Serie: FRIENDS: Amigos son los amigos

Por: Ivanna Venuto

Corría el año 1994, y en Estados Unidos se estrenaba por primera vez una de las series que marco un antes y un después en la historia de la televisión: Friends.

Lo que comenzó como una sitcom, pronto logro convertirse en un éxito de escala mundial. La serie, que relata la historia de seis amigos en Mahattan a lo largo de una década, se apoya en unos guiones impresionantes, unos personajes que funcionan muy bien porque se mueven dentro de unas características muy marcadas sin agotarlas nunca, y unos actores elegidos a la perfección, desde los seis protagonistas hasta el último secundario.

Creada por Marta Kaufman y David Crane, con la producción ejecutiva de Kevin S. Bright, la serie cuenta las relaciones cruzadas de tres amigos y tres amigas en Nueva York: la superordenada, tan frágil como fuerte, Mónica (Courtney Cox); su amiga del colegio, Rachel (Jennifer Aniston), una mujer irresistible y egoísta; el complejo y tierno Chandler (Matthew Perry), el descerebrado, noble y genial Joey (Matt Le Blanc), la lunática, lúcida y divertida Phoebe (Lisa Kudrow); y el paleontólogo listo (David Schwimmer), hermano de Mónica.

Friends es el relato de seis amigos que se enfrentan a ese proceso único llamado maduración, el viaje de los veinte a los treinta. Narra la larga duración de una juventud feliz pero no idílica, pero por sobre todo, va a contar una sola y gran historia, desde el capítulo piloto hasta el último: la relación entre Ross y Rachel y las adversidades que como pareja deberán enfrentar.

Pero hay algo que convierte a Friends en una ficción invencible: que habla sobre cuestiones de la vida cotidiana, situaciones por las que toda persona ha pasado. Es una serie sobre la vida, con la que el espectador puede madurar a la par que sus personajes. No por algo su éxito no tiene precedentes y marcó a muchas generaciones. (Un dato: a través de la plataforma Netflix, se pueden ver todas las temporadas de la serie). No te la pierdas!