Papa Francisco: “Hagan lío y salgan a la calle»

El Papa reunió en Río de Janeiro a los jóvenes argentinos y los exhortó a cuidarse ellos mismos y a los ancianos, los dos extremos de la «exclusión», mientras instó a salir a las calles para «hacer lío», en un evento fuera de programa oficial que por seguridad era rechazado por las autoridades de Brasil.

 

«Estamos presenciando una filosofía y una praxis de exclusión de los polos de la humanidad. Exclusión a ancianos, por supuesto, porque no se los cuida. Y exclusión de los jóvenes sin trabajo. ¡El índice de gente sin trabajo es muy grande! No tienen experiencia de la dignidad que se gana por el trabajo», alertó.

 

«Esta civilización excluye a las dos puntas. Ustedes tienen que hacerse valer. Los jóvenes tienen que servir. Luchen por esos valores. Y los viejos, transmitan», sostuvo al hablar en la catedral San Sebastián ante las delegaciones argentinas que participan aquí de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

 

Ante sus compatriotas, el Papa trazó el programa que pretende darle a su pontificado, fundamentado en el servicio, en no quedarse encerrado en las sacristías y en salir a la calle, a las periferias existenciales, donde hay sufrimiento.

 

«Las Bienaventuranzas y Mateo 25 (parábola de los talentos y el Juicio Final). Les vendrán bien. Este es el protocolo con que nos van a juzgar. No necesitan leer otra cosa», precisó al dar las pautas de acción de la Iglesia.

 

El Papa sintetizó ese plan en tres pautas: «Hagan el bien, cuiden a los extremos del pueblo y no se dejen excluir. Y no licúen la fe en Jesús».

 

Asimismo, confesó que «por momentos» se siente «enjaulado» a partir de la nueva responsabilidad de ser el jefe de la Iglesia.

 

«Me da pena que estén enjaulados. Yo por momentos siento ‘qué feo es estar enjaulados’, se los confieso de corazón. Me hubiera gustado estar más cerca de ustedes, pero comprendo que por cuestiones de orden a veces no se puede», dijo al ver que los jóvenes debían permanecen detrás de las vallas de seguridad.

 

Al término del encuentro, Francisco bendijo una cruz franciscana de San Damián que le acercaron dos jóvenes y que recorrerá la Argentina, sobre todo los lugares «de dolor y sufrimiento».

 

Mientras el Papa hablaba, un helicóptero sobrevolaba el templo, ya que este evento fuera de programa y sin la organización oficial de la JMJ, se convirtió en una cuestión de «seguridad nacional» para las autoridades brasileñas.

“Nuestro papa es fuera de serie, va a ser un gran santo”

Luego de visitar la favela Varginha, Manghinos, el Papa Francisco tuvo el ansiado encuentro con los argentinos. De 45000 jóvenes que conforman la delegación argentina, sólo hubo lugar para 6000.

 

Muchos hicieron una vigilia en la puerta de la Catedral, otros llegaron a las 4 ó 5 de la mañana, y pudieron estar en ese motivador encuentro con el Santo Padre. La multitud que quedó fuera de la Catedral, gritaba y cantaban mientras el Papa Francisco se dirigía a los jóvenes.

 

“Hicimos hoy un esfuerzo grande, estuvimos desde las 4 de la mañana, bajo la lluvia intensa haciendo cola para poder entrar a la Catedral. Es destacable el orden que había para esperarlo, sabiendo que unos pocos podían entrar. Se vivió un clima de respeto y paciencia”, manifestó el presbítero Ariel Sueiro, delegado de la diócesis de Mar del Plata para la pastoral juvenil.

 

”El papa es maravilloso, sentí orgullo del papa, cercanía, y simpleza para transmitir la alegría de ser cristiano. Realmente el clima fue hermosísimo, fue un inolvidable hecho histórico y varios marplatenses la gracia de estar ahí adentro”, concluyó entusiasmado el sacerdote en Río.

 

“Estoy sin palabras, ¡tengo una alegría y emoción enorme! Luego de 7 horas de espera, tuve la gracia y el mimo de Dios, pudiendo entrar en el encuentro del Papa con los peregrinos argentinos…Estoy convencido que nuestro Papa es un fuera de serie, y que estamos viviendo este momento de la Iglesia junto a alguien que si no lo es ya, va a ser un gran Santo, de los que dan que hablar..”, expresó Marcelo Garzón, 25 años uno de los marplatenses que está participando en la Jornada Mundial de la Juventud.

 

Por su parte, Valeria Rodríguez, 28 años, junto a otros jóvenes marplatenses llegaron a las 4.50 de la mañana, y entusiasmada señaló, “valió la pena la espera bajo lluvia, con sueño, frío. Cuando llegamos y ya había gente esperando nos desanimamos un poquito, pero no perdimos la fe. Realmente fue ¡una experiencia de fe! Hacer la fila, conocer a los de al lado, rezar juntos con la esperanza de poder entrar, y también ponerme en el lugar de tantos que a medida que iban llegando ya se daban cuenta que no iban a entrar!”. “Fue una experiencia de Iglesia joven, muchos se quedaron afuera, pero eran tantos que de adentro se escuchaba lo que cantaban afuera y nos uníamos desde dentro!”.

 

Respecto a su impresión sobre el papa Francisco, Valeria destacó “la sencillez, cercanía y el gesto del papa, se notaron en su sonrisa y en su claro mensaje: la invitación a que los jóvenes ‘hagamos lío’. El encuentro con el papa está renovando el corazón de todos, y nos anima a animarnos. Él sabe ser cercano y valorar la riqueza que los jóvenes podemos aportar a la Iglesia, al mundo”.

 

Vigilia en Mar del Plata unida a la de Río

 

El próximo sábado 27, en el mismo horario y momento en que se realiza la vigilia de los jóvenes junto al Papa en Río de Janeiro, aquí en Mar del Plata habrá oportunidad de seguirla en pantalla gigante.

 

A partir de las 18.30 en el segundo piso del Cedier, ubicado en Pasaje Catedral 1750, se proyectará la vigilia. Primero habrá un video de los jóvenes marplatenses en Río y a partir de las 19.30 se hará la televisación, el encuentro durará hasta las 22.30 y la entrada será libre y gratuita.

 

«Le pediremos al Papa que bendiga a todos los marplatenses»

Con la multitudinaria misa de apertura de la Jornada Mundial de la Juventud que se realizó en Copacabana, se dio inicio formal a este encuentro de los jóvenes de la Iglesia Católica en Río.

 

Los argentinos están ansiosos por el encuentro previsto para este jueves con el Papa Francisco.

 

El delegado para la pastoral juvenil de la diócesis de Mar del Plata afirmó que le pedirán al Sumo Pontífice que bendiga a la delegación marplatenses «y que esa bendición llegue a través nuestro a todos los marplatenses”. Continuar leyendo ««Le pediremos al Papa que bendiga a todos los marplatenses»»

Los marplatenses exultantes con la Franciscomanía en Río

Coincidiendo con el arribo del Papa Francisco a Rio de Janeiro, terminaron de llegar los últimos jóvenes, seminaristas, diáconos y sacerdotes de la diócesis de Mar del Plata para participar de la Jornada Mundial de la Juventud.

 

De esta manera se unieron a los que ya se encontraban en la ciudad carioca, luego de realizar la preparación en la Semana Misionera o en distintos encuentros internacionales como el de los jóvenes agustinos recoletos, o los del movimiento de Don Orione.

 

La gran mayoría pudo participar de la recorrida que el papa Francisco hizo por las calles de Río, incluso muchos emocionados detallaron que pudieron verlo desde muy cerca. Continuar leyendo «Los marplatenses exultantes con la Franciscomanía en Río»

«No tengo oro ni plata, traigo lo más valioso, Jesucristo»

El papa Francisco llegó hoy a Río de Janeiro para presidir la Jornada Mundial de la Juventud y en su primer acto con las autoridades brasileñas dijo que no trae «ni oro ni plata, sino lo más valioso, Jesucristo», a la vez que afirmó que la juventud es «el ventanal por donde entra el futuro en el mundo».

 

El papa Francisco habló en el Palacio Guanabara, la sede de la gobernación de Río de Janeiro, donde se realizó la ceremonia oficial de bienvenida, con la participación de la presidenta Dilma Rousseff.

 

Jorge Bergoglio llegó a bordo de un helicóptero, luego de un traslado en automóvil cerrado durante la mayor parte del trayecto desde el aeropuerto, y en el «papamóvil» descubierto que atravesó unas 10 cuadras del centro de Río, ante miles de jóvenes que lo saludaban a su paso.

 

Siempre sonriente, Jorge Bergoglio saludó con su mano en alto al cordón humano que se congrega a los costados del paso del vehículo, mientras efectivos de seguridad lo custodian celosamente.

 

El papa llegó en un Airbus A330 de la compañía Alitalia, que aterrizó a las 15.40 en suelo carioca y casi 20 minutos después se lo vio bajar sonriente las escalinatas, junto a su comitiva.

 

En la aeroestación fue recibido por la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff; el arzobispo de Río, Orani Tempesta; y el presidente de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, Raymundo Damasceno, entre otras autoridades.

 

Jóvenes de distintas nacionalidades lo esperaban también en el aeropuerto entonando canciones como «Esta es la juventud del papa» y el himno oficial de la jornada mundial.