Detienen en Ibiza a dos marroquíes durante una operación antiyihadista

Noticias de Ibiza

Según la investigación, los arrestados estarían dando apoyo al DAESH a través de internet

La Guardia Civil detuvo esta madrugada a dos marroquíes en Ibiza durante una operación antiyihadista en Baleares. Se trata de dos imanes de la mezquita de Masllid al Fath que, según el ministerio del Interior, estarían dando su apoyo al grupo terrorista DAESH.

Los detenidos, de los que sólo han trascendido las siglas de sus nombres, A.E.M. y J.R, tienen 31 y 35 años y, según el comunicado de Interior, comenzaron a incrementar su actividad en internet y redes sociales en 2012, coincidiendo con el fenómeno de las primaveras árabes y el éxodo masivo de combatientes extranjeros para integrarse en las filas del grupo terrorista DAESH en Siria e Irak.

Con estas dos detenciones, desde 2015, año en que se elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han detenido a 156 yihadistas.

A los investigadores les preocupaba “la influencia que ambos individuos tenían sobre los integrantes de la comunidad islámica de Eivissa, destacando como especialmente grave, el ámbito de los menores que asisten a las clases impartidas por ellos mismos en la mezquita”, añade el comunicado.

Ibiza. (INCAT-Agencias).-

El altísimo coste humano de acabar con el Estado Islámico

Noticias de Irak : Estado Islámico

 

Cruz Roja y Amnistía Internacional se pronuncian y alertan sobre los castigos que sufre la población civil, tanto por parte del EI como del ejercito iraquí y las milicias chiíes.

La población civil de Mosul es obviamente la parte más vulnerable en esta complicada ofensiva que las fuerzas iraquíes y kurdas están llevando a cabo sobre Mosul. Según el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Organización Mundial de las Migraciones, decenas de miles de habitantes de Mosul corren riesgo de ser usados por el Estado Islámico como escudos humanos para obstaculizar el avance de las tropas enemigas. En concreto, la Cruz Roja teme, según informa la agencia Reuters, que los yihadistas expulsen por la fuerza a los civiles hacia a las afueras de la ciudad, -en la que viven alrededor de 1,5 millones de personas-, para que queden atrapados en el campo de batalla y sirvan de protección a los extremistas.

A este temor, la Organización Mundial de las Migraciones ha añadido otra alarma: la del posible uso de armas químicas por parte del Estado Islámico. En declaraciones a Reuters, el responsable de la Organización para esta campaña en Irak, Thomas Weiss, ha afirmado tener “miedo” al respecto, ya que “hay algunas evidencias de que el EI podría estar usando armamento químico”, lo cual haría muy vulnerable a la población civil, en especial a los niños y los ancianos.

La Cruz Roja, a través de su Comité Internacional, reclama también que se permita evacuar a los heridos de la ciudad para recibir tratamiento médico. La batalla, a su juicio, puede desencadenar “la más larga y compleja situación humanitaria” de los últimos años.


El Estado Islámico no es el único problema

Amnistía Internacional, por su parte, ha emitido este mismo martes un informe cuyo título es tan largo como explícito: “Castigada por los crímenes del Estado Islámico: La población desplazada iraquí sufre los abusos cometidos por las milicias y las fuerzas gubernamentales“, en el que ha documentado “torturas, detenciones arbitrarias, desapariciones forzosas y ejecuciones extrajudiciales de miles de civiles que huían de las zonas controladas por el Estado Islámico” en situaciones similares a la que ahora se vive en Mosul.

El informe está basado en unas 500 entrevistas con testigos, familiares de víctimas, personas que han estado detenidas, así como funcionarios y activistas. Amnistía Internacional considera que algunas de las violaciones constituyen crímenes de guerra.

Uno de los casos más impactantes recogidos en el texto de Amnistía Internacional es el del calvario de la tribu Jumaila, que a finales del pasado mes de mayo huía de Al Sijir, una localidad al norte de Faluya. 16 miembros de la tribu (12 hombres y 4 adolescentes) fueron interceptados por un grupo de uniformados; los hombres y los adolescentes fueron separados de las mujeres y los niños, puestos en fila y ejecutados. Al menos otros 73 hombres y adolescentes de la misma tribu siguen desaparecidos a día de hoy.

Amnistía Internacional atribuye éstos y otros casos principalmente a las milicias chiíes, (las llamadas “Unidades de Movilización Popular”), pero lo cierto es que esas unidades reciben armamento y financiación estatal, y desde hace meses forman parte, oficialmente, de las fuerzas iraquíes, lo que implica la responsabilidad del ejército y de los cuerpos policiales.

Lo resume bien Philip Luther, director de investigación y activismo de Amnistía Internacional para Oriente Próximo y el Norte de África, refiriéndose en concreto a un sector de la población iraquí especialmente castigado, los árabes suníes, en declaraciones recogidas por ‘El País‘: “Tras escapar de los horrores de la guerra y de la tiranía del Estado Islámico, los árabes suníes de Irak se enfrentan a brutales ataques de venganza a manos de las milicias [chiíes] y de las fuerzas gubernamentales”.

David Romero

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

ONU: El Estado Islámico utiliza a más de 550 familias como escudos humanos en Mosul

Noticias de Irak: Mosul, Oriente Medio

Diversos expertos estiman que existe peligro de que los combatientes del EI puedan optar por matar a las familias en vez de verlas liberadas.

EL ejército iraquí se reúne después de la liberación de un pueblo de los militantes del EI, en el sur de Mosul, Irak, el 21 de Octubre 2016.Thaier Al-SudanReuters

El Estado Islámico ha capturado a 550 familias de aldeas cercanas a Mosul supuestamente para utilizarlas como escudos humanos en sus posiciones, informa Reuters citando a representantes de la ONU. En concreto, se informa que el 17 de octubre 200 familias fueron obligadas a trasladarse hasta Mosul desde el pueblo de Samalia, y otras 350 familias debieron dejar la localidad de Najafia con destino a la misma ciudad.

EL ejército iraquí se reúne después de la liberación de un pueblo de los militantes del EI, en el sur de Mosul, Irak, el 21 de Octubre 2016.Thaier Al-SudanReuters

Además, según Zeid Ra’ad Al Hussein, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, “existe un grave peligro de que los combatientes del EI utilicen a estas personas vulnerables no solo como escudos humanos, sino que también podrían optar por matarlos en vez de verlos libres”.

Mosul es la segunda mayor ciudad de Irak, con una población de más de 1,3 millones de personas, y es el principal bastión del EI en Irak. Actualmente las fuerzas iraquíes y kurdas, con apoyo aéreo y terrestre de la coalición liderada por EE.UU., se preparan para una gran ofensiva contra esta ciudad, por lo que no se sabe qué sucederá con los civiles. Diversos analistas estiman que la coalición se apresura a tomar Mosul antes de las elecciones en Estados Unidos, para que la administración actual lo considere como su mérito.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

Mujer que huyó del ISIS, nombrada embajadora de la ONU

Noticias del Vaticano y la ONU


Nadia Murad es una mujer yazidí de 23 años. Su vida cambió radicalmente el 3 de agosto de 2014, cuando el ISIS irrumpió en su ciudad, situada el norte de Irak. Fue secuestrada, vendida y convertida en esclava sexual.

 

A los pocos meses consiguió escapar y su voz se ha convertido en azote que denuncia ante todo el mundo las atrocidades del Estado Islámico. Tras conocer su historia y su valor, la ONU ha decidido rendirle homenaje.

 

NADIA MURAD BASEE TAHA

Embajadora de la ONU de buena voluntad

“Estoy aquí ante vosotros para representar a los que se han ido. No podemos traerlos de vuelta. Con su recuerdo en la memoria continuaremos luchando, continuaremos luchando siempre”.

 

Con ocasión del Día Internacional de la Paz, Nadia Murad fue nombrada embajadora de Buena Voluntad de la ONU. Desde ahora su voz tendrá un respaldo y alcance mayor.

 

NADIA MURAD BASEE TAHA

Embajadora de la ONU de buena voluntad

“Como ya sabéis, en la noche del 3 de agosto de 2014 todo cambió. El Estado Islámico vino a secuestrar, a asesinar, a cometer violaciones. Esto fue un genocidio. En cuestión de días, de horas quizás, miles de yazidíes fueron asesinados y miles de mujeres y niños secuestrados solo porque pertenecían a esta minoría. Yo fui llevada a Mosul junto a otras, me utilizaron como quisieron, y no estaba sola, aunque quizás fui la que tuvo suerte. Con el tiempo encontré un camino para escapar donde miles de otros no pudieron y continúan cautivos”.

 

Nadia sobrevivió y ha podido dar a conocer su historia al mundo. Es la historia de miles de otros yazidíes, una minoría que sufre la persecución a causa de su fe.

 

AMAL CLOONEY

Abogada, Derechos Humanos

“Siento vergüenza, como defensora de las Naciones Unidas, de que haya Estados que ni previenen ni castigan el genocidio porque favorece a sus intereses. Siento vergüenza como abogada, porque veo que no se está haciendo justicia. Siento vergüenza como mujer al ver cómo han utilizado a mujeres como Nadia y siento vergüenza como ser humano, al ver cómo ignoramos su grito de auxilio”.

 

En 2014 unos 5.200 yazidíes fueron secuestrados y que al menos 3.400 todavía están en manos del Estado Islámico. La gran mayoría son mujeres.

 

__ Rome Reports.

 

El ejército exterior del Estado Islámico: un arrepentido relata cómo se organiza la red de asesinos

Noticias de Estado Islámico

Tras unirse y entrenarse con el Estado Islámico, un alemán cuenta detalles sobre la red secreta que recluta terroristas extranjeros.

 

Estado Islámico

Harry Sarfo dejó Bremen y viajó varias horas en auto hasta Turquía. Desde allí, unos hombres lo llevaron hasta los territorios controlados por el Estado Islámico en Siria, donde recibió entrenamiento para convertirse en uno más de los terroristas. Todo iba de acuerdo a sus planes pero, de repente, algo cambió. Las atrocidades fueron demasiadas y decidió desertar.

Entonces volvió a Alemania, donde confesó su colaboración con el Estado Islámico y fue detenido. Ahora, mientras cumple una condena de tres años de cárcel, contó en una entrevista a ‘The New York Times‘ cómo una rama secreta del EI recluta y prepara extranjeros para atacar en sus propios países.

Con los ataques cometidos en Francia en noviembre del año pasado, se profundizó la pista sobre los terroristas preparados por el EI que actuaban solos. En uno de ellos estuvo por convertirse Sarfo, quien se radicalizó y se sumó a las filas de la unidad de inteligencia denominada Emni, una mezcla de policía interna y rama de operaciones en el exterior.

Reuters

Al llegar a Siria, los encargados de las ‘entrevistas de admisión’ le hicieron muchas preguntas, como “¿cómo te llamas?”, “¿quién es tu madre?”, “¿qué estudiaste?”, “¿cuál es tu ambición?” o “¿qué quieres llegar a ser?”. Entonces, entre otras cosas, Sarfo aseguró que su intención era luchar en Irak y en Siria. Pero eso no era lo que necesitaban los terroristas. “Tras los primeros días, me llevaron a hablar con unos hombres con los rostros cubiertos y me explicaron la existencia de este servicio secreto. ‘No necesitamos europeos que luchen aquí, necesitamos una red de europeos que se queden en sus países y estén preparados para posibles ataques'”, le respondieron. La intención era “atacar al mismo tiempo en Inglaterra, Alemania y Francia”.

Entre otras virtudes, Sarfo era un buen aspirante, en especial debido a su capacidad para hablar alemán e inglés, ya que había vivido en Gran Bretaña durante su adolescencia.

La exportación del terror

La Emni es la unidad secreta de inteligencia del EI encargada de exportar el terror a través de soldados extranjeros. Se trata de una organización que funciona en varios niveles, bajo el mando del vocero y jefe de propaganda del EI, Abu Muhammad al Adnani, debajo de quien actúan varios lugartenientes con la capacidad de planear ataques en diferentes partes del mundo.

Reuters

Gracias a esta división, describió Sarfo, hay servicios secretos que atienden las cuestiones de Europa, otros se encargan de las de Asia y un tercero, de los temas árabes.

De esta manera, la Emni tiene carta blanca para reclutar y redireccionar operativos de toda la organización, por lo que se ha convertido en un engranaje fundamental en la maquinaria de terrorismo del grupo, gracias a soldados reclutados de Austria, España, Alemania, Túnez, Líbano, Indonesia, Malasia y Bangladés.

El único lugar al que no lograron enviar de vuelta a los terroristas es a Norteamérica. “Saben que es difícil conseguir estadounidenses”, contó Sarfo quien, sin embargo, explicó: “Es más fácil conseguirlos a través de las redes sociales. Dicen que son tontos, tienen políticas abiertas de armas. Dicen que los pueden radicalizar fácilmente y si no tienen antecedentes pueden comprar armas sin que entren en contacto con ellos”.

El plan de entrenamiento

De acuerdo con los documentos oficiales de las fuerzas de seguridad alemanas y con lo declarado por Sarfo, los aspirantes a terroristas en Siria son llevados al medio del desierto, en las afueras de la ciudad de Raqa, donde comienzan una preparación que no se extiende demasiado, ya que “cuanto más tiempo estás con el EI, más sospechoso te vuelves para los servicios secretos de Occidente, por lo que tratan que el entrenamiento sea lo más rápido posible”.

Su entrenamiento comenzó junto al de otros futuros terroristas: horas de correr, saltar, hacer flexiones, barras paralelas, arrastrarse, hasta que los reclutas comenzaron a desmayarse. A la segunda semana les dieron un rifle de asalto Kaláshnikov y les dijeron que durmieran con el arma entre sus piernas.

Quienes no podían soportar ese ritmo eran brutalmente castigados. “Un joven se negó a levantarse porque estaba exhausto. Por eso, le ataron las manos y las piernas a un poste y lo dejaron ahí”, contó.

La preparación tenía un total de 10 niveles y, al llegar al segundo, los llevaron a una isla en un río en la ciudad siria de Tabqa, donde practicaban natación, buceo y navegación orientándose con las estrellas.

La deserción

En medio de esta preparación, Sarfo comenzó a sentir dudas sobre su deseo de continuar con el EI debido a la crueldad con la que trataban a quienes no podían mantener el ritmo. Esto, junto a otras desilusiones, lo llevaron a pergeñar un plan para escapar que incluyó un difícil cruce hasta Turquía, desde donde voló de vuelta a Bremen.

Al llegar, el 20 de julio del año pasado, confesó su historia y fue acusado de ‘terrorismo’, por lo que fue sentenciado a tres años de cárcel.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).