Las claves de la guerra sucia contra el proceso de recuperación de la independencia de Cataluña

Noticias de Cataluña

Manejos turbios, frentes abiertos en distintas áreas, creación de entidades antisoberanistas y medios digitales, compra de voluntades, inspecciones exageradas y ataques al Barça

 El crecimiento del sentimiento independentista raíz de la sentencia contra el estatuto y sus posteriores y multitudinarias manifestaciones activaron las alarmas de España y se estableció un plan de crisis que tomó fuerza contenido en los meses siguientes. Soraya Sáenz de Santamaría, responsable del CNI y con el visto bueno del propio presidente del Gobierno, dio la orden y se dotó de amplio presupuesto a la guerra sucia contra el proceso independentista. El núcleo duro estuvo y está presidido por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, acompañado del jefe de gabinete de Rajoy, Jorge Moragas, y de piezas como Félix Sánz (responsable del CNI), Ignacio Cosidó (director general de la Policía) y puntualmente acompañados de Pedro Arriola (principal asesor del PP, marido de Celia Villalobos y estratega de la mentira del 11M con Aznar) y Mauricio Casals, (conocido con el apodo de “el príncipe de las tinieblas” y hombre de confianza del Grupo Planeta).

Las claves del Gobierno español para derrotar el proceso independentista con cuatro “frentes de guerra”, se sintetizan en el siguiente esquema:

1.- Frente Judicial

Coordinación vía el Fiscal General del Estado (recordemos la dimisión de Torres Dulce) del Ministerio de Justicia, con la Policía y otros estamentos, para suministrar material al Poder Judicial para desacreditar el proceso, vía los tribunales ordinarios y el propio Tribunal Constitucional. De esta manera, se utilizó la guerra sucia para dar a los casos –en lo posible– carácter de legalidad. Lo hemos visto estos días con las conversaciones entre el ministro Fernández Díaz y el director de la Oficina Antifraude, Daniel de Alfonso, un prueba irrefutable de cómo el Estado español utiliza la guerra sucia sin ningún tipo de escrúpulos.

2.- Frente policial en Barcelona

El final de ETA dejó a muchos agentes de la lucha antiterrorista, policías y miembros del CNI “sin trabajo” y a pesar de las amenazas del terrorismo global, destinaron buena parte de aquel personal a Barcelona para establecer una oficina “clandestina” con el objetivo de activar confidentes, pagar infiltrados en las entidades del soberanismo, partidos políticos, y organizaciones dependientes de la Generalitat y realizar toda clases de escuchas e intervención de correos y redes (hoy la tecnología permite llegar muy lejos de manera discreta).

3.- Frente Agencia Tributaria

Un frente muy especial que tiene un núcleo duro propio formado por Jordi Moragas, Jordi Cornet (Zona Franca), Alicia Sánchez Camacho y un miembro de confianza de la Agencia Tributaria, que tiene como objetivo mantener a Cataluña como una zona especial de inspecciones (Cataluña históricamente ya es la comunidad con más inspecciones fiscales y esto se incrementó). El objetivo es mantener la tensión. Pero el grupo ha establecido las líneas más específicas de estas inspecciones, sobre todo, en el campo de aquellos empresarios que se han destacado por su apoyo al proceso independentista y las entidades del soberanismo como la ANC y Òmnium Cultural, entre otros.

Operación Barça: Había que desprestigiar a la principal entidad del país con proyección internacional y –aprovechando cosas no demasiado bien hechas– encontraron una herramienta que hace mucho daño. Recordemos que mientras que el Real Madrid, que gasta muchísimo dinero en fichajes no ha tenido ningún problema –Florentino Pérez y el palco del Bernabeu hacen milagros–, el F.C. Barcelona incrementó su presencia en los juzgados, como bien lo exponen Messi, Mascherano, Neymar, sus últimos presidentes y no se detiene.

4.- GAL Mediático

Otro foco de la guerra sucia es, sin dudas, el frente mediático que tiene como protagonistas al hombre del Palace, Mauricio Casals (el príncipe de las tinieblas), hombre de confianza de la familia Lara y de la actual dirección del Grupo Planeta, y a Francisco Marhuenda, uno de los grandes amigos de Rajoy y director de La Razón, también el conocido Eduardo Inda, colaborador necesario de Pedro J Ramírez y tertuliano pegado de los programas de La Sexta y ahora director de un digital al servicio de la causa general contra el independentismo. Este último, encargado de las tareas más sucias del frente mediático.

Objetivos:

  • Creación de un lobby digital españolista en Cataluña –hasta entonces inexistente– y que ha contado con mucho dinero para implementar proyectos como Crónica Global y Economía Digital.
  • Creación y potenciación de la entidad Sociedad Civil Catalana para contrarrestar las entidades del soberanismo.
  • Presión vía chantaje publicitario a los grandes medios de comunicación catalanes.
  • Reparto de “dossiers” e informaciones judiciales ciertas o fabricados entre los medios de comunicación según convenga. (Todos lo hemos podido comprobar con las grabaciones del diario Público).

 

 

Barcelona (INCAT-Directe.cat).-

El Parlament de Cataluña destituye a De Alfonso por las grabaciones con Fernández Díaz

Noticias de Cataluña

Todos los grupos salvo el PP votaron a favor de destituir al director de la Oficina Antifraude de Cataluña

Barcelona (INCAT-Agencias). El Parlament de Cataluña destituyó hoy a Daniel de Alfonso como director de la Oficina Antifraude de Cataluña, con los 121 votos a favor de todos los grupos, a excepción de los 11 diputados del Partido Popular, que votaron en contra.

Después de la comparecencia de De Alfonso en la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament, el 23 de junio, los diputados de Junts pel Sí (JxSí), Ciudadanos (C’s), el PSC,Catalunya Sí que es Pot y la CUP aprobaron la revocación del director de la Oficina Antifraude, por sus conversaciones con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en las que tratan presuntos casos de corrupción para desprestigiar al independentismo.

De Alfonso, que fue nombrado por el Parlament en 2011 a propuesta del entonces presidente de la Generalitat, Artur Mas, con el aval de CiU, el PSC, el PPC y Ciudadanos y la abstención de ICV-EUiA y ERC, recibió hoy las críticas de toda la cámara catalana, salvo de los populares, por su “conducta impropia, claramente incompatible con los valores que debe promover” la Oficina Antifraude.

 

Puigdemont aseguró en el Parlament que “hemos de irnos cuanto antes”

BARCELONA 03 02 2016 Politica Ple del Parlament sessio de control i prorroga dels pressupostos FOTO de DANNY CAMINAL

Barcelona. (INCAT-Agencias).- En su intervención en el Parlament, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, criticó al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y lo acusó de ser “el auténtico antisistema” por el escándalo de las conversaciones con el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel De Alfonso.

Con respecto al proceso judicial contra el ex presidente Artur Mas y las ex conselleras Irene Rigau y Joana Ortega fue contundente: “Qué podemos hacer? Irnos cuanto antes, en un Estado así no podemos durar mucho tiempo más”.

También convocó a los sectores cercanos a Ada Colau (Barcelona en Comú y En Comú Podem), afirmando que “nos hemos de preparar para una reedición corregida y aumentada del PP, entonces hemos de hacer una reflexión de país a la que invito que se sumen”.

El pleno del Parlament concluyó con la destitución de Daniel De Alfonso de su cargo de jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña, con la votación a favor de todos los grupos parlamentarios con excepción del PP. La revocación de su cargo fue motivada por la publicación de unas escuchas telefónicas en la que el ex funcionario aparecía conspirando contra el gobierno catalán junto con el Ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz.

El gobierno catalán pide la dimisión de Fernández Díaz y De Alfonso por conspiración

El ministro del Interior del Gobierno español y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña aparecen en grabaciones tratando de buscar casos de corrupción que salpiquen a ERC y CDC

Barcelona. (INCAT-Público).- El ‘conseller’ de Justicia de la Generalitat, Carles Mundó, exigió la dimisión del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz del PP, y del director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), Daniel de Alfonso.

El motivo es la investigación que dio a conocer el diario Público en el que aparecen conspirando contra los dos partidos que forman Junts pel Sí (ERC y CDC), la coalición que actualmente gobierna en Cataluña. Mundó se mostró “desagradablemente sorprendido y disgustado” por la difusión de estas grabaciones.

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, también pidió la dimisión inmediata de ambos funcionarios. “Constata lo que ya sabíamos, que hay un Estado que conspira constantemente contra las garantías democráticas, contra los partidos. Es una conducta aberrante en democracia. Para proteger el Estado de derecho tienen que dimitir”, dijo la dirigente.

Francesc Homs, candidato por CDC a las elecciones españolas, no sólo pidió la dimisión de Fernández Díaz sino también su retirada inmediata de la carrera electoral. Y el propio presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se refirió al hecho como “toneladas de conjura, cloacas y guerra sucia del Estado” contra el proceso soberanista.

El Parlamento de Cataluña dio una respuesta rápida al escándalo de las grabaciones entre el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso.

La mesa de la cámara se ha reunido en una sesión extraordinaria y decidió iniciar los trámites para revocar a de Alfonso, haciendo caso al pedido de todos los grupos parlamentarios con excepción del PP.

El jueves pasado 23 de junio a las 11h se reunió la Comisión de Asuntos Institucionales para citar a de Alfonso y someterlo a un cuestionario, exigiéndole la dimisión. Si éste no dimite, la Junta de Portavoces se reunirá el próximo martes para incluir en el orden del día del próximo pleno su destitución, que deberá ser aprobada por las tres quintas partes de la cámara.

La presidenta del Parlamento, Carme Forcadell, se mostró muy decepcionada y no descartó iniciar acciones judiciales por la conducta de de Alfonso. El funcionario ya dijo que irá al Parlamento pero que no existe base legal para destituirlo.