Julio Aro afirmó que las identificaciones en Malvinas son «no dejar a nadie en el campo de batalla»

El excombatiente de Malvinas y presidente de la Fundación «No Me Olvides» es uno de los impulsores del proceso de identificación de soldados argentinos enterrados en el cementerio de Darwin.

Julio Aro, excombatiente de Malvinas, presidente de la Fundación «No Me Olvides» y uno de los impulsores del proceso de identificación de soldados argentinos enterrados en el cementerio de Darwin, consideró hoy que la nueva etapa del Plan Proyecto Humanitario «significa no dejar a nadie en el campo de batalla».

Un equipo internacional de seis expertos forenses -entre ellos dos argentinos-, coordinado por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), llegó la semana pasada a las islas Malvinas para iniciar ayer la segunda etapa de identificación de restos de excombatientes caídos en la guerra de 1982, que consistirá en la exhumación de los restos de varias personas, ubicados en una tumba denominada C.1.10.

El equipo de expertos también evaluará una zona llamada Caleta Trullo/Teal Inlet para investigar la posible existencia de una tumba con restos de soldados argentinos, según informó el CICR, a través de un comunicado.

«Esto significa mucho, significa lo que siempre decimos: de no dejar a nadie en el campo de batalla, significa ponerle nombre y apellido de los compañeros que no están, significa levantar las esperanzas de esas familias que aún hoy no han encontrado a su ser querido», declaró Aro a Télam Radio.

También destacó que para las tareas de identificación «contamos con el mejor equipo del mundo, sabemos que no solamente son profesionales de la hostia, sino que son seres humanos ejemplares» en referencia al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), quienes realizarán los procesamientos y cruzamientos de información entre los perfiles genéticos de las muestras y las aportadas por familiares.

«No buscamos culpables, sino que se haga de la mejor manera posible», aclaró Aro, y reflexionó que las tareas de identificación de soldados caídos que restan permitirán que «esas madres que aún están esperando, puedan tener la paz que tanto se merecen».

Los trabajos de campo que realizará el equipo de seis expertos se desarrollan cuatro años después del primer Plan Proyecto Humanitario en el cementerio de Darwin, relevamientos que permitieron identificar a 115 soldados argentinos gracias a las muestras de sangre aportadas por sus familiares. (Telam)

Malvinas: iniciarán en el cementerio de Darwin los trabajos forenses en una tumba colectiva

Lo llevará adelante un equipo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR)

Este lunes inician en Malvinas los trabajos forenses en una tumba colectiva del cementerio de Darwin.

La historiadora Alicia Panero expresó que su «lucha» es por la «dignidad póstuma» y debido a que los familiares de los soldados muertos en la guerra de 1982 «necesitan conocer la verdad».

Los trabajos estarán a cargo de un equipo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). 

Seis expertos coordinados por el CICR, entre ellos dos argentinos, comenzarán este lunes los trabajos forenses, en una nueva etapa de identificación de restos de excombatientes caídos en la guerra de 1982

A diferencia del trabajo realizado durante los meses de junio y julio de 2017, cuando fueron exhumados 122 cuerpos de 121 sepulturas con la denominación «Soldado argentino solo conocido por Dios», en este caso la labor se centrará solo en una tumba colectiva –la denominada C 1 10- ubicada en Darwin

En esa fosa se decía que se encontraban los restos del alférez de Gendarmería Julio Sánchez, y de los soldados de Fuerza Aérea Héctor AguirreLuis Sevilla y Mario Luna. Luego se supo que los restos se econtraban en tumbas individuales 

Según investigó Panero, «tanto en la tumba C 1 10, como en la B 4 16, ambas múltiples, hay restos no identificados de soldados argentinos, y sin un proceso científico que lo determine.

Es por eso que ahora se intentará identificar de quiénes son los restos que se encuentran en esa tumba colectiva. (NA)

Solá reiteró reclamo de soberanía y advirtió sobre presencia militar del Reino Unido en Malvinas

De esta forma planteó el canciller la posición argentina respecto a la soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes y en rechazo de la presencia del Reino Unido en el archipiélago, usurpado en 1833.

El canciller Felipe Solá renovó en Naciones Unidas (ONU) el reclamo por la soberanía sobre las Islas Malvinas durante la sesión del Comité de Descolonización del organismo internacional, dijo que hay “una injustificada y desproporcionada presencia militar” en el archipiélago por parte del Reino Unido y reiteró la voluntad argentina de «seguir buscando sin descanso una solución pacífica de la disputa».

De esta forma planteó el titular del Palacio San Martín la posición argentina respecto a la soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes y en rechazo de la presencia del Reino Unido en el archipiélago, usurpado en 1833.

En el ámbito del Comité de Descolonización de Naciones Unidas, Argentina reiteró el reconocimiento de la soberanía sobre las islas, su disposición al diálogo con el Reino Unido en el ámbito del organismo internacional, pero también hizo un llamado de atención respecto a las acciones que realiza el Reino Unido, en especial por su «presencia militar».

El Reino Unido «mantiene en las Islas una injustificada y desproporcionada presencia militar, realizando regularmente maniobras y ejercicios», denunció Solá al participar de la sesión del Comité, realizado en el edificio de las Naciones Unidas en Nueva York.

También se quejó de que el Reino Unido realice en el archipiélago «acciones unilaterales» y recordó que debería abstenerse de hacerlo «hasta tanto se encuentre una solución definitiva a la controversia», tal como lo dispone una resolución de Naciones Unidas.

Entre estas acciones unilaterales, el canciller incluyó «la exploración y explotación ilegal de recursos renovables y no renovables en el área en disputa» al extender «las licencias unilaterales de pesca en las aguas circundantes a Malvinas por 25 años más, a partir de 2031».

«Confiamos en que una vez más, este Comité Especial renovará su compromiso con el derecho internacional y la solución pacífica de controversias, y adoptará por consenso el proyecto de resolución sobre la cuestión de las Islas Malvinas», dijo el canciller argentino al respecto.

En ese marco, Solá reiteró «la voluntad del Gobierno argentino de seguir buscando sin descanso una solución pacífica de la disputa de soberanía».

Solá comenzó su discurso ante el Comité Especial de Descolonización advirtiendo que «el flagelo del colonialismo afecta particularmente a América latina y el Caribe» porque «más de la mitad de los territorios no autónomos se encuentran» en la región.

«Como el presidente Alberto Fernández ha manifestado, no hay lugar para el colonialismo en el siglo XXI», dijo el ministro de Relaciones Exteriores.

En su argumentación, Solá hizo hincapié en que «el derecho a la libre determinación no es aplicable a las Islas Malvinas», como habían pedido los dos oradores isleños antes de la ponencia del canciller, y argumentó que «la composición de la población de las Islas es el resultado de la colonización iniciada por el Reino Unido en 1833».

El canciller recordó que en 1833 el «Reino Unido ocupó ilegalmente y por la fuerza las Islas Malvinas», ocho años después de haber celebrado con la Argentina el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación, el 2 de febrero de 1825.

Subrayó que hasta ese momento la soberanía de la República Argentina sobre los territorios hoy disputados «además de ser incuestionable desde el punto de vista del derecho internacional, era pública, pacífica e ininterrumpida desde el mismo inicio de la existencia del Estado argentino».

Durante esta revisión histórica, el canciller recordó que en 1965, la Asamblea General adoptó la resolución 2065 (XX) «que fue aprobada sin votos en contra» y que reconoció la existencia de una disputa de soberanía sobre las islas y estableció «que la forma de ponerle fin» era «mediante las negociaciones bilaterales entre ambos Gobiernos».

Para el canciller argentino «no existe ninguna razón, salvo la intención del Reino Unido de mantener la manifiestamente ilegítima situación colonial, para que no se retome ya mismo el diálogo bilateral por la Cuestión Malvinas».

Además, Solá recordó que en plena pandemia de coronavirus «la Argentina expresó al Gobierno del Reino Unido su disposición a colaborar con los habitantes de las Islas», pero el ofrecimiento «nunca» tuvo respuesta.

Remarcó entonces que la población de las Islas tiene garantizado su acceso a los sistemas públicos de salud y de educación brindados en el territorio continental y destacó la tarea humanitaria concertada con el Reino Unido -con la intermediación del Comité Internacional de la Cruz Roja- que permitió identificar los cuerpos de los soldados argentinos enterrados en Malvinas.

Sin embargo, sostuvo que el Reino Unido, «además de hacer caso omiso al llamado de la comunidad internacional para reanudar las negociaciones, persiste con sus actividades contrarias a la resolución 31/49 de la Asamblea General, que insta a las partes a abstenerse de llevar adelante acciones unilaterales en el área en disputa hasta que se encuentre una solución definitiva a la controversia».

Con diferentes actos y el anuncio del envío de proyectos de ley, se rinde homenaje a excombatientes

El presidente Alberto Fernández anunció que en los próximos días enviará al Congreso tres proyectos de ley para beneficiar a los excombatientes de la guerra de Malvinas.

Con diferentes actos y el anuncio de parte del Gobierno nacional de enviar al Congreso tres proyectos de ley con medidas para beneficiar a los excombatientes de la guerra de Malvinas, se rendirá homenaje este viernes a los soldados caídos durante los 74 días del conflicto bélico en el Atlántico Sur, al cumplirse 39 años del día en que la dictadura cívico-militar inició el desembarco de tropas en las islas usurpadas por Inglaterra desde 1833.

El acto central en conmemoración del Día del Veterano y los Caídos en la Guerra de Malvinas, se realizará a las 9 encabezado por el ministro de Defensa, Agustín Rossi, y su par de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la Nación, Felipe Solá, en la Plaza de Armas del Edificio Libertador, ubicado en Azopardo 250, de la Ciudad de Buenos Aires.

En tanto, desde el Gobierno nacional, el presidente Alberto Fernández anunció que en los próximos días enviará al Congreso tres proyectos de ley para beneficiar a los excombatientes de la guerra de Malvinas.

El primer proyecto establece el «Régimen Previsional de Excepción, Especial y Optativo para el Otorgamiento de Beneficios Jubilatorios» destinado a los soldados conscriptos excombatientes de las Fuerzas Armadas que participaron en las acciones siendo civiles.

Esta norma ya fue votada en el Congreso por unanimidad el 16 de noviembre de 2016, pero fue vetada por el entonces presidente Mauricio Macri, el 12 de diciembre del mismo año.

La segunda iniciativa oficial apunta a revalorizar e institucionalizar el Programa Nacional de Atención al Veterano de Guerra, otorgándole carácter de Ley nacional.

Este programa fue creado por la necesidad de garantizar el derecho constitucional a la salud y contempla las patologías que atraviesan quienes han estado en combate, además de brindar atención médica y odontológica al grupo familiar.

El tercer proyecto establece un beneficio de eximición del pago de peajes en rutas y autopistas nacionales, destinado a los ex soldados conscriptos y civiles que hubieren participado en el Teatro de Operaciones Malvinas (TOM) en efectivas acciones de combate.

El 2 de abril se rinde homenaje a los compatriotas que combatieron heroicamente por la recuperación del ejercicio de la soberanía sobre las Islas Malvinas.

Ese día se recuerda y honra a quienes cayeron en la lucha y a quienes volvieron al continente llevando para siempre las huellas de aquella dolorosa experiencia.

Así, por segundo año consecutivo, los actos de conmemoración se ven atravesados por los cuidados que impone la pandemia de coronavirus, marcados por mínima presencialidad y preponderancia de la virtualidad.

En ese contexto, movimientos sociales y organizaciones políticas realizarán mañana distintos actos para rendir homenajes a los soldados caídos en la guerra de Malvinas, al cumplirse el 39° aniversario del conflicto bélico en el Atlántico Sur.

«Repudiaremos el accionar colonialista del imperialismo inglés con el apoyo de Estados Unidos (EEUU). Recuperemos la soberanía sobre nuestras Islas Malvinas, aguas del Atlántico Sur y nuestros ríos», es el lema con que un grupo de organizaciones peronistas e independientes de izquierda se concentrarán a partir de las 11, en la Torre de los Ingleses, ubicada en el barrio porteño de Retiro.

De este acto participarán dirigentes de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), el Movimiento Evita, Somos Barrios de Pie, de la Federación Nacional Campesina (FNC), de Naciones y Pueblos Originarios, la CTA A, el Movimiento Octubres, y del Frente Popular Darío Santillán, entre otros.

En un documento conjunto firmado por las organizaciones, se «honra la memoria de los caídos en la Guerra Nacional de Malvinas, y a todos los héroes que lucharon por la patria» y se «repudian los acuerdos de humillación nacional firmados por (Carlos) Menem y (Mauricio) Macri, que profundizaron esa vergüenza nacional, acuerdos que siguen vigentes y reclamamos su derogación». (Telam)

Julio Aro se mostró «muy emocionado» por la nominación al Nobel de la Paz

Dos soldados, un argentino y un inglés, que fueron enemigos en la Guerra de Malvinas, serán candidatos al Premio Nobel de la Paz 2021 por haber trabajado juntos para la identificación de excombatientes argentinos muertos en la conflagración de 1982 y enterrados en el archipiélago austral.

Dos soldados, un argentino y un inglés, que fueron enemigos en la Guerra de Malvinas, serán candidatos al Premio Nobel de la Paz 2021 por haber trabajado juntos para la identificación de excombatientes argentinos muertos en la conflagración de 1982 y enterrados en el archipiélago austral.

Se trata de Julio Aro y Geoffrey Cardozo, según informó el Comité Noruego del Nobel, que anualmente entrega la distinción en Oslo, capital de Noruega.

Aro y Cardozo recibieron la nominación por «impulsar el proceso de identificación de los soldados argentinos sepultados en el cementerio de Darwin, en las Islas Malvinas», indicó la agencia italiana ANSA.

Aro expresó en Mar del Plata, de donde es oriundo, que está «muy emocionado» por la nominación y destacó que «ya tenemos un premio Nobel que nos da paz: el abrazo y agradecimiento de las madres y las familias».

La Argentina tiene dos Premios Nobel de la Paz: Carlos Saavedra Lamas (1936) y Adolfo Pérez Esquivel (1980).

Saavedra Lamas -canciller y político- obtuvo el galardón por su labor fundamental en el logro de la paz entre Bolivia y Paraguay, protagonistas de la Guerra del Chaco, entre 1932 y 1935.

Por su parte, el arquitecto Pérez Esquivel -prisionero de la última dictadura militar y destacado defensor de los derechos humanos- fue premiado por sus acciones contra ese régimen de facto y la búsqueda de justicia por los crímenes de lesa humanidad cometidos por las fuerzas castrenses.

Aro agregó -en declaraciones al diario marplatense La Capital- que él y Cardozo están «muy contentos. Ya hablé con Geoffrey, que también está enterado. Las mamás (de los excombatientes) también. Tengo el celular repleto de mensajes que me rompen el corazón. Me tratan como a un hijo y eso me emociona muchísimo».

El excombatiente argentino empezó a impulsar la tarea de identificación de sus camaradas muertos y enterrados en Malvinas después de visitar el cementerio de Darwin, donde vio que casi la mitad de las tumbas estaban identificadas con la leyenda «soldado argentino solo conocido por Dios».

Entonces comenzó a reunirse con veteranos de guerra británicos y conoció a Cardozo, el soldado inglés que había recogido los cadáveres de los argentinos y proporcionó información que fue central para la identificación.

A raíz de ello surgió la fundación «No me olvides», mediante la cual se desarrollaron las tareas para lograr la identidad de los caídos argentinos en las islas del sur.

Como parte de su reencuentro y de las actividades para hallar los nombres de aquellos combatientes Aro y Cardozo tuvieron numerosas reuniones que incluyeron viajes a Inglaterra y la Argentina, respectivamente. (Télam)