Misa a 16 años de la muerte del cardenal Pironio

El miércoles 5 de febrero, a las 20, en la catedral de los santos Pedro y Cecilia, el obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, presidirá una misa por los 16 años de la muerte del cardenal Eduardo Francisco Pironio.

En la convocatoria, la curia marplatense destaca que el purpurado fallecido el 5 de febrero de 1998, cuya causa de beatificación ya fue abierta, gobernó pastoralmente la diócesis de Mar del Plata entre 1972 y 1975.

Asimismo, reproduce en forma íntegra el testamento espiritual del cardenal Pironio, en el que exclama: “Magnificat” al detallar las alegrías y gracias recibidas a lo largo de su vida como católico, sacerdote, obispo y cardenal.

En este texto, leído durante la misa exequial en la catedral de Buenos Aires, el purpurado renueva su “entera disponibilidad” al papa Juan Pablo II, a quien le pidió perdón “por todo lo que no supe hacer como prefecto de la Congregación para los Religiosos y los Institutos Seculares y como presidente del Pontificio Consejo para los Laicos” y le agradece que lo haya creado cardenal.

“Quiero morir tranquilo y sereno: perdonado por la misericordia del Padre, la bondad maternal de la Iglesia y el cariño y comprensión de mis hermanos. No tengo ningún enemigo, gracias a Dios; no siento rencor ni envidia a nadie. A todos les pido que me perdonen y recen por mí”, subraya en su testamento.

Fuente: Aica.org

El Obispo celebró la eucaristía donde cayó el rayo en Gesell

Una gran multitud de personas se congregó ayer en la misa que presidió el obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, en el balneario Áfrika, donde hace más de diez días ocurrió la caída de un rayo en la que perdieron la vida cuatro jóvenes turistas y hubo varios heridos; por ellos y sus familiares se rezó especialmente.

Concelebraron el párroco del lugar, presbítero Eduardo Torre y el vicario parroquial, Christian Caballero. También estuvieron presentes el intendente municipal Jorge Rodríguez Erneta, junto a otras autoridades.

Representantes de la Cruz Roja, Defensa Civil, Policía, Bomberos y Scouts también participaron de la eucaristía y fueron espontáneamente aplaudidos por los presentes, en un gesto de reconocimiento a su tarea en el episodio ocurrido días atrás.

“A diez días del trágico accidente natural en el que perdieron la vida cuatro jóvenes turistas en este mismo lugar, el sentido de mi presencia asume la forma de un gesto de profunda solidaridad con los difuntos y con el dolor de sus familiares, y también con las personas afortunadamente vivas que sufrieron consecuencias”, expresó el obispo en su homilía.

Para finalizar, invitó a todos los turistas y a los habitantes de Villa Gesell presentes, a unirse en oración por los difuntos y familiares y por los heridos en la tragedia, “elevando al cielo”, esta plegaria: “Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, te pedimos por estos hijos tuyos y hermanos nuestros que han sido alcanzados por la desgracia. Algunos han partido, otros se debaten en el dolor. Parientes y amigos lloran una ausencia, o se conmueven por la desdicha. Todos miramos hacia ti, el único que en tu Hijo Jesucristo puedes aportar luz, consuelo y esperanza. Unidos a María, Madre de Jesús y consuelo de los afligidos, imploramos para todos el don de tu paz. Amén”.

Un emotivo momento de la eucaristía, se vivió cuando los dueños del balneario llevaron las ofrendas al altar. La comunidad de Gesell junto a los turistas que se acercaron al balneario, rezaron unidos, como se viene realizando desde el 9 de enero por los jóvenes fallecidos, los heridos y el consuelo de familiares y amigos, y agradecieron al pastor de la Iglesia Católica de Mar del Plata por su cercanía y presencia.

 

Misa en el lugar de la tragedia de Gesell

Este domingo 19 de enero a las 19, el obispo de la diócesis de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, celebrará la misa en el Balneario Afrika (La Costa y Paseo 123), donde días atrás ocurrió la tragedia del rayo en la cual perdieron la vida cuatro turistas.

Se invita a toda la comunidad a participar de esta eucaristía donde el pastor de la Iglesia Diocesana de Mar del Plata, rezará por los jóvenes fallecidos, heridos y el consuelo de sus familiares y amigos.

El mismo jueves que ocurrió el hecho, monseñor Marino redactó un “mensaje de solidaridad en dolor” en el que hizo llegar su cercanía en la oración por todas las personas afectadas y sus familiares.

“Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, te pedimos por estos hijos tuyos y hermanos nuestros que han sido alcanzados por la desgracia. Algunos han partido, otros se debaten en el dolor. Parientes y amigos lloran una ausencia, o se conmueven por la desdicha. Todos miramos hacia ti, el único que en tu Hijo Jesucristo puedes aportar luz, consuelo y esperanza. Unidos a María, Madre de Jesús y consuelo de los afligidos, imploramos para todos el don de tu paz. Amén.”, rezó el obispo.