España tiene prisa por firmar el tratado de libre comercio de la UE con Canadá

Noticias de España (UE) y Canadá

Un mes después de que la Comisión Europea declarara que el CETA no no tiene por qué ser ratificado por los parlamentos nacionales, España pide que se firme lo antes posible.

El Gobierno español aboga por que el Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y Canadá (CETA por sus siglas en inglés) se firme cuanto antes y comience a aplicarse de forma amplia hasta que lo apruebe el Congreso, posición que contrasta con los límites que exigen otros países, según informa ‘eldiario.es‘. Algunos Estados han advertido de que ahora mismo no pueden garantizar que lo rubricarán. Es el caso de Bélgica, donde el Parlamento ha anunciado que vetará el acuerdo, o de Rumanía, que denuncia que Canadá exija a sus ciudadanos un visado que no necesitan el resto de europeos.

Tanto el CETA como el TTIP  (acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea, que aún no está en vigor) son tratados que levantan importantes recelos entre la ciudadanía de los países que están negociando sus condiciones y estudiando su inminente aplicación.

Con prisas y sin consultas

Conscientes de esta difícil aceptabilidad ciudadana, la Comisión Europea decidía hace un mes que el CETA fuese tramitado como un acuerdo de competencia exclusiva de la UE, y no como un tratado mixto, por lo que no tendría que ser ratificado por los parlamentos nacionales de los estados miembros.

Varias voces críticas atribuían esta decisión al miedo, disparado por el resultado inesperado del Brexit, a que de nuevo la soberanía popular, representada esta vez a través de los parlamentos nacionales, frustrara los planes de comercio neoliberal de la Unión Europea. Así lo explicaba, por ejemplo, el analista Pablo Elorduy, en un artículo recogido por la asociación Attac, que vela activamente por la justicia económica global: «Como un castillo de naipes, el efecto del referéndum del Brexit, ha hecho zozobrar el espacio sin democracia que es la Unión Europea. El temor a que las consultas ciudadanas no den los resultados previstos –como ya ocurrió en Francia y Holanda en 2005 e Irlanda en 2008– ha aumentado el nerviosismo entre los dirigentes de la UE (…). El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker ha lanzado [con esta decisión de no considerar el CETA un acuerdo mixto] otra bomba de relojería respecto a los tratados comerciales que se discuten actualmente a nivel continental».

Alemania, Austria, Francia y Luxemburgo ya dejaron claro entonces que querían someter el CETA a la ratificación de sus respectivos parlamentos nacionales.

Tom Kucharz, miembro de Ecologistas en Acción y de la Campaña estatal contra el TTIP, el CETA y el TiSA, cree que la maniobra de la Comisión Europea es una especie de engaño: «Jean Claude Juncker [Presidente de la Comisión] sabe que definir el tratado UE-Canadá como ‘acuerdo de competencia exclusiva’ de la UE genera un conflicto fuerte con varios estados miembros y será imposible aprobar contra la voluntad de los gobiernos de Alemania, Francia, Austria, Bélgica, Luxemburgo y Hungría, entre otros», tal como recoge un comunicado elaborado por la Campaña estatal.

Pero a continuación explica la verdadera estrategia subyacente: «El problema es que los gobiernos de la UE, sin excepción, quieren aprobar el CETA de todos modos, pero ante la enorme reticencia y oposición entre sus poblaciones, gobiernos municipales y parlamentos, al menos, quieren aparentar ser críticos. Por lo tanto, la Comisión Juncker proporciona a los gobiernos un éxito fingido. Pueden insistir en la necesidad que sus parlamentos voten el tratado y presumir de haber resistido a la Comisión Europea”.

En otro comunicado reciente, la asociación Greenpeace, que se ha mostrado también bastante activa en la lucha contra estos tratados, advierte: «Las prisas por aprobar el acuerdo comercial con Canadá, el CETA, ensancharán la brecha entre la ciudadanía y la UE«.

El Gobierno español en funciones, en cualquier caso, ha defendido que el acuerdo se firme en octubre pese a que un mes después del 26J sigue sin haber Ejecutivo.

Por su parte, el grupo Ecologistas en Acción ha señalado que «es muy preocupante que el Gobierno en funciones defienda la firma y aplicación provisional de un tratado que tendrá consecuencias amplias y muy negativas más allá de la presente legislatura sin haberlo debatido en el Congreso y el Senado».

¿Una justicia «a medida» para los inversores?

Hay que señalar que el punto más polémico y más preocupante para los detractores tanto del CETA como del TTIP es la parte de protección a los inversores, que contempla el criticado Sistema de Tribunales de Inversiones (ICS por sus siglas en inglés). El ICS permite que los inversores extranjeros lleven a los Estados ante un tribunal específico, al margen de la justicia ordinaria, si creen que alguna de sus decisiones les perjudican.

Diez países (Alemania, Irlanda, Luxemburgo, Hungría, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Letonia, Lituania y Eslovenia) se oponen, con mayores o menores reticencias, a que este sistema se incluya desde la aplicación provisional. España, por su parte, no ha solicitado expresamente que se incluya pero tampoco ha manifestado reserva alguna.

Lo que sí ha pedido España explícitamente, junto con Portugal, es que se incluyan las provisiones sobre el acceso al mercado de inversiones, que regulan las posibilidades de las empresas europeas en Canadá y viceversa. La Comisión Europea apoya esta postura y ha advertido de que no hacerlo podría desalentar las inversiones canadienses en la UE. Sobre todo, subraya, el país norteamericano podría hacer lo propio y limitar la entrada de compañías europeas en su mercado.

David Romero

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

Jean-Claude Juncker: «No soy rencoroso pero tengo buena memoria»

Noticias de la Comisión Europea

 

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, tiene una lista negra con las personas que le han traicionado, según ha confesado.

«Nunca me he vengado pero tomo precauciones», ha afirmado Juncker en una entrevista al periódico belga ‘Le Soir’. El veterano político luxemburgués ha admitido que ha venido elaborando una lista con sus enemigos durante 30 años.

«¿Por qué siguen aquí?»: el presidente de la Comisión Europea ataca a los parlamentarios británicos

Con todo, el presidente de la Comisión Europea ha asegurado que el elenco no es muy abundante porque raramente ha sido traicionado. «No soy rencoroso pero tengo buena memoria», apostilló en la entrevista, que fue publicada el pasado sábado.

Juncker ha desmentido los rumores de que presuntamente tuvo problemas con el alcohol en el momento de asumir su cargo en noviembre de 2014 y ha negado que el deseo de los británicos de salir de la UE tras el referéndum del pasado junio haya debilitado su propia posición en la estructura comunitaria.

Asimismo, el mandatario comunitario ha señalado que los problemas que afronta Europa deben motivar la consolidación y no desintegración de la Unión. «Por esta razón estoy triste por el ‘Brexit’, ya que estaremos dos o tres años de deconstrucción y no de construcción», lamentó.

Paradójicamente, el presidente de la Comisión alabó al exlíder del Partido de la Independencia del Reino Unido e impulsor del referéndum británico Nigel Farage. «Le respeto. Tiene un buen sentido de humor y es un buen lector», ha aseverado. Juncker ha revelado que durante el debate del Parlamento Europeo celebrado tras el ‘Brexit’ le dijo al oído algo que «no fue un cumplido». Ha negado que besara a Farage, como algunos medios informaron entonces.

El presidente de la Comisión ha anunciado que no seguiría el ejemplo de su predecesor José Manuel Barroso al aceptar el cargo de presidente no ejecutivo en el controvertido banco Goldman Sachs, una de las instituciones financieras a las que se le responsabilizó de  la crisis financiera. «Uno debe saber escoger a quien le empleará», ha afirmado.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

España, el Gobierno en funciones anuncia subida impuestos

Noticias de España

 

El ministro de Economía español en funciones anuncia una reforma del Impuesto de Sociedades para evitar una sanción de la Unión Europea por no cumplir con el objetivo de déficit.

El ministro de Economía español en funciones, Luis de Guindos, ha anunciado este martes una reforma del Impuesto de Sociedades y se ha comprometido con sus socios europeos a recaudar 6.000 millones de euros y asegurar así que el déficit público se sitúe por debajo del 3% el próximo año. 

Susana VeraReuters

«Nosotros lo que vamos a señalar es el compromiso claro de España para reducir el déficit público por debajo del 3% en 2017 y la medida fundamental para ello será una modificación de los pagos a cuenta del Impuesto sobre Sociedades, estableciendo un tipo mínimo a partir de un cierto umbral», explicó de Guindos en una rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Asuntos Económicos y Financieros (Ecofin) de la Unión Europea, en la que los ministros de Economía decidieron iniciar un proceso sancionador a España por incumplir con el objetivo de déficit.

Pedro Sánchez: «Entre los aliados potenciales de Rajoy no está el PSOE»

El ministro de Economía en funciones también confirmó que España va a presentar esta semana las alegaciones correspondientes al proceso. «A España se la va a tratar como se le debe tratar y la multa va a ser cero», subrayó de Guindos, quien añadió que sería una «paradoja importante» que a la economía «que más crece y más crea empleo, y mejor comportamiento está teniendo» se le impusiera una multa.

El incumplimiento del déficit

España cerró 2015 con un déficit del 5,1% del PIB, 10.000 millones de euros por encima del objetivo comprometido con la Unión Europea. La Comisión Europea debió iniciar el procedimiento sancionador en mayo, pero el Gobierno en funciones de Rajoy consiguió ganar tiempo y el presidente de este organismo europeo, Jean Claude Juncker, en contra de la decisión de varios miembros de su gabinete, aplazó esta decisión hasta después de las elecciones generales, que se celebraron el pasado 26 de julio, para no interferir en el voto de los ciudadanos.

Juan MedinaReuters

Ahora los estados miembros han decidido iniciar el proceso de sanciones y España se expone a una multa de hasta 2.100 millones de euros (el 0,2% del PIB) y a una suspensión de parte de los fondos estructurales que recibe. 

El Gobierno en funciones incumple su programa electoral

Con esta decisión, el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy incumple el programa electoral con el que concurrió a los pasados comicios y en el que promete bajar los impuestos, entre ellos el de sociedades. 

Entre otras medidas, el programa electoral del PP especifica que «cuando una pyme crezca y revierta sus beneficios tendrá hasta 10 puntos de rebaja en el Impuesto de Sociedades».

España se enfrentará a más recortes si Rajoy vuelve a gobernar

La noticia se ha anunciado, además, en medio de las negociaciones de Rajoy con las diferentes fuerzas políticas con representación parlamentaria para alcanzar un acuerdo que permita su investidura.

Unos recortes que el Gobierno ya conocía en mayo

El Gobierno de Rajoy ya se había comprometido en mayo, en una carta dirigida al presidente de la Comisión Europea, a llevar a cabo nuevos recortes si ganaban las elecciones para hacer frente al objetivo de déficit.

«Una vez que haya un nuevo gobierno, estamos dispuestos a adoptar nuevas medidas, si se requieren, para cumplir los objetivos», aseguraba Mariano Rajoy, en una misiva de cuatro páginas dirigida al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. La carta estaba fechada en Madrid el 5 de mayo, días antes de que Bruselas anunciase la decisión de posponer hasta después de las elecciones generales del 26 de junio el procedimiento sancionador.

María Jesus Vigo Pastur

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

Escocia inicia una ofensiva diplomática en Bruselas para seguir en la UE fuera del Reino Unido

Noticias de Cataluña

Una medida que enoja a Mariano Rajoy y que celebra Carles Puigdemont, siempre atento a las similitudes entre el proceso escocés y el catalán.
Barcelona. (INCAT-Agencias).- “Si el Reino Unido se va, Escocia también se va”. Con estas palabras, el presidente español en funciones, Mariano Rajoy, manifestó su postura con respecto a los recientes intentos de los escoceses de seguir perteneciendo a la Unión Europea, aún a costa de tener que abandonar el Reino Unido.

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, estuvo ayer en Bruselas y lanzó una ofensiva diplomática dejando claro que los ciudadanos de su país apoyan mayoritariamente seguir en la UE. Esta actitud molestó a Mariano Rajoy y se manifestó “radicalmente en contra” de que Escocia negocie con Bruselas. “El Gobierno español se opone a que estas negociaciones se hagan con alguien distinto al Gobierno de Londres. Lo demás son problemas internos del Reino Unido”, añadió.

También desligó la vinculación entre la salida del Reino Unido de la UE y el proceso catalán. ”El hecho de que se vaya nada tiene que ver con los planteamientos que hacen algunos dirigentes políticos en Cataluña”, dijo el presidente español.

Desde el gobierno catalán, sin embargo, vieron con buenos ojos que el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, haya recibido a la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon. El presidente Carles Puigdemont dijo en el Parlament que los catalanes, con respecto a las instituciones europeas, “están abiertos y son constantes” y se lamentó por Escocia que “ahora se han quedado sin independencia y sin la UE”.

El presidente de la Generalitat defendió los aspectos positivos de un posible nuevo referéndum de independencia en Escocia y destacó el cambio de actitud de la Unión Europea con respecto al caso escocés, esperando un trato igual para el caso catalán.