Expensas, medicina prepaga y colegios llegan con aumentos en setiembre

Los incrementos presionarán sobre el Índice de Precios al Consumidor en medio del proceso electoral, aunque el ministro de Economía, Martín Guzmán, confía en que habrá una desaceleración en la inflación.

Expensas, medicina prepaga y colegios serán algunos de los aumentos que llegarán con el nuevo mes en un escenario en el que el Gobierno intenta poner un freno a la inflación en medio de la campaña electoral.

En línea con lo pautado, la medicina prepaga volverá a subir un 9%, tal como fue autorizado por la administración de Alberto Fernández.

A través de la Resolución 2125/2021 del Ministerio de Salud se habilitó una suba de 9% en agosto, 9% en septiembre, otro 9% en octubre y, por último, un 9% a partir del 1º de enero de 2022 sobre las cuotas de los afiliados.

Ello se sumará al incremento del 13,5% aprobado a principios de año.

De ese modo, cerrarán con un alza acumulada del 40,5%, a la que si se le agrega el 9% previsto para comienzos del 2022, estaría cerca del 50% de incremento en doce meses.

En 2020 -cuando comenzó la pandemia de coronavirus-, la única suba permitida fue aplicada en diciembre, y alcanzó al 10%, aunque en 2019 se habían puesto en marcha ocho incrementos, lo que totalizó un alza del 60%.

Los últimos incrementos fueron autorizados luego de que se destrabara la paritaria del gremio de Sanidad, de 45% para este año aplicable en cuatro tramos.

Colegios bonaerenses

En tanto, los colegios bonaerenses con subsidios aplicarán un ajuste en sus cuotas que se ubicará en un 10% promedio, tras las subas de julio y abril.

Se espera además que en la última etapa del año continúen en alza las cuotas, dado que el Gobierno bonaerense pautó con los gremios docentes una actualización salarial del 45,5% acumulado a noviembre en dos tramos, y una revisión en diciembre.

Por su parte, las expensas llegarán con un alza del 10% promedio por la paritaria del Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (SUTERH), que reabrió su negociación y logró que el aumento pasara de 32% al 44,8%.

El gremio de los encargados pautó ese aumento para compensar el desfasaje con el índice de inflación.

El nuevo aumento consiste en un pago adicional de $8.000 mensuales hasta febrero del 2021.

Este incremento tendrá impacto directo sobre las expensas, que representará un 8% aproximado de costo extra para los habitantes de edificios, en un contexto en el que el sueldo percibido por los encargados de edificios representa entre 55% y 60% del valor neto de las expensas.

Los hogares que cuenten con empleada doméstica también deberán hacer frente a una actualización del 12% desde septiembre, tal como fue pautado en la paritaria del sector, que llegó al 42% para 2021.

Todos esos aumentos presionarán sobre el Índice de Precios al Consumidor en medio del proceso electoral, aunque el ministro de Economía, Martín Guzmán, confía en que habrá una desaceleración en la inflación.

De hecho, el funcionario nacional manifestó su esperanza de que en agosto haya una inflación “más baja que en julio” y aseguró esperar que “continúe esa tendencia”. (NA)

Hace cuatro años llenar un changuito costaba $1.000, hoy se necesitan $4.000, según medición privada

Con el mismo dinero, antes se llenaba un tanque pero ahora se compran apenas 10 litros.

Cuatro años atrás, completar un chango de supermercado con alimentos tenía un costo de $1.000, pero el efecto inflacionario lo elevó a los actuales $4.000, según un índice privado.

El informe indicó que un aumento similar, del 300%, de produjo en ese período en la ropa, mientras que en el caso de la nafta, los $1.000 llenaban un tanque, pero ahora alcanzan para diez litros”.

Así surge del indicador denominado “Changómetro”, lanzado por FADA (Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina).

De acuerdo con este índice, hace cuatro años se compraban 8 kilos de asado con $1.000, pero en la actualidad apenas se consigue un kilo y medio.

“El termómetro arroja que para comprar un changuito que a fines de 2017 se necesitaban $1.000, hoy tenemos que gastar más de $4.000 ($4.401)”, sostiene el estudio.

“El mismo changuito, con mismos productos, cuatro veces más”, grafica Natalia Ariño, economista de FADA.

Y señaló que ese aumento “no sólo pasó con lo del supermercado, también con la ropa, llenar el mismo placard nos cuesta 4 veces más. Las mismas prendas que nos comprábamos con $1.000, ahora demandan $4.000”, agrega.

Dijo que la inflación “no es sólo un problema de alimentos, pasa con todo tipo de productos. En 2017, lo que gastábamos para llenar el tanque de un auto chico con 40 litros de nafta súper, ahora sólo podemos comprar 10 litros, 75% menos de nafta”, advierte Ariño.

¿Y los mates? $1.000 eran 29 paquetes de yerba de medio kilo, hoy sólo se adquieren 5.

“El aumento sostenido de los precios afecta a la producción, salarios, empleo e inversiones. Además, la inflación impacta directamente sobre la pobreza. Si bien tenemos menor poder adquisitivo mes a mes, esto incide con mayor fuerza en quienes tienen menores ingresos”, indicó Ariño.

“Dólar oficial planchado, congelamiento de servicios públicos y controles de precios, son medidas que no atacan las causas de la inflación y sólo contienen a corto plazo. El problema es que este tipo de políticas generan inflación futura, cuando llega el momento de ajustar las tarifas de los servicios públicos o el
precio del dólar. Es decir, sólo retardan el problema y lo van haciendo más grande”, señaló.

El indicador desgrana las cifras oficiales de inflación, cruzándolos con otros datos y tipos análisis para analizar el efecto en los bolsillos de los consumidores.

“Si nos vamos cuatro años atrás, con $1.000 veríamos a cuatro familias comiendo un asado, pero hoy con esa misma plata, no nos alcanza ni para una sola familia”, señaló David Miazzo, economista Jefe de FADA.

“Esta puesta en imágenes cotidianas nos sirve para entender los datos duros: con los $1.000 del 2017, comprábamos 8 kilos de asado, y hoy apenas nos alcanza para un kilo y medio, en el medio perdimos seis kilos y medio”, detalla.

“El problema de la inflación no son los precios, son los pesos”, afirma Miazzo.

El especialista asegura que “lo que pierde valor es el peso, cada vez necesitamos más billetes para comprar lo mismo: eso es la inflación”. (NA)

La inflación fue del 3% en julio y en siete meses se superó la pauta prevista para todo 2021

En los últimos doce meses los precios subieron 51,8%, de acuerdo con los datos del INDEC. El ministro de Economía, Martín Guzmán, había estimado 29% para este año, pero ya quedó superado.

La inflación finalmente fue del 3% en julio, al superior a la esperada, y en los últimos doce meses acumuló 51,8%, informó hoy el INDEC.

En los primeros siete meses del año el costo de vida acumuló un alza del 29,1%.

De esa forma, ya superó la proyección del 29% incluida en el Presupuesto 2021 para todo el año.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, quedó así lejos de cumplir la pauta inflacionaria prevista.

Los precios que más subieron en julio fueron los del rubro Restaurantes y hoteles, 4,8% y salud, 3,8%.

Pese a que se sobrepasó la meta presupuestaria anual y se mantiene en niveles altos, Economía destacó que la inflación “se desaceleró por cuarto mes consecutivo recortando así el ritmo de incremento de precios” y que fue la más baja desde octubre último, cuando llegó al 2,8%.

El comunicado del Palacio de Hacienda resalta también que la inflación núcleo se redujo pasando de 3,6% en junio a 3,1% en julio; mientras que los precios regulados bajaron de 3,2 a 1,4%”.

De mantenerse la inflación en estos niveles, también se superará la estimación corregida de Guzmán de una inflación anual del 33 o 34 %.

Por encima del nivel general se ubicaron el aumento en bienes y servicios con un alza del 3,2% y bebidas alcohólicas y tabaco y recreación y cultura, ambos rubros con un aumento del 3,1%.

Por debajo del alza mensual se ubicaron el alza de los precios de vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles con un 2,9%, equipamiento y mantenimiento del hogar que creció un 2,7% y educación que subió un 2,5%, respecto de junio.

Los sectores con menos incrementos fueron el de prendas de vestir y calzado con un 1,2% y comunicaciones que se incrementó un 0,4%.

Con excepción de la región Noreste que acumula un aumento anual de la inflación del 27,3 y del Gran Buenos Aires, con un alza del 28,7%, en el resto del país el costo de vida también superó la pauta anual del gobierno.

Los aumentos fueron liderados por la región de Cuyo donde la inflación escaló en julio a un 30,8%, seguido por la Patagonia con un 30,4%, Noroeste 29,4% y la Pampeana con un 29,3%. 

En todo el país también se superó el 50% de inflación interanual, registrándose la más alta en Cuyo con un 55,1%.

Le siguieron la región del Pampeana con una suba del 53,0%, Noreste 52,9%, Noroeste 52,2%, Patagonia 50,6% y el Gran Buenos Aires con un 50.4% de alza desde julio del año pasado.

El rubro alimentos, uno de los sectores más sensibles en la canasta básica, se mantiene en niveles interanuales aún más alto, con un 59,8% en Cuyo, en el Noroeste 59,2%, en la región Pampeana 59%, en el Noreste 57,0% y en el Gran Buenos Aires alcanzó al 53,8%.

Los precios de los artículos estacionales crecieron un 4,9%, el IPC núcleo aumentó 3,1%, mientras que los regulados por el gobierno subieron 1,4%. (NA)

Inflación: cuáles fueron los productos de consumo masivo que más aumentaron en julio

Si bien el precio promedio de los alimentos subió un 2,9%, hubo más de treinta artículos de supermercados y autoservicios que superaron esa marca

Los alimentos tuvieron en julio un aumento promedio del 2,9%, pero con incrementos en algunas categorías que triplicaron ese porcentaje, como los casos de las cervezas, las hamburguesas, la crema de leche y los huevos, con alzas del 11,7% al 8,3%. De acuerdo con el relevamiento de la consultora Focus Market, en el otro extremo hubo algunos productos que redujeron sus precios respecto de los niveles de junio, con la sorprendente baja del 27,5% en el caso de los flanes.

El listado de los productos de consumo masivo está encabezado por una bebida alcohólica (la cerveza) y tres alimentos (hamburguesas, crema de leche y huevos), ubicándose la lavandina en el quinto puesto como el primer artículo de limpieza. Según el informe de Focus Market, el incremento mensual de la cerveza fue del 11,7%, el de las hamburguesas del 9,1%, el de la crema de leche del 8,4% y el de los huevos del 8,3%.

En otros puestos relevantes se ubicaron la lavandina (7,3%), el café y la mayonesa (ambos con 7,2%), el fernet (6,9%) y el papel higiénico (6,3%). En lo que respecta a los incrementos interanuales, la nómina está liderada por los productos de copetín o “snacks”, con un 135,4% en relación con los niveles de julio de 2020. En el segundo lugar se anotaron los vinos (98,4%) y luego siguieron la cerveza (77,9%), el aceite (73,1%), el arroz (64,3%) y las salchichas (63,4%).

Como “nota llamativa”, Focus Market destacó ocho productos con caídas de precios en el mes: los ya mencionados flanes (-27,5%), las salsas preparadas (-3,5%), el puré (-3,4%), el detergente para la ropa (-2,2%), los bocaditos de pollo o “nuggets” (-0,8%), los productos achocolatados (-0,4%), las harinas leudantes (-0,3%) y los chocolates (-0,1%).

Una nota más sorprendente aún fue la de identificar a cuatro alimentos que tuvieron una baja de precios en la comparación interanual: el puré (-16,2%), las pre mezclas (-7%), los flanes (-6%) y los caldos (-2,1%).

“La inflación en el mes de julio mantiene un piso de 3% y en el caso de los alimentos observamos una desaceleración en la evolución de precios hacia el 2,9%”, indicó Damián Di Pace, director de la entidad, en un análisis en el que remarcó que “mientras el gobierno intenta recuperar el poder adquisitivo con reapertura de paritarias, al mismo tiempo el terreno ganado se va erosionando frente al avance de la evolución de precios”.

Al respecto, indicó que en tanto “el argentino medio encuentra refugio en el stockeo para evitar la evolución futura de precios, el gobierno intenta aceitar y acelerar ese proceso oxigenando el bolsillo de los argentinos con el Ahora 30 y Ahora 24”.

“El fundamento más importante es que los bienes durables financiados en promedio tuvieron un aumento del 70 % interanual con un tipo de cambio oficial retrasado frente a la evolución de la inflación”, señaló, además de destacar que en medio de un proceso inflacionario se termina “pagando el bien en enero de 2024”. De todos modos, advirtió que “la restricción viene del lado del ingreso y límite de la tarjeta de crédito”, ya que “las familias argentinas ya vienen endeudadas”. (NA)

La inflación de julio será de por lo menos el 3% por décimo mes consecutivo, prevén consultoras

La presión de los alimentos volverá a hacerse notar con subas promedio del 3,4%, según el relevamiento de Consumidores Libres.

La inflación de julio volverá a ubicarse por lo menos en el 3%, un piso que no se puede perforar desde septiembre del año pasado, con una importante incidencia de los alimentos, el rubro de mayor ponderación dentro del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

El último relevamiento de Consumidores Libres -la entidad conducida por el ex diputado Héctor Polino- mostró que en supermercados y negocios barriales de la Ciudad de Buenos Aires el conjunto de una canasta de 21 productos tuvo un aumento del 3,38% durante el mes pasado y acumula, en lo que va del año, el 33,07%.

El rubro de mayores subas en julio fue el de almacén, con un promedio del 4,2%, con picos en los casos del aceite, con un alza del 11,43%, y del arroz, con el 9,38%.

Por su parte, el rubro frutas y verduras -el de las oscilaciones más marcadas por cuestiones de estacionalidad, tuvo un incremento promedio del 0,93%, aunque con bajas significativas en la papa negra (18,75%) y la naranja (17,65%).

En cuanto a los diferentes cortes de carne, la suba promedio del mes fue de 3,77%, con un alza interanual del 40,93%.

La inflación de julio será difundida oficialmente el próximo jueves 12 de agosto por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC)

Para este viernes, se prevé la publicación del último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), realizado por el Banco Central con las estimaciones de economistas, consultoras y bancos de inversión, que en la medición del mes pasado pronosticó una inflación promedio del 2,9% para julio.

Las previsiones de diferentes consultoras se mantienen levemente por arriba de ese porcentaje, como por ejemplo LCG, que en su último relevamiento registró un aumento del 3,3% en una serie de productos de supermercado en las últimas cuatro semanas, que en la medición punta a punta llegó al 3,7%. (NA)