La guerra sucia del Estado español abre una importante crisis política en Andorra

Noticias de Andorra

Los partidos de la oposición piden la dimisión del jefe de gobierno por no haber defendido la soberanía del país contra las presiones españolas

Las amenazas de la embajada española en Andorra contra los propietarios de la Banca Privada d’Andorra (BPA) han desatado una crisis política en el pequeño país pirenaico, con los partidos de la oposición pidiendo, incluso la dimisión del jefe de gobierno, Antoni Martí. Tanto Socialdemocracia y Progreso (SDP) como los liberales se indignaron por el hecho de que el Ejecutivo andorrano supiera que había presiones de la diplomacia española contra el banco y no hicieran nada al respecto. Los liberales han pedido la dimisión del jefe de gobierno y el SDP ha exigido primero explicaciones, dejando entrever que también podría pedirla.

El ex-presidente de BPA, Higini Cierco, denunció la semana pasada las amenazas y extorsiones de autoridades españolas para que el banco andorrano entregara información sobre Jordi Pujol, Oriol Junqueras y Artur Mas. Cierco señaló al agregado de Interior de la diplomacia española en Andorra, Celestino Barroso, como la persona que le dijo “que si no accedían a hacer una reunión en Madrid para facilitar información de los políticos catalanes, el banco moriría y que los americanos estaban al corriente y ya sabían cómo hacerlo”. El mismo Cierco afirmó que había informado del caso a las autoridades andorranas.

Y este es ahora el nudo del conflicto: la oposición cree que el gobierno no actuó con la diligencia necesaria para defender la soberanía andorrana a raíz de las injerencias españolas. Los socialdemócratas han pedido información al gobierno sobre posibles conversaciones del presidente con Mariano Rajoy.

El consejero general del SPD, Victor Naudi, lamentó también la presencia de jueces españoles que ‘se pasearon libremente por Andorra’. Según Naudi, Andorra se encuentra en medio de las tensiones entre España y Cataluña ‘queramos o no y el gobierno no ha sabido estar a la altura’.

Andorra la Vella (INCAT-Vilaweb).

“España nos reconoce como enemigos a los que hay que abatir sea como sea, con guerra limpia o con guerra sucia”

Noticias de Cataluña

Lo aseguró el presidente Carles Puigdemont durante una entrevista televisiva conjunta con el vicepresidente del Gobierno y consejero de Economía y Hacienda, Oriol Junqueras

 

El jefe del Ejecutivo, Carles Puigdemont, y el vicepresidente del Gobierno y consejero de Economía y Hacienda, Oriol Junqueras, fueron entrevistados conjuntamente por el director de El Punt Avui, Xevi Xirgo. En relación a las actuaciones policiales que pretendieron ensuciar al presidente, Oriol Junqueras, subrayó que “no tengo ninguna duda sobre el presidente” y recordó que España ha utilizado “mecanismos de guerra sucia en contra de sus propios ciudadanos”. También coincidió con el presidente de la Generalitat en remarcar que “un juez o un cuerpo policial tienen mecanismos muy diversos para obtener información de un ayuntamiento sin necesidad de convertirlo en un show mediático”.

Respecto a la llamada Operación Cataluña, Puigdemont sostuvo que “antes de ser presidente, tenía el convencimiento de que había una operación de estas características y se ha confirmado”. Denunció que, “aunque se ha confesado con toda impunidad el plan para desprestigiar a los dirigentes independentistas, no despertó ningún interés saber si se hizo con fondos públicos, con métodos lícitos, o quién lo ordenó. Y me pregunto si alguien piensa dar cuentas de cómo se utiliza el dinero de los contribuyentes para perseguir ilícitamente a la gente que piensa diferente? Esto es escandaloso”.

“El TC condena intenciones”

Durante la entrevista el presidente de la Generalitat se refirió a la sentencia del Tribunal Constitucional que anula algunos preceptos de la Ley de medidas fiscales de 2015 que prevén la creación de estructuras de Estado y que se sustenta en “un argumentario político muy claro. “El TC condena intenciones y nos pone bajo sospecha permanentemente”, lamentó.

El jefe del Gobierno enmarcó esta nueva sentencia del Constitucional en “el tipo de respuesta que siempre ha dado el Estado a las demandas e iniciativas catalanas: la judicialización de la política. No nos reconocen como actores, sino como enemigos a los que hay que abatir como sea, con guerra limpia o con guerra sucia, cuando éste es un conflicto democrático y político que hay que resolver por la vía de la política y de la democracia, no utilizando las cloacas. Con sentencias como la de hoy, están enviando el mensaje de que no lo quieren arreglar. Nos están invitando a tomar la decisión de irse”, sentenció.

El presidente situó en este contexto la conspiración entre el ministro del Interior en funciones y el cesado director de la Oficina Antifraude de Cataluña para intentar interferir en el proceso político catalán, e insistió en que “Rajoy debería destituir a Jorge Fernández Díaz o éste debería dimitir. Que desde el gobierno del Estado se esté instigando contra el proceso catalán es un vicio infernal”, sentenció.

“Con la cuestión de confianza sale ganando la política catalana”

Otro de los temas tratados durante la entrevista ha sido la cuestión de confianza al que se someterá el presidente el próximo mes de septiembre. Carles Puigdemont señaló que “hay que vivir sin dramatismo” y que “con cualquiera de los resultados sale ganando el Parlamento de Cataluña y la política catalana”, porque se verá que “este es un país que es capaz de ordenar sus conflictos internos de manera democrática, y no hace lo que hace la política española”.

En este sentido, y preguntado por el papel de la CUP, el jefe del Ejecutivo recordó que no participó en la negociación del acuerdo de estabilidad parlamentaria, pero cuando lo vio interpretó, “sin ningún tipo de duda, que la CUP garantizaba la estabilidad parlamentaria, que no significa un cheque en blanco”. Carles Puigdemont ha mostrado “decepcionado por esta decisión, para mí todavía inexplicable, de tacticismo de la CUP”.

“Cuando un pueblo decide la UE se adapta”

Preguntado sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el presidente Puigdemont afirmó que “el Brexit confirma la capacidad de la UE de aceptar la realidad con un realismo político aterrador, ya que ha optado por reconocer al país como un interlocutor válido cuando antes se había prestado a la política del miedo ante una eventual salida de la Unión de una Escocia independiente. Esto demuestra que cuando un pueblo decide, la UE se adapta y, por lo tanto, si hay una voluntad acreditada del pueblo de Cataluña de independizarse de España, la UE lo que hará es adaptarse, porque va en el sentido de su interés”.-

Barcelona. (INCAT).-