Casi 500 denuncias por día sobre violencia familiar en la Provincia

Un promedio de 445 denuncias por día en las comisarías de la mujer (un 38% más que en el 2013) y 1.090 llamadas diarias a la central de atención telefónica de emergencias 911, son las alarmantes cifras sobre violencia familiar y sexual que revela el adelanto del informe anual del Observatorio de Violencia de Género (OVG) de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires.

El trabajo del OVG, que refleja datos relevados por la Dirección de Políticas de Género del Ministerio de Seguridad bonaerense, muestra que durante el año pasado se registraron un total de 162.204 denuncias sobre violencia familiar en comisarías y 396.295 llamadas de pedidos de asistencia al 911.

De estas denuncias hechas en las 80 comisarías de la mujer y familia distribuidas en la Provincia, el 74% fueron contra hombres, el 26% contra mujeres, y los principales implicados fueron cónyuges o concubinos convivientes (28%), excónyuges o concubinos (35%) y novios (9%).

Por otra parte, del informe se desprende que el 71% de las víctimas fueron mujeres mayores y el 4% menores; mientras que el 22% fueron varones menores y solo el 3% mayores.

Con respecto al tipo de violencia denunciada, el 67% declaró agresión verbal, psicológica o emocional, el 22% violencia física y el 10% violencia económica y patrimonial y el 1% sexual.

En ese marco, el Secretario General a cargo de la Defensoría del Pueblo bonaerense, Marcelo Honores, resaltó “la importancia de profundizar en el conocimiento de esta problemática, para derivar de allí las estrategias más eficaces a la hora de prevenir y atender casos de violencia de género”.

El Observatorio, que se encarga de monitorear las políticas públicas, la asistencia, protección y seguimiento de las personas víctimas de violencia de género, también puso el foco en el padecimiento de muchas mujeres que, al no recibir una adecuada recepción de la denuncia en sede policial, inician un camino por distintas dependencias públicas para obtener medidas de protección o de acceso a derechos.

La presentación del informe del OVG se da en el marco de la marcha #Niunamenos, la movilización que está prevista en todo el país para el 3 de junio.

En la jornada, tal como expresó Honores, se exigirá “mayor eficiencia en las políticas públicas que tengan en cuenta la protección y el seguimiento de las víctimas”.

#NiunaMenos, en palabras y acción

Para que el “Ni Una Menos” no quede sólo en palabras, el próximo miércoles 3 de junio antes de la marcha, a las 10  horas, en el hall de la Municipalidad se convoca a los candidatos a intendentes y dirigentes políticos de la ciudad a firmar un compromiso público para prevenir, erradicar y sancionar la violencia hacia las mujeres.

Esta iniciativa fue propuesta por distintas organizaciones de mujeres, referentes de género y ONG´s que trabajan la temática en el Partido de General Pueyrredón.

En este sentido, el grupo de mujeres convocantes aseguran que “la consigna #NiUnaMenos implica que deben adoptarse políticas públicas adecuadas para prevenir la violencia hacia las mujeres”.

Asimismo, exigen que se lleven a cabo acciones contundentes para implementar políticas públicas con perspectiva de género, transversales, integrales y articuladas entre las distintas secretarías del municipio de General Pueyrredon.

También solicitan la jerarquización del área, otorgándole el rango de Secretaría; asignación de personal especializado y presupuesto destinado a la implementación de las políticas públicas necesarias para prevenir y erradicar la desigualdad, la discriminación hacia las mujeres y la violencia de género, ésta última, en todos sus tipos y modalidades.

Y finalmente, comprometen a los políticos que adhirieron a la marcha y que comparten el repudio al femicidios a que pongan en funcionamiento de un espacio de participación de las organizaciones de mujeres que trabajan en la defensa de los derechos de las mujeres en el municipio de General Pueyrredón.

#NiUnaMenos: “Detrás de la puerta las leyes no protegen a la víctima”

La Asociación del Personal Universitario (APU) expresó su más enérgico repudio contra la violencia sobre las mujeres desde abusos, maltratos hasta el femicidio.

Por esta razón, presentó una nota ante el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Mar del Plata para que este cuerpo lo apruebe como declaración en contra de la violencia de género y para que convoque a la concentración organizada para el miércoles 3 de junio, a las 17 horas, en la intersección de las calles San Martín y Mitre, en el marco de la campaña nacional que se desarrollará en distintas ciudades del país, bajo la consigna #NiUnaMenos.

La iniciativa fue tratada por el órgano colegiado, integrado por representantes de todas las Facultades de la Universidad, y fue aprobada por unanimidad.

Para facilitar la participación en la marcha, el Consejo Superior dictó un asueto a partir de las 16:30 horas del día de la actividad.

“Creemos que para cualquier gobierno debería ser prioridad garantizar con políticas concretas los derechos de las mujeres, porque la lucha se demuestra en acciones que aún siguen siendo insuficientes para enfrentar la violencia de género, la trata, la desigualdad laboral- porque las acciones se traducen en recursos y vemos día a día que ellos no alcanzan”, expresaron desde APU.

Más adelante, señalaron que “pese a los denodados esfuerzos desinteresados llevados adelante por organizaciones, asociaciones, ONGs, y desde el lugar que ocupan cada una de las mujeres, el estado no tiene una política integral que permita hacer frente a los flagelos a los que están sometidas las mujeres”.

El tema de la violencia contra las mujeres debería ser considerado tema prioritario en la agenda de nuestros gobernantes, pero vemos con desdén que ello no es así”, insistieron.

En ese aspecto, reconocieron que la ley 26.485, de Protección Integral a las Mujeres, representó un avance importante en materia legal pero no se tradujo en un cambio significativo en la prevención y erradicación de la violencia.

La necesidad de que se apliquen las leyes existentes, su reglamentación y la implementación de políticas públicas es solo una parte del tratamiento del problema.

“Denuncias, marchas, congresos, leyes, hojas y hojas de discursos. Pero al cerrarse la puerta aparecen las sombras, los insultos, los golpes, los desprecios, la cobardía. Detrás de la puerta las marchas no las cuidan, las leyes no las protegen, los discursos no son más que palabras…”, reflexionaron.

“El arraigo cultural, la justificación machista que transfiere la responsabilidad sobre las víctimas, la sombra de sospecha sobre sus acciones, su forma de vestir, sus relaciones, el algo habrán hecho, implícito en algunas lecturas de los casos, como una sombra que circunscribe nuestra historia para justificar a los violentos, nos debe poner en alerta sobre la dimensión de lo que enfrentamos”, destacaron en un tramo de la declaración.

Hoy queremos acompañar a nuestra compañera Anahí en este reclamo de justicia, y en ella a todas las mujeres que levantan su voz y a las que aún silencian, y convocar a la movilización que realizará en simultáneo en Buenos Aires, Mar del Plata, Chivilcoy, Córdoba, Tucumán, Tierra del Fuego, Entre Ríos, Santa Fe, Mendoza, San Juan, Neuquén, Salta y Santa Rosa”, finalizaron.