El Gobierno oficializó el pago del bono de 5.000 pesos para los jubilados

A través del decreto 481/2021 publicado en el Boletín Oficial, el Poder Ejecutivo dispuso «otorgar un subsidio extraordinario por un monto máximo de $5.000 que se abonará en el mes de agosto de 2021».

El Gobierno formalizó el pago de un bono de 5.000 pesos durante agosto para los jubilados, después del anuncio que el presidente Alberto Fernández había hecho el 13 de julio último.

A través del decreto 481/2021 publicado en el Boletín Oficial, el Poder Ejecutivo dispuso «otorgar un subsidio extraordinario por un monto máximo de $5.000 que se abonará en el mes de agosto de 2021».

El bono será destinado a «los beneficiarios de las prestaciones previsionales del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) a que refiere la Ley N° 24.241, sus modificatorias y complementarias», además de los beneficiarios de la «Pensión Universal para el Adulto Mayor, instituida por el artículo 13 de la Ley N° 27.260 y sus modificatorias».

También está dirigido a los beneficiarios de «pensiones no contributivas por vejez, invalidez, madres de siete hijos o hijas o más, y demás pensiones no contributivas y pensiones graciables cuyo pago se encuentra a cargo de la ANSES”.

El decreto dispone, en su artículo 2°, que para aquellos que «por la suma de los haberes de todas sus prestaciones vigentes, perciban un monto equivalente de hasta $46.129,40, el subsidio extraordinario será de $5000; y para aquellos titulares que, por la suma de todas sus prestaciones vigentes, perciban un importe superior al precitado monto, el subsidio extraordinario será igual a la cantidad necesaria hasta alcanzar la suma de $51.129,40».

«Para percibir el presente subsidio extraordinario los beneficios deben encontrarse vigentes en el mismo mensual en que se realice su liquidación», agregó el documento oficial.

El decreto lleva la firma del presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni.

El 13 de julio último, el Presidente había asegurado que a su Gobierno le «preocupa mucho la situación de los jubilados» y no quería que fueran «la variable de ajuste» ante el incremento de precios.

Fernández había hecho ese anuncio al encabezar un acto en el Club Social y Deportivo Ituzaingó de la localidad de Temperley, en el partido bonaerense de Lomas de Zamora. (Telam)

El lunes 2 de agosto comienza el pago del bono de $5.000 para jubilados y pensionados

El bono anunciado esta semana por el presidente Alberto Fernández, y la directora ejecutiva de la Anses, Fernanda Raverta, alcanzará a más de 6 millones de personas, es decir, al 83% de los beneficiarios previsionales.

El bono de $ 5.000 para jubilados y pensionados comenzará a pagarse el lunes 2 de agosto según terminación de DNI y con los cronogramas de pago habituales de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), informó el organismo previsional.

El bono anunciado esta semana por el presidente Alberto Fernández, y la directora ejecutiva de la Anses, Fernanda Raverta, alcanzará a más de 6 millones de personas, es decir, al 83% de los beneficiarios previsionales.

Están incluidos en el beneficio jubilados, jubiladas, pensionados y pensionadas con hasta dos haberes mínimos, titulares de la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM), Pensiones No Contributivas (PNC) por Vejez e Invalidez y Madres de 7 hijos.

La Anses, mediante un comunicado, destacó que «este bono, financiado con recursos del Tesoro Nacional, no sufrirá ningún descuento ni será computable para ningún otro concepto».

Para aquellas personas que tengan ingresos hasta dos haberes mínimos ($46.129,40 ), la suma será de $5000; para las que perciben entre $46.129,41 y $51.129,39, el monto será el equivalente hasta alcanzar este último monto.

«Es un bono que les permitirá tener la certeza de una jubilación digna», afirmó la titular de la Anses tras el anuncio de esta semana, quien destacó el trabajo y el compromiso del Gobierno de «recuperar el valor de compra de las jubilaciones que en dos años del gobierno anterior perdieron 20 puntos».

Este bono de $5.000 será el tercero que se otorga en 2021 a las jubilaciones mínimas -los anteriores fueron de $1.500 en abril y mayo- aunque el primero que incluirá también a los haberes que duplican el haber más bajo. (Telam)

Raverta afirmó que con el bono de 5 mil pesos el haber de los jubilados superará la inflación

Este bono de $5.000 será el tercero que se otorga en 2021 a las jubilaciones mínimas -los anteriores fueron de $1.500 en abril y mayo- aunque el primero que incluirá también a los haberes que duplican el haber más bajo.

La Directora Ejecutiva de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Fernanda Raverta, consideró que con el pago de un bono adicional de $5.000 anunciado por el Gobierno nacional, el haber de los jubilados «va a quedar por encima de la inflación».

«Lo que hacemos con el bono es anticiparnos a cómo pueda terminar dando la inflación este año. Creemos que el sueldo de los jubilados quedará muy por arriba de la inflación y que no perderán capacidad de compra», estimó Raverta en declaraciones a Radio 10.

Ayer por la tarde Raverta anunció que el Gobierno dará un bono de $5.000 en agosto a los jubilados y jubiladas que cobren hasta $46.130, lo que equivale a dos haberes mínimos ($23.065), ya sean jubilaciones o pensiones.

En ese sentido, la funcionaria indicó que la decisión de otorgar este beneficio tiene que ver «con una política de ingresos» del Poder Ejecutivo, que se suma «al aumento de la Ley de Movilidad en septiembre, que actualiza los haberes cada tres meses».

Este bono de $5.000 será el tercero que se otorga en 2021 a las jubilaciones mínimas -los anteriores fueron de $1.500 en abril y mayo- aunque el primero que incluirá también a los haberes que duplican el haber más bajo.

El anunció se llevó a cabo en un acto realizado en la localidad bonaerense de Lomas de Zamora, del cual participaron también el presidente Alberto Fernández, el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, la titular del PAMI, Luana Volnovich y el intendente local, Martín Insaurralde.

Por otro lado, Raverta se refirió al Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que el presidente Fernández firmará la semana que viene para que mujeres de 60 años que hayan tenido hijos puedan sumar años de aportes y poder completar los 30 años necesarios para jubilarse.

Según explicó el DNU «reconocerá» un año de aporte por cada hijo y dos años de aportes en caso de que los niños «sean adoptados, tengan discapacidades o sean beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH)».

«Es una política hermosa que venimos gestando para poder presentarle a las argentinas de más de 60 años que han invertido parte de su vida en cuidar a sus hijos. Estamos orgullosos de reconocer a las madres», finalizó. (Telam)

Por la inflación, el Gobierno anunció el pago en agosto de un bono de $5.000 a jubilados

El anuncio fue realizado en un acto encabezado por el presidente Alberto Fernández en Lomas de Zamora. Se busca compensar la pérdida de poder adquisitivo por la inflación.

El Gobierno otorgará un bono extraordinario de $5.000 en agosto próximo a unos 6 millones de jubilados y pensionados, con el fin de compensar la pérdida de poder adquisitivo como consecuencia de la inflación.

El anuncio fue realizado en un acto encabezado por el presidente Alberto Fernández en el Club Social y Deportivo Ituzaingó, de la localidad bonaerense de Lomas de Zamora.

Antes de que hable el jefe de Estado, la titular de la ANSES, Fernanda Raverta, dijo que «un tiempito antes de saber cómo va a dar la inflación -el INDEC la informará este jueves-, el presidente de la Nación viene a compartir con ustedes una decisión, una decisión de gobierno, que es que todos los jubilados de hasta dos mínimas tengan un bono de $5.000 en agosto».

Dijo que «es una decisión de Gobierno de que ese bono les permita tener la certeza de tener una jubilación digna, pero además que nos permita decir claramente que cuando asumimos como gobierno, un jubilado de la mínima cobraba $14.000, y con este bono en agosto va a cobrar $28.000».

La inflación del primer semestre del año superará el 25%, según todas las proyecciones privadas.

Las jubilaciones tuvieron este año un alza del 21,2%: un 8,07% en el primer trimestre y el 12,1% en el segundo, lo cual arroja cuatro puntos menos que la inflación.

Si se suma la suba de los precios de julio, la inflación en 7 meses rondaría el 29%, con lo que superaría en casi 8 puntos al ajuste de jubilaciones y pensiones.

Con el bono de $5.000, quienes perciben la jubilación mínima de $23.065 cobrarán en agosto $28.065.

El bono será pagado a quienes tengan jubilaciones de hasta 2 haberes mínimos, unos $46.130, indicaron las fuentes. (NA)

En 20 años, se duplicó la cantidad de jubilados y empleados públicos

Se pasó de 5,5 millones a 10,5 millones, una de las razones que impide mejorar los haberes en el largo plazo, según un estudio privado.

Los intentos por mejorar los salarios de empleados públicos y las jubilaciones en términos reales en el largo plazo chocan con una realidad que impide llevar a cabo ese propósito, ya que en los últimos veinte años se duplicó la cantidad de beneficiarios.

De acuerdo con un análisis de la Fundación Mediterránea del 2000 al 2020 se pasó de 2,2 millones a 3,6 millones de agentes públicos en los tres niveles (nacional, provincial y municipal) en tanto la cantidad de jubilados subió de 3,3 millones a 6,8 millones, totalizando entre ambos un alza de 5,5 millones a 10,6 millones de personas.

Ese aumento en la dotación de personal y beneficiarios del sistema previsional generó un gasto acumulado extra de 1,2 billón de dólares entre 2002 y 2020, casi diez veces más que lo que se recaudó en el mismo período por retenciones (US$ 137.202 millones) o por el impuesto al cheque, creado “en forma transitoria” en 2001 (US$ 126.498 millones).

El trabajo de la Fundación asevera que el gasto en personal de la Argentina es el mayor en América Latina: en 2019 representó el 11,5% del Producto Interno Bruto, considerando los tres niveles de gobierno.

Brasil es el país que lo sigue, con un gasto en personal de 9,6% del PIB, también en tres niveles de gobierno, en tanto Chile, Uruguay y Perú (unitarios) y México (federal) gastan en personal en el sector público el equivalente a entre 5,8 y 7,2% del PIB.

“Podría decirse que se puede tener una cantidad exagerada de empleados públicos con salarios reales relativamente bajos, o una cantidad ajustada de agentes públicos con buenos salarios, pero a largo plazo resulta imposible tener un exceso de empleados estatales con salarios también altos. Algo similar puede decirse para el caso del sistema previsional”, se sostuvo en el estudio realizado por los economistas Marcelo Capello y Jonás Alvarado.

En el informe, se consideró que “por un aumento exagerado en la cantidad de agentes públicos y jubilados/pensionados ocurrido entre 2003 y 2015, la suma del gasto en salarios y jubilaciones subió hasta niveles difíciles de sostener a largo plazo”.

“De hecho luego de 2015 sobrevino un proceso de ajuste en salarios y desde 2017 en los haberes jubilatorios, en términos reales, que se prolongó hasta el año 2020, y perdura aun en los primeros meses de 2021”, añadieron los autores.

Al respecto, precisaron que entre 2003 y 2017 el gasto real (no los haberes) de jubilaciones y empleo público aumentó un 190%, hasta que la imposibilidad de sostenerlo derivó en los últimos tres años en un ajuste del 12%. Para los economistas, el “punto de inflexión” de este proceso “estuvo dado tras la fuerte suba del déficit fiscal hacia el final del segundo período de (Cristina) Fernández de Kirchner”, en el que el l déficit primario pasó de 0,2% en 2011 a 3,8% en 2015.

Ese alto desbalance se mantuvo alto en los dos primeros años de la administración Macri (-4,2% en 2016 y -3,8% en 2017), pero “una vez que ese déficit y el consecuente endeudamiento se volvieron insostenibles, comienza un fuerte ajuste fiscal implícito desde 2018, que se prolonga hasta 2020 y los primeros meses de 2021”.

Capello y Alvarado realizaron un análisis de la situación partiendo de la ecuación básica de la economía “P x Q” (precio por cantidad): “dado que ‘Q’ es inflexible a la baja, cuando las cantidades suben excesivamente, por ejemplo, amparado en un favorable contexto internacional, luego el ajuste vendrá por ‘P’, en el caso que nos ocupa, por los salarios públicos y los haberes jubilatorios reales, dado que los nominales también resultan inflexibles a la baja”. La conclusión de ese proceso, aseguraron, es que “la inflación termina licuando salarios y jubilaciones”. (NA)