de Cataluña

Los conceptos vertidos por los principales dirigentes de los partidos con representación parlamentaria en Cataluña, al votarse las conclusiones del Proceso Constituyente

             

El matutino La Vanguardia publicó en su edición en papel de este jueves, los principales discursos pronunciados en el Parlamento en un momento histórico para Cataluña. Explica que se alteró el orden del día, pero también se alteraron los ánimos. A las 11.31 horas el presidente del grupo parlamentario de Junts pel Sí, Jordi Turull pidió a la presidenta del Parlamento, Carme Forcadell, incluir el debate y la votación sobre las conclusiones de la comisión del Proceso Constituyente. Comenzó, acto seguido, el fuego cruzado entre los diputados independentistas y los españolistas. Estos fueron los argumentos esgrimidos.

Junts pel Sí – Inviolabilidad parlamentaria

Turull se escudó en dos factores para solicitar la inclusión el orden del día el debate sobre las conclusiones de la comisión constituyente: primero, que los diputados del Parlament “representan al pueblo de Catalunya”, y segundo, se amparó en el artículo 57 del Estatuto, que afirma que “Los miembros del Parlament son inviolables por los votos y las opiniones que emitan en el ejercicio de su cargo”. Además, criticó duramente a Catalunya Sí que es Pot: “¡Mucho puño alzado, mucha camiseta, mucha pancarta, pero a la hora de la verdad mucha cagalera!”.

La portavoz parlamentaria, Marta Rovira (ERC), lamentó que la confluencia de izquierdas no apoyara las conclusiones pese a recoger en su programa electoral que Catalunya “necesita un proceso constituyente de base ciudadana que no esté subordinado a ningún otro marco subordinado”.

Ciudadanos – Golpe a la democracia

La dirigente de Ciudadanos, Inés Arrimadas, fue tajante: “Votar esto significa pasarse la justicia por el –estuvo dudando sólo unos segundos– arco del triunfo”. La líder de la principal fuerza la oposición pidió, en repetidas ocasiones, a la presidenta del Parlamento que leyera la interlocutoría del TC que advirtió sobre la ilegalidad de lo que ayer se votó. E interpeló directamente a Forcadell y a su responsabilidad. “No la va a poder derivar. Ser presidenta no es sólo cobrar 120.000 euros”, apuntó Arrimadas que definió el de ayer como un día “triste” para la democracia. “Nosotros no podemos participar en esta votación porque vulnera el criterio del TC, pero vulnera también los principios más básicos de la democracia”, dijo en referencia a la asamblea constituyente prevista en las conclusiones.

Uno de los vicepresidentes del Parlamento, José María Espejo-Saavedra, de Ciudadanos, también intervino –añadiendo más singularidad si cabe a esta sesión– para dejar clara su discrepancia con la Mesa: “La resolución del TC nos dice que tenemos que impedir o paralizar este tipo de iniciativas”, que podrían significar un “fraude de ley”. Otros dos miembros de la mesa, David Pérez (PSC) y Josep Nuet, (CSQP), se pronunciaron en la misma línea.

PSC – El Parlamento es de todos

El líder del PSC, Miquel Iceta, lamentó la “utilización” de la Cámara. “No tienen derecho a situar al Parlamento fuera de la ley, porque este Parlamento es de todos”, dijo Iceta que mantuvo que con la aprobación de las conclusiones “sólo se busca el enfrentamiento institucional”. “Consideramos que estas iniciativas son peligrosas para nuestro autogobierno”. Iceta cargó contra “el poder absoluto” de la Asamblea Constituyente que implica, en su opinión, la disolución del Parlamento burlando incluso el propio Estatuto y cuestionó que el poder político de la Asamblea Constituyente –“que no sabemos quien la ha elegido”, puntualizó– quede por encima de todo lo demás.

Catalunya sí que es pot – Han dinamitado los puentes

El portavoz de Catalunya Sí que es Pot, Joan Coscubiela, recordó que su formación participó en la comisión que concluyó sus trabajos de forma abrupta y con las tesis que Junts pel Sí y la CUP ya habían prefijado. Coscubiela declaró que si ellos participaron fue para tender puentes. “Los puentes los han dinamitado y llevar las conclusiones a este pleno es hacer política de bloques cerrados”, añadió el líder ecosocialista quien dijo que la votación de ayer fue “el primer capítulo de la cuestión de confianza”.

PP – Autogobierno en riesgo

El líder del PP, Xavier García Albiol, calificó la votación de “un golpe contra el TC que es el órgano que garantiza que nadie en este país se salte las normas y la libertad”. Una afrenta que advirtió expresamente al presidente Carles Puigdemont y al vicepresidente Oriol Junqueras “no les va a salir gratis porque están poniendo en riesgo el autogobierno”.

Albiol fue el primero en intervenir cuando Forcadell aceptó la petición de votar las conclusiones. “Es una responsabilidad de la Mesa del Parlamento y de usted que no se cometa ninguna decisión que vaya en contra del Estado de derecho”, advirtió.

CUP – “No tenemos miedo”

A través de la diputada Gabriela Serra, la CUP advirtió al PP y al Tribunal Constitucional, pese a no mencionarlos, que “no nos amenacen, no pierdan el tiempo, porque deberían saber que no tenemos miedo”. Serra reiteró así la idea previamente verbalizada por su compañera Anna Gabriel, quien aseguró en el hemiciclo que “para la independencia, la CUP no tiene miedo”. Al igual que Rovira y Turull, Gabriel también lanzó unos cuantos dardos contra Catalunya Sí que es Pot y manifestó su “preocupación” por que una formación de izquierdas acusara a los partidos independentistas de “sectarismo” o de “hacer tambalear métodos democráticos”, cuando a juicio de la cupera “hoy (por ayer) se está construyendo democracia”.

El momento sarcástico estuvo a cargo de Oriol Junqueras, cuando preguntó a Xavier García Albiol si la amenza con que apuntó a él mismo y al presidente Puigdemont, se debía a alguna conversación mantenida con el ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz, de quien se conocieron recientemente escuchas telefónicas en las cuales pidió al director de la Oficina Antifraude que ensuciara con denuncias falsas a los dirigentes independentistas.-

Barcelona (INCAT-LV).-

Histórico: El Parlamento catalán aprobó el primer paso del proceso de desconexión con España

Noticias de Cataluña

Luz verde a las conclusiones del Proceso Constituyente – 72 votos a favor de Juntos por el Sí y la CUP, y 11 en contra de CSQP, el PSC no participó, y Ciutadans y PP dejaron el recinto

 

En una jornada histórica, el Parlamento de Cataluña aprobó con los 72 votos de Juntos por el Sí y la Candidatura de Unidad Popular (CUP) las conclusiones del Proceso Constituyente de desconexión con España, que finalmente han sido introducidas en el orden del día del pleno. Cataluña Sí que Puede se opuso con sus 11 representantes, mientras que el PSC optó por no participar en la votación y el PP y Ciutadans abandonaron el hemiciclo parlamentario, escenificando así su malestar.

El presidente del grupo parlamentario de la coalición independentista, Jordi Turull, declaró que los diputados independentistas se deben “a las ambiciones del pueblo de Cataluña” y recordó su garantía legal de inviolabilidad “por sus votos”. Por su parte, la diputada cupaire Anna Gabriel proclamó: “Por la independencia no tenemos miedo”.

Así se expresaron cuando la presidenta del Parlamento, Carme Forcadell, les pidió si se reiteraban en su petición a pesar de la advertencia del Tribunal Constitucional. La iniciativa desató un aluvión de críticas de la oposición que desembocó en un debate intenso. El líder del PP, Xavier García Albiol, aseguró que la mesa del Parlamento “es responsable” de que en la Cámara “no se cometa ningún acto contra la decisión del TC” y preguntó a Forcadell si estaba dispuesta a permitir un “atentado contra el estado de derecho”.

En la misma línea, la presidenta del grupo parlamentario de Ciudadanos, Inés Arrimadas, sostuvo que la votación de las conclusiones supone “un desarrollo claro de la declaración del 9-N” suspendida por el Constitucional, lo que, según dijo, significa “pasar por el Arco del Triunfo la justicia”. Su grupo y el del PP abandonaron el hemiciclo antes de que se votaran las conclusiones.-

Barcelona (INCAT-Nació Digital).-