Caso Lucía: la controvertida fiscal pidió licencia psiquiátrica

María Isabel Sánchez afirmó que la adolescente habia sido violada y empalada y bajo esta acusación se detuvo a tres personas.

La fiscal María Isabel Sánchez solicitó licencia psiquiátrica y de esta manera se alejará de causas como la de Lucía Pérez, donde tuvo una polémica labor.

Sánchez fue duramente cuestionada por la defensa de los tres acusados, dos de los cuales se encuentran detenidos y el restante permanece con arresto domiciliario, e incluso por el propio juez de Garantías, Gabriel Bombini, que elevó a juicio la causa que lleva más de un año desde la muerte de la adolescente.

La fiscal podría estar apartada de sus funciones hasta marzo, con lo cual la Fiscalía General deberá decidir su reemplazo en este y otros casos donde Sánchez tenía injerencia.

La actuación de la fiscal Sánchez en este conmocionante hecho resultó por demás controversial, en especial luego que brindara una conferencia de prensa dos días después de la muerte de Lucía y con escasa información sentenciara que la menor había sido drogada, violada y empalada.

Desde entonces, la familia de Lucía se aferró a esa postura y se sucedieron marchas e incluso escraches a la escribanía de la familia de uno de los acusados.

En los últimos meses, llegaron informes periciales de la Suprema Corte donde se objeta lo afirmado por la fiscal e incluso se sostiene que Lucía murió por asfixia por consumo de cocaína.

La causa fue elevada a juicio, aunque la defensora pública apeló el fallo del juez y se espera el fallo de la Cámara de Apelaciones.

Mientras tanto, el dolor de una familia por la muerte de su hija sigue sin aplacarse y tres personas atraviesan un proceso y acusaciones que podrían no ser como se dijo.

 

Caso Lucía Pérez: elevan a juicio y hay dudas sobre si hubo abuso sexual

El juez denegó el pedido de sobreseimiento de Matías Farías y Juan Pablo Offidani y señaló que las dudas sobre si hubo abuso sexual o no se dilucidará en el juicio.

A un año del conmocionante hecho, el Juez de Garantían Nº 5, Dr Gabriel Bombini dictó resolución elevando a Juicio el caso Lucía Pérez y resolvió que los imputados Matías Gabriel Farías y Juan Pablo Offidani permanezcan detenidos. Mientras que Alejandro Maciel seguirá con prisión domiciliaria.

El magistrado entendió que está probado que  Farías y Offidani son presuntos coautores del hecho calificado provisionalmente como constitutivo del delito de tenencia ilegítima de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad (art. 5 inc. c art. 11 inc. a Ley 23737). Por tanto, se rechazó el sobreseimiento solicitado por la defensa, y el pedido de libertad, manteniéndose su detención por el delito que tiene una expectativa de pena de 6 a 20 años de prisión.

En relación a la muerte de Lucía Perez, el juez Bombini reconoció que, a diferencia del anterior la cuestión ha quedado con mayor grado de duda, principalmente a partir de las divergencias expresadas por los distintos peritos intervinientes sin que se haya realizado una junta médica en la que hubiera participado la totalidad de ellos y para procurar generar puntos de consenso, lo que deberá realizarse en el debate oral y público.

En este aspecto, los peritos han expresado un mayor grado de consenso en establecer en relación a la causal de muerte como mecanismo altamente probable la congestión y edema pulmonar de causa tóxica, probablemente vinculada al consumo de cocaína.

Por tanto, aparece como punto central para el debate determinar la responsabilidad penal que le cabe a quien habría resultado el proveedor de las sustancias –Farías- y a quien habría colaborado en esa acción –Offidani-.

Mayores dudas aparecen en torno a la existencia de un abuso sexual con resultado muerte en concurso ideal con femicidio. En ese punto, las posiciones de los peritos han sido diversas: tres médicos se pronuncian sobre la probabilidad de que haya existido: la médica que realizó la autopsia (Dra. Carrizo), el médico que en aquel momento se encontraba a cargo del cuerpo médico local (Dr. Chiodetti), y el perito del Ministerio Público Fiscal de Lomas de Zamora (Dr. Bonvicini).

Los peritos de la Asesoría de la Suprema Corte de Justicia, expresaron que aunque existen signos de brusquedad, no pueden afirmarlo ni excluirlo. La perito de la defensa (Dra. Corti), menciona que la causal de muerte es indeterminada, y que no puede afirmarse la existencia del abuso.

Por lo expuesto, el juez Bombini consideró que esta cuestión que no ha quedado debidamente zanjada exige la apertura del debate para que pueda ser determinada, dado que incide en la discusión sobre la privación o limitación del consentimiento pleno de la víctima, al inicio del encuentro con Farías, o durante su desarrollo posterior. También, debe tenerse en cuenta la posible limitante de ese consentimiento por la provisión y consumo de estupefacientes o incluso un posible estado de inconciencia, respecto de lo cual tampoco los peritos han sido unánimes.

Por tanto, más allá de las diferencias de mayor o menor probabilidad de un hipótesis de causal de muerte -por suministro de estupefacientes por sobre la violencia o abuso sexual-, tratándose de un hecho único se dispone la elevación a juicio para ventilar la totalidad de las hipótesis posibles en el debate oral.

Con respecto de Alejandro Alberto Maciel, por estimarlo presunto autor penalmente responsable del hecho calificado provisoriamente como constitutivo del delito de encubrimiento agravado por la gravedad del hecho precedente (art. 277 inc. 1° «b» y 3° «a» del CP) (art. 45 del CP). En este caso, tratándose de un encubrimiento de aquel hecho principal, las dudas antes referidas sobre aquel hecho condicionarán la suerte de su acusación de acuerdo con lo que ocurra en el debate.

También se han presentado divergencias entre los peritos sobre el presunto lavado y acondicionamiento del cuerpo, que ha sido afirmado por la médica autopsiante y su auxiliar eviscerador –y sostenido por Chiodetti y Bonvicini-, pero negado por los peritos de la Asesoría Pericial de la Suprema Corte, sin abundar en sus fundamentos lo que requerirá de aclaración en el juicio.

Por tanto, frente a las dudas que persisten, su acusación también va a juicio y se mantiene la medida de morigeración otorgada oportunamente y fundada principalmente en aquel momento en ese cuadro probatorio dubitativo.

Caso Lucía: la justicia aclara que no otorgó arresto domiciliario a uno de los acusados

La familia de la víctima decidió apelar el fallo del Juez de Garantías que le concedió a Maciel reliazar un tratamiento sobre adicciones fuera del Penal.

La resolución de la Justicia de Garantías de Mar del Plata de otorgarle a uno de los imputados en el caso de femicidio, el beneficio de realizar un tratamiento sobre las adicciones en una institución con monitoreo electrónico, causó diversas reacciones en la sociedad y en especial en la familia de la menor asesinada.

El juez Gabriel Bombini dispuso hacer lugar a un pedido de la defensa de Alejandro Maciel para que se conceda una morigeración y se le permita el ingreso a una institución con fines terapéuticos con monitoreo electrónico.

Al respecto, y ante algunas versiones que así lo indicaban, desde el mencionado juzgado se dejó en claro que «no se trata de un arresto domiciliario«.

En la resolución del magistrado se fundamenta dicha medida en los los problemas de salud del imputado y que se deberá adjuntar un informe semanal del Patronato de Liberados, incluyendo el cumplimiento del tratamiento psiquiátrico y psicoterapéutico en la institución.
Maciel está imputado en la causa por «Encubrimiento agravado» y en otro tramo de la resolución, el juez Bombini explica que «es de una pena pasible de condena de ejecución condicional con expectativa de excarcelable, a lo que se le suma la carencia de antecedentes penales condenatorios» del imputado.
Más adelante, se destaca que Maciel ya lleva casi 10 meses detenido sin conclusión sobre la investigación y en un fragmento del texto, el magistrado sostiene que Maciel «permanece detenido en medio carcelario hace casi diez (10) meses en el marco de una investigación que se ha prorrogado para determinar el modo de ocurrencia del hecho principal, y respecto del cual ha sostenido su inocencia en el caso».
«Con 59 años de edad, presenta diversas patologías de salud que pueden poner en riesgo su integridad física, entiendo que el riesgo de fuga en el presente caso puede ser conjurado adecuadamente con la medida de detención en un espacio alternativo y con los controles de monitoreo electrónico, tutorías conductuales y del Patronato de Liberados, para así, atender su situación de salud, y satisfacer la diversidad de intereses en juego», destacó el juez.

Maciel está acusado de participar en las maniobras que acabaron con la muerte de Lucía Pérez el sábado 8 de octubre de 2016.

Por el hecho también están detenidos Matías Farías y Juan Pablo Offidani. El primero está acusado del abuso sexual seguido de muerte en concurso con femicidio, Offidani de partícipe necesario en primer grado.

Caso Lucia Perez: Alejandro Maciel con prisión domiciliaria.

Es la actual decisión del juez. El beneficio fue pedido por la defensora oficial de Alejandro Maciel, María Laura Solari. Los fundamentos estuvieron basados en razones de salud y adicciones.

La mamá de Lucía, Marta Montero declara lo que fue enteresarse de esta decisión: «En veda electoral resolvieron esto, siempre es lo mismo. Aprovechan una clima similar para tomar decisiones, como lo hicieron la ultima vez durante la Feria Judicial.»

«El argumento es que Maciel es adicto. Se recuperara en una granja de rehabilitación. Esta persona es un asesino, no es adicto.
Mi hija no tuvo ningun beneficio, mi hija esta muerta.»

Maciel está acusado de “encubrimiento agravado” ya que la fiscal Sánchez entendió que participó de la etapa de preparación del cuerpo de Lucía Pérez antes de ser trasladado hasta una sala de salud de Playa Serena.

Vale recordar el caso: el sábado 8 de octubre la menor de 16 años se dirigió hasta la casa de Matías Farías, a quien había conocido el día anterior en una transacción de estupefacientes. Farías le había vendido drogas en compañía de Juan Pablo Offidani.

El sábado Lucía Pérez llegó en horas de la mañana -lo hizo a bordo de la camioneta de Offidani- y a las 14.30, aproximadamente, fue conducida, en el mismo vehículo, hasta la sala de salud cita junto a la comisaría de Playa Serena.

Los médicos constataron el fallecimiento y al día siguiente la autopsia reveló que la joven había sufrido una “actividad sexual” violenta. Aunque el estudio médico fue controversial por su falta de definiciones concluyentes, desde la fiscalía se reconstruyó el caso: Lucía Pérez fue obligada a consumir droga, luego fue violada hasta su muerte, incluso con elementos ajenos a un miembro viril masculino, y finalmente simulada una crisis por sobredosis.
Offidani y Farías fueron acusados de intervenir en todas las etapas -también en la venta de drogas- y Maciel en la parte del presunto lavado del cuerpo.

Marta Montero: «Esta persona estuvo fugado una semana en Santa clara del mar. No se esta respetando este agravante.
Quisieron hacer pasar la muerte de mi hija por muerte por sobredosis. Aunque la autopsia dice que la muerte de Lucia fue por asfixia»

«Tres horas despues de fallecida no me entregan a mi hija. LLevan a una adlocente muerta a una sala de salud y aparece un funcionario de la comuna con un enfermero….que es lo que se quizo tapar?. No es normal este movimiento.»

«Apelaremos esta decision del juez, vamos a luchar y vamos a empapelar la ciudad con la cara de este asesino.
Vamos a pedirle a nuestro presidente que nos ayude.
En este asesinato están involucrados los narcos. Pedimos que nos ayude con esta causa.» declaro la mama de Lucia