Por la pandemia, las autoridades de mesa serán menores de 58 años en la provincia

Con la medida se busca durante los comicios “disminuir la cantidad de personas en edad de riesgo por contagio de Covid-19”.

Las autoridades de mesa en la provincia de Buenos Aires para las elecciones legislativas tendrán entre 22 y 58 años, a fin de “disminuir la cantidad de personas en edad de riesgo por contagio de Covid-19″.

La medida la dispuso el juez electoral bonaerense, Alejo Ramos Padilla y de esa forma siguió las pautas que había fijado la Cámara Nacional Electoral para estos comicios.

El tribunal estipuló que pueden ser convocadas como autoridad de mesa personas de 18 a 55 años, cuando la ley permite hasta los 70.

“Razones de prudencia aconsejan, dado el estado de la pandemia a la fecha, acotar el rango etario de selección a fin de evitar que las designaciones recaigan en electores que integran los grupos etarios que evidencian mayores niveles de contagiosidad o de riesgo asociado al contagio de Covid-19″, explicó la Cámara en su resolución del mes pasado.

Ahora, Ramos Padilla fijó la edad de las autoridades de mesa de 22 a 58 años y explicó: “Se ha adelantado la selección aleatoria de electores del padrón que habrán de desempeñarse como autoridades de mesa y se han bajado los parámetros de edad máxima de preferencia a efectos de disminuir la cantidad de personas en edad de riesgo –por contagio de COVID-19- que el sistema informático pudiera seleccionar aleatoriamente”.

“Se han incorporado procedimientos digitales con el fin de tramitar las excusaciones de las autoridades de mesa designadas”, sostuvo en su resolución el juez.

Telegramas

En Buenos Aires, los telegramas para ser designado autoridad de mesa comenzaron a enviarse esta semana y se necesitan 73.834 para estas elecciones.

La Cámara Electoral dispuso que haya una lista de reserva de autoridades, debido a que muchas de ellas podrían antes del comicio informar que fueron positivos de coronavirus o contacto estrecho. Por eso, además del presidente y vice, se designarán personas que pueden ser llamadas ante una baja.

En la provincia de Buenos Aires existe preocupación por el tema, debido a que, en los comicios del 2019, el 57,53% de los designados se excusaron de participar y el día de la elección el 37,71% de las mesas funcionó con una sola autoridad. (NA)

Más de dos millones de argentinos dejaron de ser de clase media en la pandemia

La Argentina pasó a ser el quinto país de América Latina en ese aspecto, casi en el mismo nivel que Brasil.

Por lo menos dos millones de argentinos dejaron de pertenecer a la clase media a raíz de los efectos negativos de la pandemia de coronavirus en las economías familiares, con lo que el país quedó relegado al sexto puesto entre los de América Latina y el Caribe, de acuerdo con un informe del Banco Mundial.

A pesar de que en el imaginario colectivo aún se mantiene la idea de que la Argentina es el líder en la región en cuanto a la proporción de la clase media en el total de sus habitantes, los datos del organismo internacional indican que pasó del cuarto puesto en 2019, detrás de Uruguay, Chile y Panamá, al quinto en 2020, superado también por Costa Rica y muy próximo al nivel de Brasil.

En base a la Encuesta Permanente de Hogares del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) y considerando “clase media” a las personas que tuvieron ingresos diarios de 13 a 70 dólares, el Banco Mundial comprobó que 1,7 millón de personas dejaron ese estrato social dentro de los 32 conglomerados urbanos de la medición.

Pero como el universo considerado en la medición del INDEC abarca a un poco menos de 30 millones de habitantes, una extrapolación al total de los más de 45 millones que habitan la Argentina dejaría a la cantidad de personas que dejaron de ser de clase media en más de dos millones.

Hasta 2019, el 51% de la población argentina estaba dentro de la clase media, pero al año siguiente, con una caída del PBI del 9,9%, ese porcentaje tuvo una baja de entre 3,3 y 9,7 puntos porcentuales, si se consideran o no los efectos de las medidas de mitigación de la crisis.

En 2019, Uruguay lideraba el listado de países de América Latina y el Caribe, con un 68,3% de su población dentro de la clase media, seguido por Chile, entre el 62,8% y el 63,3%, y Panamá, con el 56,9%. La Argentina superaba levemente a Costa Rica, que por entonces contaba con el 50,4% de su población en la clase media, y por 6,5 puntos porcentuales a Brasil, que mostraba a un 44,6% de sus habitantes en esa condición.

Los datos de 2020 mostraron que la caída fue más pronunciada en la Argentina que en el resto de los países, entre los que se destacó Brasil que, por el contrario, registró una mejora si se tienen en cuenta las medidas de mitigación.

El año pasado, la clase media argentina pasó a ser del 41,4% al 46,6% sin considerar las medidas de atenuación de la crisis y del 42,6% al 47,8% si se las tiene en cuenta en la medición, lo que representa un retroceso de 3,3 a 9,7 puntos porcentuales.

El informe del Banco Mundial, titulado “El lento ascenso y súbita caída de la clase media en América Latina y el Caribe”, destaca el efecto de la pandemia en el nivel de vida de los países de la región, que en general venían mostrando una tendencia levemente positiva hasta 2019.

El Banco Mundial considera de clase media a las personas que tuvieron ingresos diarios de 13 a 70 dólares a valores de 2011, ajustados por paridad de poder adquisitivo de acuerdo con los precios de cada país.

En una evaluación general para la región, el organismo consideró que “es probable que la crisis de 2020 revierta en poco tiempo muchos de los logros sociales que tardaron décadas en materializarse en América Latina y el Caribe”. En ese sentido, destacó que “en las últimas dos décadas, la región ha visto reducirse a casi la mitad el número de personas que viven en la pobreza y aumentar el tamaño de su clase media”, situación a la que será difícil retornar. (NA)

“No queremos ni pensar lo que hubiese sido la pandemia con Macri y Vidal”, dijo Tolosa Paz

La titular del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales aseguró en Mar del Plata que confía en que “la ciudadanía reafirme” el apoyo al Frente de Todos en las próximas elecciones legislativas.

La titular del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz, aseguró en Mar del Plata que confía en que “la ciudadanía reafirme” el apoyo al Frente de Todos en las próximas elecciones legislativas, cuestionó la agenda “antivacuna” de Juntos por el Cambio (JxC) y dijo que no quiere “ni pensar” cómo hubiese sido la pandemia bajo la gestión del expresidente Mauricio Macri y la exgobernadora María Eugenia Vidal.

A pocas horas del cierre de la inscripción de listas de precandidatos de cara a las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), Tolosa Paz señaló además que “el Frente de Todos tiene una cantidad de hombres y mujeres preparados para la disputa electoral”, y prefirió no especular en torno a la posibilidad de encabezar la nómina del oficialismo en la provincia de Buenos Aires.

“No me baso en hipótesis. Soy parte de un equipo. El Frente de Todos es nuestro espacio”, indicó, y aseguró que el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner “son los que van a terminar de definir”.

Expresó su confianza en que la ciudadanía “reafirme el rumbo de lo que hizo en la votación en 2019” y que “vote hacia futuro, hacia adelante, apostando a un proyecto de producción y recuperación del trabajo en la Argentina”.

En ese sentido, pronosticó que en las próximas elecciones legislativas “va a haber un acompañamiento muy potente”, tanto al espacio oficialista como “a la voluntad política de un presidente de la Nación, que se puso al hombro la pandemia, que la gestionó con responsabilidad”.

“Genera muchísimo dolor cada uno de los fallecidos, pero al mismo tiempo, no queremos ni pensar lo que hubiese sido la pandemia gobernada por Mauricio Macri y la exgobernadora Vidal”, aseguró, tras participar en un acto en el espacio del Faro de la Memoria, donde se firmaron convenios con la Universidad Tecnológica Nacional y la Universidad Nacional de Mar del Plata en el marco de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

La funcionaria cuestionó además a los referentes de la oposición que “se copiaron de una agenda que es la antivacuna, la de que fracase el proyecto de Alberto Fernández y el plan de vacunación, como si hubiera algún tipo de rédito”.

En ese sentido, expresó: “Claramente venimos a proponer la agenda del trabajo y la reconstrucción. Cambiemos lo único que nos propone es el cambio de nombre. Ahora ya ni siquiera ponen Cambio sino que son Juntos, y el cambio de domicilio, que ha sido la agenda de ellos”, en alusión al cambio del nombre de la alianza opositora en territorio bonaerense.

Consideró, en ese sentido, que “la etapa que viene es una bisagra”, y que “hay una Argentina que se empieza a reconstruir a partir de que viró la agenda, se dejó atrás la de la timba financiera, de la especulación y vuelve a haber una agenda productiva”.

“La señal clara que observan los empresarios de esta Argentina es que se acabó la timba. Entonces, ¿dónde van a poner la plata para tener rentabilidad? En el sistema productivo, por primera vez en cuatro años”, concluyó Tolosa Paz. (Telam)

Tras un año en pandemia, casi la mitad de los argentinos está insatisfecha con su vida y la economía

Por tercer año consecutivo se registró un aumento en los niveles de estrés crónico y agotamiento emocional de la población, según un sondeo

El estado de ánimo de los argentinos se vio muy afectado en el último año en medio de la pandemia, ya que sólo la mitad de los consultados eligió el casillero “feliz y satisfecho” de una encuesta que consultó acerca de sus sentimientos, de lo que se deduce que que influyeron en forma decisiva las dificultades económicas.

Así surge de un sondeo realizado por la Universidad Siglo 21, según el cual se verificó un descenso del 63% del 2020, al 57% en la actualidad, entre quienes todavía dicen sentirse satisfechos.

Además, por tercer año consecutivo se registró un aumento en los niveles de estrés crónico y agotamiento emocional de la población, lo que marca el impacto de los últimos meses en el bienestar de las personas.

La Universidad Siglo 21, a través de su Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales, realizó un nuevo relevamiento sobre el bienestar emocional de los argentinos y el grado de satisfacción en cuanto al desarrollo y a los objetivos alcanzados en los últimos meses.

En este marco, tras más de un año de pandemia, casi el 50% de los encuestados manifestó tener bajos niveles de felicidad y de satisfacción con su vida.

Según el reporte, más del 25% de la población siente la mayor parte del tiempo que no tiene casi nada de energía para ir a trabajar y, tras el horario laboral, se sienten tan cansados que no pueden realizar otro tipo de actividades.

Esto no significa que los demás argentinos no estén cansados, sino que ese porcentaje está experimentando un “cansancio extremo”.

Si bien sólo el 40% de la población señaló sentirse alegre y satisfecha, el 48% se mantiene interesado y entusiasmado con sus
motivaciones, tanto sociales como económicas y laborales.

Relaciones sociales


Respecto de las relaciones sociales, se detectaron los valores más altos, ya que se observó que el 72,6% de los argentinos se siente “querido o amado”, y que el 66,6% manifestó estar “satisfecho con sus relaciones personales”.

De manera similar, seis de cada 10 encuestados señaló que su vida tiene una meta o propósito.

En términos de género, las mujeres manifestaron tener los mayores niveles de motivación (más del 50%), sentido (más del 60%) y logros (más del 70%), mientras que los hombres tienen mayor porcentaje de acuerdo con las afirmaciones vinculadas a las relaciones sociales (superando el 60%).

En cuanto a los segmentos etarios, al comparar los niveles de bienestar psicológico la población comprendida entre 41 y 50 años reflejó los valores más altos, con porcentajes comprendidos entre el 50% y el 60% de respuestas positivas; mientras que el rango de 30 a 40 años arrojó los niveles más bajos. (NA)

Mar del Plata superó los 74.000 casos de coronavirus desde el inicio de la pandemia

En las últimas horas se reportaron 231 nuevas personas en tratamiento por Covid-19. Mientras que se cargaron 7 fallecimientos y ya son 2261 en lo que va de la pandemia.

La Municipalidad de General Pueyrredon informó que se registraron 231 nuevas personas en tratamiento por Covid-19 y 275 recuperadas. Mientras que el SISA cargó 7 nuevos fallecimientos.

Con estos datos, Mar del Plata superó los 74.000 casos de coronavirus desde el inicio de la pandemia en marzo del año pasado.

En tanto, a la fecha son 2.376 los pacientes que permanecen en tratamiento por coronavirus y la cantidad de camas de terapia intensiva ocupadas sigue en baja.

En el último informe del SISA, se confirmaron 231 nuevos pacientes en tratamiento por Covid-19, de los cuales 21 corresponden a casos definidos por criterio clínico epidemiológico y 210 estudios laboratoriales realizados desde el 24 de junio al 3 de julio.

Además, el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino comunicó que 275 personas están recuperadas y recibieron el alta por protocolo.

El SISA cargó 7 nuevos fallecimientos que se produjeron en los meses de junio y julio. Se trata de 2 mujeres de 77 y 80 años y 4 hombres de 60, 64, 69 y
76 años que fallecieron en junio. Por último, falleció en el mes de julio un hombre de 68 años.

Todos permanecían internados en instituciones de salud de esta ciudad.

Al día de la fecha

  • Confirmados: 74.009
  • Activos: 2.376
  • Recuperados: 69.372
  • Fallecidos: 2.261
  • Casos positivos del día: 231
  • Por estudios laboratoriales: 210
  • Por criterio clínico epidemiológico: 21
  • Camas UTI ocupadas por diferentes patologías: 52
  • Pacientes Covid en UTI: 45
  • Pacientes Covid en UTI con ARM: 26
  • Pacientes Covid en UTI sin ARM: 19