Autoridades afirman que “no hay mosquito del dengue en el Partido de General Pueyrredon”

Tras identificarse un caso “no autóctono” en Mar del Plata, desde el EMSUR aseguran que deben tomarse las medidas de prevención recomendadas para evitar formar criaderos del mosquito.

A partir de la confirmación de un caso de la enfermedad en Mar del Plata, el presidente del EMSUR, Sebastián D’Andrea aseguró que “queremos llevar tranquilidad a la población por cuanto se trata de un caso ‘no autóctono’, es decir, que se contrajo en otra ciudad”.

Además, del análisis de las entre 500 y 600 larvas que el Departamento realiza por día, extraídas de distintos puntos del Partido, surge que “no hay mosquito del dengue en el Partido de General Pueyrredon”, afirmó D’Andrea.

En tal sentido, el titular del Departamento de Control de Plagas y Vectores del EMSUR, Conrado Murdocca, explicó que desde el área a su cargo se realizó un mapeo donde se delimita de forma sectorizada especie por especie hallada en el Partido de General Pueyrredon”.

“Recorremos la ciudad extrayendo muestras de larvas de mosquitos para hacer vigilancia y reconocer cuáles hay en nuestra zona y al momento, de las entre 500 y 600 que cotejamos por día, podemos aseverar que no hay mosquito del dengue o Aedes aegypti en el Partido de General Pueyrredon”, confirmó el especialista, quien trabaja en forma conjunta con la Secretaría de Salud municipal.

Fundamentalmente, sostuvo, se toman muestras en gomerías porque “los neumáticos abandonados, al no poder escurrirse del todo, a lo que se suma que el agua es de lenta evaporación, son los principales criaderos de mosquitos”.

También debe prestarse especial atención a las latas, tachos de pintura, bañaderas, canaletas sucias y cualquier recipiente que pueda retener agua, ya que es el lugar donde la hembra pone el huevo. “En rigor, lo hace en el límite entre la parte seca y el líquido y se activa al subir el nivel del agua. Por ello, no deben quedar expuestos a las lluvias ni a la sombra. El Aedes aegypti prefiere ambientes frescos y semi sombríos o sombríos”, destacó Murdocca.

En el caso de los floreros, se recomienda cambiar el agua por arena húmeda, y de los bebederos de animales, hacer un recambio frecuente del agua.

Finalmente, indicó Murdocca, cabe aclarar que “no todo Aedes aegypti es portador del virus del dengue, para serlo tuvo que haber succionado la sangre de un individuo que sí era portador del virus en el torrente sanguíneo y, pasados dos o tres días, picar a una persona sana”.

Recomendaciones para prevenir el Dengue

*Sellar la tapa de los pozos ciegos, cámaras sépticas y letrinas;
*Tapar los tanques de agua;
*Limpiar y cepillar bebederos, rejillas, canaletas y rejillas de desagües;
*Reemplazar el agua de los floreros por arena húmeda;
*Hacer un recambio frecuente del agua de los bebederos de animales;
*Desmalezar y limpiar patios y jardines;
*Tirar botellas, bidones, latas y objetos en desuso;
*Limpiar, tapar o girar los recipientes que junten agua;
*Vaciar el agua de los neumáticos o resguardarlos secos bajo techo;
*Utilizar repelentes y mosquiteros.

Recomiendan proteger a los niños de las picaduras de mosquitos

Con la llegada del verano y la mayor proliferación de los mosquitos, la Sociedad Argentina de Pediatría invita a tomar especial cuidado, ya que pueden ser vectores de enfermedades con consecuencias graves para la salud, como dengue, zika, chikungunya o fiebre amarilla.

Desde la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) recomendaron proteger a los niños de las picaduras de los mosquitos, ya que pueden ser transmisores de diversas enfermedades potencialmente graves como dengue, chikungunya, zika o fiebre amarilla y otras menos frecuentes en nuestro medio como paludismo, filariasis, encefalitis de San Luis, encefalitis equina y encefalitis del Valle del Nilo, entre otras.

El verano es una época propicia para la proliferación de estos insectos debido a que hay más reservorios de agua para poner los huevos, el desarrollo de las larvas es más rápido con las altas temperaturas y nuestra piel está más expuesta.

Entre otras medidas para evitar picaduras y reducir la propagación de los mosquitos se recomiendan una serie de medidas ‘individuales’, como utilizar ropas adecuadas frescas, de colores claros, de mangas largas y pantalones largos (siempre que los niños se encuentren en el exterior), colocar tul sobre las cunas y cochecitos, mantener el pasto corto, usar mosquiteros en buen estado en las ventanas y puertas, eliminar o colocar boca abajo los recipientes que puedan tener agua estancada (ya sea dentro o fuera de la vivienda), cambiar el agua de los floreros y de los bebederos de las mascotas a diario, mantener libres de hojas los desagües de los techos, dejar tapados los tanques de agua, y utilizar repelentes, preferentemente los que contienen DEET (N,N-Diethyl-m-toluamida); los que deberán aplicarse con la frecuencia especificada en la etiqueta del producto y recién a partir de los 2 ó 6 meses de edad del niño, también estipulado en las advertencias según el nivel de concentración del principio activo de cada repelente.

Particularmente en aquellos repelentes en aerosol los especialistas de la SAP recomiendan no rociarlo en forma directa sobre la piel del niño ya que podría llegar a inhalarlo, sino aplicarlo sobre la mano del adulto y luego distribuirlo sobre las zonas expuestas, exceptuando las áreas debajo de la ropa, alrededor de los ojos, la boca y las manos, para evitar que se lo ingieran; no se debe aplicar tampoco en forma conjunta con el protector solar sino 30’ después, ya que combinados aumentan el nivel de toxicidad.

Estas recomendaciones forman parte del denominado ‘ordenamiento del medio’, que según declaró la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1979[1] a través del Comité de Expertos en Biología de Vectores y Lucha Antivectorial es la actividad más importante en la lucha contra estos insectos. Implica la planificación, organización y vigilancia de las actividades para la modificación de los factores ambientales con el objetivo de disminuir al mínimo la propagación de los mosquitos.

“Si todos llevamos adelante estas recomendaciones para evitar la propagación de los mosquitos, sin duda estaremos más protegidos contra este tipo de enfermedades. Además las picaduras pueden generar lesiones locales, infecciones secundarias y alergia”, advierten.

Con respecto a los signos y síntomas y que podrían indicar la presencia de alguna de las enfermedades transmitidas por mosquitos, el Dr. Héctor Abate, médico pediatra, Secretario Consultor del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría, subrayó que las tres enfermedades causadas por virus transmitidos por artrópodos (técnicamente denominadas ‘arbovirosis’) más importantes en nuestro medio son: dengue, chikungunya y zika. Se presentan en forma epidémica, la mayoría de las infecciones son asintomáticas y cuando desarrollan síntomas producen un cuadro clínico muy similar, principalmente durante la fase aguda, lo que dificulta el diagnóstico clínico. Se pueden presentar con fiebre, compromiso del estado general, afectación neurológica o hemorragias”.

A modo de ejemplo, un caso sospechoso de dengue es aquel en el que se presenta fiebre de menos de 7 días de duración, sin afección de las vías aéreas ni otra causa identificable, acompañada de dos o más de los siguientes síntomas: dolor de cabeza o detrás de los ojos, dolor muscular o articular, erupción cutánea o sangrados. Un factor a tener en cuenta también es el haber permanecido en zonas con evidencia de trasmisión de dengue en los últimos 15 días. Como este cuadro puede ser grave, existen señales de alarma que se presentan cuando disminuye la fiebre, como dolor abdominal intenso y continuo, vómitos persistentes, acumulación de líquidos en abdomen, pleura y corazón, sangrado de mucosas, letargo o irritabilidad, hipotensión postural, aumento patológico del tamaño del hígado (hepatomegalia) y en el laboratorio se observa aumento progresivo del hematocrito y/o descenso de las plaquetas. Existe una vacuna para dengue que se ha aprobado en algunos países endémicos de dengue, para su uso en personas de 9 a 45 años.

En el caso de chikungunya el paciente presenta fiebre mayor de 38,5ºC, dolores articulares graves discapacitantes o artritis no explicada por otra condición médica y reside o ha visitado áreas endémicas dentro de las dos semanas previas al inicio de los síntomas.

Se sospecha zika cuando la persona presenta erupciones en la piel y dos o más de los siguientes signos y síntomas: fiebre, generalmente menor a 38,5 °C, dolor muscular o articular, conjuntivitis sin pus y edema en la zona cercana a las articulaciones. Estas enfermedades se confirman con pruebas de laboratorio específicas.

Como no existe tratamiento antiviral específico para estas enfermedades, la SAP recomienda a los pediatras que realicen tratamiento de los síntomas: reposo mientras dure la fiebre y compromiso articular, ingesta adecuada de líquidos para reponer las pérdidas y medicamentos como el paracetamol para aliviar la fiebre y el dolor (la aspirina está contraindicada). En caso de que no mejore o que haya otras manifestaciones como alteraciones en la piel, el especialista puede indicar otros fármacos.

“Para evitar la infección de otras personas, se debe cuidar que el enfermo, durante los primeros 7 días, no sea picado por los mosquitos, por lo que se recomienda que se apliquen las medidas de prevención correspondientes como repelentes para mosquitos, vestimenta que cubra brazos y piernas, utilizar mosquiteros para dormir, impregnados o no con insecticida y permanecer en un lugar protegido con mallas anti-mosquitos”, indicó el Dr. Abate.

Se recomienda especial cuidado con el zika en las embarazadas por el potencial riesgo de presentarse, en el recién nacido, anomalías en el desarrollo neurológico. En zonas donde circula el zika se debe insistir sobre la importancia de los controles médicos de la embarazada y la necesidad de evitar el contacto con el vector. Por otro lado, se realizará el seguimiento de todo recién nacido con anomalías congénitas, a través de equipos multidisciplinarios. También es importante el seguimiento de los recién nacidos sin anomalías a fin de detectar la aparición tardía de cualquier trastorno neurológico.

El número de personas que viajan al extranjero ha crecido sustancialmente en los últimos años. Una de las estrategias de prevención de enfermedades infecciosas, más importante, es la aplicación de vacunas específicas a las personas que viajan a zonas endémicas o hiperendémicas. Es recomendable una visita médica, previa al viaje, para que el profesional controle el carnet de inmunizaciones, que debe estar completo según la edad, e indique las vacunas necesarias y las medidas preventivas adecuadas para evitar el contagio de estas enfermedades.

Para prevenir la Fiebre Amarilla hay disponible una vacuna específica, se aplica una única dosis sin necesidad de refuerzo. La misma proporciona una inmunidad efectiva contra la enfermedad en el 99% de los vacunados al cabo de 30 días. La vacuna puede ser aplicada de forma gratuita y con emisión del certificado internacional en la Dirección de Registro, Fiscalización y Sanidad de Fronteras, Ministerio de Salud de la Nación y sus dependencias en todo el país. En las Américas es obligatoria para el ingreso a algunos países, como Bolivia, Colombia o Costa Rica. Para otros países, como Guyana, no se requiere el certificado, pero se recomienda su aplicación a partir de los 6 meses de edad, exceptuando embarazadas y personas inmunosuprimidas; quedando a criterio del médico en los adultos mayores.

Particularmente en Brasil se han reportado casos de fiebre amarilla con una importante letalidad (la mayoría en la región Sudeste) por lo cual se ha extendido el área de recomendación de vacuna contra la fiebre amarilla a partir de los 6 meses de edad a todo aquel que viaje a los Estados de Acre, Amapá, Amazonas, Distrito Federal (incluyendo Brasilia), Espírito Santo, Giás, Maranhão, Mato Grosso, Mato Grosso de Sul, Minas Gerais, Pará Rondônia, Roraima, Tocantins, Río de Janeiro y para ciertas áreas de los Estados de Bahía, Paraná, Santa Catarina, Río Grande do Sul y São Pablo. También está recomendada para visitar las Cataratas del Iguazú.Ante la aparición de cualquiera de los síntomas antes mencionados y la sospecha de la presencia de alguna de estas condiciones, el Dr. Abate recomendó consultar precozmente y no automedicarse, cumplir con las indicaciones médicas, restringir el contacto con otras personas, no ir al trabajo ni realizar visitas hasta el alta y eliminar de su casa objetos que puedan servir de reservorio para huevo de mosquitos.

Solicitan tomar acciones preventivas para evitar la aparición de mosquitos

Ante el aumento previsto de las temperaturas, desde el EMSUR pidieron extremar los cuidados domésticos para evitar la proliferación de larvas y mosquitos.

Ante la presencia de temperaturas más cálidas, el Departamento de Control de Plagas y Vectores del Ente Municipal de Servicios Urbanos (EMSUR) recomienda a la población tomar recaudos para evitar, en particular, la proliferación del mosquito del Dengue.

En ese sentido, su titular, Conrado Murdocca afirmó que “aunque haga frío no significa que no haya actividad de los moquitos, hemos encontrado larvas vivas debajo de la escarcha de los charcos. General Pueyrredon se encuentra libre del vector del Dengue y debemos extremar las precauciones para que continúe así”, agregó.

Pedimos a todos los vecinos que vuelquen los elementos que pueden llegar a contener agua; limpien las canaletas; corten el pasto porque debajo de un pastizal están dadas las condiciones ambientales de humedad y temperatura como para que la larva se desarrolle, y también por otras alimañas que pudieran aparecer; así como conservar la limpieza de los terrenos”, solicitó Murdocca.

Durante el invierno, “la larva baja la tasa de metabolismo frente a la baja temperatura del ambiente y sobrevive, es decir que se ha vuelto más resistente”, explicó el especialista, subrayando que “se han encontrado larvas vivas debajo de la escarcha de los charcos. Parecen muertas pero si se las lleva al laboratorio y se les da calor, empiezan a revivir”.

En tanto, dado el inicio de la primavera, y el gradual aumento de las temperaturas, desde el Departamento se desplegarán los primeros operativos de desinsectación. “Comenzaremos en el Bosque Peralta Ramos, barrios Reserva Forestal de Zona Sur, y terminaremos en Zona Norte, en las áreas más proclives”. Se trata de un insecticida biológico preventivo (BTI) que se coloca con aparatología manual en lugares estratégicos, y que afecta sólo a la larva de los mosquitos.

CONTROL DE ROEDORES EN ESPACIOS PÚBLICOS

Por otra parte, respecto al control de roedores que lleva adelante el Departamento, Murdocca detalló que “cuando visitamos la plaza San Martín aprovechamos para ir al Teatro Colón que se encuentra cerrado por refacciones y al Palacio Municipal, en todos ellos hemos notado una notable merma en la presencia de roedores”.

Desde el área indicaron que se trabaja con estaciones de monitoreo, es decir, se colocan cebos parafinados en lugares donde previamente se halló algún tipo de actividad, y los últimos registros han arrojado que “los cebos están enteros, sin tocar”, confirmaron.

Estas tareas también se están llevando a cabo en las Plazas Rocha, Eva Perón, Pueyrredon y sector costero, donde recientemente “revisamos las estaciones monitoreo que ya habíamos puesto, y no hubo evidencias de actividad; para mayor seguridad volvimos a poner cebos y venimos a la semana a supervisar la situación”, puntualizaron.

Invasión mosquito: pica pica pero no transmite ninguna enfermedad

El titular de Control de Plagas de la Municipalidad informó que esta especie forma parte de nuestra entomofauna y su masivo desarrolló se debió a las intensas lluvias y las altas temperaturas registradas durante los últimos días. Se estima que permanecerán de siete a diez días más.

El titular del área de Control de Plagas del Ente de Servicios Urbanos (EMSUR), Conrado Murdocca, confirmó que el mosquito presente durante estos días en nuestra ciudad se denomina “Ochlerotatus albifasciatus” y no trasmite ninguna enfermedad –como dengue, chikungunya o zika-,  a pesar de su agresividad. No ha llegado de afuera sino que forma parte de la entomofauna  local.

Esta especie apareció luego de las intensas lluvias registradas días pasados. Además, por la topografía del Partido de Gral. Pueyrredon, en algunas zonas donde se juntó agua, produjo que se desarrollen masivamente los huevos de esta especie.

Las intensas lluvias, también, provocaron la desaparición del insecticida colocado por personal municipal previamente.

Otro factor para la proliferación de esta especie son las altas temperaturas registradas en esta época. Esto hace que el mosquito salga de su letargo y empiece con su ciclo reproductivo.

FUMIGACIONES Y RECOMENDACIONES

El Municipio, por medio del EMSUR, ha dispuesto una campaña coordinada desde el área de Control de Plagas. Durante esta jornada, se fumigarán lugares como plazas céntricas, Parque San Martín y Parque Camet así como en los barrios que, por sus características en cuanto a pastizales, bosques y arboleda que favorecen la reproducción de este mosquito.  Este plan de fumigación continuará en los días siguientes por otras zonas del Partido.

Al respecto, Murdocca señaló que “como siempre, pedimos colaboración a los propietarios de los terrenos baldíos, que los mantengan con el pasto corto ya que en el suelo se guarda humedad y es ahí donde el mosquito puede desarrollarse. Aconsejamos usar ropa clara, mangas largas, usar insecticidas como deltametrina o  cipermetrina –muy seguro para el uso hogareño-, tabletas termofumigables o aceites esenciales a base de eucalipstus o citronela. Esto productos no deben ser colocados en habitaciones herméticamente cerradas, siempre mantengamos –de alguna manera- las puertas abiertas para evitar los efectos nocivos de estos productos”.

Mar del Plata sufre una invasión de mosquitos

Luego de las intensas lluvias que se registraron durante abril sobre Mar del Plata, la llegada de un periodo climático de temperaturas superiores a los 20 grados y sol a pleno, le abrió la puerta a una proliferación de mosquitos.

En la región no hay presencia del peligroso Aedis Aegyptis, portador de enfermedades como el dengue, sino que se tratan de la especie aedes albifasciatus, conocidos vulgarmente como “charqueros”.

Este mosquito depende del agua y luego de las fuertes lluvias que se registraron en la zona nacieron.

“Si el agua permanece varios días, nacen las larvas y si la temperatura es como esta crecen y salen a volar rápidamente”, destacaron desde la División Control de Plagas.

Estos tres días de feriado va a haber muchísimos mosquitos picando. Hace tres días nacieron los machos y ahora ya están saliendo las hembras. Los machos no pican, se alimentan de jugos vegetales. Las hembras en cambio necesitan la sangre para el desarrollo de los huevos de las crías”, agregaron.

Ante la pregunta de si no se realizaron tareas de fumigación, se aclaró que “no es por falta de fumigación, esto es normal cuando se dan las condiciones. Muchas lluvias y un poco de calor hacen que nazcan en cantidad”, aseguraron.

Para colmo que son muchos y han invadido cada espacio verde de la ciudad. Además, son “muy agresivos” y “pican mucho a los seres humanos sobre todo entre las 6 y las 7 de la tarde cuando está oscureciendo. Es el momento en el que incluso están copulando”.