La dirigencia marplatense toma el Té en la cubierta del Titánic

Intensas son las jaurías políticas armando estrategias para hacerse de la presa preciada, la victoria electoral, toda otra consideración por fuera de la lógica electoralista se lo considera despectivamente “cuestión puntual”, de hecho y en concreto en nuestra ciudad y localidades de la costa el hecho político productivo por parte del oficialismo, es ofrecer playas gratuitas, quizás para buscar congraciarse con la golpeada  y venida a menos clase media, por otra parte una significativa porción de la oposición que pareciera olvidar su cuotaparte de responsabilidad en la construcción de esta realidad que nos agobia y ni siquiera esboza una autocrítica. En medio de timbreados simulados y armados “patrióticos”, nuestra ciudad y zona vuelve a sumergirse es la oscuridad y la metáfora nunca fue tan justa ya que nuevamente volvemos a la incertidumbre de la crisis energética, para la cual se pierde nuevamente un plan de trabajo que nos dé soluciones en el corto, mediano y largo plazo.

Es bueno tener en claro que sin energía es imposible plantear algún proyecto productivo, si no hay proyecto productivo no se genera ni capital, ni trabajo, si no hay capital no se puede cobrar impuestos y tasas, no se genera empleo y aumenta la desocupación y el Estado municipal no puede asistir a nadie, porque la falta de energía no permitió que la ciudad se desarrolle y no tiene por donde recaudar.

Si bien los problemas estructurales de energía en nuestro distrito son de vieja data, parecía que en esta última etapa había un plan para ir solucionando en forma sistemática el déficit de provisión de energía eléctrica y gas, pero nuevamente quedamos a la deriva.

En materia de gas, el ex ministro de energía Juan José Aranguren, a comienzo de su gestión, presentó los pliegos para la licitación de una obra ambiciosa que en los papeles conformaban todas las expectativas para mediados de este año (2018). Ya tendría que haber empezado, con una partida prevista de $1.078 millones para ejecutar obras de ampliación que permitiría sumar 85.000 usuarios nuevos, que sumaría a la provisión existente de los gasoductos de La Costa y Tandil – Mar del Plata.

El pliego preveía la instalación de dos loops de refuerzo (gasoductos paralelos), uno de 18Km de longitud y 20 pulgadas de diámetro sobre el Gasoducto de La Costa en el tramo El Chourrón – Las Armas y el otro loops de 21 Km de longitud y 8 pulgadas de diámetro, ramal de alimentación a la localidad de Balcarce y se interconectarán las Estaciones Reductoras de Presión “La Invernada” y “El Tejado” que proveen a la Ciudad de Mar del Plata por la cañería de 15 Km de longitud y 16 pulgadas de diámetro y se completaría instalando en Las Armas una Planta Compresora de 2.400HP de potencia.

Pablo Aceto

Sobre la crisis de provisión eléctrica de nuestra Ciudad como así también del resto de las Ciudades del sector costero del sur, producto de ser una isla del SIM (Sistema Interconectado Nacional), respondió el Sindicato de Luz y Fuerza Mar del Plata con un plan de obras presentado en el año 1999 que consistía: 1- La obra de fondo, realizar el tendido de una línea de 500 Kw que saque a Mar del Plata – Batán de su situación de isla del Sistema Interconectado Nacional (SIM). 2- Repotenciar la Central 9 de Julio de Mar del Plata con 150 a 200 Mw. 3- Realizar el tendido de la línea de 132 Kw entre la Central de Villa Gesell y la Ciudad de Mar del Plata.

Por otra parte, desde el 2014, la empresa OSSE, en el marco de las obras hace poco inaguradas del EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales), tambien da una respuesta al tema energético que es fundamental para su funcionamiento, el proyecto consiste en la instalación de un Parque Eólico en el predio del EDAR. En la ficha técnica de dicho proyecto se detallan cinco generadores eólicos de Potencia Unitaria de 2.1 Mw sumando un total de 10.5 Mw, que atenderian las necesidades energéticas de la planta, en una segunda etapa la Empresa diseñó el Parque General Belgrano con una potencia de 50 Mw, que no solo resolvería lo que es la provisión de su principal insumo, sino que además quedaría un remanente de energía eléctrica eólica para inyectar en la Red.

Lamentablemente gran parte de todos estos proyectos quedaron en los papeles, la mega obra de Gas quedó reducida a dos bypass, que darán más presión al ya existente gasoducto, que puede abastecer a la demanda domiciliaria que está a la espera de conexión, la Central 9 de Julio se repotenció en febrero de 2017 con dos turbinas de 50 Mw duplicando así su capacidad de generación cubriendo de esta forma entre el 70% a 80% de la demanda de suministro de nuestra ciudad, por otra parte los proyectos de generación eólica anunciados por el presidente de OSSE el ingeniero Mario Dell Olio, hoy por hoy, no hay ninguna novedad y sin dudas el golpe más fuerte es la paralización, por parte del Gobierno Nacional, de  la construcción de dos grandes obras del Plan Federal de Transporte Eléctrico  que estaría ligado a los recortes destinados a poder cumplir con la meta de 2,6% de déficit primario comprometida con el Fondo Monetario Internacional, que destruye la expectativa que Mar del Plata – Batán integren el Sistema Interconectado Nacional, perdiendo por lo pronto la posibilidad de conseguir estabilidad en el sistema eléctrico.

Esto pone un techo muy bajo a las posibilidades de desarrollo de nuestra ciudad, éstas son malas noticias para nuestro Parque Industrial porque no hemos sido capaces, ahora como antes, de dar una solución definitiva al problema y esto tiene mucho que ver con las políticas desarrolladas desde los ´90, donde se empezó a privilegiar mas el negocio de las privatizadas que la inversión necesaria para optimizar la provisión de servicios estratégicos, como en este caso Gas y Electricidad.  Ante esta paralización de obras cabe una pregunta, ¿adónde van a parar los fondos producidos por el salvaje tarifazo que se les aplica a los usuarios? Y a esto le sumamos otra pregunta ¿Por qué razón se sostienen las privatizaciones cuando el Estado tiene que hacer las inversiones?, claramente los usuarios tienen que pagar dos veces por servicios que no alcanzan, para poner en marcha a nuestra ciudad, una vez con las terribles tarifas que nos aplican y otra vez con los impuestos que pagamos y que el Estado direcciona en inversiones que le corresponderían hacer a las privatizadas con las facturas que nos cobran.

En todo esto la política está ausente, no se escucha ninguna dirigencia ni siquiera cuestionar las políticas de concesión de servicios públicos que clara y repetidamente han demostrado su fracaso, que lo único que se logró es enriquecer a estas Empresas, muchas de origen extranjero a costa de incumplimiento y con rentabilidades garantizadas por subsidios o por tarifazos.

Nuestra Ciudad en particular y el País en general, no tienen casi ninguna chance de despegar dentro de este círculo vicioso y de naturaleza corrupta de las políticas de privatización, estos tiempos requieren una dirigencia política, empresarial y sindical con el valor suficiente para pagar los costos de revertir esta realidad y que se ponga al frente en la defensa de los intereses de la Ciudad, de la Provincia y la Nación.

Pablo Aceto

Secretario General

Partido Socialista Auténtico Mar del Plata – Batán

Residuos: ¡el que no cambia todo, no cambia nada!

En un tema como el de los residuos, que es una problemática común de todas las ciudades, no se pueden aplicar en todos los casos soluciones estandarizadas. Si bien el problema a simple vista no permitiría dar muchas vueltas, existen muchos ejemplos, gran parte de ellos muy exitosos sobre el particular, aunque nuestra ciudad además de resolver las verdaderas complejidades técnicas de la materia, también debe resolver los problemas de intereses cruzados que giran alrededor de los residuos.

El éxito de una gestión de gobierno y en especial en ciudades latinoamericanas, que por lo común cuentan con poco presupuesto y una multiplicidad de problemas a resolver, es con la imaginación con la que se promueven medidas de bajo costo económico que signifiquen la resolución de la mayor cantidad de problemas posibles.

Dentro de esta concepción, analizaremos en principio cuantos problemas podríamos resolver con los residuos. Para ello tenemos que tener en claro cuáles son los problemas a resolver, para hacer una conclusión final.

En 1978 se decide, por ordenanza general, terminar con la incineración de residuos en Municipios de la provincia de Buenos Aires, salvo en los casos de residuos patogénicos.

Desde allí la ciudad comenzó a transitar un camino complejo de intereses cruzados, poco planificados, camino donde la Municipalidad concesionó la recolección de residuos, sin que esto significara un beneficio para las cuentas públicas y mucho menos solucionar el tema.

En general, lo mismo sucedió en todas las municipalidades bonaerenses y si bien por los´70 el tema de la polución por incineración era un problema real, el gobierno de facto estableció una metodología de gestión que otorgó un gran negocio para empresarios que quedaron en una situación de privilegio, como proveedores del Estado, no exento de escándalos e irregularidades, dejando como saldo alguna empresa fallida, empresarios ricos, cuentas públicas severamente comprometidas y los problemas de los residuos urbanos sin resolver.

El modelo de gestión establecido en el año´78 que hasta ahora nadie ha querido discutir, está transitando un camino sin retorno. Basurales fuera de control, un sistema de recolección caro e ineficiente. La basura es uno de los problemas más importantes de la ciudad, lo que hace imperativo discutir un nuevo modelo de gestión.

Al unísono con las nuevas tendencias ambientalistas, se produce un proceso de modificación del modelo económico, modelo que deja literalmente fuera de la sociedad a gran parte de la población.

Haciendo un cuadro de situación, saltaría a simple vista que gran parte de la población vive en la precariedad. Situación laboral estable, servicios sociales, vivienda, previsión social, etc, cada día parecen ser un lujo para los menos y el estar afuera de todas estas condiciones parece ser lo común y habitual.

Es por eso que cada acción debe apuntar no solo a la solución puntual, sino que además tiene que utilizarse el recurso, para solucionar la mayor cantidad de problemas posibles con el objetivo de aprovechar al máximo cualquier esfuerzo para mejorar las condiciones sociales. En este sentido, vamos a tomar uno de los ejemplos exitosos, como el de Curitiba, el programa “Lixo que nao é lixo” = “basura que no es basura”.

En 1987 tuvo gran adhesión en la población, la cual tomó a cargo la separación en origen de los desechos reciclables de los biodegradables.

Dicho programa comenzó en las escuelas, donde los docentes les pedían a los alumnos las pilas usadas, tubos de dentífricos vacíos, etc, para cambiarlos por figuritas. Rápidamente la idea se desarrolló y ganó dimensión. La población de Curitiba recicla 150 toneladas diarias de basura, de donde se recupera cartón y papel equivalente a la producción de 1.200 árboles por día.

Por otra parte, de la clasificación de los residuos participan las asociaciones de recuperación de adicciones, la producción es vendida a la industria y el 80% de lo recaudado es destinado a la ayuda social.

A diferencia de las ciudades europeas, las sudamericanas cuentan con niveles de pobreza muy elevados, sus ejemplos no son practicables en estas latitudes, incluso en la misma Curitiba los asentamientos precarios (chabolas) representan una gran parte de la población; sin embargo, estos asentamientos cuentan con agua corriente y electricidad y con el programa “Cambio Verde”. Los residentes de estos asentamientos reciben productos alimenticios, vales para buses o artículos escolares a cambio de bolsas llenas de basura clasificada. También, lo que nosotros conocemos como “cartoneros”, fueron organizados y retirada la tracción a sangre.

Como se ve, el esfuerzo no solo trata la cuestión de la basura, también se trata de integrar a la población como sustitución a los sistemas mecanizados.

De esta manera, Curitiba se ahorra millones de dólares, para gastar en otras cosas y se convirtió a sectores desocupados, en productivos y asalariados, donde todos colaboran y todos ganan.

Otro tema preocupante, es la energía, durante finales del siglo XIX y siglo XX vivimos la fiesta del combustible fósil, pero la fiesta está llegando a su fin y no existe ni en laboratorio, nada que reemplace al combustible fósil, no por lo menos, para sostener nuestro actual estilo de vida. Pero sin entrar al tema energético, la basura puede dar algún aporte, tal es el caso del segundo ejemplo, como la planta de biogás de la ciudad de Olavarría (Provincia de Buenos Aires) y el departamento de Maldonado (Rep. del Uruguay).

El principio consiste en el aprovechamiento del gas metano, producto de la fermentación de los desechos orgánicos. Con la descomposición de los desechos, empiezan a actuar las bacterias que producen gas metano, a este proceso se lo denomina “biodigestión”.

En el 2002, la Municipalidad de Olavarría le solicitó a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, estudios sobre posibilidades para la administración de los desechos urbanos.

Entre las propuestas se destacó el aprovechamiento del gas metano por la “biodigestión” de los desechos orgánicos, y fue así que en el 2006 se instala la primera planta de biogás, la cual se desarrollará en diferentes etapas, en principio el venteo del gas metano, reduciendo así los gases de efecto invernadero y la próxima etapa es utilizar su producción de 282 metros cúbicos de biogás por hora.

Pero estos no son los únicos beneficios, Olavarría con esta medida se convirtió en el primer Municipio en cumplir con los procedimientos del protocolo de Kioto y eso le permitió ingresar al mercado de bonos de carbono (bonos verdes) de las Naciones Unidas, cuyos fondos ingresan directamente a la Municipalidad.

Pablo Aceto

Parte de estos fondos fueron invertidos en la localidad de Espigas, donde se instaló una red de agua potable y un calentador solar que da servicios a escuelas y unidades sanitarias de la zona. Cabe destacar que la planta de biogás se realizó con tecnología, técnicos y mano de obra local, experiencia que se busca replicar en la ciudad de Santa Fe.

En la utilización del biogás también se destaca el departamento de Maldonado (Uruguay), la planta de biogás, abastece a un generador de electricidad cuya capacidad de generación es de 1 MW/H.

Por su parte, la Municipalidad de General Pueyrredón con el “Plan de acción Mar del Plata sostenible”, nunca describió que es lo que se iba hacer con los desechos urbanos, lo único definido son los costos presupuestados por “Cerramiento Ambiental del Antiguo Basural” que dejó de utilizarse el 14/05/13: u$s 12.000.000 y “Contenerización Urbana Etapa I” a un costo de u$s 14.000.000, ambos proyectos financiados por el BID.

Otro hecho a destacar es que en la política de financiamiento, además del endeudamiento, surge también la sobretasa “Contribución Sustentable del Ambiente Natural y Urbano” que se aplica en las facturas de OSSE para el mantenimiento de la planta de reciclado y nuevo predio, que por falta de gestión, hoy por hoy no da ninguna solución y se teme por su futuro.

Muy lejos de los ejemplos descriptos, en el caso de Curitiba, que ve en los desechos una oportunidad de hacer partícipe a su comunidad para ahorrar, reciclar y generar fuentes de trabajo y programas de asistencia social o como el caso de Olavarría y Maldonado que aprovechan los residuos para generar energía y por otra parte calificar para acceder a los “bonos verdes”, que no son créditos, son subsidios internacionales que capitalizan los mismos Municipios para destinar a la obra pública, encontrando verdaderas alternativas de financiamiento al recurrente aumento de tasas o endeudamientos que se proponen.

Otro capítulo es la concesión del servicio de recolección de residuos actual, servicio privado que se ha convertido en un holding de empresas que a pesar de tener diferentes razones sociales, están fuertemente relacionadas entre sí en un cruce de intereses que evidentemente están muy lejos de las soluciones ambientales, generación de empleo y energía.

Los servicios del Estado, los debe manejar el Estado, la intervención privada solo funciona como pasamanos, porque la Municipalidad en todos los casos, financia el servicio y el privado es tan sólo un intermediario parasitario en el sistema.

Pablo Aceto
Secretario General Partido Socialista Auténtico
Mar del Plata – Batán

No al Pacto Cambiemos – Unidad Ciudadana

Con el nuevo pedido de aumento del boleto, sectores de Cambiemos y Unidad Ciudadana nos ofrecen como consuelo, la remota posibilidad de conseguir mejoras en el nuevo pliego de concesión del servicio de Transporte Publico de Colectivos, al vencerse el actual.

Es claro y evidente que se va a otorgar un nuevo aumento, pero no conformes con esto, siguen insistiendo con mantener privatizado el servicio, con un nuevo contrato de concesión. Pretendiendo ningunear a la Ordenanza Municipal 6979/87 que establece: “Crear la Sociedad Transporte Colectivo de Pasajeros Mar del Plata Sociedad del Estado”, sancionada por unanimidad y que fue cajoneada por 31 años para beneficiar a sectores empresariales, por encima de los intereses de la ciudad y los usuarios.

Ya quedó claramente expuesto el fracaso rotundo de las políticas de concesión de servicios y explotación de recursos fiscales, esto lo vemos con los tarifazos, en lo energético y la pérdida de capital y recursos naturales, que son claramente las causales del empobrecimiento argentino.

En el caso del transporte en el Partido de Gral. Pueyrredón, podemos encontrar gran parte de la responsabilidad por ocupar los primeros lugares en la desocupación.

Enormes sectores de nuestro partido no tienen acceso al transporte, se le niega a la Ciudad de Batán integrar su territorio y conectividad con Mar del Plata con un boleto plano y un servicio decente. Sierra de Los Padres, Félix U. Camet, Estación Camet y Chapadmalal, como para citar los extremos de nuestra jurisdicción, no han tenido respuestas adecuadas a sus reclamos, mientras las asociaciones que representas a las personas con discapacidades piden unidades de piso bajo, se les impone el fracasado sistema de rampas hidráulicas, dejando 10% de la población sin accesibilidad al transporte.

El boleto universitario, la accesibilidad para personas con discapacidades permanentes o eventuales, la integración del territorio con un sistema de transbordo como ofrece la RIT (Red Integrada de Transporte), pero, estos objetivos son imposibles si el servicio está en manos privadas, las instituciones son a imagen y semejanza de los intereses que las administran, por lo consiguiente si queremos tener un sistema público, éste debe estar administrado por la Sociedad de Estado que establece la ordenanza 6979/87.

Algunos se preguntarán por qué no doy nombres, es que realmente espero que los concejales de ambas fuerzas, Cambiemos y Unidad Ciudadana reflexionen, que no entreguen nuevamente el transporte público en manos de empresarios inescrupulosos, procesados por estafar al fisco en la causa de los “Choferes Fantasmas”, que respeten las ordenanzas vigentes y que no coloquen sus nombres en la galería, de los infames sirvientes del poder económico.

Pablo Aceto

Secretario General

Partido Socialista Auténtico Mar del Plata – Batán

Se conformó el Foro del Transporte Partido de General Pueyrredón

Con las firmas de Pablo Aceto, Carlos Mattos, Gloria Álvarez y Luis Gabriel Lallí piden cambios de fondo y que se efectivice  la ordenanza  6979/87, que establece: Crear la Sociedad Transporte Colectivo de Pasajeros Mar del Plata Sociedad de Estado.

Con la obligación a principios del año 2019 de resolver el final de la Concesión del Servicio de Transporte Público de Pasajeros, nos pone a los marplatenses, en el año en curso, ante la gran oportunidad de debatir a fondo sobre uno de los servicios más importantes por su valor estratégico para el funcionamiento de la ciudad.

Desde distintos sectores se plantearon reclamos relacionados con la accesibilidad, calidad del servicio, costos, recorridos, etc. sin que a la fecha se dé respuestas concretas ni al usuario, ni a las necesidades estratégicas de la ciudad.

El Partido de Gral. Pueyrredón precisa una metodología de Red Integrada con sistema de transbordo, que integre todo el territorio, que el usuario tenga acceso a las áreas productivas, a los servicios de salud, educación y esparcimiento, esté en cualquier punto geográfico que administra nuestro Municipio. Es fundamental, no sólo en lo que hace a la igualdad en el trato con todos los usuarios, para dar respuestas urbanísticas a áreas saturadas por la densidad poblacional, como así también a las vastas zonas que están postergadas por la falta de desarrollo de servicios, que deja a gran parte del territorio afuera de las políticas municipales.

La accesibilidad es un punto a resolver, las discapacidades transitorias o permanentes deben tener respuestas concretas, ejemplos; unidades de piso bajo, paradas y estaciones a nivel, unidades especiales. La accesibilidad es un tema que nos concierne a todos, a las embarazadas, a los ancianos, como a los que sufren discapacidades crónicas o eventuales.

Desde distintas administraciones se han llevado adelante distintas alternativas que han fracasado, algunas por su extravagancia, otras porque no llegan al núcleo del problema y otras terminaron ahogadas bajos los intereses económicos que controlan el transporte.

El sistema de Transporte Público de Pasajeros está hecho a medida de los intereses empresariales y no sobre el interés del usuario y las necesidades estratégicas de la ciudad y ésta es la cuestión de fondo, se ha creído que con medidas cosméticas la cuestión se puede dejar pasar, pero el origen de los problemas en el transporte, como en otros servicios, radica en las Políticas de Concesión de Servicios.

El sector empresarial está sólo comprometido con sus ganancias, todo lo otro es gasto inútil. Esta forma de pensar es incompatible con los intereses de la Ciudad, que es la dueña del servicio y la que establece las prioridades del mismo.

En tal sentido solicitamos que la administración municipal se ajuste a la normativa vigente con la aplicación de la ordenanza  6979/87, que establece:  Crear la Sociedad Transporte Colectivo de Pasajeros Mar del Plata Sociedad de Estado, destinada a elaborar las propuestas políticas respecto del transporte público, planificar la implementación del servicio, proyección urbanística, etc.

Es imprescindible que la Municipalidad recupere el control del servicio, porque es la única forma de establecer prioridades en función de los intereses comunes de los ciudadanos del Partido de Gral. Pueyrredón.