Las playas de Mar del Plata vivieron la ceremonia de Iemanjá

Con ofrendas florales, danzas, fuegos lumínicos y una boda frente al mar sobre la playa se realizó en la ciudad de Mar del Plata una nueva edición de la fiesta en honor a Iemanjá, patrona de los pescadores, la familia y la fertilidad del culto yoruba, en la que participaron miles de integrantes de la comunidad africanista.

Fieles y turistas llenaron la Playa Popular II cuando caía la noche para dar marco a esta ceremonia que se realiza desde hace 36 años por iniciativa del director del Centro de Estudios Africanistas Reino de Iemanjá Bomí, Hugo Watenberg, y que contó con la presencia de la directora de Políticas Públicas contra la Discriminación, Ornella Infante.

Desde las 20, los fieles y participantes aportaron el color de sus vestimentas típicas y sus ritmos, tal como ocurre desde hace más de tres décadas en cada primer domingo de febrero.

En un anochecer templado y con apenas ventoso, Watenberg destacó la consolidación de este ritual en Mar del Plata como «el segundo más grande del mundo después del que se desarrolla en Brasil».

La celebración se inició con una procesión en el playón ubicado en Las Heras y el Boulevard Marítimo, que pasó detrás del Casino Central, con coreografías de bailes africanos y tambores de batuque, y se encaminó entre los turistas que observaban el desfile hacia la playa, donde los fieles escoltaron la figura de Iemanjá.

Los fieles formaron luego la tradicional Roda sobre la arena, mientras elevaban sus cantos y rezos alrededor de un altar con la imagen de la divinidad, y minutos más tarde las barcas con ofrendadas y antorchas fueron depositadas en el mar.

El culto a Iemanjá llegó desde África en los barcos «negreros» y se extendió sobre todo en América del Sur.

Iemanjá, muchas veces asimilada en el sincretismo religioso como Stella Maris, es la orixá del agua salada, protectora de los pescadores y de las familias en general, y ha sido honrada en canciones por Gal Costa, Caetano Veloso, Sergio Mendes y sobre todo por el escritor Jorge Amado en muchas de sus novelas. (Télam)

Celebración, una boda y luz sobre el mar en la 36º ceremonia africanista

Este domingo 2 de febrero en la Playa Popular II de Mar del Plata tendrá lugar la trigésimo sexta Ceremonia en Honor a Iemanjá, una fiesta que convoca a miles de personas y que, como cada año, organiza el babá Hugo Watenberg, director espiritual y presidente del Ilé Reino de Iemanjá Bomí.

Este domingo 2 de febrero se realizará la trigésimo sexta Ceremonia en Honor a Iemanjá, orixá del reino del agua salada, madre y protectora de todo ser en el panteón africanista, organizada por el babá Hugo Watenberg, director espiritual y presidente del Ilé Reino de Iemanjá Bomí.

La Fiesta comenzará a las 19.30 desde el playón del Provincial lindante con la Pileta Cubierta, Las Heras y la Costa, con la atractiva formación de fieles provenientes de toda Argentina, de países limítrofes y de Cuba  vestidos con los trajes típicos de esta religión y que portan la ya famosa imagen de Iemanjá africana y las barcas ecológicas con ofrendas y pedidos para este año, hacia la Playa Popular II de Mar del Plata, San Martín y la costa,

Otros atractivos

La Ceremonia contará con una exhibición de Capoeira, danza marcial africana, más la celebración de una boda, conforme el culto, y al finalizar con fuegos artificiales lumínicos, en cumplimiento de la Ordenanza vigente y por la protección de todo ser que pudiera verse afectado por el estruendo de los fuegos sonoros.

El cronograma

Como cada año, esta Procesión estará encabezada por la Imagen a la que custodiarán los diferentes íconos africanos, las bahianas, ialorixás y babalorixás de culto llevando vasijas con flores y barcas con ofrendas, los niños bajo el Alá (manto protector), los tamboreros de batuque, una formación de capoeira y cerrará la bandera de la Diversidad, escoltada por agrupaciones de Género y Derechos Humanos de Mar del Plata.

A las 20 y ya en la orilla de la Playa Popular II, se procederá a la «Roda» -verdadera rueda humana que enmarcará el altar con Iemanjá presidiendo las ofrendas, luego al toque de batuque con las rezas de orixás, bendición de las aguas y danzas, para culminar con la entrega de las barcas en el mar – con la colaboración de los guardavidas y custodiada por personal de Prefectura Naval delegación Mar del Plata, dado que los fieles se internan en las aguas-, luego el paso bajo el manto de Alá de los presentes que así lo deseen para su protección.

Todos y todas podrán entregar sus cartas con pedidos a los integrantes de la organización, debidamente identificados con una credencial, las que serán depositadas en las barcas con ofrendas.

Al finalizar y como se ha anticipado habrá fuegos lumínicos insonoros y luego se procederá a la limpieza de la playa, por las flores que pudieran ser devueltas por el oleaje.

Auspicios

Cabe recordar que esta Ceremonia cuenta con las declaraciones de Interés Municipales Permanentes de Cultura y EMTUR, y las declaraciones de Interés de Turismo de la Provincia y del INADI y el aval de la Secretaría de DDHH y de la Defensoría del Pueblo.

El mar nuevamente será una fiesta con la 36º ceremonia de Iemanjá

El domingo 2 de febrero a las 20 en la Playa Popular II, tendrá lugar la décimo sexta Ceremonia en Honor a Iemanjá, una fiesta que convoca a miles de personas y que, como cada año, organiza el babá Hugo Watenberg, director espiritual y Presidente del Ilé Reino de Iemanjá Bomí en Mar del Plata.

Con la auspiciosa singularidad, desde la perspectiva religiosa, de llevarse a cabo en su día, 2 de febrero -en coincidencia con la tradición de realizarse el primer domingo de ese mes- y con el agregado de que tendrá lugar el 2 del 2 de 2020, suma que resulta en 8, «número más que auspicioso desde toda perspectiva espiritual» -en palabras de su organizador, el babá Hugo Watenberg– se realizará en nuestra ciudad la trigésimo sexta Ceremonia en Honor a Iemanjá, orixá del reino del agua salada, madre y protectora de todo ser en el panteón africanista.

La Fiesta comenzará a las 19.30, en la atractiva formación de fieles -provenientes de toda Argentina y de países limítrofes-  vestidos con los trajes típicos de la religión africana y que portan la ya famosa imagen de Iemanjá africana y las barcas con ofrendas, que encabezará la procesión que partirá desde el playón del Provincial lindante con la Pileta Cubierta, hacia la Playa Popular II.

Esta Procesión estará encabezada por la Imagen a la que custodiarán los diferentes íconos africanos, las bahianas, ialorixás y babalorixás de culto portando vasijas con flores y barcas con ofrendas, los niños bajo el Alá (manto protector), los tamboreros de batuque, una formación de capoeira y la bandera de la Diversidad, escoltada por agrupaciones de Género y Derechos Humanos de Mar del Plata.

A las 20 y ya en la orilla de la Playa Popular II, se procederá a la «Roda» -verdadera rueda humana que enmarcará el altar con Iemanjá presidiendo las ofrendas, barcas y flores- luego al toque de batuque con las rezas de orixás, bendición de las aguas y danzas, para culminar con la entrega de las barcas con ofrendas en el mar -debidamente custodiada por personal de Gendarmería, dado que los fieles se internan en las aguas- y paso bajo el Alá de los presentes que así lo deseen para su protección.

Todos los presentes podrán entregar sus cartas con pedidos a los integrantes de la organización, debidamente identificados con una credencial, las que serán depositadas en las barcas con ofrendas. Un encuentro que va más allá de lo religioso y cultural, un atractivo turístico que brinda esta ciudad cada febrero.

Cuidado ecológico

 

Es digno de destacar que, por el cuidado ecológico y la índole respetuosa de la Naturaleza de este ritual, todas las barcas están realizadas con materiales orgánicos, como madera, cartón, etcétera, con el fin de evitar la contaminación.

Como en cada edición, una vez que todos los presentes se retiran de la playa, grupos de fieles especialmente organizados, se encargarán de limpiar toda la playa de cualquier residuo que haya devuelto el mar a la orilla.

 

Acerca de Iemanjá

 

Iemanjá, muchas veces asimilada en el sincretismo religioso como Stella Maris, es la orixá del agua salada, protectora de los pescadores y de las familias en general y que ha sido «cantada» por músicos con Gal Costa, Caetano Veloso, Sergio Mendes y sobre todo, por el gran escritor Jorge Amado en muchas de sus novelas. Su culto, llegado desde África en los barcos denominados «negreros» se ha extendido sobre todo en América del Sur, siendo la ceremonia de Mar del Plata una de las dos más importantes y a la que, por su jerarquía llega gente de toda la Argentina, de Cuba, Brasil, Uruguay y Paraguay.

 

Las distinciones

 

Cabe recordar que por su relevancia a nivel cultural, su convocatoria a nivel local, nacional e internacional y por ser considerada la segunda fiesta en honor a la Mae en importancia de toda América Latina, la Fiesta cuenta con las  declaraciones de Interés Cultural de la Secretaría de Cultura de General Pueyrredon y la de Interés Turístico del Emtur y la Declaración de Interés Provincial del Ministerio de Turismo de la Provincia (todas  permanentes) y de la Secretaría de Derechos Humanos, más el aval de la Defensoría del Pueblo.

La organización cuenta con el debido registro en el Ministerio de Cultos y cumple con todas las ordenanzas de la Municipalidad del Partido de  General Pueyrredon

La playa marplatense se vistió de fiesta con la celebración africanista

Mar del Plata vivió una fiesta singular y emotiva con la realización de la trigésimo cuarta Ceremonia en honor a Iemanjá.

Como cada primer domingo de febrero, Mar del Plata volvió  a celebrar una nueva Ceremonia en Honor a Iemanjá, la trigésimo cuarta en esta edición en la que asistieron miles de personas llegadas de toda la Argentina, de Cuba, Brasil, Uruguay y Paraguay.

Contó con la presencia de la subsecretaria de Promoción de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Marisa Fresco:  Julio Crocci y Leonardo de Simone, director General y director coordinador de la Dirección de Pluralismo y Multiculturalidad; el director de Promoción y Desarrollo de Prácticas contra la Discriminación Aníbal Gutierrez y la coordinadora de Programas y Proyectos Interinstitucionales Micaela Saban Orsin; el jefe de gabinete Juan Ignacio Correa y la responsable del área de afrodescendientes Adriana Izquierdo -Mametoo-, (nombre que se da a su cargo en idioma africano) todos del INADI

También asistieron el productor Lino Patalano; la directora de Derechos Humanos de General Pueyrredon Sonia Rawicki, el subsecretario de Cultura Marcelo de la Plaza, el defensor del Pueblo de Mar del Plata Fernando Rizzi, la presidente de la fundación Red de Personas Viviendo con VIH Estela Carrizo, y el presidente de AMADI Javier Moreno Iglesias, entre otros.

El transcurso de la Ceremonia

Desde su inicio en la formación de la procesión en el Playón de Las Heras y la costa, se encontraba el grupo tradicional de Capoeira (danza ritual africana) “Topazio”, a modo de anuncio y al son del sonido de los tambores de batuque. 

Luego la peregrinación avanzó hacia la Playa Popular II, con los fieles ataviados con trajes típicos, escoltando la estatua tradicional de Iemanjá, especialmente traída de África, y las barcas con ofrendas, pedidos y los cántaros con flores. Al finalizar la bandera de la Diversidad, portada por activistas de AMADI y de la Red de Personas Viviendo con VIH cerraba la emotiva marcha.

Ya en la playa, se formó la conocida Roda, círculo humano integrado por fieles, que van danzando y cantando («tirando» en lenguaje ritual) las rezas (cantos) de cada Orixá, alrededor del altar presidido por la imagen africana de Iemanjá y seguido por las barcas, todo iluminado por antorchas y al compás del toque de batuques (tambores típicos).

Inmediatamente, el babalorixá Hugo Watenberg – dio la bienvenida a los presentes, destacó la presencia de las autoridades y personalidades nacionales, provinciales y locales que acompañaron y avalaron esta edición y a todos los religiosos que llegaron desde distintos puntos del país, como a todos los asistentes, fueran o no del culto, que, cada año, se suman a este festejo pluricultural,  para luego avanzar e internarse en el mar con el fin de solicitar simbólicamente a Iemanjá el permiso para la celebración y fundamentalmente la protección de la Orixá para todos.

A continuación se realizaron las danzas de Orixás alrededor del altar para luego dar lugar a la celebración de tres bodas, efectuadas conforme el ritual africano tradicional, en el cual los novios fueron recibidos por el babá y acompañados por sus padrinos obtuvieron la protección de sus Orixás e intercambiaron votos y alianzas. Todo esto bajo el Alá, manto blanco que representa a Oxalá, uno de los Orixás máximos del culto.

Posteriormente el babalorixá Hugo Watenberg, acompañado por fieles, se internó en el mar para entregar las barcas con regalos para Iemanjá y pedidos, momento en que miles de personas fueron a la orilla para arrojar las flores en honor a Iemanjá.

Al regresar, los presentes recibieron el Ashé de los ministros del culto y las guías celestes de Iemanjá y pasaron bajo el Alá.

Finalmente, desde el espigón, se lanzaron fuegos artificiales que iluminaron el mar desde el cielo, poniendo un auspicioso cierre para todo el año a una Ceremonia que ya es tradición en Mar del Plata.

Cabe destacar que toda la celebración contó con la escolta de Policía y Prefectura, con la colaboración del cuerpo de guardavidas de la mencionada playa y que a su cierre y una vez despejada la misma, miembros del culto procedieron a limpiar toda la arena de cualquier residuo que pudiera haber quedado, como gesto ecológico y de respeto a la ciudad anfitriona.

Esta Ceremonia cuenta con las  declaraciones de Interés Cultural de la Sec. de Cultura de General Pueyrredón y la de Interés Turístico del Emtur y la Declaración de Interés Provincial del Ministerio de Turismo de la Pcia. (todas permanentes) y de la Secretaría de Derechos Humanos, más el aval de la Defensoría del Pueblo.

La lluvia y el viento no detuvieron a Iemanjá

A pesar del clima y un mar embravecido, la comunidad africanista, fiel a sus preceptos, realizó la trigésimo tercera Ceremonia en Honor a Iemanjá en Mar del Plata.

Como se había previsto en la reunión organizativa realizada el sábado, y para preservar la integridad física de las personas, la Ceremonia consistió en la procesión, entrega de las barcas con ofrendas al mar, la bendición de las aguas y fuegos artificiales que iluminaron de manera impactante la playa.

En el momento de la apertura, y con sentidas y conmovedoras palabras, el babá Hugo Watenberg, organizador de la Ceremonia y director del Centro de Estudios Africanistas Reino de Iemanjá Bomí (CABA), agradeció la presencia de todos los que año tras año siguen y se suman a la Ceremonia, y explicó no sólo el fundamento de esta Celebración sino y particularmente en esta oportunidad, la prevención por los presentes, ante la inminencia de un nuevo temporal que, durante todo el transcurso de la misma se mostró amenazante pero no se presentó.

Asistió también el sub secretario de Cultura, Arq. Marcelo de la Plaza; el presidente de AMADI –Asociación Marplatense por el Derecho a la Diversidad, Javier Andrés Moreno Iglesias; el antropólogo Alejandro Frigerio -investigador del Conicet-;  el cineasta Darío La Vega, director del documental Iemanjá Nuestra Madre, rodado en CABA y Mar del Plata; investigadores antropólogos de las Universidades de Buenos Aires y Quilmes y destacados religiosos de nuestro país y de Cuba, Brasil, Uruguay y Paraguay. También se sumó Estela Carrizo, directora de la Red de Personas viviendo con VIH.

Como dato singular, en el momento de la entrega de barcas y bendición de las aguas, la marea subió de manera espontánea y sostenida, llevando todas las ofrendas consigo. «Creer o creer» era el comentario común entre los asistentes.

Al finalizar, personal de la organización recogió, como siempre, todo lo que el mar devolvió a la orilla, dejando la playa sin ningún residuo.

Cabe recordar que la Fiesta cuenta con las declaraciones de Interés Cultural de General Pueyrredon y Turístico del Emtur y de Provincial y de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia, además del aval de la Defensoría del Pueblo.

Iemanjá es la orixá protectora de la familia y en especial de los hombres de mar en el culto africano y su culto llegó de África, en los llamados barcos negreros, en el corazón de los esclavos y prontamente se extendió por toda América, fusionándose incluso, con cultos vernáculos, como el de los caboclos.

En cuanto a los orígenes de este homenaje, se remontan a siglos pasados, cuando los barcos llamados negreros traían a los esclavos desde España y Portugal a América del Sur -ingleses, daneses, alemanes y holandeses lo hacían en América del Norte- y estos hombres sometidos rendían homenaje a sus orixás africanos en los medios naturales de cada uno, por ejemplo el mar. De ahí viene el sincretismo con la religión católica, y así Iemanjá se asimila a Stella Maris, Oxum a Nuestra Señora de la Concepción, Ogum a San Jorge, Xangó a San Marcos de León, dado que para sobrevivir, los esclavos debían culto a estos santos para no ser torturados. Lo mismo ocurría con los naturales de América, los pueblos originarios, que rendían culto a la Pachamama a través del Ojo de Maíz formado como una cruz. Como fieles, no requieren, en modo alguno, que las personas que asisten sean de esa religión, porque aceptan todos los credos y porque la Ceremonia ya es un acontecimiento cultural y turístico.