Alerta frío: Consejos para prevenir intoxicarse con monóxido de carbono

Profesionales de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria explican cómo evitar la intoxicación y qué hacer en casos de emergencia.

El monóxido de carbono (CO) es un gas tóxico producido por la combustión de los automóviles o camiones, motores pequeños, estufas, calefactores, quemadores, parrillas, braseros, calefactores a gas y chimeneas. Por su composición, si se acumula en ambientes cerrados puede intoxicar a los seres humanos y los animales.

¿Qué síntomas provoca?
Puede producir síntomas como dolor de cabeza, mareos, debilidad, molestias gástricas, vómitos, dolor en el pecho y confusión.  A veces los síntomas se parecen a los de una gripe. Asimismo, inhalar concentraciones altas de CO puede producir pérdida de conciencia e incluso la muerte. El riesgo también ocurre con las personas que se encuentran dormidas ya que pueden intoxicarse sin notar ningún síntoma. Quienes tienen más riesgo de intoxicarse son los niños, las personas con enfermedades cardíacas crónicas, las que padecen anemia o problemas respiratorios crónicos.

¿Cómo prevenirla?
Es fundamental el control de las instalaciones y el buen funcionamiento de artefactos así como mantener los ambientes bien ventilados.
Siempre es importante una correcta instalación y buen funcionamiento de los siguientes artefactos: calefones, termotanques, estufas a gas, salamandras, hogares a leña, calderas, cocinas, calentadores, faroles, motores de combustión interna en automóviles y motos, braseros.Examinar especialmente las salidas al exterior de hornos, calefones, estufas y calderas para asegurarse que están permeables y en buen estado.

Es necesario verificar las instalaciones con personal matriculado ya que podrá identificar y corregir los desperfectos de la fuente generadora de monóxido de carbono.Existen distintos signos que muestran que un artefacto no está funcionando bien por eso se vuelve urgente hacer revisar la conexión por un gasista matriculado.

Comprobar que la llama de estufas y hornallas sea siempre de color azul. Si la misma es anaranjada, es una mala señal. Asimismo, lo más notorio en un conducto de gas que no esté bien puesto o mal tapado, es el rastro de una mancha negra en el techo y en la pared (en el recorrido que hace el caño).

¿Cómo actuar ante una intoxicación?

  • No permanezca en su domicilio y llame al servicio de emergencia. Apague los artefactos de gas, abra ventanas y puertas, y salga a tomar aire fresco inmediatamente.
  • Ante los primeros síntomas recurra inmediatamente al médico.

 Consejos para mantener los ambientes ventilados

  • Comprobar que los ambientes tengan ventilación hacia el exterior.
  • Ventilar toda la casa una vez al día, aunque haga frío.
  • Dejar siempre una puerta o ventana entreabierta, tanto de día como de noche, aún cuando haga frío.
  • Si se encienden brasas o llamas de cualquier tipo, no dormir con éstas encendidas y apagarlas fuera de la casa.
  • No usar el horno u hornallas de la cocina para calefaccionar el ambiente.
  • No mantener recipientes con agua sobre la estufa, cocina u otra fuente de calor.
  • El calefón no debe estar en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados.
  • No encender motores a combustión (grupos electrógenos, motosierra, etc.) en cuartos cerrados, en sótanos o garages.
  • No mantener el motor del auto en funcionamiento cuando el garaje está cerrado. Si su garaje está conectado al resto de su hogar, cierre las puertas.
  • No arrojar al fuego plásticos, goma o metales porque desprenden gases y vapor que contaminan el aire

Consejos para prevenir accidentes con monóxido de carbono ante la llegada del invierno

La llegada del invierno potencia la aparición de casos, ya que se ponen en funcionamiento las fuentes de calefacción y se tiende a minimizar la ventilación de los ambientes.

Muchas son las personas que año a año se intoxican en la Argentina con monóxido de carbono (CO). La llegada del invierno potencia la aparición de casos, ya que se ponen en funcionamiento las fuentes de calefacción y se tiende a minimizar la ventilación de los ambientes.

El CO es un gas altamente tóxico que se produce por la mala combustión de elementos combustibles. Si es inhalado en grandes cantidades, puede provocar daños cerebrales irreversibles e incluso la muerte. Su peligrosidad radica en que no tiene propiedades indicadoras que permitan su reconocimiento: no tiene olor, no tiene color, no tiene sabor y no es irritante, por eso se lo llama “el asesino silencioso”.

El CO es producido por la combustión incompleta de los artefactos que funcionan con cualquier combustible, como por ejemplo: la madera, el carbón a leña, el carbón mineral, el gasoil, el kerosene, la gasolina, el butano, el propano y el gas natural. En el caso de los artefactos que funcionan con gas natural, el CO se genera por el mal funcionamiento de los artefactos a gas, la escasa ventilación y la falta de mantenimiento o el deterioro de las instalaciones internas.

Si bien el gas natural es un combustible seguro, es fundamental estar atentos al estado de los artefactos y de la instalación interna de la vivienda para evitar situaciones de peligro. Por este motivo, Camuzzi Gas recuerda cuáles son las medidas que hay que tener en cuenta para evitar accidentes con CO:

•      Verificar periódicamente y con instaladores matriculados el funcionamiento de los artefactos a gas, sus conductos de evacuación de gases y las ventilaciones.

•      Mantener una ventilación permanente de los ambientes, aún en los meses de invierno.

•      No obstruir ni tapar las rejillas de ventilación de los ambientes.

•      En los ambientes cerrados, los artefactos deben ser preferentemente de Tiro Balanceado.

•      Los calefones y calefactores de tiro natural, como así también las estufas de tipo infrarrojo, no deben colocarse nunca en baños o dormitorios por su elevado consumo de oxígeno.

•      No utilizar ni las hornallas ni el horno para calefaccionar ya que consumen mucho oxígeno del ambiente.

•      No realizar cerramientos en balcones o terrazas si existen artefactos a gas que ventilan a esos ambientes.

•      Recordar que la llama del quemador siempre debe ser de color azul, con los extremos transparentes. Una llama amarilla o anaranjada es una señal de que algo está funcionando mal.

•      Los artefactos deben poseer una identificación de aprobación reconocida por el ENARGAS.

•      Toda modificación y/o ampliación de la instalación interna debe realizarse con un gasista matriculado y ser supervisada por la distribuidora para garantizar la seguridad de la misma.

ANTE UNA EMERGENCIA

Comunicarse de inmediato con las líneas de emergencias, disponibles las 24hs, todos los días del año:

CAMUZZI GAS PAMPEANA: 0800-666-0810 ó 0810-666-0810

CAMUZZI GAS DEL SUR: 0800-999-0810 ó 0810-999-0810

Acerca de Camuzzi Gas

Camuzzi Gas es la mayor distribuidora de gas natural de la Argentina en términos de volumen, cubriendo el 45% del país en dos regiones contiguas a través de Camuzzi Gas Pampeana y Camuzzi Gas del Sur. Con un sistema de gasoductos de transporte y redes de distribución, abastece a siete provincias del país: Buenos Aires, La Pampa, Neuquén, Chubut, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Piden tomar recaudos para prevenir intoxicación por monóxido de carbono

En lo que va de la época invernal se registraron varios casos en Mar del Plata.

Desde la Dirección de Protección a la Víctima y Programas de Prevención de Accidentes de la Municipalidad de General Pueyrredon, que tiene a su cargo el Dr. Hugo Vega, alertan sobre la intoxicación por monóxido de carbono en departamentos y ambientes chicos.

Además se destacó que desde el año pasado se esta trabajando con el Sindicato de Encargados de Edificios y con la Universidad Nacional de Mar del Plata, a través de la FUM (Federación Universitaria Marplatense) para trabajar con dos grupos de riesgo muy importantes como lo son los estudiantes universitarios jóvenes, especialmente aquellos que ingresan este año y vienen de otras localidades, y con aquellos que viven en departamentos céntricos u otros, donde el uso de calefacción y cerramientos herméticos (uso excesivo de burletes), genera falta de ventilación.

Al respecto, el Dr. Hugo Vega manifestó que “queremos hacer una mención especial sobre la intoxicación y muerte por monóxido de carbono, que se previene con un simple espacio o hendija por donde circule el aire. La idea que existe de que se necesitan detectores o artefactos para detectar, no lo son para salvar una vida. Simplemente, con lo que vulgarmente se llama hendija, una corriente de aire frío por la pasa una correntada de aire, es suficiente para evitarlo”.

“Este gas – continuó Vega – que tiene la particularidad de no tener olor, color ni gusto, y además no irrita la garganta de los ojos, no nos podemos alertar. Se puede evitar con un abertura por donde se filtre el aire. Por supuesto que hay que hacer revisar por un gasista matriculado todos los artefactos de gas para comprobar que la combustión sea la correcta y que estén libres las salidas de ventilación al exterior”.

Por último, el funcionario sostuvo que “la gente no toma conciencia, lo suficiente. Todavía sigue habiendo muertes por intoxicación en Mar del Plata, la mayor de los que mueren por este tipo ocurren en departamentos céntricos o cerca del centro, son ambientes chicos, donde la gente cuando tiene frío prende todos los calefactores, cierra herméticamente la casa, incluso pone burletes, lo que termina intoxicando y haciendo que se muera la gente. No debiéramos permitir que nadie sufriera una muerte por intoxicación porque sabemos que ocurre corrientemente entre abril y octubre, sabemos los lugares dónde ocurre y en qué circunstancias”.

RECOMENDACIONES:

-La intoxicación y muerte por monóxido de carbono se produce por la incompleta combustión del carbón, por artefactos  que queman mal y por la falta de oxígeno en el ambiente.

-Hay que hacer revisar por un gasista matriculado todos los artefactos a gas para comprobar que la combustión sea la correcta y que estén libres las salidas de ventilación al exterior.

-La mayoría de las muertes e intoxicaciones ocurren en departamentos,  relativamente chicos, en época de otoño e invierno, donde además de calefaccionar en forma excesiva,  no se dejan entradas de aire,  y además se cierran en forma hermética todas las aberturas con burletes.

 

Monóxido: 10 preguntas para prevenir accidentes

Con el arribo del invierno el próximo 21 de junio, Camuzzi Gas Pampeana ofrece a la población una guía práctica con 10 preguntas para entender qué es el monóxido de carbono, cómo se produce, qué efectos tiene sobre las personas y cómo evitar intoxicaciones.

  1. ¿Qué es el monóxido de carbono?

El monóxido de carbono es un gas tóxico que se produce por una mala combustión. Ésta puede originarse no sólo en los artefactos a gas natural, sino también con cualquier otro material combustible: madera, carbón, kerosene, etc. No tiene olor, color ni sabor y tampoco irrita; es por eso que resulta tan difícil de reconocer en un ambiente.

  1. ¿Cómo se produce una mala combustión?

El oxígeno es fundamental para que los materiales combustibles puedan quemarse adecuadamente. Cuando la cantidad de oxígeno es insuficiente se produce la mala combustión, dando origen al monóxido de carbono (CO). Por ello, las principales causas de aparición de CO están asociadas al mal estado de los artefactos a gas o de sus instalaciones, que por alguna deficiencia no permiten el ingreso de oxígeno al lugar de la combustión, o al desconocimiento de las medidas de seguridad.

  1. ¿Por qué se llama “monóxido de carbono” y por qué se escribe “CO”?

Su nombre refiere a su composición química: una sola molécula de oxígeno (“mono”=1; “óxido”=Oxígeno) y una molécula de carbono.

  1. ¿Es lo mismo que el gas natural?

No, no es lo mismo. El gas natural no es tóxico pero sí explosivo en determinadas concentraciones de gas y aire. En su forma natural no tiene olor, pero para ser distribuido y como norma de seguridad, se le agrega el característico olor con el que se lo identifica en los hogares.

  1. ¿La presencia de CO en un ambiente significa que hay un escape de gas natural?

No. Tener una pérdida, o dejar abierto el paso de gas sin encender ningún artefacto es peligroso porque puede generar una explosión, incendio o asfixia por acumulación de gas en el ambiente, pero no porque se esté produciendo CO.

  1. ¿Cómo afecta el CO en las personas?

El CO desplaza al oxígeno del ambiente. Una vez inhalado, se combina con la hemoglobina de la sangre a través de los pulmones e impide que el oxígeno llegue a los órganos vitales. En función del tiempo de exposición y del grado de concentración del CO en el aire respirado, puede provocar desde dolores de cabeza, náuseas y desmayos, hasta la muerte.

  1. ¿Por qué es importante mantener los ambientes ventilados?

La ventilación de los ambientes permite el ingreso del oxígeno necesario para lograr una buena combustión y, ante la presencia de CO, atenuar sus efectos adversos. Por ello, es absolutamente necesario mantener ventilaciones permanentes, como las rejillas, para el ingreso continuo de aire. Las mismas no tienen que obstruirse ni siquiera en forma parcial. Como seguridad adicional esconveniente garantizar una apertura mínima de alguna ventana para contribuir al ingreso de aire en el ambiente.

  1. ¿Cómo se previene la presencia de CO en los ambientes?

Es fundamental hacer revisar las instalaciones de gas y los artefactos en forma periódica por un instalador matriculado. Es el único profesional que podrá garantizar que las condiciones de la instalación, la ubicación de los artefactos, la ventilación y las evacuaciones de gases se encuentran en condiciones técnicas y de seguridad reglamentarias.

  1. ¿Cómo puede una persona detectar la presencia de CO?

Si bien el CO no tiene olor, ni se ve ni se siente, existen claros indicios para detectar su presencia, como la coloración amarilla o anaranjada de la llama (siempre debe ser de color azul) y la aparición de manchas o tiznado en las paredes, en los artefactos, sus conductos de evacuación de gases o alrededor de ellos. Adicionalmente, la aparición de síntomas como dolores de cabeza, mareos, náuseas y vómitos podrían también estar indicando su presencia.

  1. ¿Qué hay que hacer ante la presencia de CO en un ambiente?

Lo primero que hay que hacer es abandonar el ambiente y dejar abiertas las ventanas para su adecuada ventilación. Si alguna persona tiene síntomas, debe recibir atención médica. Antes de volver a usar ese ambiente hay que convocar a un instalador matriculado para que revise las instalaciones.

Los accidentes con monóxido de carbono suceden todo el año y siempre son evitables. El mantenimiento de las instalaciones internas es responsabilidad de los usuarios, y para hacerlo, es necesario hacer una revisión periódica con un instalador matriculado. Ante emergencias o dudas, Camuzzi pone a disposición sus números de contacto.

 

Monóxido de carbono: recomiendan ventilar viviendas para evitar intoxicaciones

La Dirección de Protección a la Víctima y Programas de Prevención de Accidentes relanzó su campaña.

Desde la Dirección de Protección a la Víctima y Programas de Prevención de Accidentes de la Municipalidad de General Pueyrredon, que tiene a su cargo el Dr. Hugo Vega, alertan sobre la intoxicación por monóxido de carbono en departamentos y ambientes chicos.

“Estamos relanzando esta campaña, que iniciamos hace un mes, con respecto a la prevención de muertes e intoxicaciones por monóxido de carbono. Queremos reforzarla porque con la llegada de turistas, este es un grupo de riesgo importante”, señaló el funcionario municipal.

“Estos – continuó Vega – encuentran sus departamentos cerrados, húmedos y muy fríos, y ante la necesidad de calefaccionarlos, generalmente se exceden en la cantidad de calor que generan”.

Entonces, desde la mencionada Dirección recomiendan dejar una hendija o alguna ventana entreabierta. “Si bien puede enfriar un poco el ambiente, nos asegura que nadie se intoxique por inhalación de monóxido de carbono”, sostuvo.

“La ventilación es lo más importante”, remarcó Vega. “Incluso funcionando bien los artefactos de calefacción, si falta oxígeno empiezan a generar monóxido de carbono. Por más que tengamos la famosa llama azul, en calefones o calefactores, no garantiza que no se genere monóxido”, concluyó.