Para aprender historia: La cuestión catalana, de Carlomagno a Puigdemont

Noticias de Cataluña

Una web estadounidense especializada en mapas sobre conflictos y cambios geopolíticos, publicó los motivos históricos que exhibe Cataluña para ser reconocida como nación

La web estadounidense edmaps.com, especializada en elaborar mapas divulgativos sobre conflictos y cambios geopolíticos, publicó un artículo en el que explica qué motivos históricos tiene el independentismo para reclamar que Cataluña sea reconocida como nación. El texto, titulado “La cuestión catalana: de Carlomagno a Puigdemont”, explica resumidamente la historia del Principado y de los Países Catalanes. Lo ilustra con siete mapas para que todos aquellos que no conozcan el pasado catalán puedan obtener una visión transversal del origen de la identidad catalana.

Para empezar, el artículo pone al lector en situación y explica que las reivindicaciones de los independentistas no se ciñen únicamente al Principado, donde se hicieron las elecciones del 27-S, sino a todos los Países Catalanes. El artículo parte del emperador Carlomagno, quien a finales del siglo VIII expulsó a los musulmanes de buena parte del sur de los Pirineos y estableció una separación entre los musulmanes ibéricos y el imperio carolingio. Tras la muerte de Carlomagno, esta zona, llamada Marca Hispánica, se dividió tres: los reinos de Pamplona y Aragón, y los condados catalanes.

Hacemos un salto hasta el siglo X, cuando el conde Borrell II unificó gradualmente buena parte de los condados catalanes. En 1137, la unión matrimonial entre Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, y Petronila, hija del rey de Aragón, dio lugar a la Corona de Aragón. Sin embargo, el reino Aragón y el condado de Barcelona conservaron sus respectivas autonomías políticas.

“Pero la situación cambió radicalmente en septiembre de 1213”, continúa el artículo: en la batalla de Muret, al sur de Toulouse, Felipe II de Francia derrotó el conde occitano Raimundo VI de Tolosa, que tenía el apoyo de la Corona de Aragón. Así es como Jaume I, rey de la corona, se encontró obligado a renunciar a los territorios occitanos y extendió su conquista hacia el este. Primero ocupó las Islas Baleares y más tarde a la Comunidad Valenciana, dos territorios que tuvieron la condición de reino y posteriormente se unieron a la corona. “Este hecho explica por qué las Baleares y Valencia forman parte del imaginario nacionalista catalán”, dice el artículo.

La corona se expandió hacia otros territorios del Mediterráneo, como Sicilia, Cerdeña, Córcega y el Reino de Nápoles, y se convirtió en una auténtica potencia. Pero en 1479 todo volvió a cambiar. Esta vez a partir de la unión dinástica entre Castilla y Aragón: un punto de inflexión en la historia de Cataluña. El Principado de Cataluña y los otros dominios aragoneses vivieron una involución política tras la unión de las coronas de Aragón y Castilla, y el posterior nacimiento de España. El texto trata muy brevemente la guerra de Sucesión, a partir de la cual la Corona de Aragón dejó de existir y Cataluña quedó sometida a las leyes centralistas del reino de Castilla. Muy resumidamente, el artículo y el siguiente mapa recuerdan que en 1812, a raíz de la conquista francesa de España, los antiguos condados catalanes carolingios fueron anexionados al imperio francés. Pero sólo durante dos años.

“La pérdida de la autonomía política afectó gravemente la evolución de la sociedad catalana, lo que explica por qué la recuperación de la soberanía ha sido el principal objetivo del nacionalismo catalán”, continúa el artículo. Ya entrado el siglo XX, habla de las figuras de Macià y Companys como ejemplos de este intento de recuperar la autonomía perdida. Pero la victoria de Franco volvió a poner fin a estos objetivos.

Tras la muerte de Franco, la constitución española fue un intento de meter en el Estado español las naciones catalana, vasca y gallega, pero el objetivo fracasó: “Por desgracia, el Estado español no estaba preparado para reconocer sus principales minorías étnicas como comunidades nacionales reales. Después del 27-S, el 9 de noviembre, el Parlamento de Cataluña aprobó la declaración de inicio del proceso hacia la recuperación de la independencia para iniciar de manera sostenida y pacífica la desconexión de España, según palabras de Carles Puigdemont”. Y el artículo termina así: “La nueva administración catalana parece que ya inició el proceso de secesión de España. El invierno ha llegado… Cómo continuará?

Barcelona (INCAT-VilaWeb).-