La “Historia de la Televisión Marplatense” es reconocida por el Frente de Todos

Se hizo entrega a Claudio Figueroa y Germán Lagrasta de una copia de la declaración de interés a “Historia de la Televisión Marplatense” por el trabajo que viene llevando a cabo en la recolección y difusión de material fílmico histórico de la comunicación audiovisual marplatense.

Se hizo entrega a Claudio Figueroa y Germán Lagrasta de una copia de la declaración de interés a “Historia de la Televisión Marplatense” por el trabajo que viene llevando a cabo en la recolección y difusión de material fílmico histórico de la comunicación audiovisual marplatense.

La iniciativa impulsada por el concejal del Frente de Todos, Marcos Gutiérrez, había sido tratada y aprobada en el recinto del Honorable Concejo Deliberante en diciembre del año pasado.

“Historia de la Televisión Marplatense” surgió en 2012 con el objetivo primario de recordar y homenajear a trabajadores del mundo de la comunicación audiovisual.

Con el paso del tiempo, el proyecto fue adquiriendo una mayor relevancia a medida que avanzaba la investigación y recuperación de fílmica de archivos históricos de la comunicación audiovisual perteneciente a hechos culturales, artístico, deportivos, entre otros, de Mar del Plata.

Al respecto, Gutiérrez resaltó que “es gratificante el trabajo que vienen desarrollando con la recuperación de los archivos audiovisuales que muestran una gran parte de la historia de nuestra ciudad”.

Además, el edil hizo mención a la nueva plataforma web del Archivo General de la Nación que lanzó el Ministerio del Interior, encabezado por Wado de Pedro, destacando que “permitirá acceder a más 12 mil piezas audiovisuales y sonoras que visibilizan hechos históricos que nutren nuestra memoria”.

Por otra parte, la concejala Virginia Sívori resaltó que “el trabajo realizado desde ‘Historia de la Televisión Marplatense’ permite mantener viva la memoria de la ciudad y da cuenta de la identidad marplatense”.

El «primer Arbolito» en Argentina

Los orígenes del armado del árbol navideño y por qué se arma el 8 de diciembre.

La tradición de armar el árbol de Navidad el 8 de diciembre es seguida por las familias argentinas desde hace cerca de 200 años. De Gran Bretaña cruzó a los Estados Unidos, y de allí a América Latina.

En la Argentina se armó por primera vez en 1807, según relata los diarios de esa época, en diciembre de ese año un irlandés, que deseaba recordar las costumbres de su país, decoró un pino en una plaza pública.

Hay varias leyendas sobre la costumbre de armar un árbol en época de Navidad y su significado. Pero más claro está de porque la tradición indica que se construye el 8 de diciembre y su razón está basada en una decisión del papa Pío IX.

Algunas de las leyendas:

Leyenda Nórdica 

Una de ellas cuenta que cuando los primeros cristianos llegaron al norte de Europa, descubrieron que esas comunidades celebraban el nacimiento de Frey, dios del sol y la fertilidad, adornando un árbol de roble, en la fecha próxima a la Navidad católica. Este árbol, vinculado a celebraciones paganas, simbolizaba al árbol del Universo, llamado Yggdrasil, en cuya copa se hallaba Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio de Odín; y en las raíces más profundas estaba Helheim (el reino de los muertos). Luego, con la evangelización de esos pueblos, los cristianos tomaron la idea del árbol, para celebrar el nacimiento de Cristo, pero cambiándole totalmente el significado. Se dice que San Bonifacio (680-754), evangelizador de Alemania, tomó un hacha y cortó un árbol que representaba al Yggdrasil (aunque también pudo ser un árbol consagrado a Thor), y en su lugar plantó un pino, que por ser perenne, simbolizó el amor de Dios, adornándolo con manzanas y velas. Las manzanas simbolizaban el pecado original y las tentaciones, mientras que las velas representaban la luz de Jesucristo, como luz del mundo. A medida que pasó el tiempo, las manzanas y las luces, se transformaron en esferas y otros adornos como los actuales.Además, las guirnaldas representan la unión de las familias y personas queridas alrededor de dones que se desean dar y recibir.En la cosmovisión Católica, la forma triangular del árbol representa a la Santísima Trinidad, que significa Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu, las tres manifestaciones de Dios.

Leyenda de Lutero

La tradición cristiana tomó un simbolismo de las comunidades Celtas, aunque con especies arbóreas propias. Martín Lutero, uno de los padres de la reforma en el cristianismo, fue quien impuso los árboles de Navidad, hacia el año 1.500, pero en vez de roble, de pino.La leyenda cuenta que Lutero, caminando de regreso a su casa una noche de invierno, fue sorprendido por el brillo de las estrellas entre los árboles.Quiso entonces reproducir esa escena en su hogar, y colocó un rama de árbol de pino en una habitación, y le instaló alambres en sus ramas para sostener velas encendidas.

Leyenda del niño 

Una leyenda europea dice que el árbol de Navidad tuvo su origen una fría noche de invierno, cuando un niño buscó refugio en la casa de un leñador y su esposa, que lo recibieron y le dieron de comer. Durante la noche, el niño se convirtió en un ángel vestido de oro: era el niño Dios. Para recompensar la bondad de los ancianos, tomó una rama de un pino y les dijo que la sembraran, prometiéndoles que cada año daría frutos. Aquel árbol dio manzanas de oro y nueces de plata.

Leyenda griega

Los griegos consagraban el pino a Dionisio, dios de la fertilidad y del vino, a quien se lo representaba con una varilla, el tirso, coronada con hojas de vid y de hiedras, terminada en forma de piña, el fruto del pino.La piña cerrada era para los romanos símbolo de virginidad y no por casualidad se la utiliza en las mesas navideñas.

El 8D, la decisión del papa Pío IX

El 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus, Pío IX proclamó que María «por un privilegio único, fue preservada de la mancha original desde el primer instante de su concepción».Ese dogma de fe establece eso, precisamente, que la madre del hijo de Dios fue preservada del pecado original desde el primer instante de su existencia.De modo que la costumbre de relacionar uno y otro hecho, el arbolito y su armado el Día de la Virgen, resulta ser una disposición puramente azarosa, que se afianzó con el paso del tiempo.

La muerte y la doncella en el Auditorium

El Teatro Nacional de Cervantes, elige una vez más a Mar del Plata como escenario de sus obras.

En este caso se trata de “La muerte y la doncella”, que subirá a escena el sábado 2 a las 21.30 y el domingo 3 a las 20 horas, en la sala Astor Piazzolla del Teatro Auditorium.

Con dirección de Javier Margulis, la obra de Ariel Dorfman, está interpretada por los primeros actores Marcela Ferradás, Horacio Peña y Carlos Santamaría.

“La muerte y la doncella” se encuentra entre las obras chilenas más representadas en el mundo. Logró alcanzar el éxito en Broadway y fue llevada al cine por Roman Polanski. También, recibió en 1991 el “Lawrence Olivier” en Londres.

El relato de Dorfman fue escrito sobre las violaciones a las derechos humanos comeditas en Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet, una vez conocidas las resoluciones de la Comisión Chilena de Verdad y Reconciliación.

“La muerte y la doncella” plantea el encuentro de una víctima con el hombre que cree la ha torturado.  Una mujer de unos 40 años, su marido abogado, y el médico son los personajes que desarrollan la acción.

La puesta en escena de Javier Margulis tiene música de Adrián Odriozola, la iluminación es de Marco Pastorino, y el vestuario y la escenografía de Daniela Taiana.

Vuelve Cajitas Chinas a las tablas

Porque no existe el olvido y es necesario dar lugar a nuevas reflexiones, vuelve Cajitas Chinas, una obra de teatro dirigida por Olgui Ortiz que se estrenó en 2011 en el marco del ciclo Teatro por la Identidad y plantea una visión de nuestra Argentina a futuro. La historia, que contempla el periodo de la última dictadura cívico-militar hasta una fecha posterior a la actual, pone como eje principal la búsqueda de la identidad orientada hacia las necesidades de una sociedad. La cita es este sábado 18 en el Centro Cultural Osvaldo Soriano (Sala B).

 

“La obra está situada en un futuro. Comprende el periodo de la Dictadura de 1976 hasta esa fecha del futuro, pasando por momentos concretos en ese dialogo sobre hechos y procesos históricos que nos marcaron a fuego”, explicó Juan Mathias, uno de sus protagonistas.

 

Además, contó que la escencia de la obra es la búsqueda de identidad no sólo desde la de una persona en particular, sino la de un pueblo que necesita de ésta para mantener la memoria sobre quienes ya no caminan entre nosotros. Más allá de ésto, el eje de la pieza guarda un secreto en el que radica el por qué del encuentro de los dos personajes. Un funcionario público y un guardia de seguridad del Ministerio.

 

Cuando se le preguntó a Juan Mathias sobre los reconocimientos a Cajitas Chinas, dijo que: “El primero fue el del público que no sale igual al ver la obra; luego recibimos un homenaje de la Casa de las Madres de Plaza de Mayo de Quilmes y, además, consideramos un reconocimiento que Mate Amargo (una productora independiente) esté trabajando con nosotros para llevarla al cine”. Sin embargo, destacó que el más reconfortante es el de las personas que asisten a las funciones y el de los movimientos sociales.

 

En cuanto a la recepción por parte del público dijo que es excelente ya que la obra genera un viaje dentro de las emociones que van de la risa a la emoción y de la bronca a la ternura. “Es una obra polémica. Los personajes narran líneas que muchos quisieran no sean ciertas, pero la verdad es que es una ficción que pone el dilema sobre los que manejan los hilos de la historia”.

 

El protagonista de Cajitas Chinas aclara que para ellos es importante poder disfrutar de la obra por el solo hecho de ser una muestra artística y no una declaración política neta. Aunque sí plantea interrogantes de nuestro país en el futuro, y deja fuertemente marcada su posición sobre el recorrido que hacen los pueblos en la búsqueda de la verdad.

 

“La obra es simple. Son dos actores en un sólo acto. Simple desde la puesta, pero compleja desde nuestro lugar en el que peleamos por mantener la atención del público durante casi una hora. Con un excelente guión y una impecable dirección que logran grandes resultados”.

 

Y la pregunta final de esta entrevista fue: “¿Por qué Cajitas Chinas?” No van a encontrar la respuesta en esta nota. “Eso habría que preguntárselo a Carlos Torreiro que es el autor. Creemos los actores y la directora que Cajitas Chinas tiene el significado en el recorrido de la obra. Que es el camino andado de la historia reciente de nuestro país, con los condimentos que la hacen una obra picante”. Pero a la vez, es una obra que no pierde vigencia, que abre interrogantes y que mueve las estanterías y estructuras internas. “De esta «fantaciencia tragicómica» no te vas igual de como entraste a verla, te pasan cosas por dentro. Quizás habrá que ir a verla para saber por qué Cajitas chinas…”

 

Desde su estreno en Teatro por la Identidad en 2011, Cajitas Chinas, además de teatros marplatenses, recorrió los escenarios de Avellaneda, Capital Federal, Quilmes, Sarandi, y
participó del 3er Festival de Teatristas del Sur.

 

Ficha técnica
Con: Jorge Cirelli y Juan Mathias
Dirección: Olgui Ortiz
Autor: Carlos Torreiro