Acuerdo entre Consorcio Portuario y Universidad para manejo de la colonia de lobos marinos

Firma de un Convenio entre la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Mar del Plata y el Consorcio Portuario Regional Mar del Plata, para realizar de manera conjunta tareas de investigación, educación y de manejo de la colonia de lobos marinos del Puerto local.

El Consorcio Portuario Regional Mar del Plata y la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UNMdP firmaron un convenio de trabajo conjunto en la colonia de lobos marinos, el cual fue rubricado por el Presidente del Consorcio – Sr.Martín Merlini- y el Decano de la Facultad, Dr. Julio Luis del Rio. Dicho convenio incluye tareas de investigación, educación y de manejo de la colonia, las cuales serán llevadas a cabo por el Grupo de Investigación “Biología, ecología y conservación de Mamíferos Marinos” (perteneciente al Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras de esa Facultad) en coordinación con la Gerencia de Obras del Consorcio. En el acto de firma estuvieron presentes, además, el Sr Ricardo Manocchio – Gerente General del Consorcio – el Dr. Eduardo Vallarino – Secretario Extensión y Transferencia de la FCEyN – y los Dres Diego Rodríguez, Pablo Denuncio y Carolina de León, miembros del citado Grupo de Investigación.

 

En el marco del presente convenio se estableció la realización de un monitoreo permanente del número de animales presentes, su distribución interna, composición por edades, mortalidad y dieta. Asimismo se estimará anualmente el tamaño de la colonia y su interacción con la colonia de lobos marinos del Puerto Quequén. Esta cooperación permitirá a ambas instituciones diseñar medidas de manejo de la citada colonia, como así también estrategias de educación y difusión. Las primeras acciones en el marco del presente Convenio, incluyeron la realización de cartelería informativa en la colonia a partir de la puesta en valor del sector realizada por el Consorcio a principios de 2019. 

 

El Grupo de Investigación “Biología, ecología y conservación de Mamíferos Marinos” monitorea la colonia de lobos marinos de un pelo (Otaria flavescens) del Puerto de Mar del Plata desde fines de la década de 1970. Los estudios incluyen varias líneas de trabajo complementarias, tales como la dinámica poblacional, interacciones con otras colonias del Uruguay y la Patagonia, ecología trófica, comportamiento social e interacciones con pesquerías. De esta manera se ha podido resumir la evolución de la colonias de lobos marinos en la zona de Mar del Plata desde el siglo XVI, y mantener una base de datos mensual sobre la abundancia y composición por edades de la colonia durante los 45 años. Asimismo se realizan estudios comparativos con la colonia de lobos marinos que se concentran en el Puerto Quequén, y con la cual se mantiene un fluido intercambio de ejemplares a lo largo del año.

 

El presente convenio aspira a afianzar la cooperación existente entre en Consorcio Portuario y la UNMdP, estableciendo las bases para un futuro Plan de Manejo de la colonia de lobos marinos, uno de los focos principales de atracción turística del puerto local.

Intentan descubrir por qué aparecen lobos marinos desnutridos

Frente al aumento sostenido de animales con bajo peso por desnutrición, una investigación busca determinar cuáles son las áreas de alimentación a través del seguimiento satelital. El proyecto es liderado por el biólogo Diego Rodríguez, investigador de la Universidad Nacional de Mar del Plata y del CONICET.

El sábado 1 de septiembre de 2018 se llevó a cabo la reinserción de 6 lobos marinos de dos pelos sudamericanos rescatados a los que se les colocó rastreadores satelitales, en el marco de una investigación desarrollada entre la Fundación Mundo Marino, la Universidad de Mar del Plata, el CONICET, la Universidad de Texas A&M, en Estados Unidos, y la Universidad de Tokio, en Japón.

El proyecto que es dirigido por el biólogo Diego Rodríguez, doctor especialista en estudios biológicos y ecológicos de los mamíferos marinos del área bonaerense y director del grupo de investigación de mamíferos marinos del Instituto de investigaciones Marinas y Costeras (CONICET/UNMdP), tiene por objeto entender el comportamiento de los lobos marinos postrehabilitación, y su potencial reintegración a colonias naturales. 

«Lo que esperamos poder obtener en un plazo no mayor a un año es un mapa de utilización de la plataforma costera bonaerense por parte de lobos juveniles de dos pelos. Para poder determinar cuáles son las áreas prioritarias de conservación, nosotros necesitamos conocer cuáles son las áreas principales de utilización a mar abierto por parte de esta especie, y así conocer qué lugares tendrán más interacción con zonas de pesca o de tráfico naviero, o si hay áreas particulares donde se refuerza su zona de alimentación», explicó Diego Rodríguez. A su vez agregó: «Datos como los que nos puede arrojar esta investigación permitirían fundamentar una política pesquera de preservación como ha ocurrido en Australia o en Nueva Zelanda».

Los animales a los que se les colocó rastreadores habían sido rescatados y luego rehabilitados por la Fundación a lo largo de un proceso que duró alrededor de 2 meses. Dichos lobos marinos habían ingresado al Centro de Rescate por motivos relacionados a desnutrición, lastimaduras en aletas y cuello.

«Es un dato ineludible la permanente presencia de animales de esta especie con cuadros de desnutrición y deshidratación. Por alguna razón, ellos no están encontrando el alimento necesario para sobrevivir», explicó el biólogo Sergio Rodríguez Heredia, de la Fundación Mundo Marino.

El proceso de colocación de los rastreadores es un procedimiento muy simple: los animales fueron suavemente anestesiados para reducir movimientos bruscos y fuertes, y luego se procedió a la colocación de los aparatos en sus pelajes. Aprovechando el momento, el equipo de la Universidad de Mar del Plata hizo electrocardiogramas, tomó muestras de sangre, midió la presión arterial, así como también frecuencia respiratoria y sacó muestras de bigote para analizar la historia alimenticia del animal.

El rastreador está protegido por una capa de neoprene y este es también el material con el cuál se lo fija al pelaje del lobo marino. Es importante destacar que el procedimiento no es invasivo porque es un material elástico por lo cual no impide la amplitud máxima de movimiento del animal. El transmisor quedará fijado sólo hasta cuando el animal mude el pelaje, momento en el que el aparato caerá solo.

Para la reintroducción de los animales se contó con la cooperación de la Prefectura Naval de General Lavalle. Los 6 lobos marinos se reinsertaron con éxito desde un barco. Cada uno de ellos pudo nadar normalmente y se los veía activos. Ahora, el equipo de la Fundación Mundo Marino aguarda los primeros informes de la Universidad de Mar del Plata. Para ambas instituciones es importante poder comprender y mapear el alcance de los esfuerzos y del trabajo para la rehabilitación y posterior reinserción de animales marinos.

Sólo este año la Fundación Mundo Marino rescató, rehabilitó y reinsertó 148 lobos marinos. Sin dudas, un número que justifica los esfuerzos para intentar comprender qué está pasando mar adentro.

4 lobos marinos regresaron al mar tras recuperarse de cuadros de desnutrición

Dos de los animales fueron hallados en las localidades de Berisso y Quilmes. Los otros, en Las Toninas y Costa Esmeralda, del Partido de la Costa.

La falta de alimento fue la causa de que 4 lobos marinos de Dos Pelos Sudamericano hayan necesitado ayuda durante el mes de julio por presentar cuadros de desnutrición y carga parasitaria. Dos de ellos fueron encontrados en vías fluviales: uno fue avistado por vecinos en un canal de la localidad de Berisso. El otro fue hallado a la altura del Pejerrey Club, en la ribera de Quilmes. En ambos casos, fueron asistidos por personal de Defensa Civil de aquellos municipios. Los otros dos animales, encontrados en las localidades de Las Toninas y Costa Esmeralda, del Partido de la Costa, fueron asistidos por la Fundación Mundo Marino y luego derivados para su rehabilitación. En todos los casos la patología común fue la desnutrición con diversa severidad.

Según Sergio Rodríguez Heredia, biólogo y responsable del Centro de Rescate y Rehabilitación de la Fundación Mundo Marino, “la presencia de estos animales es común en el área marítima del Río de la Plata porque frente a nuestras costas y, varios kilómetros mar adentro, tenemos las islas que están a la altura de Punta del Este en Uruguay, donde se reproduce en gran cantidad esta especie en particular. Una vez que los animales cachorros abandonan la colonia, comienza una etapa de forrajeo que consiste en buscar alimento. Y es posible que debido a ese vagar por el océano en búsqueda de peces, los animales pierdan su orientación y terminen incursionando en cursos de agua dulce”.

Además, el especialista agregó: “Estos casos no son atípicos ya que hemos asistido también animales más llamativos como focas antárticas o elefantes marinos del sur, que por su deambular en busca de alimento terminan en playas que se encuentran fuera de su área habitual de distribución”.

En el caso de los lobos que se reintrodujeron al mar en las playas de San Clemente, se trató de animales juveniles de entre 1 y 2 años. El período de rehabilitación duró entre 20 y 30 días y supuso la puesta en marcha de un protocolo para revertir los cuadros de desnutrición. Es importante destacar que la falta de alimento desencadena otras patologías en estos animales, como lo es la deshidratación ya que el agua la obtienen a través de su alimento. Además, como consecuencia de la pérdida de reservas de grasa, con el paso del tiempo suelen desarrollar cuadros de hipotermia. Desafortunadamente, estos casos están siendo cada vez más comunes en nuestras costas.

“En cuanto a la causa de por qué falta alimento en las aguas es algo difícil de determinar con exactitud. Puede ser desde la sobrepesca, la contaminación hasta el cambio climático que altera las temperaturas de las aguas y modifica las rutas habituales de peces que son su alimento. Lo que sí es seguro es que estos animalitos son indicadores que nos demuestran lo que ocurre mar adentro, y se encuentra fuera de nuestra vista. Ellos nos demuestran con su estado fisiológico alterado que algo malo está pasando”, afirmó Rodríguez Heredia.

 

¿Qué hacer si se encuentra un lobo marino?

 

Ante esa situación: comunicarse de manera urgente con personal idóneo, no mojarlos, no tocarlos, no alimentarlos y, con respeto, alejar a los curiosos. El número de teléfono del Centro de Rescate de la Fundación Mundo Marino ante urgencias en la costa bonaerense es el (02252) 43-0300. A nivel nacional se puede contactar a la Prefectura Naval Argentina al 106 durante las 24 horas. En la jurisdicción de la provincia de Buenos Aires se puede contactar también al Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) cuyo teléfono es (0221) 425-3863.

 

 

“Ninguna repartición se interesa por los lobos marinos”

La Fundación Fauna Argentina expuso la delicada situación por la que atraviesan en la colonia de los marinos ubicada en un sector del puerto de Mar del Plata.

Desde la ong ambiental destacaron que no cuentan con recursos suficientes para llevar adelante una denodada tarea de asistencia a esta comunidad de animales marinos.

“Es conocido por nuestros seguidores que el trabajo que realiza la Fundación Fauna Argentina en la colonia de lobos marinos es completamente voluntario, esto significa que se hace con voluntad y compromiso por parte de nuestra gente. Nadie nos facilita la tarea, ni el Consorcio Portuario, ni el Municipio, ni el Ente de Turismo”, explicaron los miembros de la ong.

En ese aspecto, recordaron que no poseen instalaciones adecuadas en la reserva para trabajar en días de mal tiempo. “Sin embargo estamos respondiendo permanentemente a una demanda social bastante intensa y en recompensa por dicha tarea, a nuestra Institución nadie le responde, tanto el Municipio, como el Consorcio Portuario o el Emtur comparten la misma apatía que sus predecesores, ninguna repartición de las mencionadas se interesan por el bienestar de los animales y muchísimo menos por las condiciones en las que trabajan las personas que asisten a los mismos”, destacaron.

Al Consorcio le juntamos la basura de manera gratuita y le mantenemos la colonia saneada sin costo alguno, lo mismo que al Municipio, al EMTUR le atendemos a los turistas que visitan el predio, para que los mismos traten de llevarse una bonita postal de los lobos, dada la desidia imperante en la ciudad, todo indica que la colonia estaría tapada por la mugre”, subrayaron.

Más adelante, Fauna Argentina recordó que los animales resultan enmallados por la contaminación del mar, estos en forma accidental pueden enredarse con hilos, redes, plásticos y todo tipo de desechos que flotan en el mar, “la Fundación bajo ningún concepto los enmalla (recuerde eso antes de llamar para pedir ayuda) al contrario, los libera y en forma sostenida desde hace más de treinta años, de este flagelo”.

Finalmente, destacaron que “si contáramos con la ayuda necesaria por parte de quién corresponde podríamos responder en forma inmediata a esta demanda, no es nada fácil cuando no se tienen los recursos necesarios”.

 

“Roberta” y “Sebastián” vuelven al mar

Dos lobos marinos rescatados por el Centro de Rehabilitación de Fauna Marina (CRFM) de Aquarium Mar del Plata, serán liberados el próximo martes 7 a las 10 hs, en perfecto estado de salud.

Esto fue posible gracias al esfuerzo y dedicación del departamento técnico del CRFM, quienes realizaron, durante un período aproximado de dos meses, el apropiado cuidado y tratamiento médico veterinario. Hoy los dos ejemplares se encuentran  totalmente rehabilitados y están aptos para volver  a su medio natural.

Ambos son lobos marinos de dos pelos (Arctocephalus australis). “Roberta”, de aproximadamente 2 años, fue encontrada el pasado 20 de Noviembre en la zona del Paseo Jesús de Galindez, presentando una importante herida infectada en su aleta anterior izquierda.

La misma debió recibir curaciones diarias, a la vez que se suministraban antibióticos por vía oral para controlar la infección.   Actualmente se encuentra completamente curada, no sin dejar una pequeña cicatriz como secuela.

“Sebastián” fue hallado en la zona de Playa Waikiki el 25 de noviembre. También es un ejemplar joven que se encontraba en la playa y se lo veía con bajo peso y muy decaído. Fue trasladado para su evaluación y se constató que presentaba una enteritis muy importante de origen parasitario.

Es común caminar por las playas de la ciudad y encontrarnos con ejemplares de esta especie. Debemos saber que son animales silvestres y que podrían ocasionar lesiones severas por mordeduras. Por eso aconsejamos al público en general  no intervenir  en caso de encontrar estos ejemplares.

Gracias a los llamados de la comunidad y a los cuidados del personal especializado, estas dos historias terminaron con un final feliz.