Implementan régimen de regularización fiscal con beneficios especiales para los sectores más críticos

El regimen es para quienes tengan deudas en tasas, derechos, contribuciones, acciones y multas como así también de deudas devengadas en concepto de Impuesto a los Automotores Descentralizados, en los vencimientos registrados entre el 1ro de enero de 2020 y el 31 de mayo de este año.

El Municipio de General Pueyrredon anunció que implementará un regimen de regularización fiscal para todos los vecinos e incluye una moratoria especial para los sectores más críticos afectados por la pandemia.

El regimen es para quienes tengan deudas en tasas, derechos, contribuciones, acciones y multas como así también de deudas devengadas en concepto de Impuesto a los Automotores Descentralizados, en los vencimientos registrados entre el 1ro de enero de 2020 y el 31 de mayo de este año.

Para quienes elijan la modalidad de pago de contado, la bonificación será del 90% en los intereses devengados y por lo tanto, no deberán abonar intereses de financiación.

Otra opción es pagar en hasta 12 cuotas y para quienes opten por esta modalidad, se les bonificará un 70% de los intereses devengados y tendrán un interés del 1% mensual por la financiación.

Para quienes elijan pagar hasta en 24 cuotas, la bonificación de los intereses será del 50% y se sumará un interés del 1,5% mensual por la financiación.

Regimen especial para sectores más críticos

Este regimen contempla además, un beneficio especial para aquellos sectores considerados críticos, con la condición de que hayan mantenido la nómina de personal vigente al 30 de abril de 2020.

A ellos se les bonificará del 100% de los intereses devengados y no se cobrará interés de financiación con la posibilidad de pagar hasta en 24 cuotas.

Esos sectores son:

Transporte Escolar

Gimnasios, Natatorios y Afines

Salones de Fiestas

Centros Culturales

Cines y Teatros

Gastronomía

Hotelería y hospedaje

Agencias de Turismo

Dada la necesidad de actualizar el sistema de cobro, este regimen estará vigente desde el próximo 14 de junio y hasta el 31 de julio del corriente año, y para adherir los contribuyentes podrán hacerlo desde el sitio web de ARM o bien, en forma presencial en las oficinas con turno previo.

Para más información, los interesados pueden ingresar en https://www.mardelplata.gob.ar/arm

84 % de las familias argentinas presenta dificultades para la conectividad en la educación, según Cáritas Argentina

Una de las consecuencias más marcadas y evidentes de la pandemia ha sido establecer una serie de ambientes y recursos para que los estudiantes no pierdan totalmente su educación. La tecnología ha adquirido un papel protagónico que muchas familias han sabido aprovechar. Sin embargo, numerosos hogares argentinos no han podido valerse correctamente de los dispositivos necesarios ni de una efectiva conectividad para concretar la educación de sus menores.

En 2020, Cáritas Argentina realizó varios estudios para determinar cuál era la situación de las familias respecto al contexto educativo actual. A través del portal Conferencia Episcopal Argentina (CEA), dicha organización documentó la carencia de condiciones materiales y tecnológico-digitales que muchos hogares padecen. Al no poder contar con las herramientas ideales, se perjudica gravemente el ejercicio del derecho a la educación

Los informes hechos por Cáritas Argentina precisan que el 84 % de las familias que son asistidas en sus espacios educativos poseen enormes dificultades para la conectividad. Esto merma el efectivo acceso a la educación por parte de niños y adolescentes, además de no poder desarrollar sus deberes escolares en las formas requeridas por los docentes.

Actualmente, las técnicas de enseñanza integran la cibertecnología en su metodología y los alumnos crecen y se forman con estos paradigmas educativos. Por ello, quienes carecen de los instrumentos tecnológicos contemporáneos presentarán atrasos en su desenvolvimiento multidisciplinario.

A través del portal Conferencia Episcopal Argentina, Cáritas ha manifestado: “Para las comunidades más vulnerables, la cuarentena ha constituido una pauta muy exigente y compleja de concretar, planteando nuevos desafíos educativos en nuestro país. Algunos de estos desafíos son: establecer un vínculo pedagógico virtual, atender a distintos contextos sociales, mantener las clases y las actividades sin sobrecargar al alumnado, etc.”.

La organización ha detallado que desde el 16 de marzo de 2020 hasta el final del mismo año, un aproximado de 11 millones de alumnos no retornaron a sus aulas, limitándose a las lecciones a distancia. Esto significa que, a partir de octubre, cuando comenzaron las actividades, solo el 43 % de los estudiantes logró desarrollar procedimientos educativos informales y de recreación al aire libre.

Asimismo, se puntualiza que en 9 provincias no existió un acercamiento presencial a lo largo del año. Finalmente, se señala que casi un millón de alumnos ha perdido vínculo con su escuela.

Los portavoces de Cáritas Argentina expresan que esta falta de conectividad seguirá ocasionando que crezca la deserción escolar. Esto se agravaría si se tiene en cuenta que no solamente la falta de herramientas tecnológicas perjudica el aprendizaje de los estudiantes, sino también otra clase de dificultades.

La organización ha constatado que el 75 % de familias vulnerables atraviesa complicaciones para adquirir ropa y el 70 % no logra comprar los insumos básicos de higiene y bioseguridad. Además, el 41 % sufre problemas internos como el consumo de sustancias dañinas y violencia familiar.

Oficializan el pago de un bono de 6.500 pesos a trabajadores de la salud durante tres meses

El Gobierno nacional estableció el pago de una asignación estímulo por la prestación de servicios al personal de salud, en el contexto de la pandemia, por tres meses consecutivos, y por un monto de 6.500 pesos.

El Gobierno nacional estableció el pago de una asignación estímulo por la prestación de servicios al personal de salud, en el contexto de la pandemia, por tres meses consecutivos, y por un monto de 6.500 pesos.

La decisión fue oficializada en el Decreto 332/2021 publicado en el Boletín Oficial, y establece “el pago de la asignación estímulo a la efectiva prestación de servicios, otorgada por el artículo 1° del Decreto Nº 315 del 26 de marzo de 2020 y por el artículo 1º del Decreto N° 787 del 4 de octubre de 2020, por tres períodos mensuales y consecutivos”.

La asignación es de carácter “no remunerativo, alimentario y no podrá ser pasible de deducciones o retenciones”, añade el texto firmado por el presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y la ministra de Salud, Carla VIzzotti.

El monto será de 6.500 pesos y, según los considerandos, “la situación epidemiológica actual exige nuevamente la aplicación de esta política de incentivo, con el objeto de estimular la labor que deben desarrollar los trabajadores y las trabajadoras que prestan servicios en los diferentes establecimientos de salud, tanto en el sector público como en el privado y de la seguridad social”.

Mar del Plata zona de alerta epidemiológica

General Pueyrredon retrocede una fase y, por ende, sufrirá fuertes restricciones que estarán vigentes hasta el viernes 21 de mayo. Queda aún saber la decisión que tomaré el Ejecutivo bonaerense con respecto al distrito.

El Gobierno difundió este sábado el mapa que clasifica a todas las localidades y departamentos del país en cuatro categorías sanitarias (bajo riesgo, medio riesgo, alto riesgo y alerta epidemiológica), lo cual tiene un correlato en el tipo de disposiciones y medidas restrictivas que se aplican en cada jurisdicción o ciudad de la Argentina.

En situación de alerta epidemiológica (la clasificación en la que se aplican las restricciones más severas) estarán hasta el 21 de mayo próximo la ciudad de Buenos Aires, todo los partidos del conurbano bonaerense, los municipios de General Pueyrredón (Mar del Plata) y Bahía Blanca.

En el caso de Mar del Plata las autoridades municipales aún esperan conocer cuál será la decisión del gobernador Axel Kicillof, quien en las próximas horas o días deberá confirmar la situación sanitaria en la que se encuentran los 135 municipios bonaerenses.

También las ciudades de Mendoza, Godoy Cruz, Luján de Cuyo, Guaymallén, Las Heras y Maipú (en la provincia de Mendoza), además de Rosario y San Lorenzo, en Santa Fe.

Las cuatro zonas sanitarias son el resultante de tres indicadores que miden en cada uno de esos lugares la progresión de contagios y la saturación del sistema de salud: se trata de la razón, la incidencia y la oferta local de camas de terapia intensiva.

A partir del resultado de esas tres variables, las jurisdicciones se dividen en zonas de bajo riesgo, de medio riesgo (donde las autoridades provinciales quedan a cargo de tomar medidas preventivas para disminuir contagios), de alto riesgo (con suspensiones en marcha, limitaciones para el funcionamiento de comercios y restricciones para circular, aunque no se trate de las medidas más duras) y finalmente de alerta epidemiológica (donde se aplican las disposiciones más fuertes, como la suspensión de las clases presenciales y la prohibición para circular de 20 a 6, salvo los trabajadores esenciales que lo justifiquen, entre otras).

Con estas cuatro zonas sanitarias, el mapa de la Argentina difundido por el Ejecutivo para la aplicación de las medidas anunciadas esta mañana por el presidente Alberto Fernández, y que se pondrán en marcha a partir de la entrada en vigencia del DNU 287/21, quedó conformado del siguiente modo, según un criterio ascendente en la gravedad de la situación epidemiológica:

– Siete departamentos de Corrientes, Jujuy, Misiones y Salta (Bellavista, San Pedro, Apóstoles, Guaraní, Leandro N. Alem, San Ignacio y General José de San Martín) están en bajo riesgo epidemiológico y conforman una zona que, para facilitar la identificación, se agrupa con el color azul.

– Los departamentos y aglomerados de más de 300.000 habitantes que se declararon en riesgo medio epidemiológico, identificados con el amarillo, son 42 y corresponden a Cañuelas, Lobos, Olavarría y Tres Arroyos (de la provincia de Buenos Aires); Almirante Brown, General Güemes, Libertador General San Martín y Mayor Luis J. Fontana (todos de Chaco); por Chubut la ciudad de Rawson; Presidente Roque Sáenz Peña y Cruz del Eje (Córdoba); Federación (Entre Ríos); Patiño, Pirané y Pilcomayo (Formosa); El Carmen y Ledesma (Jujuy); la ciudad de La Rioja; Cainguás, El Dorado, General Manuel Belgrano, Iguazú, Libertador General San Martín, Oberá y la capital provincial (Misiones); Avellaneda (Río Negro); Anta, General Guemes, Orán, Cerrillos, Capital, Rosario de Lerma y La Caldera (Salta); Chimbas (San Juan); Deseado (Santa Cruz); General Obligado y Vera (Santa Fe); General Taboada, Robles y Río Hondo (Santiago del Estero); Tucumán (Tucumán); más la capital de Corrientes.

– En la categoría de alto riesgo, que en el mapa es advertido con el color naranja y es el que más localidades figuran, aparecen 118 departamentos y aglomerados que pertenecen a las provincias de Buenos Aires, Catamarca, Chaco, Chubut, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, San Luis, Santa Fe, Tucumán, Tierra del Fuego, Santiago del Estero, Jujuy, La Rioja, Santa Cruz.

Entre las localidades y centros urbanos más conocidos que figuran en la categoría de alto riesgo se encuentran 9 de Julio, Azul, Chascomús, Concordia, San Rafael, Bariloche, Caucete, la capital de San Luis, Gualeguaychú, Ushuaia, Tunuyán, Paraná, entre otras ciudades correspondientes a distintas provincias del país.

– Por último, con color rojo y la definición de alerta epidemiológico, donde las restricciones son las más estrictas porque la realidad sanitaria es la más grave, fueron clasificados los municipios bonaerenses de Almirante Brown, Avellaneda, Berazategui, Berisso, Brandsen, Campana, Cañuelas, Ensenada, Escobar, Esteban Echeverría, Exaltación de la Cruz, Ezeiza, Florencio Varela, General Las Heras, General Rodríguez, General San Martín, Hurlingham, Ituzaingó, José C. Paz, La Matanza, La Plata, Lanús, Lomas de Zamora, Luján, Malvinas Argentinas, Merlo, Moreno, Morón, Pilar, Presidente Perón, Quilmes, San Fernando, San Isidro, San Miguel, San Vicente, Tigre, Tres de Febrero, Vicente López, Zárate, General Pueyrredón (Mar del Plata) y Bahía Blanca.

También se encuentra en alerta epidemiológica toda la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sin ninguna excepción ni distinciones entre comunas o barrios.

El listado de departamentos y aglomerados urbanos en la peor situación sanitaria se completa con la ciudad de Mendoza, Godoy Cruz, Guaymallén, Las Heras, Luján de Cuyo y Maipu (provincia de Mendoza) y las ciudades de Rosario y San Lorenzo de la provincia de Santa Fe.

Fuente: La Capital

El presidente escuchó a trabajadores de la salud: “Entiendo el cansancio, sé que no van a bajar los brazos”

El mandatario escuchó de parte de los representantes de distintas áreas del equipo de salud, un diagnóstico de lo exigido que se encuentra el sistema sanitario, en algunos casos con salas de Unidades de Terapia Intensiva (UTI) ocupadas al 100 por ciento, y les transmitió “su admiración y agradecimiento por todo el trabajo que hacen”.

El presidente Alberto Fernández recibió en la Casa Rosada y acompañado por la ministra Carla Vizzotti, a trabajadores y trabajadoras de la salud para analizar la evolución de la situación sanitaria en el marco de la pandemia de coronavirus.

El mandatario escuchó de parte de los representantes de distintas áreas del equipo de salud, un diagnóstico de lo exigido que se encuentra el sistema sanitario, en algunos casos con salas de Unidades de Terapia Intensiva (UTI) ocupadas al 100 por ciento, y les transmitió “su admiración y agradecimiento por todo el trabajo que hacen”.

“Hicimos en el último año un esfuerzo por aumentar el número de camas, de respiradores, pero el recurso humano es finito. Entiendo el cansancio, sé que no van a bajar los brazos, cada decisión que tomo es pensando en aliviar su trabajo”, reconoció el Presidente.

“Quiero que sepan que los vamos a ayudar en todo lo que podamos. El 95 por ciento de los trabajadores y trabajadoras de la salud han recibido una dosis y más del 60% completaron el esquema de vacunación”, sostuvo.

Los participantes contaron con preocupación que, además del crecimiento exponencial en la curva de casos de COVID-19 que deben atender, registran un descenso en la edad de los pacientes internados, con un promedio que bajó de los 61 años a los 56. 

Incluso se encuentran con casos graves de personas de entre 20 y 40 años que deben recibir asistencia respiratoria y pasar por períodos de internación más extensos. 

“El sistema sanitario está estallando en el eslabón de la terapia intensiva. Conseguir una cama en el AMBA es una quimera, deambulan en ambulancias por horas”, relataron los trabajadores, que explicaron que a esa situación se suma el cansancio y el agotamiento de todo el personal de la salud.

Del encuentro participaron los especialistas Liliana Colautti (kinesiología y psicología), Daniel Eduardo Brizuela (enfermería), Claudia Myriam Mendoza (kinesiología), Arnaldo Dubin (médico y referente de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva), Rocío Beatriz Domecq (promotora de salud), Pablo Díaz Aguiar (jefe de Clínica del Hospital Posadas), Alfredo Calixto Ramos (emergentología) y Ana Inés Medina.