El valor de la consulta que propone la Asamblea Nacional Catalana

Noticias de Cataluña

Por Germán Capdevila

 La Asamblea Nacional Catalana ha decidido consultar durante estos días a su base social sobre la conveniencia de pedir al Parlamento una modificación de la hoja de ruta acordada para hacer de este país una república. La propuesta pasa por convocar un referéndum de independencia inmediatamente después de la aprobación de la Ley de Transitoriedad Jurídica (LTJ) que establecerá un marco legal propio para Cataluña.

Este referéndum no está incluido en la hoja de ruta, que prevé que después de la aprobación de la LTJ se celebren elecciones constituyentes. El referéndum se haría para aprobar la Constitución de la nueva república, lo que implicaría la ratificación implícita de la independencia.

Estamos hablando de formas, de maneras de conseguir un objetivo compartido, que es lo que de verdad importa. El resultado de un referéndum es tan válido como la decisión mayoritaria de un Parlamento. El derecho a decidir lo ejercimos el 27-S cuando otorgamos una mayoría absoluta en el Parlamento para hacer la independencia en 18 meses.

No nos distraigamos del objetivo: tenemos todas las herramientas y el mandato democrático para la independencia, sin embargo, en el actual estado de la cuestión, parece honesto reconocer que un referéndum de ratificación convocado por el Parlamento de forma simultánea a la aprobación de la LTJ (que es una declaración de independencia en toda la regla) sería casi una jugada de jaque mate para el Estado.-

Girona (INCAT-El Punt Avui).-