Detalles judiciales de cómo asesinaron a las mendocinas en Ecuador

Una perito forense confirmó el intento de abuso sexual. Hay dos imputados y se prevé la declaración de al menos 50 testigos. Marina y María José fueron encontradas en febrero envueltas en plástico y con cinta de embalar cerca de las playas de Montañita.

El juicio se lleva a cabo en Ecuador, donde citarían al menos a 50 testigos.

En el tercer día del juicio por el doble crimen en Montañita, Ecuador, una perito forense afirmó que María José Coni fue abusada sexualmente y que Marina Menegazzo estuvo paralizada durante unos minutos luego de ser apuñalada en el cuello.

A través de una videoconferencia, Lidia Médano dio detalles sobre las autopsias que practicó a los cuerpos el 22 de marzo. Comprometió con esto, aún más, a los dos imputados: el vigilador Alberto Segundo Mina Ponce y a Aurelio Eduardo “El Rojo” Rodríguez.

Médano dijo que Coni tenía fracturas en el fémur y en la base del cráneo. Ésta fue la que le provocó la muerte y que, además, tenía lesiones en la zona paragenital típicas de haberse resistido a una violación o abuso sexual.

En el caso de Menegazzo, ella tenía seis lesiones de arma blanca en el cuello que iban desde la mandíbula hasta el sector cervical. Una de las heridas fue la que motivó su muerte, ya que perforó su columna vertebral y su médula. “La víctima quedó paralizada por un tiempo. No se podía mover pero sí podía ver y escuchar lo que pasaba”, explicó la forense.

Las dos víctimas tenían irritaciones en sus muñecas, por lo que se cree que fueron maniatadas. También declaró Bárbara Miranda, responsable de la autopsia psicológica y social. Sostuvo que, antes de morir, Coni y Menegazzo sufrieron “estrés agudo y depresión ansiosa, porque se trató de un acto de violencia de género extrema”.

Los cuerpos de Marina y María José fueron encontrados envueltos en plástico y con cinta de embalar en una zona cercana a las playas de Montañita, el jueves 25 y el sábado 27 de febrero de este año, respectivamente. El último contacto telefónico que habían tenido con sus familiares fue el lunes 22 de febrero y planeaban regresar a Argentina cuatro días después.