Los verdaderos objetivos de EE.UU. en Mosul

Noticias de Irak y EE.UU.

La liberación de Mosul podría significar una «victoria simbólica» para EE.UU., después de lo cual Washington pretendería «consolidar su éxito» con la toma de Raqqa, opina un analista ruso.

Miembros de una unidad policial de las fuerzas especiales iraquíes disparan sus armas contra el EI en Al Shura, al sur de Mosul, el 29 de octubre de 2016Goran TomasevicReuters

Estado Islámico

  • «No nos retiramos»: El líder del EI rompe su silencio con un mensaje desde el Mosul asediado
  • Evacuación del bastión del Estado Islámico en Irak

Desde el 17 de octubre, las fuerzas iraquíes y las milicias kurdas, apoyadas por la aviación de la coalición liderada por EE.UU., llevan a cabo una operación a gran escala con el fin de arrebatarles Mosul a los yihadistas.

Para el profesor y analista ruso Gevorg Mirzayán, la liberación de la urbe sería una «victoria simbólica» para EE.UU., que se apresura a retomar la ciudad para el 20 de enero, fecha de asunción de su nuevo presidente.

 

Mosul: Una «victoria simbólica»

El experto recuerda que Mosul no es solo la ‘capital’ iraquí del EI, sino que desde ese lugar en junio de 2014 el grupo terrorista autoproclamó la creación de su califato. En este contexto, Mirzayán señala que «no importa con cuántos militantes del EI arrasarán los aviones rusos, o cuántos serán abatidos por los soldados sirios o la milicia kurda: la liberación de Mosul por parte de los estadounidenses será presentada por todos los medios de comunicación del mundo como una victoria de EE.UU. sobre la agruopación».

Asimismo ―afirma― la liberación de la urbe iraquí sería expuesta como «una prueba de la habilidad de EE.UU. para continuar ocupando el puesto de sheriff mundial», y como la enmienda por parte de Obama de su propio error. Precisamente al actual presidente se lo culpa de que los terroristas tomaran el control de la ciudad y de todo el norte de Irak, con lo cual «debe remediar la situación antes de abandonar la Casa Blanca», sostiene Mirzayán.

«El objetivo de EE.UU. no es liquidar a los terroristas»

La operación en Mosul ―asegura Mirzayán― a primera vista transcurre bastante bien: EE.UU. afirma que han sido aniquilados hasta 900 yihadistas y que las fuerzas kurdas incluso lograron tomar el control de una sede del EI en la ciudad. Sin embargo, el profesor indica que la lucha en la zona urbana aún no ha empezado y que la sede fue tomada solamente porque los terroristas la habían abandonado.

Hasta el momento, EE.UU. y sus aliados continúan apretando la soga alrededor de la urbe, dejando un corredor para que puedan escapar los militantes y ser evacuados los civiles. Y las razones, de acuerdo con el analista, son «puramente pragmáticas». Es decir, «el objetivo de EE.UU. no es eliminación de los militantes del EI, sino una toma lo más rápido posible de la ciudad».

Soldados estadounidenses en la base militar de EE.UU. en Qayyara, al sur de Mosul (Irak), el 25 de octubre de 2016Alaa Al-MarjaniReuters

«Por lo tanto, cuanto más terroristas abandonen Mosul (o aún mejor, se vayan a Siria, donde crearían problemas a los rusos), sería mejor [para EE.UU.]», concluye.

En cuanto a las bajas civiles, Mirzayán recuerda que desde el inicio de la operación solo unas 10.000 personas abandonaron la ciudad. Con lo cual, los bombardeos causarán nuevas víctimas entre los civiles, y según él, la cuestión es «si de estas pérdidas se darán cuenta los periodistas europeos y estadounidenses o si su atención se centrará demasiado en Alepo».

 

Raqqa, otro asalto «simbólico»

La cuestión de Mosul para EE.UU. ya está «resuelta», observa el analista, y Washington habla de la intención de «consolidar su éxito simbólico» con la toma de la ‘capital’ yihadista en Siria, Raqqa. Una operación terrestre de EE.UU. es poco probable, teniendo en cuenta que «ni Obama ni Hillary se atreverían a enviar soldados estadunidenses al frente para no recibir de nuevo ataúdes desde Oriente Medio«, agrega el especialista.

Un soldado iraquí patrulla en la ciudad de Qaraqosh, cerca de Mosul, en busca de militantes del Estado Islámico, el 30 de octubre de 2016Ahmed JadallahReuters

Además, Mirzayán sostiene que los kurdos no participarían de esa «aventura», ya que su prioridad sería defenderse de los turcos y la ‘oposición moderada’. También cree que es poco probable la participación de las tropas sirias.

El «único candidato» que queda para una operación terrestre es Turquía, sostiene el analista. A su juicio, en este caso el programa de mínima para Ankara sería «la derrota de las milicias kurdas y el establecimiento de una zona de amortiguación en el norte de Siria, adonde Ankara podría desalojar a millones de refugiados sirios de su territorio».

Y en ese sentido, el programa de máxima de Turquía sería la toma de Raqqa y el establecimiento de un control a largo plazo por parte de Ankara en el norte de Siria.

Teóricamente, los turcos podrían realizar este último programa, pero la toma de Raqqa «sería un golpe duro a la imagen de Turquía en el mundo árabe», asegura Mirzayán. Las élites creerán que Ankara ha puesto en marcha un proceso para restaurar el poder del Imperio otomano, con lo cual «le sería muy difícil promover su poder blando y los intereses económicos en la región».

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

El altísimo coste humano de acabar con el Estado Islámico

Noticias de Irak : Estado Islámico

 

Cruz Roja y Amnistía Internacional se pronuncian y alertan sobre los castigos que sufre la población civil, tanto por parte del EI como del ejercito iraquí y las milicias chiíes.

La población civil de Mosul es obviamente la parte más vulnerable en esta complicada ofensiva que las fuerzas iraquíes y kurdas están llevando a cabo sobre Mosul. Según el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Organización Mundial de las Migraciones, decenas de miles de habitantes de Mosul corren riesgo de ser usados por el Estado Islámico como escudos humanos para obstaculizar el avance de las tropas enemigas. En concreto, la Cruz Roja teme, según informa la agencia Reuters, que los yihadistas expulsen por la fuerza a los civiles hacia a las afueras de la ciudad, -en la que viven alrededor de 1,5 millones de personas-, para que queden atrapados en el campo de batalla y sirvan de protección a los extremistas.

A este temor, la Organización Mundial de las Migraciones ha añadido otra alarma: la del posible uso de armas químicas por parte del Estado Islámico. En declaraciones a Reuters, el responsable de la Organización para esta campaña en Irak, Thomas Weiss, ha afirmado tener «miedo» al respecto, ya que «hay algunas evidencias de que el EI podría estar usando armamento químico», lo cual haría muy vulnerable a la población civil, en especial a los niños y los ancianos.

La Cruz Roja, a través de su Comité Internacional, reclama también que se permita evacuar a los heridos de la ciudad para recibir tratamiento médico. La batalla, a su juicio, puede desencadenar «la más larga y compleja situación humanitaria» de los últimos años.


El Estado Islámico no es el único problema

Amnistía Internacional, por su parte, ha emitido este mismo martes un informe cuyo título es tan largo como explícito: «Castigada por los crímenes del Estado Islámico: La población desplazada iraquí sufre los abusos cometidos por las milicias y las fuerzas gubernamentales«, en el que ha documentado «torturas, detenciones arbitrarias, desapariciones forzosas y ejecuciones extrajudiciales de miles de civiles que huían de las zonas controladas por el Estado Islámico» en situaciones similares a la que ahora se vive en Mosul.

El informe está basado en unas 500 entrevistas con testigos, familiares de víctimas, personas que han estado detenidas, así como funcionarios y activistas. Amnistía Internacional considera que algunas de las violaciones constituyen crímenes de guerra.

Uno de los casos más impactantes recogidos en el texto de Amnistía Internacional es el del calvario de la tribu Jumaila, que a finales del pasado mes de mayo huía de Al Sijir, una localidad al norte de Faluya. 16 miembros de la tribu (12 hombres y 4 adolescentes) fueron interceptados por un grupo de uniformados; los hombres y los adolescentes fueron separados de las mujeres y los niños, puestos en fila y ejecutados. Al menos otros 73 hombres y adolescentes de la misma tribu siguen desaparecidos a día de hoy.

Amnistía Internacional atribuye éstos y otros casos principalmente a las milicias chiíes, (las llamadas «Unidades de Movilización Popular»), pero lo cierto es que esas unidades reciben armamento y financiación estatal, y desde hace meses forman parte, oficialmente, de las fuerzas iraquíes, lo que implica la responsabilidad del ejército y de los cuerpos policiales.

Lo resume bien Philip Luther, director de investigación y activismo de Amnistía Internacional para Oriente Próximo y el Norte de África, refiriéndose en concreto a un sector de la población iraquí especialmente castigado, los árabes suníes, en declaraciones recogidas por ‘El País‘: «Tras escapar de los horrores de la guerra y de la tiranía del Estado Islámico, los árabes suníes de Irak se enfrentan a brutales ataques de venganza a manos de las milicias [chiíes] y de las fuerzas gubernamentales».

David Romero

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

ONU: El Estado Islámico utiliza a más de 550 familias como escudos humanos en Mosul

Noticias de Irak: Mosul, Oriente Medio

Diversos expertos estiman que existe peligro de que los combatientes del EI puedan optar por matar a las familias en vez de verlas liberadas.

EL ejército iraquí se reúne después de la liberación de un pueblo de los militantes del EI, en el sur de Mosul, Irak, el 21 de Octubre 2016.Thaier Al-SudanReuters

El Estado Islámico ha capturado a 550 familias de aldeas cercanas a Mosul supuestamente para utilizarlas como escudos humanos en sus posiciones, informa Reuters citando a representantes de la ONU. En concreto, se informa que el 17 de octubre 200 familias fueron obligadas a trasladarse hasta Mosul desde el pueblo de Samalia, y otras 350 familias debieron dejar la localidad de Najafia con destino a la misma ciudad.

EL ejército iraquí se reúne después de la liberación de un pueblo de los militantes del EI, en el sur de Mosul, Irak, el 21 de Octubre 2016.Thaier Al-SudanReuters

Además, según Zeid Ra’ad Al Hussein, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, «existe un grave peligro de que los combatientes del EI utilicen a estas personas vulnerables no solo como escudos humanos, sino que también podrían optar por matarlos en vez de verlos libres».

Mosul es la segunda mayor ciudad de Irak, con una población de más de 1,3 millones de personas, y es el principal bastión del EI en Irak. Actualmente las fuerzas iraquíes y kurdas, con apoyo aéreo y terrestre de la coalición liderada por EE.UU., se preparan para una gran ofensiva contra esta ciudad, por lo que no se sabe qué sucederá con los civiles. Diversos analistas estiman que la coalición se apresura a tomar Mosul antes de las elecciones en Estados Unidos, para que la administración actual lo considere como su mérito.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).