Industria naval: turbulencias entre brotes verdes

Los trabajadores representados por el SAON piden equiparar las escalas salariales de los 4 convenios que tiene el sector y amenazan con medidas de fuerza en un tiempo de bonanza y expansión. Contradicciones y sospechas de vínculos estrechos entre el gremio y Horacio Tettamanti que elevan la guardia del resto.

Por: Roberto Garrone

No debe haber un sector productivo que muestre brotes verdes tan crecidos y sólidos como los de la industria naval marplatense. De la mano de políticas públicas que primero fomentaron el recambio de flota pesquera y luego impidieron la importación de barcos usados, por citar solo los dos pilares claves donde se recuesta la recuperación del sector, la industria no para de sumar personal calificado, ampliar instalaciones e incorporar herramientas y maquinarias para acortar tiempos de construcción.

Sin embargo bajo la superficie la industria vive momentos convulsionados que esta semana se hicieron visibles con la manifestación y posterior movilización que realizaron obreros navales en reclamo de a unificación de las escalas salariales para que no haya obreros navales de primera y de segunda.

Si bien es un reclamo nacional, Mar del Plata es un polo naval trascendente y el epicentro de los recamos. Los vínculos laborales de los trabajadores, afiliados al Sindicato Argentino de Obreros Navales (SAON) varían según los convenios colectivos que suscribieron con las tres cámaras patronales que entran en juego en este escenario.

El convenio nacional que rige la actividad en astilleros y talleres navales es el 518/07 y establece los valores más altos para las categorías de oficial, medio oficial y la del ayudante, tres de las principales que tiene el escalafón. La hora para el oficial se paga 411,94 pesos. La del medio oficial, 385 pesos y la del ayudante, 372 pesos. Nadie en Mar del Plata paga por ese convenio.

La Cámara de la Industria Naval que agrupa a muchas de las empresas del sector, rubricó con el SAON, el CCT 603/10 que, si bien se ha ido acercando a los valores del convenio nacional, muestra diferencias. El Oficial encuadrado en el CCT 603 cobra 372 pesos la hora, el Medio Oficial, 323,12 pesos y el Ayudante, 290 pesos por hora.

La Asociación Bonaerense de la Industria Naval (ABIN) tiene en SPI a su principal adherente del CCT 696/14. Es el que más se acerca al convenio nacional en valores horarios. El Oficial recibe 410,41 pesos por hora, el Medio Oficial 383,78 pesos y el Ayudante 369 pesos.
Si bien tiene valores más altos, luce una pirámide achatada. Apenas un 10% de diferencia entre el oficial y el ayudante no parece un estímulo para que nadie se preocupe por ascender en el escalafón. También hay que decir que en la mayoría de los casos, los valores son un piso no un techo. Muchas empresas pagan más por sobre el convenio como una forma de incentivar la productividad y retener a los trabajadores más capacitados.

El SAON tiene otro convenio con las empresas pesqueras para los obreros que trabajan en sus talleres navales y el que luce más retrasado. Es el CCT 239/94. El Oficial cobra 340 pesos la hora, el Medio oficial 385 pesos y el Ayudante, 264 pesos, menos del 40% de lo que marca para esta categoría el Convenio 518.

Entre los armadores reconocen esas diferencias, pero aseguran que esos talleres para reparar barcos propios no prestan un servicio que puedan trasladar a precio como los astilleros o talleres de la actividad naval.

En el SAON aseguran que ese retraso se generó por promesas incumplidas por parte de la patronal y que ahora la paciencia se les terminó, según reconoció Roque Vargas, el prosecretario de Organización. De todos modos en estos años nunca hemos visto una manifestación ni medida de fuerza del gremio por equiparar esa gruesa asimetría.

En la Cámara de la Industria marplatense sostienen que cada sector tiene una realidad diferente. Lo planteó el propio Domingo Contessi en la botadura del sábado pasado cuando reflejó que no todos los astilleros del país vivían la realidad de los marplatenses.

El gremio presentó a principios del mes pasado un borrador de convenio único para que lo analicen las empresas. La respuesta llegó hace poco y despertó el enojo de los dirigentes sindicales porque entienden que no es una alternativa superadora sino un acuerdo a la baja.

Obviamente que hay convenios vigentes y no parece el sector dispuesto a resignar más posiciones. Sería un golpe duro para los obreros navales que ya vienen de soportar desde hace unos años la pérdida del plus por refrigerio y presentismo, y el regreso del período de eventualidad.

En el gremio van por la reivindicación del derecho constitucional de una misma remuneración por igual tarea pero esa búsqueda de igualdad no la exhibieron apenas 3 meses atrás.

El 29 de abril suscribieron con la flota costera una actualización salarial para las categorías de los prácticos de muelle consignadas en el “convenio colectivo en trámite” pero distinto, a los que mantiene el convenio que el SAON firmó por los serenos de la flota fresquera de altura con CaIPA y Armadores.

Si pueden reconocer la disparidad de realidades en la flota pesquera por qué no la pueden distinguir entre las gradas de talleres y astilleros donde hasta ahora la convivencia ha sido armoniosa y los retrasos con los valores del convenio nacional se han ido puliendo sin necesidad de movilizaciones ni amenazas de medidas de acción directa.

Acá entran en juego varias razones, que no salen del terreno de las especulaciones. Hay quienes piensan que es una jugada de SPI para elevar los costos laborales de sus competidores. En ese escenario advierten la estrecha relación que siempre tuvieron Juan Speroni, el secretario General del SAON, con Horacio Tettamanti, fundador de SPI.

Más que sospechas, en los últimos días hubo muestras tangibles que ese vínculo sigue intacto. El SAON avaló la candidatura de Horacio como diputado nacional por la corriente Peronismo de la Soberanía, y desde la agrupación se adhirieron a la marcha del gremio y su lucha por unificar la escala.

«Sostenemos que la dignidad del trabajador se basa en la igualdad de salarios, de condiciones de trabajo y de derechos como lo marca nuestra Constitución Nacional, Ley de Trabajo, tratados internacionales, etc”, afirmó el documento de adhesión de la Agrupación que impulsa a Tettamanti.

Pero hay otras muestras tangibles, un tanto más lejanas, de esa cooperación entre el empresario naval y el dirigente sindical. En abril del 2003 la obra social de los obreros navales, OSPENA, a través de su representante en Mar del Plata, Héctor Veliz, acordó brindarle cobertura a los socios y grupo familiar de la cooperativa “Valmet 20 de Abril Ltda”.

Fue una de las cooperativas de trabajo naval que por esos años prestó servicios en las gradas de SPI y sus diques flotantes. El presidente de Velmet que firmó el acuerdo de cobertura fue Ramón Angel Gómez, en ese entonces, secretario de Actas de la comisión directiva del SAON a nivel nacional y estrecho colaborador de Speroni.

Era hora que Tettamanti se acuerde de la dignidad de los trabajadores navales. Y tan estrecho es el vínculo con Speroni que hoy Ramón Gómez es secretario de Organización y Asuntos Gremiales del SAON.

La industria naval reafirma su auspicioso presente con la botadura de un buque pesquero

El Astillero Nava Contessi realizó la segunda Botadura del año y la número 137 en su historia con la entrega del buque pesquero “CAMILO S” a la firma propietaria y armadora Mateo Mariscal.

El Astillero Naval Federico Contessi y Cía. S.A. concretó en la mañana de este sábado 31 de julio la botadura número 137 con la entrega del buque pesquero “CAMILO S” a la firma propietaria y armadora Mateo Mariscal.

El buque de 20,98 m. de eslora tomará puerto de asiento en la localidad chubutense de Rawson y se dedicará a la pesca de langostino patagónico.

Esta segunda botadura que el astillero concreta en lo que va del presente año contó con escasa presencia de público (debido a las restricciones vigentes) y la misma nuevamente fue íntegramente transmitida en vivo por streaming a través de las redes sociales del astillero.

Junto a propietarios, familiares y empleados afectados a la maniobra se destacó la presencia, en representación del intendente Guillermo Montenegro, del secretario de Desarrollo Productivo e Innovación, Fernando Muro; los concejales del Frente de Todos Virginia Sivori y Ariel Ciano; el jefe de la Base Naval, Marcelo Luis Fernández; el jefe de la Prefectura Naval Argentina delegación Mar del Plata, José Fernando Dos Santos; el director de la Escuela nacional de Pesca, Daniel Maldonado; el director del Inidep, Oscar Padín; y el presidente del Consorcio Portuario Mar del Plata, Gabriel Felizia.

En tanto, el padre Juan Pablo Arrechea bendijo la embarcación y la madrina del “Camilo S.”, Sonia Sosa, fue una de las encargadas de estrellar la botella de del buque, en el instante previo a que el buque tocara por primera vez las aguas.

En su discurso Domingo Contessi, Presidente del Astillero agradeció a su personal por la entrega en tiempo de este buque construido completamente en épocas de pandemia.

En el interior del astillero, otras unidades evidencian avance de construcción, un contexto inédito para la firma que, por primera vez en sus 70 años de historia, cuenta con órdenes de trabajo para los próximos años.

«No solo hemos podido recuperar los niveles de producción previos, sino que los hemos incrementado notoriamente gracias a inversiones realizadas y al personal contratado”, remarcó.

Contessi aprovechó la ocasión para destacar el auspicioso momento que atraviesa la industria naval al señalar que «otros astilleros de Mar del Plata hayan inaugurado importantes obras de infraestructura para la construcción de buques”.

Botan un barco pesquero en Mar del Plata y aseguran que la renovación de la flota «es una realidad»

Un nuevo buque pesquero de casi 27 metros de largo fue botado en la ciudad de Mar del Plata y las autoridades del astillero Contessi donde fue construido aseguraron que la renovación de la flota de esta industria «es una realidad».

Un nuevo buque pesquero de casi 27 metros de largo fue botado en la ciudad de Mar del Plata y las autoridades del astillero Contessi donde fue construido aseguraron que la renovación de la flota de esta industria «es una realidad».

El barco «Niño Jesús de Praga», construido en plena pandemia, fue entregado a la firma propietaria y armadora Ritorno, Sallustio y Cicciotti S.A, en el Astillero Naval Federico Contessi y Cía S.A.

En la ceremonia, el presidente del astillero marplatense, Domingo Contessi, destacó el impacto de este tipo de obras en la renovación de la flota pesquera, y la decisión del Gobierno de priorizar la construcción de embarcaciones en el país.

En un mensaje grabado y enviado a los propietarios del barco para la ceremonia, el presidente Alberto Fernández destacó que la empresa pesquera «pueda crecer, pueda mejorar la producción argentina y que dé más trabajo».

El nuevo buque es un fresquero multipropósito de 26,83 metros de eslora y 8,40 de manga, que operará desde el Puerto de Mar del Plata.

Se trata de un prototipo diseñado por ingenieros argentinos que integran el departamento técnico del astillero y participaron en la financiación y garantía de la embarcación el banco Banco de Inversión y Comercio Exterior (Bice) y el Fondo de Garantías Buenos Aires (Fogaba).

«Fue especial cuando comenzó su construcción y se fueron sumando voluntades como la del banco BICE y del Fogaba, que participaron en la financiación y garantía de esta obra, algo que hace 30 años no sucedía en la industria pesquera», aseguró Contessi.

En el mismo sentido apuntó el Presidente en su mensaje: «Estoy muy contento de que el BICE los haya acompañado para este emprendimiento».

El nuevo buque reemplazará a uno con más de 60 años de antigüedad y Contessi señaló que «la renovación de la flota pesquera es hoy una realidad y este barco es todo un símbolo de ella, de esos que se decía que no podían ser renovados en el país».

«Todo el proceso de construcción de este barco fue una experiencia enriquecedora. Pese a que se desarrolló en plena pandemia, sirvió para demostrarnos que podemos superar obstáculos, que siempre hay espacio para aprender y mejorar. Que podemos invertir y crecer sin descuidar los compromisos asumidos. Y que trabajando juntos, los argentinos podemos hacer grandes obras», señaló.

Contessi aseguró además que el astillero tiene confirmada la construcción de otros 12 buques, todos correspondientes a esta nueva generación de «fresqueros doble cubierta, plantas de trabajo cubiertas y semi-automatizadas, cabina y superestructura de aluminio, alojamientos con materiales ignífugos y un sinnúmero de detalles que permiten mejorar las prestaciones de calidad, seguridad y confort».

«Esto nos llena de satisfacción porque marca que la renovación de la flota fresquera se está dando no solo en términos de bajar la edad promedio, sino que existe un importante salto cualitativo en los nuevos proyectos», dijo.

El presidente del astillero subrayó que «esto es el fruto de políticas públicas que se trabajaron en conjunto en distintos momentos, pero sobre todo de una firme decisión de este Gobierno de ponerle un freno a la importación de buques usados y priorizar la construcción nacional», y que «fue fundamental el trabajo conjunto de gremios y cámaras empresarias para lograr consensos y reformas normativas».

Estuvieron presentes en el acto el intendente local, Guillermo Montenegro; el comandante del Área Naval Atlántica y jefe de la Base Naval Mar del Plata, Marcelo Luis Fernández; el presidente del Consorcio Regional Portuario de Mar del Plata, y el obispo de Mar del Plata, Gabriel Mestre, quien bendijo la embarcación. (Telam)

Schale recorrió astilleros en Mar del Plata y anunció mayor financiamiento para la industria naval

El secretario de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, Ariel Schale, aseguró que el Gobierno nacional trabaja en el diseño de políticas de financiamiento por al menos $10.000 millones para fortalecer y «hacer cada vez más fuerte a la industria naval», al recorrer astilleros del puerto de Mar del Plata.

El secretario de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, Ariel Schale, aseguró que el Gobierno nacional trabaja en el diseño de políticas de financiamiento por al menos $10.000 millones para fortalecer y «hacer cada vez más fuerte a la industria naval», al recorrer astilleros del puerto de Mar del Plata.

«La industria naval es uno de los pilares más importantes de la política industrial, y esto que se enuncia con palabras se demuestra con hechos. Estamos aquí codo a codo con nuestros empresarios, con nuestros trabajadores, aportando política industrial y apoyando el desarrollo de los proveedores navales», dijo Schale en la terminal marítima marplatense.

En ese sentido, destacó la necesidad de potenciar esta industria, y anunció que el Gobierno trabaja junto al sector naval, en el diseño de políticas de financiamiento.

«Tenemos que instalar una política de financiamiento y estamos trabajando con el Banco Nación para poder proclamar muy rápidamente un fondo de más de 10 mil millones de pesos», indicó el funcionario en contacto con la prensa.

Además, destacó la necesidad de «instaurar nuevamente la hipoteca naval como un instrumento de garantía», y confió en que esto pueda ser anunciado «muy prontamente en alguna próxima botadura», ya que «es quizás el objetivo más importante en el desarrollo sectorial».

«La industria naval está de pie, con nuestros astilleros gracias a Dios repletos de trabajo, producto también de una política industrial que manda señales muy claras a los compradores de barcos, con nuestra preferencia para que esos barcos sean nacionales», aseguró.

«Hemos puesto más de 35 millones de pesos para mejorar el funcionamiento de los astilleros y la adquisición de maquinaria», subrayó.

Acompañado por la subsecretaria de Industria, Julieta Loustau; el jefe de gabinete del Ministerio de Desarrollo Productivo, Alejandro Sehtman, y el titular de la regional local del Consorcio Portuario, Gabriel Felizia, entre otros, Schale inició la recorrida por el astillero SPI, que lleva adelante obras de infraestructura por 750 millones de pesos, que permitirán aumentar su capacidad productiva.

La empresa está trabajando en la ampliación de sus instalaciones, con el desarrollo de una nueva nave industrial para la construcción, transformación y reparación de buques.

Las obras incluyen la puesta en valor del sistema de movimiento o transferencia de buques y la ampliación de la capacidad de uno de sus medios de elevación que le permite el ingreso y egreso de las embarcaciones, y con esta mejora, podrán construirse buques de mayor porte y trabajar en simultáneo con ocho barcos más en reparación.

La presidenta de SPI, Sandra Cipolla, destacó que «la visita de los funcionarios del Ministerio de Desarrollo Productivo permite visualizar que es un gobierno que entiende de las necesidades industriales y a la industria como desarrolladora de futuro, de productividad y empleo que tanto necesita esta ciudad y el país».

«Nos deja la sensación de que podemos trabajar el sector público y privado en términos de productividad y empleo teniendo una visión a futuro y, sobre todo, en la industria naval que tiene un concepto federal. Nuestro país tiene un litoral fluvial y marítimo extenso y queremos desarrollar nuestra industria para desplegar todo su potencial», señaló a Télam.

Schale visitó además el Astillero Federico Contessi y Cía. S.A, donde fue inaugurada una ampliación en su infraestructura, con nuevas oficinas, vestuarios y comedores para el personal.

La recorrida incluyó las instalaciones de Tecnopesca Argentina S.A, que también opera dentro del puerto marplatense, y que recibió un beneficio del Programa de Desarrollo de Proveedores por 7 millones de pesos en aportes no reembolsables, para aumentar su capacidad instalada y poder construir buques pesqueros de hasta 40 metros de eslora.

Los funcionarios nacionales continuarán mañana con encuentros con referentes de sectores productivos de la ciudad, y visitarán el Parque Industrial de Batán. (Télam)

SPI Astilleros y Solimeno SA comenzaron la construcción de un nuevo buque pesquero

En la nave de construcción de SPI Astilleros se llevó a cabo el acto formal de puesta de quilla del buque pesquero Luiggi.

En la nave de construcción de SPI Astilleros se llevó a cabo el acto formal de puesta de quilla del buque pesquero Luiggi. 

La emotiva ceremonia contó con la presencia de los propietarios de la futura embarcación, Luis y Antonio Solimeno; la presidenta de SPI Astilleros, Sandra Cipolla; el Secretario de Gobierno del Municipio, Santiago Bonifatti; el Secretario de Desarrollo Productivo, Fernando Muro; el Presidente del Consorcio Regional Puerto Mar del Plata, Gabriel Felizia; el Decano Normalizador Facultad Regional Mar del Plata de la UTN Fernando Scholtus; el Jefe de Prefectura Naval Mar del Plata, José Dos Santos; el Director de la Escuela Nacional de Pesca, Rubén Osvaldo Vicenti y representantes del Sindicato de Obreros Navales (SAONSINRA) y de los equipos de trabajo de las empresas SPI Astilleros y Solimeno SA.  

Este nuevo buque pesquero se sumará a la flota de 12 barcos con los que ya cuenta el Grupo Solimeno y representa la construcción número 72 para el astillero SPI, en las que se incluyen buques pesqueros, remolcadores, transbordadores, pontones y barcazas para el transporte de mineral de hierro, de hidrocarburos, de granos, cargas generales y transporte de contenedores. 

Solimeno y SPI fieles a las tradiciones navales marplatenses

Con este acto, la familia Solimeno y el astillero marplatense cumplen con la tradición naval al momento de iniciar la construcción de un buque. 

La puesta de quilla es el acto formal que da inicio a la construcción del buque y, en este momento según las tradiciones navales, se realiza la ceremonia de las monedas que consiste en la colocación de dos monedas en la quilla, escogiendo al más joven aprendiz del astillero para colocarla. 

En esta oportunidad, Luis y Antonio Solimeno fueron los encargados de llevar adelante esta tradicional ceremonia, entregando una moneda cada uno a Matías Llanos, un joven trabajador del astillero local que realizó la soldadura correspondiente dando así inicio formal a la construcción del barco. 

Antonio Solimeno, tras destacar la importancia de la construcción del buque Luiggi en Mar del Plata, manifestó: «nuestros abuelos llegaron a estas playas con el afán de trabajar y crear trabajo. Que hoy se inicie la construcción de una nueva embarcación en un Astillero nacional y, en especial de la ciudad de Mar del Plata, es un orgullo».

 «El desarrollo de este buque se realiza únicamente con el esfuerzo conjunto que venimos haciendo, en los que se unieron la experiencia y la sinergia de ambos, para materializar este proyecto».

Por su parte, la Presidenta de SPI Astilleros, Sandra Cipolla, expresó su alegría por la construcción de este buque, destacando que «estas obras reflejan la constante apuesta hacia el trabajo y la producción, aportando al desarrollo productivo y económico de la ciudad y el país. En este sentido, las industrias naval y pesquera demuestran su compromiso con la generación de más trabajo y las capacidades de la industria de nuestro país».

 «Estas ceremonias son parte del espíritu solidario de la familia naval. Además, que este buque sea construido por la empresa Solimeno, una empresa con la cual tenemos una larga relación es un gran orgullo y refleja, además, la confianza en nuestro equipo».

Cabe destacar que esta ceremonia se realizó en la nave de construcción de más de 1200 mts2 que tiene SPI Astilleros donde se realizará la primera etapa de la construcción del buque, cuyas dimensiones permitieron realizar la ceremonia con el correspondiente distanciamiento social y según los protocolos vigentes.