Condenaron a 10 años de prisión a militar que atropelló y arrastró a un joven

Un suboficial del Ejército que atropelló y mató a un joven, al que arrastró 11 cuadras con su auto en la ciudad de Mar del Plata en 2017, fue condenado a 10 años de prisión e inhabilitado a conducir por el mismo plazo, informaron fuentes judiciales.

Jonatan Emanuel Maurette (31) fue hallado culpable del delito de «homicidio simple con dolo eventual en concurso ideal con lesiones leves», por el siniestro que causó la muerte de Paulo Nahuel Barragán en la localidad balnearia, en la madrugada del 3 de diciembre de ese año.

La condena de Maurette, quien prestaba funciones entonces en el Grupo de Artillería de Defensa Aérea 601 ubicado en Camet, contempló -además- las lesiones sufridas por Mauricio Gómez, otro joven que estaba junto a la víctima fatal en la esquina de la avenida Colón y calle 190, que había sido embestido segundos antes.

Los integrantes del Tribunal Oral en lo Criminal 1, Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y Ricardo Perdichizzi, consideraron que el acusado era «plenamente consciente» al momento del siniestro, y fallaron por unanimidad en línea con la figura y la pena solicitadas durante el juicio por el fiscal que llevó adelante la investigación, Rodolfo Moure.

«Estamos conformes, porque desde el principio entendimos que esto no fue un simple accidente de tránsito», aseguró tras la lectura del fallo Moure.

El fiscal consideró -a lo largo del proceso- que el acusado «sabía que atropelló a una persona, se dio a la fuga, aumentó la velocidad y mató a Barragán».

La sentencia, a la que tuvo acceso Télam, coincidió con el planteo de Maximiliano Orsini, abogado de la familia del joven fallecido, quien, si bien había pedido una pena de 12 años de prisión, destacó la calificación de «dolo eventual» aplicada por los magistrados, y aseguró que «es un fallo de trascendencia jurídica».

Los jueces consideraron «absolutamente imposible» que el militar «no haya percibido al grupo humano» al que atropelló, y que «no haya sentido algo distinto en la conducción» de su auto al llevar «enganchado» por once cuadras a Barragán, hasta que estacionó en su casa con el cuerpo debajo del vehículo, donde fue hallado horas después por un vecino.

Susana Suhette, madre de la víctima fatal, señaló en el sexto piso de los tribunales marplatenses: «Está bien la pena, aunque esperábamos 12 años. Nadie me va a devolver a Nahuel, pero se hizo justicia».

El tribunal no hizo lugar al planteo de la defensa del militar, que había pedido la absolución y subsidiariamente la pena mínima prevista para el delito de «homicidio culposo», por la presunta incidencia de «factores ajenos» como «la nocturnidad», la llovizna «que dificultaba la visibilidad», la «falta de iluminación y señalización de la zona».

Los jueces consideraron que en «la madrugada del hecho, aun estando bajo la incidencia del consumo de marihuana», Maurette «estaba plenamente consciente de que estaba manejando un automotor y transitando por una ‘zona hostil o peligrosa’, como él la definió».

Para el tribunal «es imposible acoger el esforzado criterio de la defensa de la existencia de una mera negligencia culposa» por parte del imputado.

«Maurette tuvo una representación de una probabilidad concreta y no remota de un resultado antinormativo y no obstante no le importó, se desinteresó y continuó con su conducción llevándose por delante dos seres humanos con indiferencia suprema», aseguraron.

El militar condenado, quien llegó al juicio con prisión preventiva, fue trasladado tras el fallo a la Unidad Penal 44 de Batán. (Télam)

Militar que atropelló y arrastró a un joven aseguró no haberse dado cuenta de lo sucedido

Jonatan Emanuel Maurette (31), imputado por la muerte de Paulo Nahuel Barragán (25), aseguró ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 que al sentir el estallido del vidrio delantero de su Peugeot 206 pensó que le «habían tirado algo» y que no se dio cuenta de que arrastraba el cuerpo de una persona.

El suboficial del Ejército juzgado por matar a un joven al que arrastró 11 cuadras con su auto mientras conducía alcoholizado en la ciudad de Mar del Plata, afirmó que «en ningún momento» advirtió que había embestido y enganchado a alguien y que creyó que había recibido un piedrazo en el parabrisas en un intento de robo, por lo que sólo pensó en «escapar de la zona de fuego».

Jonatan Emanuel Maurette (31), imputado por la muerte de Paulo Nahuel Barragán (25), ocurrida en la madrugada del 3 de diciembre de 2017, aseguró ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 que al sentir el estallido del vidrio delantero de su Peugeot 206 pensó que le «habían tirado algo» y que no se dio cuenta de que arrastraba el cuerpo de una persona.

Maurette dijo que solo notó que el auto «andaba diferente», pero pensó que era «por una falla en la rueda delantera derecha, por haber agarrado un bache».

El militar, que cumplía entonces funciones en el Grupo de Artillería de Defensa Aérea 601 de Camet, aseguró que en la zona donde fue atropellado Barragán, en avenida Colón y calle 192, en el oeste de la ciudad, «una modalidad de robo es que te rompen el vidrio o se te tiran».

En su declaración, que marcó el cierre de la segunda jornada del juicio, sostuvo que tras sentir el estallido del vidrio «lo único que pensaba era salir de la zona de fuego, de la zona de peligro» y nunca pensó en detenerse.

La rotura del parabrisas, según la investigación, se debió al impacto del cuerpo de otro joven que estaba en el lugar con Barragán, Mauricio Gómez, quien tras ser embestido cayó encima del auto y sufrió múltiples heridas.

«Yo no sé en qué momento estalló. No vi la gente», agregó Maurette, y explicó que al alejarse del lugar sintió «que el auto andaba diferente», pero creyó que era «una falla en la rueda».

Señaló que «jamás» advirtió en el trayecto de 11 cuadras que recorrió hasta su casa, que arrastraba el cuerpo de más de 100 kilos de Barragán, que fue localizado cinco horas después debajo del auto estacionado en la vereda de su domicilio.

Relató además que la madrugada del siniestro, al ingresar en la casa en la que vivía con su familia, puso la alarma del vehículo y antes de acostarse le contó a su hermano que habían tratado de robarle: «Me quisieron afanar y me rompieron todo el auto».

Según su declaración, al día siguiente la madre lo despertó para avisarle que estaba la policía en la puerta y que había una persona debajo de su auto.

«¿Usted manejaba anoche?, ¿usted vio lo que hay abajo del vehículo», le preguntó un agente, según declaró Maurette, y tras explicar que habían intentado robarle, lo revisaron y encontraron restos de marihuana en su pantalón, y luego quedó detenido.

El hombre, quien llegó al juicio oral alojado desde entonces en la Unidad Penal 44 de Batán, está imputado por el delito de «homicidio simple con dolo eventual en concurso ideal con abandono de persona seguido de muerte y lesiones leves», que prevé hasta 25 años de prisión.

«No lo puedo creer. Es algo horrible lo que me pasó. Se me fue la vida y arruiné una familia», dijo el acusado, y agregó que quería pedirle disculpas a la madre del joven fallecido.

El juicio continuará mañana desde las 9 con las declaraciones de los últimos tres testigos, propuestos por la defensa, a cargo de Gonzalo La Manza, y a continuación se conocerán los alegatos de cierre. (Télam)

Juzgan a un militar que atropelló y arrastró por más de diez cuadras a un joven de 25 años

Jonatan Maurette (31) cumplía funciones en el Grupo de Artillería de Defensa Aérea 601 de Camet en diciembre de 2017, cuando embistió y arrastró hasta su casa a Paulo Nahuel Barragán, que fue encontrado muerto por un vecino casi cinco horas después, debajo del auto estacionado.

Un cabo del Ejército, acusado de matar a un joven de 25 años al que atropelló y arrastró por más de diez cuadras mientras conducía alcoholizado en Mar del Plata, comenzó a ser juzgado a partir de este lunes, informaron fuentes judiciales.

Jonatan Emanuel Maurette (31) cumplía funciones en el Grupo de Artillería de Defensa Aérea 601 de Camet en diciembre de 2017, cuando embistió y arrastró hasta su casa a Paulo Nahuel Barragán, que fue encontrado muerto por un vecino casi cinco horas después, debajo del auto estacionado.

Maurette está acusado además de atropellar en el mismo siniestro a un joven ciclista, Mauricio Ezequiel Gómez, quien cayó sobre el capot del vehículo tras el impacto, rompió el parabrisas con el golpe y sufrió múltiples heridas en sus brazos y piernas.

El militar será juzgado por el Tribunal Oral en lo Criminal 1, integrado por los jueces Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y Ricardo Perdichizzi.

El fiscal será Rodolfo Moure, quien llevó adelante el tramo final de la investigación y en su requerimiento de elevación a juicio, en 2018, lo imputó por «homicidio simple con dolo eventual, en concurso ideal con abandono de persona seguido de muerte y con lesiones leves».

Esa misma imputación será sostenida en la apertura del juicio por el abogado de la familia de Barragán, Maximiliano Orsini.

Moure planteó la figura subsidiaria de «homicidio culposo calificado por la conducción de automotor bajo los efectos del alcohol, abandono de persona seguido de muerte y lesiones culposas».

En su pedido el fiscal detalló que cerca de las 4 de la madrugada del 3 de diciembre de 2017, Maurette atropelló con su Peugeot 206 a los dos jóvenes, mientras manejaba «alcoholizado» por avenida Colón y calle 190, en el oeste de la ciudad, al regresar de una fiesta.

Según la investigación, primero embistió a Gómez, que se había acercado en bicicleta al lugar donde se encontraba Barragán, quien acababa de tener una caída con la moto que manejaba y en la que viajaba además otro amigo.

Gómez, quien se encontraba de pie, declaró que voló sobre el capot y rompió el parabrisas y que segundos después fue atropellado Barragán, que estaba sentado sobre el pavimento tras la caída de su moto y quedó enganchado en la parte inferior del Peugeot cuando intentaba incorporarse para no ser embestido.

Para el fiscal, «con cabal conocimiento de lo ocurrido», Maurette «huyó sin detener su marcha y arrastrando a Barragán» once cuadras, hasta que estacionó el auto sobre la vereda de su casa, en la calle Remedios de Escalada al 1900, y «con el cuerpo de la víctima bajo el rodado» ingresó a la vivienda «sin intentar socorrerla ni procurar auxilio».

Cuatro horas después del siniestro, luego de que un vecino advirtiera el cuerpo debajo del Peugeot, el suboficial fue detenido mientras dormía y dentro del auto hallaron una botella de cerveza vacía, por lo que permanece alojado en la Unidad Penal 44 de Batán.

La autopsia del cuerpo de Barragán determinó que sufrió «lesiones múltiples, fractura de cráneo, congestión y hemorragia cerebral, producto del arrastre del cuerpo».

Un informe médico estableció que «sin el prolongado arrastre de la víctima, ésta no habría perdido la vida». (Télam)

Ponen a disposición de la justicia el momento que atropellan al motociclista

En tanto la fiscalía resolvió modificar la carátula de este conmocionante siniestro de tránsito.

El Centro de Operaciones y Monitoreo municipal logró captar en la madrugada de este domingo el preciso momento en que el motociclista de 19 años fue atropellado y arrastrado una decena de cuadras por el conductor de un Peugeot 206.

El director del área, Sergio Andueza, informó que puso a disposición de la Fiscalia 11 todas las imágenes captadas – antes y con posterioridad – en relacion al siniestro vial registrado a las 3.55 en la intersección de calles 190 y Colon, como también otras cámaras de la zona.

Cabe recordar que, un automóvil Peugeot 206 conducido por un militar de 29 años identificado como Yonatan Maurette, atropelló a dos jóvenes que circulaban en moto y a raíz del impacto arrastró durante varias cuadras a Nahuel Barragán.

En tanto, el fiscal Pablo Cistoldi modificó la carátula del hecho y pasó de “homicidio culposo” a “homicidio simple con dolo eventual”.

En el transcurso de esta jornada se espera que el fiscal tome declaración al militar detenido.

Director General de Aduanas desplazado: sospechas de corrupción

Su lugar será ocupado de manera interina por Javier Zabaljauregui. No es la primera denuncia que sufre el ex carapintada Gómez Centurión.

El Gobierno Nacional desplazó al director general de Aduanas, Juan José Gómez Centurión, luego de tomar conocimiento de una serie de grabaciones que lo involucran en probables maniobras de corrupción que derivaron en una denuncia judicial presentada por el Ministerio de Seguridad.

Cuando esto fue comunicado al director de la AFIP, Alberto Abad, y luego al presidente Mauricio Macri, este pidió que inmediatamente Gómez Centurión deje su cargo.

Las sospechosas escuchas de Centrurión habrían sido acercadas por organismos de Inteligencia.

En las mencionados audios, que habrían sido acercados por organismos de inteligencia, se escucharía a Gómez Centurión y personas de su confianza pidiéndole dinero a empresarios, algunos de los cuales también fueron denunciados.

La AFIP informó en un comunicado que «atento a los términos de la denuncia presentada por el Ministerio de Seguridad de la Nación ante la Justicia Nacional en lo Criminal y Correccional Federal, el Administrador Federal dispuso en el día de la fecha la separación preventiva del Licenciado Juan José Gómez Centurión al cargo de Director General de Aduanas, hasta tanto la Justicia instruya los actos correspondientes».

Asimismo, el organismo que conduce Abad indicó que Javier Zabaljauregui, quien hasta este viernes ocupaba el cargo de Subdirector de Operaciones Aduaneras Metropolitanas, asumirá de manera interina en la Aduana.

La denuncia de Seguridad contra Centurión no fue la primera que involucra al ahora ex titular de Aduana. Anteriormente, el abogado Maximiliano Rusconi realizó una presentación en la que acusó a Centurión de los delitos de falso testimonio, violación de correspondencia, abuso de autoridad, violación de los deberes de funcionario público y encubrimiento. La denuncia recayó en el Juzgado Criminal y Correccional Federal 8, a cargo de Marcelo Martínez De Giorgi.

En tanto, la iniciada por la cartera de Seguridad, que conduce Patricia Bullrich quedó en manos de Ariel Lijo, titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal 4.

Según supo este medio, Gómez Centurión se enteró de la noticia volviendo de la provincia de Corrientes. Durante la noche tenía previsto ir a Olivos para hablar con Macri.

Juan José Gómez Centurión, nacido en Buenos Aires el 16 de mayo de 1958, es un militar retirado, perteneciente al Ejército Argentino, que alcanzó la jerarquía de Mayor, ex carapintada y actualmente se desempeña como político. Es veterano de la Guerra de las Malvinas, por cuya actuación fue condecorado con la Cruz al Heroico Valor en Combate, la más alta distinción militar argentina. Participó de los levantamientos de Semana Santa, en abril de 1987, y de Monte Caseros, en enero de 1988, contra el gobierno democrático de Raúl Alfonsín. Se desempeñaba como Director General de la Dirección Nacional de Aduanas, desde diciembre de 2015, durante la gestión de Mauricio Macri, hasta que fue suspendido ayer.