Las primeras imágenes de Insight, la sonda de la NASA que llegó a Marte

En fotos: las primeras imágenes de Insight, la sonda de la NASA que llegó a Marte

La primera imagen transmitida desde Marte por el módulo de aterrizaje InSight

Fuente: AP

Tras siete años de trabajo y siete meses de viaje por el espacio, la nave tocó destino y comenzó a mandar imágenes: la primera, una foto de una extensión plana y lisa llamada Elysium Planitia, que provocó alegría en la NASA. De hecho, cada etapa exitosa de esta operación despertó una algarabía en el centro de control del Laboratorio de Propulsión a Chorro de California.

Es la primera vez desde 2012 que un artefacto logra posarse sobre este planeta, después de que lo hiciera el vehículo Curiosity, el único actualmente activo en la superficie del planeta rojo. Más de la mitad de los 43 intentos por llevar a Marte robots, satélites u otros fallaron. Sólo Estados Unidos consiguió colocar artefactos allí y debió invertir mucho dinero en estas misiones con el objetivo de preparar una futura incursión con humanos para la década de 2030.

Imagen tomada por el aterrizador InSight Mars de la NASA utilizando su robótica.

Fuente: AFP

El proceso de pose resultó perfecto: la activación del paracaídas, el despliegue de sus patas y la reducción de velocidad de 19.800 km/h a 8 km/h se logró en apenas siete minutos. La NASA debió hacer «retoques finales al algoritmo que guía a la nave espacial hacia la superficie» horas antes de su entrada en la atmósfera, donde la temperatura llegaba a los 1.500 grados.

El artefacto contaba con un escudo térmico reforzado para tolerar el impacto.

La sonda se desplazó 480 millones de kilómetros a unos 20.000 km/h, entre tres y cuatro veces más rápido que una bala de fusil, para alcanzar un área rectangular de unos 10 km por 24 km.

Horas después de su llegada, el InSight desplegó sus paneles solares, una fase que también era crucial dado que era la única forma de cargar sus baterías cada día.

Un modelo de tamaño natural de la nave, el primer aterrizador robótico de la NASA dedicado al estudio del interior profundo de Marte.

Esta sonda de 993 millones de dólares deberá (por alrededor de dos años) escuchar y escrutar el interior de Marte para intentar develar los misterios de su formación, hace miles de millones de años.

El objetivo de la misión es construir un mapa en tres dimensiones del planeta para entender el interior de Marte. InSight está dotada de un sismómetro de concepción francesa, SEIS, que será posado directamente sobre el suelo marciano y escuchará sus vibraciones: ondas de choque de meteoritos, movimientos de tierra, crujidos de estratos rocosos, incluso puede ser que movimientos de magma profundos.

Otro instrumento destacable, de origen alemán, es el HP3, que deberá excavar entre 3 a 5 metros la superficie para tomar su temperatura. Por su parte, los sensores de vientos de la nave son de diseño español.
Al examinar el interior de Marte, los científicos esperan entender cómo se formaron los planetas de nuestro sistema solar hace 4.500 millones de años y por qué son tan distintos. Marte es frío y seco, Venus y Mercurio son muy calientes y la Tierra es viable para soportar vida.

Esta foto fue creada a partir de más de 100 imágenes de Marte tomadas por Viking Orbiters en la década de 1970.

Foto Planeta Marte

Ayer, mientras tanto, en museos, planetarios y bibliotecas a lo largo y ancho del país, así como en Times Square en Nueva York, se mostraron imágenes de la actividad dentro de la sala de mando del laboratorio de la NASA y de la algarabía provocada por la misión cumplida.
Este fue el noveno intento de la NASA por llegar a Marte desde las pruebas de la sonda Viking en 1976.

Por qué una errada profecía insistía que hoy era el #FinDelMundo

Esta no es una alerta nueva sobre el #FinDelMundo. Tampoco es la primera vez que la NASA la desmiente.

El 9 de julio se publicó en el canal de YouTube «End Times Prophecie» un video asegurando en una supuesta profecía que la fecha exacta del supuesto #FinDelMundo sería hoy viernes 29 de julio. Se trata de una de tantas profecías bíblicas difundidas en Armaggedon News.

Los polos magnéticos siguen en su lugar.

En el video en cuestión, compartido miles de veces volviéndose viral, explica que la razón por la que ocurriría es porque para “los polos magnéticos de la Tierra se invertirán y así será como iniciará el apocalipsis”.

Detalla que «La inversión polar hará que las estrellas corran por el cielo y el vacío creado por las oscilaciones de la Tierra tirarán de la atmósfera hasta el suelo, tratando de alcanzarla».

Esta no es una alerta nueva. Tampoco es la primera vez que la agencia espacial norteamericana, la NASA, la desmiente.

Estos científicos detallaron en la web de la NASA en el 2012 (año de otra profecía fallida basada en la cultura maya) que «es muy improbable que una inversión magnética se produzca en los próximos miles de años».

«Se producen lentos movimientos de los continentes pero eso no tiene que ver con la inversión de los polos (…) La polaridad magnética de la Tierra cambia irregularmente y una inversión magnética ocurre, de media, cada 400,000 años (…) La inversión magnética no le hace ningún daño a la vida en el planeta».

La NASA explica en su sitio oficial que el campo magnético terrestre está en un estado constante de cambio.

Este puede debilitarse y reforzarse con el tiempo, pero no hay indicación alguna de que haya desaparecido por completo jamás. Un campo más débil sin duda conduciría a un aumento de la radiación solar en la Tierra, al igual que un despliegue de auroras en latitudes más bajas, pero a nada letal».

Los drones al servicio de la ecología

Fuente: DonWeb

Un ex ingeniero de la Agencia Espacial estadounidense quiere utilizar aviones no tripulados para plantar mil millones de árboles por año.

Los avances tecnológicos siguen sorprendiendo día a día y el ingenio humano para aprovechar las nuevas herramientas muchas veces hacen que las mismas cumplan nuevas funciones que al momento de su creación no fueron estipuladas.

Quizás el principal ejemplo de esto son los drones. Estos aviones no tripulados fueron desarrollados con objetivos militares, sin embargo, cada vez son más las personas que adquieren uno de estos dispositivos para distintos hobbies. Incluso, algunas empresas analizan utilizarlos para el traslado de productos y en Estados Unidos también los quieren implementar para actuar en situaciones de emergencia.

Pese a todas las variantes que ya se conocen de los drones, la iniciativa de Lauren Fletcher no deja de llamar la atención. Este ex ingeniero de la NASA, creó BioCarbon Engineering, una empresa con la que quiere plantar mil millones mil millones de árboles en 365 días.

Si bien suena descabellado, Fletcher sostiene que su experiencia en el manejo y programación de drones, sumado al trabajo de un equipo de especialistas les facilitará el trabajo. La dinámica de plantación será utilizando aviones no tripulados para sobrevolar a dos o tres metros los terrenos fértiles e ir desparramando semillas pre germinadas que al caer sobre la superficie comenzarán su proceso de crecimiento.

El objetivo de BioCarbon es reforestar a escala industrial para contrarrestar la masiva deforestación mundial. Según el ex ingeniero de la NADA, la infraestructura de la empresa les permitirá plantar cerca de 36 mil árboles por día.

Además, Fletcher asegura que al implementar esta nueva técnica, no sólo se agiliza el proceso de reforestación, sino que se bajan los costos ya que la inversión en drones y semillas representa apenas un 15% del monto del método actual en el que se utiliza capital humano para realizar este trabajo.

Si bien aún no existe una fecha específica para comenzar con su objetivo, desde BioCarbon están seguros que será antes de que finalice el primer semestre del año.