Doce pingüinos rescatados en la costa atlántica fueron devueltos al mar por ambientalistas

Doce pingüinos magallánicos que habían sido rescatados en distintas localidades de la costa atlántica bonaerense con altos grados de desnutrición e hipotermia fueron devueltos al mar tras haber sido recuperados por ambientalistas, informó la Fundación Mundo Marino.

Doce pingüinos magallánicos que habían sido rescatados en distintas localidades de la costa atlántica bonaerense con altos grados de desnutrición e hipotermia fueron devueltos al mar tras haber sido recuperados por ambientalistas, informó la Fundación Mundo Marino.

Los pingüinos fueron rescatados en distintos puntos del Partido de la Costa y en las localidades de Villa Gesell, Valeria del Mar y Pinamar con distintos cuadros de desnutrición, anemia, alta carga parasitaria e hipotermia

El retorno a su hábitat natural ocurrió en las playas de San Clemente del Tuyú , tras un período de rehabilitación que llevó entre uno y cuatro meses en el que participaron diversas organizaciones ambientalistas

Las aves marinas fueron rescatadas entre finales de noviembre del año pasado y principios de marzo de este año.

En el caso de los pingüinos hallados en Villa Gesell fueron inicialmente asistidos por la Asociación de Naturalistas Geselinos, mientras que los encontrados en Pinamar y Valeria del Mar, recibieron los primeros auxilios de parte de la Fundación Ecológica Pinamar

El resto de las aves fueron asistidas por la Fundación Mundo Marino luego del llamado de turistas que se encontraron con los animales en la playa.

“Estos animales pasan gran parte de su vida en el agua buscando alimento, por lo que no es un buen síntoma que aparezcan solos en nuestras playas. Lo que vemos es que año tras año aparecen desnutridos, anémicos y con cuadros de hipotermia», explicó Sergio Rodríguez Heredia, biólogo y responsable del Centro de Rescate y Rehabilitación de la Fundación Mundo Marino.

Y agregó que «nuestros colegas brasileños lo denominan “síndrome del pingüino varado” y añadió: «por algún motivo, en su periplo migratorio no están encontrando suficiente alimento y salen famélicos a nuestras costas. Sin asistencia, difícilmente sobrevivan”,

Juan Pablo Loureiro, médico veterinario y director técnico de la Fundación Mundo Marino. explicó que el tratamiento consistió en primera instancia en hidratarlos con agua y un complejo vitamínico y que luego, progresivamente se les ofrece una fórmula líquida con pescado, hasta que finalmente toleran de buena manera pescado cortado o entero”, finalizó.

Operativo mar adentro: regresan al mar una tortuga laúd rescatada de más de 200 kilos

Turistas de Costa Azul se encontraron con el reptil marino en la playa y dieron aviso a la Fundación Mundo Marino. Luego de cuatro días de rehabilitación, fue embarcada para volver al mar en las costas de San Clemente del Tuyú.

Una tortuga laúd (Dermochelys coriacea) que, al momento de ser rescatada presentó un peso de 208 kilos y una longitud 1,4 metros, regresó al mar durante la tarde de este lunes 22 de marzo, luego de un complejo operativo que la trasladó, embarcada, algunos  kilómetros aguas adentro de la costa en San Clemente.

El reptil fue hallado por turistas en las playas de Costa Azul durante la mañana del pasado jueves 18 de marzo, quienes se encargaron de dar aviso a la Fundación Mundo Marino.

A nivel global el estado de conservación de la especie está clasificado como «vulnerable», mientras que en la  región del Atlántico Sudoccidental se encuentra en peligro crítico de extinción, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Al llegar al lugar, los turistas compartieron filmaciones con los rescatistas donde se constató que, si bien el animal intentaba ingresar al agua, inmediatamente volvía a salir. Frente a esa situación, los técnicos de la Fundación Mundo Marino decidieron montar una guardia que duró poco más de una hora y media para monitorear y evaluar la condición y el comportamiento del reptil.

“Durante ese lapso de tiempo, el animal continuó mostrando comportamientos anormales. E, incluso con nuestra ayuda, tampoco demostraba voluntad para encarar las olas y alejarse de la costa. Luego de intentarlo en repetidas oportunidades y debido a que los comportamientos anormales persistían, decidimos trasladarlo al centro de rescate y rehabilitación”, sostuvo Sergio Rodríguez Heredia, biólogo y responsable del centro de rescate.

Para movilizar y levantar a la tortuga desde el lugar donde se encontraba participó Defensa Civil de la localidad de Costa Azul y turistas que se ofrecieron como voluntarios.

Una vez que llegó a las instalaciones de la Fundación Mundo Marino se le tomaron muestras de sangre y material fecal, y se le realizó una ecografía. “Externamente el animal parecía estar en buen estado. No tenía signos evidentes de interacción con redes de pesca o de colisiones con embarcaciones que, lamentablemente, son situaciones que suceden.  Sí pudimos comprobar que el animal  estaba deshidratado y bajo de peso”, describió Rodríguez Heredia.

A su vez , sobre los tiempos que lleva rehabilitar este tipo de animales, el biólogo explicó: “Se recomienda que la permanencia de estas especies en centros de rehabilitación sea lo más breve posible ya que son animales con muchas particularidades, como ser animales de profundidad y migratorios, que se alimentan exclusivamente de fauna gelatinosa. Es difícil generar una dieta de soporte que replique los nutrientes que aporta ese tipo de fauna, comúnmente conocida como medusas o aguas vivas”.

Respecto al tratamiento que recibió el animal, lo primero que se hizo fue recuperar su nivel de hidratación a través de una fluidoterapia. Esta consistió en un suero que, a nivel subcutáneo, le suministraba una solución salina. «En los análisis de sangre, además de la deshidratación, detectamos una leucopenia, es decir, una disminución de la cantidad de glóbulos blancos, por lo que le suministramos antibióticos a nivel intramuscular para evitar la aparición de posibles infecciones. Por otro lado, le realizamos una sesión de inmunoterapia, que consistió en nebulizar al animal para que, a nivel intranasal, ingresara un fármaco que fortaleciera su sistema inmune», explicó Juan Pablo Loureiro, médico veterinario y director técnico de la Fundación Mundo Marino.

Para darle el alta y determinar si el reptil estaba listo para su regreso al mar,  se le realizó una segunda muestra de sangre: «La noche previa a su reinserción, tomamos la muestra y ya observamos que los valores sanguíneos recuperaron los rangos que eran normales para esta especie. Además el animal ya mostraba muy buena actitud, distinta a la que mostró al momento de su rescate e ingreso a nuestro centro», afirmó Loureiro.

La vicepresidenta de la Fundación Mundo Marino, Andrea Cabrera, destacó: “Es la primera tortuga laúd rehabilitada en el Centro de Rescate. El proceso de rehabilitación exitoso reafirma la capacidad y calidad de nuestro equipo de profesionales. Su regreso al mar fue muy emocionante y marcó un gran hito para la Fundación Mundo Marino. Sobre todo como aprendizaje y generación de protocolos para futuros casos y también para compartir con colegas de otros centros de rescate con quienes trabajamos”.

Trabajo en red

La aparición de tortugas laúd en las playas del Partido de la Costa suele ser de animales muertos, explican desde el centro de rescate. Por eso, este caso resulta excepcional, y demandó consultas con centros de rescate de fauna de otras latitudes. “Para esta rehabilitación en particular consultamos instituciones del Uruguay, Brasil y el Caribe que nos han compartido toda la información que tenían disponible. Los que trabajamos en rehabilitación de fauna formamos una gran red cuyo único objetivo es devolverle a los animales la salud que les fue afectada por causas de origen antrópico. Aquí no hay egos ni prestigios institucionales, todo se comparte porque nuestro único objetivo es devolverle bienestar a los animales”, afirmó Rodríguez Heredia. 

Los resultados de las muestras biológicas colectadas servirán para establecer nuevos parámetros de análisis clínicos que van a ayudar en el diagnóstico y rehabilitación de futuros animales rescatados y rehabilitados por centros en toda la región. La Fundación Mundo Marino integra el Programa Regional de Investigación y Conservación de Tortugas Marinas de Argentina (PRICTMA), y trabaja en su programa de conservación de tortugas marinas en colaboración con el INIDEP – Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero, investigadores del CONICET, del Ecoparque, de la Universidad Nacional de Mar del Plata y con la Asociación Naturalistas Geselinos, entre decenas de otras organizaciones locales intercambiando conocimientos a favor de la conservación de especies marinas.

Ante la aparición frecuente de cachorros de delfín franciscana, alertan a los turistas sobre qué hacer en caso de hallarlos

En lo que va del año un total de 35 delfines franciscanas fueron encontrados varados en playas bonaerenses.Tres de ellos fueron encontrados con vida pero sólo uno se mantiene aún en rehabilitación y con un pronóstico sumamente crítico.

Durante el último mes y medio fueron rescatados tres cachorros vivos de Delfín Franciscana (Pontoporia blainvillei) o Delfín Del Plata en las localidades balnearias de Nueva Atlantis, Las Toninas y Cariló.

En los dos primeros casos, ocurridos durante el mes de noviembre, la Fundación Mundo Marino asistió luego del llamado de vecinos que se encontraron con el animal varado en playa, mientras que en el caso de Cariló, ocurrido a principios de esta esta semana, la Fundación Ecológica Pinamar le brindó los primeros auxilios hasta que la Fundación Mundo Marino arribó y trasladó al delfín a su centro de rehabilitación. Sólo en este último caso el delfín permanece aún con vida, aunque por experiencias previas, su posibilidad de supervivencia es sumamente baja.

“En el caso de estos últimos 3 rescates de franciscanas vivas, estuvimos enviando información en tiempo real a especialistas internacionales que, con la Fundación, conforman un grupo de trabajo que está desarrollando un protocolo para la rehabilitación de delfines recién nacidos o cachorros”, explica Andrea Cabrera, vicepresidenta de la Fundación Mundo Marino.

El grupo de trabajo al que hace mención Cabrera está integrado por la Fundación Mundo Marino y organizaciones internacionales como el National Marine Mammal Foundation de Estados Unidos, la ONG internacional Yaqu Pacha y centros de rescate de animales marinos en Brasil y Uruguay. El objetivo del grupo es el desarrollo de un protocolo para la rehabilitación de franciscanas en la región, al mismo tiempo que pretende ampliar el conocimiento de la especie para su conservación. En la primera etapa la intención es unificar los esfuerzos de rescate y rehabilitación existentes en Sudamérica, centralizar criterios y aumentar la capacidad de respuesta a los varamientos con el objetivo de mejorar la tasa de supervivencia de los delfines recién nacidos. “Para nosotros cada animal que ingrese al Centro, sea vivo o muerto, nos va ayudar a recolectar datos que van a auxiliar directamente en la rehabilitación y en la conservación de la especie”, rectifica la vicepresidenta de la fundación.

Según los especialistas, el hecho de que la mayoría de los animales encontrados varados vivos sean cachorros recién nacidos hace que su tasa de supervivencia sea bajísima. De hecho, ningún centro de rescate en la región ha podido mantener un recién nacido de la especie vivo durante más que un par de semanas. «La hipótesis más aceptada sobre la razón de porqué aparecen animales cachorros varados tiene que ver con la posibilidad de que las madres de estos cetáceos lactantes mueran enmalladas en redes de pesca, lo que obliga a la separación física de ambos. El cachorro comienza con un desplazamiento errático y termina varado en la playa. De hecho el hallazgo de hembras adultas muertas en redes de pesca con capacidad lactante y con su útero ensanchado refuerza esta hipótesis», explica Pablo Denuncio, doctor en ciencias biológicas e investigador de la Universidad Nacional de Mar del Plata y del CONICET. 

Por otra parte, Denuncio, agrega: «En la mayoría de los casos son animales muy pequeños y no superan los 10 días de vida y estos cachorros necesitan estar de 7 a 9 meses lactando. Si bien la aparición de estos cachorros indica que la especie se está reproduciendo, especialmente en el área del Cabo San Antonio, la circunstancia en la que aparecen no es alentadora».

¿Qué hacer si se encuentra un delfín franciscana en la costa de la provincia de Buenos Aires?

Ante esa situación: comunicarse de manera urgente con personal idóneo. El número de teléfono del Centro de Rescate de la Fundación Mundo Marino ante urgencias es el (02252) 43-0300 o se puede contactar a la Prefectura Naval Argentina al 106.

Tratar siempre de mantener al animal en poca agua, con su espiráculo (orificio por el cual respiran ubicado en su cabeza) fuera del agua. No hay que intentar reintroducirlo al mar porque el animal que se vara está débil y por esa razón puede ingresar agua en sus pulmones agravando aún más su situación.

Siempre que el animal esté vivo es necesario alejar a la gente para que no se estrese, y con la asistencia de 1 ó 2 personas debe mantenérselo húmedo.. Para discernir si el animal se encuentra vivo hay que observar que el espiráculo no se mantenga cerrado, ya que es a través de ese orificio por donde realiza el intercambio de gases con los pulmones.

En caso de encontrarse muerto, no acercarse por el riesgo sanitario que puede implicar.

Censo y limpieza de playas en el Partido de la Costa: el 86% de los residuos encontrados fueron plásticos

Un colectivo de organizaciones ambientalistas aunaron esfuerzos para censar y limpiar playas en siete localidades del Partido de la Costa. La acción se enmarca en el Día Mundial de la Limpieza, instaurado por la organización internacional Let’s Do It World.

La Fundación Mundo Marino, en conjunto con otras organizaciones ambientalistas, llevó adelante una limpieza de playa acompañada de un censo de basura el pasado miércoles 23 de septiembre en las playas de San Clemente del Tuyú.

La acción formó parte de una campaña coordinada por las organizaciones que conforman la Red de Ambientalistas Costeros que, a partir de una convocatoria espontánea realizó limpiezas de playas en distintas localidades del Partido de la Costa durante el sábado 19 de septiembre, Día Mundial de la Limpieza. Las localidades censadas fueron San Clemente, Las Toninas, Santa Teresita, Mar del Tuyú, Costa del Este, San Bernardo y Mar de Ajó.

Con un área total censada de 56.900 metros cuadrados, 9.953 residuos recolectados, más  50 voluntarios y con el apoyo de la Municipalidad del Partido, los datos muestran que el 86% de la basura censada correspondían a resíduos plásticos, mientras que vidrio, metales, papel y cartón, entre otros resíduos, sumaron el 14% restante. En la categoría “plásticos”, los cinco residuos más encontrados fueron: colillas de cigarrillo (30,1%), fragmentos plásticos (16.3%), envoltorios plásticos como nylon y celofán, entre otros, (10.3%), bolsas (9.3%) y tapitas plásticas (6.8%).

Desde Pies en Tierra nos organizamos en Santa Teresita pero al ver que otras agrupaciones tenían las mismas intenciones de colaborar se nos ocurrió convocarlas y sumar a más organizaciones. Por suerte, muchas se sumaron y tuvimos buena aceptación”, sostuvo Alan Prestia, integrante Pies en la Tierra. A su vez, Prestia agregó: “Esta acción nos sirvió para darnos cuenta de la cantidad de residuos que se recolectan así como de la frecuencia de aparición de esos elementos como los puchos, las botellas plásticas y las latas. Muchos de esos elementos ingresan desde nuestras ciudades, entonces tenemos que darnos cuenta que el cambio empieza por nosotros y que tenemos que ser ciudadanos que aporten por un Planeta mejor”.

Sobre el residuo más encontrado, las colillas de cigarrillos, algunos informes sostienen que cada colilla puede contaminar entre 8 y 10 litros de agua del mar y hasta 50 litros si se trata de agua dulce. Solamente en el censo y limpieza de este año se registraron más de 2500 colillas. Este residuo está compuesto principalmente por acetato de celulosa, un material no biodegradable encargado de absorber las sustancias tóxicas del humo de tabaco, y que puede tardar hasta 10 años en descomponerse.

Sobre el segundo contaminante registrado en mayor proporción, los fragmentos plásticos, éstos tienen su origen en plásticos duros proveniente de productos de mayor tamaño (como cubiertos descartables o elementos plásticos de golosinas), y que por la acción mecánica del sol, el viento y el mar se desintegran hasta convertirse en porciones más pequeñas identificadas como microplásticos.

“En el contexto de pandemia en que nos encontramos fue un privilegio poder realizar esta actividad. Agradezco a todas las agrupaciones que se convocaron respetando los protocolos de distanciamiento e hicieron el esfuerzo de completar las planillas para tener los datos de la cantidad y tipo de basura”, afirmó Karina Álvarez, bióloga y responsable de Conservación de la Fundación Mundo Marino. 

Además, sobre los censos de la costa bonaerense que se venían haciendo años anteriores, Álvarez explicó: “Este año por la pandemia no pudimos realizar el censo de basura costera marina en más localidades, como venimos haciendo hace cuatro años, porque no todas se encuentran en la misma fase. Sin embargo aquí en el Partido de la Costa al estar en fase 4 pudimos acceder a la playa respetando los protocolos. Estas estadísticas tienen un valor fundamental para entender el comportamiento y el origen de la basura que se encuentra en la playa de nuestra localidad. Para nosotros lo más importante es poder concientizar a la gente de que la mayoría de la basura es generada por nuestros propios desechos y esto requiere un compromiso de todos por un consumo más responsable que evite que estos residuos terminen en nuestras costas afectando, en muchos casos, a nuestra fauna marina”.

Participaron: Pies en Tierra, Jóvenes por el Clima, Fundación Mundo Marino, Cooperativa Reco Plástico, Fundación Surfrider La Costa, Yo Amo Mi Playa, Revolución sustentable ODS, Marea Verde, COA Punta Rasa, Biblioteca Popular Juan XXIII y San Clemente Activa

Preocupación mundial por la Franciscana, un delfín que habita en la costa argentina

Más de 40 especialistas de todo el mundo se reunieron en Argentina con el objetivo de trabajar en pos de la urgente conservación del delfín franciscana, un mamífero marino que habita exclusivamente en las costas de Argentina, Brasil y Uruguay. Se lo considera el cetáceo más amenazado de América del Sur.

A raíz de la creciente preocupación del estado de vulnerabilidad del delfín Franciscana (Pontoporia blainvillei), entre los días  4 y 6 de noviembre se llevó a cabo el primer Workshop Franciscana 2019 en la localidad de San Clemente. La actividad organizada por la Fundación Mundo Marino y liderada por la ONG internacional Yaqu Pacha contó con la presencia de expertos de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), del Programa Vaquita CPR del National Marine Mammal Foundation (NMMF), de representantes de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y de la Dirección de Actividades Pesqueras y Acuicultura de la Provincia de Buenos Aires, representantes de ONGs locales y regionales, además de investigadores especialistas en la especie de Argentina, Brasil, Uruguay, Francia, Holanda, México, Alemania y Estados Unidos.

Aunque en una primera instancia, las cifras de las actuales poblaciones no es lo que más preocupa (se estima que en la región la población ronda los 25.000 o 30.000 individuos) sí sus proyecciones de sostenibilidad. Entre Argentina, Brasil y Uruguay se calcula que mueren anualmente 3000 delfines de esta especie. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), califica el estado de conservación de las franciscanas como “vulnerable” y estudios recientes estiman que no ha disminuido la mortalidad a escala regional y que algunas de sus poblaciones podrían desaparecer en la próxima década

Para Barbara Taylor, consultora de la UICN para la evaluación de status de la Lista Roja, “el mundo de la conservación está preocupado por la Franciscana” y agregó que “en todo el planeta estamos teniendo problemas con pequeños cetáceos muriendo en las redes de pesca. Es un problema muy difícil de resolver en cualquier lugar, y también un problema difícil aquí con la Franciscana.” Por último, manifestó que “no tenemos derecho a dirigir a las especies a la extinción, esto es un imperativo moral”.

Por su parte, Phil Miller, del Conservation Planning Specialist Group de la UICN manifestó que “debemos ser muy cuidadosos sobre cómo manejamos estas poblaciones, y ser muy proactivos para determinar las mejores prácticas para el futuro de la conservación de la especie”, y agregó: “Tenemos que ser más proactivos y reactivos para no encontrarnos en una situación en que queden 30 animales y no sepamos lo suficiente como para intervenir con éxito”.

Una de las razones por las cuales este mamífero marino se encuentra particularmente expuesto a la amenaza del hombre se debe a que es un cetáceo que habita sólo en aguas de zonas costeras que no superan los 30 o 35 metros de profundidad. Esto lo expone tanto a la amenaza de la pesca incidental, como a la contaminación química y acústica. Por otra parte, un estudio liderado por el biólogo Pablo Denuncio, del grupo de Investigación sobre Biología, Ecología y Conservación de mamíferos marinos de la Universidad Nacional de Mar del Plata, mostró que el 30% de los animales de esta especie analizados en la región bonaerense había ingerido accidentalmente basura marina. 

Según los datos de la Fundación Mundo Marino se detectó un preocupante aumento del número de Franciscanas varadas entre los años 2016 y 2018 (139 animales), en comparación al promedio anual registrado desde 1987 hasta ese momento. “Es muy importante difundir lo que viene ocurriendo con la Franciscana, porque si bien es un animal emblemático de esta zona, la comunidad la conoce muy poco. De esto también se trató este taller, de fortalecer las líneas de investigación y estrategias de educación ambiental, sobretodo para que todos los grupos especialistas regionales e internacionales puedan empezar a trabajar de forma coordinada a favor de esta especie”, explicó Sergio Rodríguez Heredia, biólogo y jefe del Centro de Rescate y Rehabilitación de la Fundación Mundo Marino

Objetivo e Instituciones participantes

El taller tuvo como objetivo aunar esfuerzos para revisar datos poblacionales sobre el delfín Franciscana, definir información prioritaria faltante, analizar amenazas comunes e intercambiar conocimiento médico-veterinario para la rehabilitación y tratamiento de estos animales en casos de varamientos o captura accidental en redes de pesca. 

Participaron: Aiuká; Associação R3 Animal; Aquarium of the Pacific – AZA; Centro Austral de Investigaciones Científicas, Centro Nacional Patagónico del CONICET; Secretaría de Gobierno de Agroindustria de la Nación; Conservation Specialist Planning Group de la IUCN; DINARA; Dirección de Actividades Pesqueras y Acuicultura de Provincia; Dolphin Quest; Fundación Aqua Marina; Fundación Mundo Marino; GEMARS; INIDEP; Instituto de Oceanografía de la Universidade Federal do Rio Grande/FURG; KAOSA; Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable; Mote Marine Laboratory; Museo Argentino de Ciencias Naturales; National Marine Mammal Foundation; Tiergarten Nuremberg; VaquitaCPR; Guardaparques Reserva Natural Bahía Samborombón; OPDS – Reserva Natural Rincón de Ajó; San Francisco State University; Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable; National Marine Fisheries Service – NOAA; Dirección Provincial de Flora y Fauna; Universidad de la República; Universidad Nacional de Mar del Plata; Yaqu Pacha y representantes de la comunidad local.