“Hay necesidad de reparación y rejuvenecimiento espiritual”

Con la participación de miles de fieles, se realizó la 41° Marcha de la Esperanza que tuvo como lema «Madre, ayúdanos a trabajar por la paz«.

Como todos los años, partió desde la Gruta de Lourdes y culminó en la Iglesia Catedral, donde el obispo de la diócesis de Mar del Plata monseñor Antonio Marino presidió la Eucaristía en las escalinatas del Templo Mayor.

Monseñor Marino comenzó la homilía durante la Eucaristía de cierre de la Marcha de la Esperanza, recordando que “hace cuarenta años en 1974, la inauguraba el inolvidable segundo obispo de esta diócesis, Mons. Eduardo Pironio”.

Más adelante, el obispo hizo referencia al cierre preventivo de la Catedral “puede convertirse este año en símbolo o metáfora de nuestra necesidad de reparación y rejuvenecimiento espiritual”.

“El cierre preventivo de la Catedral, se vincula con grietas y desprendimientos de su ornamentación y sus molduras. Sabemos que ella es un signo elocuente que remite a otra realidad no física sino espiritual, no sólo temporal sino trascendente. Nosotros somos la casa de Dios, el templo santo, cuya piedra fundamental es el mismo Jesucristo, según la enseñanza de San Pablo”, sostuvo monseñor Antonio Marino ante la mirada atenta de miles de fieles que permanecían frente a la Catedral.

Todo listo para la 41° Marcha de la Esperanza

El obispo de la diócesis monseñor Antonio Marino, brindó detalles de la 41° Marcha dela Esperanza que se realizará este sábado 6 de diciembre desde la Gruta de Lourdes.

El lema que motivará a los peregrinos será «Madre, ayúdanos a trabajar por la paz».

El obispo estuvo acompañado por los sacerdotes Gabriel Mestre y Silvano De Sarro y el diácono Marcelo Lovera, quienes trabajan en la organización de la marcha.

Monseñor Marino reflexionó acerca de la importancia de la Marcha de la Esperanza y recordó que «fue iniciada por monseñor Pironio, y desde entonces no se interrumpió. La marcha quiere ser una contribución a la sociedad”.

El lema que acompañará la 41° Marcha de la Esperanza es «Madre, ayúdanos a trabajar por la paz».

«Trabajamos por la paz cuando tratamos de educar nuestro corazón, porque allí se origina todo, lo bueno y lo malo que hay en la sociedad. Tenemos que aprender a gobernar nuestros impulsos, pasiones e instintos para no volvernos esclavos de ese desorden interior que todos llevamos. Allí se alumbra la paz, y a la Virgen que es la Madre de Jesús, y trae la paz. Le pedimos que nos ayude a ser instrumentos de su Hijo en la renovación de la sociedad», explicó Monseñor Marino.

Cómo todos años el cierre de la marcha será con una Misa, pero este año en las escalinatas de la Catedral «dada las condiciones de nuestro templo mayor» lamentó el obispo.

El recorrido de la Marcha de la Esperanza

Partirá a la hora 16 desde la Gruta de Lourdes, y comenzará su recorrido hasta llegar a la Parroquia San Antonio de Padua. De allí continuará la peregrinación hacia Jesús Obrero, donde a pocas cuadras, se realizará el tradicional paso de la Virgen.

La marcha seguirá su recorrido hasta hacer una nueva parada en la Parroquia San José. Luego se llegará a la Parroquia Asunción de la Santísima Virgen. Seguidamente, la marcha emprenderá el tramo final hasta llegar a la Iglesia Catedral, donde el obispo monseñor presidirá la Misa, acompañado por gran cantidad de sacerdotes y los peregrinos de la marcha.