El embajador británico devolverá en Mar del Plata una identificación a madre de Malvinas

Estaba expuesto en el Imperial War Museum, en Londres. Será restituido a la madre del héroe argentino, Dalis Cejas de Diarte y a los hermanos y sobrinos de Oscar Diarte.

El viernes 18 de octubre el embajador británico en la Argentina, Mark Kent, hará entrega de la Cédula Militar de Identidad a los familiares del soldado argentino Oscar Diarte, caído en combate durante la Guerra de Malvinas. 

Este documento había quedado en manos de los británicos desde el fin de la contienda, en 1982.

 Hace un tiempo, un veterano argentino, Osvaldo Hillar, lo encontró expuesto en el Imperial War Museum, en Londres, y luego de varios meses de trabajo diplomático, será restituido a la madre del héroe argentino, Dalis Cejas de Diarte y a los hermanos y sobrinos de Oscar Diarte. 

El acto, organizado por la Fundación No me olvides con la colaboración de la Universidad Nacional de Mar del Plata, se llevará a cabo a las 10:30 en Casa del Balcón, sito en 3 de Febrero 2538.

Mató a un vecino y su madre la entregó a la policía

Tiene 17 años y habría matado a un hombre de 57 años de una puñalada. Sucedió en una casa del barrio Cerrito San Salvador.

Un hombre de 57 años fue hallado muerto en el interior de su vivienda ubicada en calle Azopardo al 4600 del barrio Cerrito San Salvador.

La víctima fue identificada como Miguel Quintana y presentaba una herida de arma blanca.

La policía llegó hasta el inmueble tras recibir un llamado de una mujer denunciando a su hija de ser la autora de un crimen.

La menor de 17 años mantendría una relación de amistad con Quintana, aunque todavía no son claros los motivos que decantaron en este luctuoso desenlace.

La principal sospechosa del crimen fue detenida y quedó a disposición del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil y se espera que este viernes el fiscal Carlos Russo le tome declaración.

Mala madre: le llevó a su hijo preso una navaja oculta en un paquete de fideos y la descubrieron

El hecho sucedió en la Unidad 6 de Dolores cuando agentes del Grupo de Requisa revisó la mercadería que la mujer, identificada como Natalia Peyrott, había llevado para su hijo.

Personal de requisa del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) evitó en la cárcel de Dolores el ingreso de una navaja con una hoja de 20 centímetros que una mujer quiso meter oculta en un paquete de fideos, para su hijo, un joven de 25 años condenado por robo calificado.

El hecho sucedió en la Unidad 6 cuando agentes del Grupo de Requisa revisó la mercadería que la mujer, identificada como Natalia Peyrott, había llevado para su hijo.

Al agarrar un paquete de medio kilo de fideos macarrones notaron que un peso mayor, por lo que al revisar con minuciosidad una de las penitenciarias encontró una navaja.

De inmediato notificaron del hallazgo del elemento prohibido a las autoridades del penal y la mujer, oriunda de Campana, fue sancionada: por 20 días no podrá visitar a su hijo en la cárcel.

Un informe elaborado por la Dirección General de Seguridad del SPB detalló que durante el año pasado, tras los lineamientos trazados por el Ministerio de Justicia y la Subsecretaría de Política Penitenciaria,  se incautaron en distintos operativos en las cárceles de la Provincia 12.697 elementos punzantes, 1.881 elementos contundentes, 7.583 psicotrópicos, 25.106 celulares y hubo 588 procedimientos con secuestro de marihuana o cocaína.

Cayó mujer que prostituía a su hija y su sobrina de 15 años en Ostende

Según informaron los investigadores, la mujer ofrecía sexualmente a las menores a través de internet a cambio de dinero.

Una mujer de 42 años que explotaba sexualmente a su hija  y a su sobrina, ambas de 15, en la localidad de Ostende, partido de Pinamar, fue aprehendida en las últimas horas luego de un procedimiento realizado por la Policía de la Provincia de Buenos Aires en el marco del Operativo Sol.

La detención estuvo a cargo de personal de la sub DDI Villa Gesell y se llevó a cabo en un domicilio ubicado en la calle Biarritz y El Progreso, del mencionado distrito veraniego, donde secuestraron vestimenta erótica, consoladores, dinero en efectivo y telefonía celular.

Según informaron los investigadores, la mujer ofrecía sexualmente a las menores a través de internet a cambio de dinero.

El contrato del servicio se realizaba por teléfono y, una vez establecido el encuentro, las menores eran llevadas hasta el lugar de la cita con un custodio.

Luego de una amplia investigación, la Policía identificó a la regenteadora  y, con aval judicial, montó el allanamiento que posibilitó su aprehensión.

En tanto, las menores, oriundas de Florencio Varela, quedaron  bajo la tutela de asistentes sociales de Pinamar.

La proxeneta fue puesta a disposición de la justicia. En la causa, caratulada “Promoción y facilitación de la prostitución”, interviene la UFI N° 08 de General Madariaga, a cargo del Dr. Mecuri.

Una madre y sus hijos se encerraron en una habitación para evitar que los roben

Los delincuentes intentaron ingresar a la casa en dos ocasiones en menos de una hora.

Una dramática mañana debió padecer una familia en su casa del barrio López de Gomara cuando delincuentes intentaron en dos oportunidades ingresar a la vivienda de calle Lasalle casi Río Negro, con fines de robo.

Todo se inició a las 7.30 de la mañana luego que el marido de Noemí Pereza, de 35 años, se retiraba para trabajar, observó que un sujeto saltaba el portón de entrada y ante los gritos de auxilio de la mujer se dio a la fuga.

Noemí se encontraba con sus dos hijos menores de edad ante lo cual llamó al 911 para aertar de lo sucedido.

Un patrullero de la comisaría distrital 6º llegó hasta el domicilio y tras recorrer las inmediaciones con la descripción aportada por la mujer, dio resultado negativo.

Sin embargo, a los pocos minutos que el móvil se retiró del lugar, Noemí escuchó como arrojaban piedras contra una ventana de la cocina, por lo que decidió encerrarse con sus hijos en una habitación.

Segundos después, oyó a dos hombres violentar la puerta de ingreso, logrando ingresar a la casa e intentar abrir la puerta de la habitación donde se encontraba la madre con sus hijos.

Ante los gritos desesperados de la mujer y viendo que no podían dar con su cometido decidieron irse del lugar.

Dos móviles policiales arribaron al domicilio y los efectivos debieron trepar la reja para ingresar, no logrando detener a los sospechosos.