La guerra absurda de los “comunes” que no pudieron conquistar España

Noticias de Cataluña y España

Por José Rodríguez “Trinitro” (*)

Los “comunes” han enloquecido. El resultado de las elecciones del 26J que aleja las opciones de cambio en España al menos hasta el 2020 y el escenario previsto en las encuestas, donde los “comunes” volverían a bajar, les ha hecho perder su relato transformador.

Los “comunes” ofrecían una alternativa al proceso independentista donde España se transformaría en un país acogedor, moderno, fraternal, federal. El paraíso en la tierra donde podríamos ver la emancipación de la clase obrera y de las naciones oprimidas del Estado español. Un “apoyaré 2.0” donde tendríamos un referéndum acordado y una propuesta de transformación de España donde los catalanes seríamos reconocidos en todas nuestras reivindicaciones y como nación.

Pero, caramba!!! este sueño no puede ser. Tres cuartas partes de los electores votan opciones que no quieren transformar España en esta dirección. La “gente” parece que llega a poco más del 20% de los votantes y retrocediendo. El gran sueño de los “comunes” se hundió y ahora buscan afanosamente los salvavidas que les permitan sobrevivir.

Partiendo de su análisis de la sociedad basada en la hegemonía gramsciana ven que deben huir a los cuarteles de invierno hasta 2020 (o 2220, si es necesario), pero para ello deben derrotar al otro gran relato de cambio: el proceso independentista. Por esta razón han pasado a la ofensiva. No pueden conquistar España, pero sí pueden intentar aniquilar el proceso y arrebatar a los independentistas lo que ellos creen que es la hegemonía cultural.

Por esta razón nos han declarado una guerra. La lógica a largo plazo les dice que no somos rival ni enemigo. Los “comunes” tienen una estrategia en España que –en el fondo– a los independentistas ni nos va ni nos viene, y nosotros tenemos una en Cataluña que tampoco los obstaculiza. En teoría, los primeros que puedan llegar a hacer realidad su proyecto implicarían una mejora para todos. O tenemos un Estado nuevo donde podemos evitar los errores institucionales y los condicionantes postfranquistas que tiene España o, realmente, España acaba transformándose en un Estado más moderno y sin estos graves problemas institucionales y oligárquicos.

Pero los “comunes” no piensan estratégicamente sino tácticamente. Para poder sobrevivir la travesía del desierto necesitan los suministros sociales de los independentistas y harán todo lo posible para derrotarnos. Han iniciado una guerra política absurda, que sólo les llevará al desgaste, frente a un enemigo que socialmente es más fuerte, más transversal y que no tiene una retórica tan agresiva. Sus acciones los llevan a cometer exabruptos que desgastan a los votantes que dudan entre la opción de cambio de los “comunes” y la de los independentistas. Les hacen hacer cosas extrañas como colocar estatuas de Franco o ser más duros que el PP y Ciudadanos.

Si alguna vez una guerra política no ha tenido ningún sentido y perjudica a quien la inició, es ésta.-

(*) Licenciado en Física por la UAB, DEA en Sociología y máster en Sociedad de la Información por la UOC. Ex militante del PSC, trabajador de la UGT de Cataluña y activista independentista.

 

Barcelona (INCAT-Nació Digital).-