Solá reiteró reclamo de soberanía y advirtió sobre presencia militar del Reino Unido en Malvinas

De esta forma planteó el canciller la posición argentina respecto a la soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes y en rechazo de la presencia del Reino Unido en el archipiélago, usurpado en 1833.

El canciller Felipe Solá renovó en Naciones Unidas (ONU) el reclamo por la soberanía sobre las Islas Malvinas durante la sesión del Comité de Descolonización del organismo internacional, dijo que hay “una injustificada y desproporcionada presencia militar” en el archipiélago por parte del Reino Unido y reiteró la voluntad argentina de «seguir buscando sin descanso una solución pacífica de la disputa».

De esta forma planteó el titular del Palacio San Martín la posición argentina respecto a la soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes y en rechazo de la presencia del Reino Unido en el archipiélago, usurpado en 1833.

En el ámbito del Comité de Descolonización de Naciones Unidas, Argentina reiteró el reconocimiento de la soberanía sobre las islas, su disposición al diálogo con el Reino Unido en el ámbito del organismo internacional, pero también hizo un llamado de atención respecto a las acciones que realiza el Reino Unido, en especial por su «presencia militar».

El Reino Unido «mantiene en las Islas una injustificada y desproporcionada presencia militar, realizando regularmente maniobras y ejercicios», denunció Solá al participar de la sesión del Comité, realizado en el edificio de las Naciones Unidas en Nueva York.

También se quejó de que el Reino Unido realice en el archipiélago «acciones unilaterales» y recordó que debería abstenerse de hacerlo «hasta tanto se encuentre una solución definitiva a la controversia», tal como lo dispone una resolución de Naciones Unidas.

Entre estas acciones unilaterales, el canciller incluyó «la exploración y explotación ilegal de recursos renovables y no renovables en el área en disputa» al extender «las licencias unilaterales de pesca en las aguas circundantes a Malvinas por 25 años más, a partir de 2031».

«Confiamos en que una vez más, este Comité Especial renovará su compromiso con el derecho internacional y la solución pacífica de controversias, y adoptará por consenso el proyecto de resolución sobre la cuestión de las Islas Malvinas», dijo el canciller argentino al respecto.

En ese marco, Solá reiteró «la voluntad del Gobierno argentino de seguir buscando sin descanso una solución pacífica de la disputa de soberanía».

Solá comenzó su discurso ante el Comité Especial de Descolonización advirtiendo que «el flagelo del colonialismo afecta particularmente a América latina y el Caribe» porque «más de la mitad de los territorios no autónomos se encuentran» en la región.

«Como el presidente Alberto Fernández ha manifestado, no hay lugar para el colonialismo en el siglo XXI», dijo el ministro de Relaciones Exteriores.

En su argumentación, Solá hizo hincapié en que «el derecho a la libre determinación no es aplicable a las Islas Malvinas», como habían pedido los dos oradores isleños antes de la ponencia del canciller, y argumentó que «la composición de la población de las Islas es el resultado de la colonización iniciada por el Reino Unido en 1833».

El canciller recordó que en 1833 el «Reino Unido ocupó ilegalmente y por la fuerza las Islas Malvinas», ocho años después de haber celebrado con la Argentina el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación, el 2 de febrero de 1825.

Subrayó que hasta ese momento la soberanía de la República Argentina sobre los territorios hoy disputados «además de ser incuestionable desde el punto de vista del derecho internacional, era pública, pacífica e ininterrumpida desde el mismo inicio de la existencia del Estado argentino».

Durante esta revisión histórica, el canciller recordó que en 1965, la Asamblea General adoptó la resolución 2065 (XX) «que fue aprobada sin votos en contra» y que reconoció la existencia de una disputa de soberanía sobre las islas y estableció «que la forma de ponerle fin» era «mediante las negociaciones bilaterales entre ambos Gobiernos».

Para el canciller argentino «no existe ninguna razón, salvo la intención del Reino Unido de mantener la manifiestamente ilegítima situación colonial, para que no se retome ya mismo el diálogo bilateral por la Cuestión Malvinas».

Además, Solá recordó que en plena pandemia de coronavirus «la Argentina expresó al Gobierno del Reino Unido su disposición a colaborar con los habitantes de las Islas», pero el ofrecimiento «nunca» tuvo respuesta.

Remarcó entonces que la población de las Islas tiene garantizado su acceso a los sistemas públicos de salud y de educación brindados en el territorio continental y destacó la tarea humanitaria concertada con el Reino Unido -con la intermediación del Comité Internacional de la Cruz Roja- que permitió identificar los cuerpos de los soldados argentinos enterrados en Malvinas.

Sin embargo, sostuvo que el Reino Unido, «además de hacer caso omiso al llamado de la comunidad internacional para reanudar las negociaciones, persiste con sus actividades contrarias a la resolución 31/49 de la Asamblea General, que insta a las partes a abstenerse de llevar adelante acciones unilaterales en el área en disputa hasta que se encuentre una solución definitiva a la controversia».

“Gibraltar es el precio de una traición”… que permitió la derrota de Cataluña

Noticias de España y Cataluña

Elocuente anécdota de 1967, cuando España inició tratativas en la ONU para recuperar el Peñón, expone que será devuelto cuando Cataluña recupere su estatus previo a 1714

En 1967, el Gobierno Español, de acuerdo con los principios proclamados por la Carta de las Naciones Unidas, presentó ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la denuncia del Tratado de Utrecht firmado en 1713, pero refiriéndose tan solo al texto del Artículo X, en virtud del cual España hacía donación a perpetuidad del Peñón de Gibraltar a Gran-Bretaña.

Los organismos internacionales aceptaron ingresar en trámite la reivindicación española y, tanto el Comité de Seguridad como el Comité de Descolonización de la ONU, instaron a ambos gobiernos iniciar negociaciones con tal de llegar a un acuerdo y resolver este problema. En el plenario de la organización, la respuesta de Lord Caradon, embajador británico, no pudo ser más clara y concisa:

“Gibraltar es el precio de una traición… e Inglaterra devolverá Gibraltar a España el día en que España devuelva a Cataluña las libertades que le ha quitado”.

La referencia directa al Tratado de Utrecht y a las razones por las cuales fue suscripto, explican que Gran Bretaña era aliada de Cataluña y del Imperio Austrohúngaro durante la Guerra de Sucesión del Reino de Castilla, enfrentada a los Borbones franceses que junto a tropas castellanas impusieron –gracias a la “traición” inglesa– a un borbón también  en Castilla, extendiéndose luego esa estirpe al posterior Reino de España. Dicho en otras palabras, la realidad es que España cedió Gibraltar y Menorca, por tratado oficial y formal, a Gran Bretaña a cambio de que ésta deje librada a su suerte a Cataluña. Y esto es –ni más ni menos– lo que explicó el embajador inglés, al aceptar que fue una traición.-

Barcelona (INCAT).-

ERC solicita una investigación sobre el papel de España en la guerra de Irak

Noticias de Cataluña y España

El partido catalán pidió que se cree en el Congreso un grupo de trabajo similar al de la Comisión Chilcot británica.

El grupo de ERC ingresó ayer en el registro del Congreso una petición para crear una comisión de investigación sobre “la decisión de apoyar la guerra de Irak y la evaluación de la participación española” en la operación aliada.

La idea de los republicanos es conformar una mesa de trabajo similar a la Comisión Chilcot creada en la Gran Bretaña para fines similares. El pasado 6 de julio Sir John Chilcot, presidente de este grupo, dio a conocer un documento en el que se afirma que el líder iraquí Saddam Hussein no suponía una amenaza urgente a los intereses británicos y que la eventual existencia de armas químicas era falsa, por lo que la invasión de Irak en marzo de 2003 fue innecesaria.

En la exposición de motivos, los republicanos afirman que “no había pruebas que justificaran el principal argumento utilizado para dicha guerra: la existencia de armas de destrucción masiva por parte de Iraq”. Y acusan de que los motivos surgieron como “fruto de la manipulación y la mentira de la foto de las Azores”.

La idea de ERC es que la comisión se organice en cuatro áreas: política, militar, ayuda oficial y negociaciones.

Madrid. (INCAT-Agencias).-

El ejército exterior del Estado Islámico: un arrepentido relata cómo se organiza la red de asesinos

Noticias de Estado Islámico

Tras unirse y entrenarse con el Estado Islámico, un alemán cuenta detalles sobre la red secreta que recluta terroristas extranjeros.

 

Estado Islámico

Harry Sarfo dejó Bremen y viajó varias horas en auto hasta Turquía. Desde allí, unos hombres lo llevaron hasta los territorios controlados por el Estado Islámico en Siria, donde recibió entrenamiento para convertirse en uno más de los terroristas. Todo iba de acuerdo a sus planes pero, de repente, algo cambió. Las atrocidades fueron demasiadas y decidió desertar.

Entonces volvió a Alemania, donde confesó su colaboración con el Estado Islámico y fue detenido. Ahora, mientras cumple una condena de tres años de cárcel, contó en una entrevista a ‘The New York Times‘ cómo una rama secreta del EI recluta y prepara extranjeros para atacar en sus propios países.

Con los ataques cometidos en Francia en noviembre del año pasado, se profundizó la pista sobre los terroristas preparados por el EI que actuaban solos. En uno de ellos estuvo por convertirse Sarfo, quien se radicalizó y se sumó a las filas de la unidad de inteligencia denominada Emni, una mezcla de policía interna y rama de operaciones en el exterior.

Reuters

Al llegar a Siria, los encargados de las ‘entrevistas de admisión’ le hicieron muchas preguntas, como «¿cómo te llamas?», «¿quién es tu madre?», «¿qué estudiaste?», «¿cuál es tu ambición?» o «¿qué quieres llegar a ser?». Entonces, entre otras cosas, Sarfo aseguró que su intención era luchar en Irak y en Siria. Pero eso no era lo que necesitaban los terroristas. «Tras los primeros días, me llevaron a hablar con unos hombres con los rostros cubiertos y me explicaron la existencia de este servicio secreto. ‘No necesitamos europeos que luchen aquí, necesitamos una red de europeos que se queden en sus países y estén preparados para posibles ataques'», le respondieron. La intención era «atacar al mismo tiempo en Inglaterra, Alemania y Francia».

Entre otras virtudes, Sarfo era un buen aspirante, en especial debido a su capacidad para hablar alemán e inglés, ya que había vivido en Gran Bretaña durante su adolescencia.

La exportación del terror

La Emni es la unidad secreta de inteligencia del EI encargada de exportar el terror a través de soldados extranjeros. Se trata de una organización que funciona en varios niveles, bajo el mando del vocero y jefe de propaganda del EI, Abu Muhammad al Adnani, debajo de quien actúan varios lugartenientes con la capacidad de planear ataques en diferentes partes del mundo.

Reuters

Gracias a esta división, describió Sarfo, hay servicios secretos que atienden las cuestiones de Europa, otros se encargan de las de Asia y un tercero, de los temas árabes.

De esta manera, la Emni tiene carta blanca para reclutar y redireccionar operativos de toda la organización, por lo que se ha convertido en un engranaje fundamental en la maquinaria de terrorismo del grupo, gracias a soldados reclutados de Austria, España, Alemania, Túnez, Líbano, Indonesia, Malasia y Bangladés.

El único lugar al que no lograron enviar de vuelta a los terroristas es a Norteamérica. «Saben que es difícil conseguir estadounidenses», contó Sarfo quien, sin embargo, explicó: «Es más fácil conseguirlos a través de las redes sociales. Dicen que son tontos, tienen políticas abiertas de armas. Dicen que los pueden radicalizar fácilmente y si no tienen antecedentes pueden comprar armas sin que entren en contacto con ellos».

El plan de entrenamiento

De acuerdo con los documentos oficiales de las fuerzas de seguridad alemanas y con lo declarado por Sarfo, los aspirantes a terroristas en Siria son llevados al medio del desierto, en las afueras de la ciudad de Raqa, donde comienzan una preparación que no se extiende demasiado, ya que «cuanto más tiempo estás con el EI, más sospechoso te vuelves para los servicios secretos de Occidente, por lo que tratan que el entrenamiento sea lo más rápido posible».

Su entrenamiento comenzó junto al de otros futuros terroristas: horas de correr, saltar, hacer flexiones, barras paralelas, arrastrarse, hasta que los reclutas comenzaron a desmayarse. A la segunda semana les dieron un rifle de asalto Kaláshnikov y les dijeron que durmieran con el arma entre sus piernas.

Quienes no podían soportar ese ritmo eran brutalmente castigados. «Un joven se negó a levantarse porque estaba exhausto. Por eso, le ataron las manos y las piernas a un poste y lo dejaron ahí», contó.

La preparación tenía un total de 10 niveles y, al llegar al segundo, los llevaron a una isla en un río en la ciudad siria de Tabqa, donde practicaban natación, buceo y navegación orientándose con las estrellas.

La deserción

En medio de esta preparación, Sarfo comenzó a sentir dudas sobre su deseo de continuar con el EI debido a la crueldad con la que trataban a quienes no podían mantener el ritmo. Esto, junto a otras desilusiones, lo llevaron a pergeñar un plan para escapar que incluyó un difícil cruce hasta Turquía, desde donde voló de vuelta a Bremen.

Al llegar, el 20 de julio del año pasado, confesó su historia y fue acusado de ‘terrorismo’, por lo que fue sentenciado a tres años de cárcel.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

La independencia de Escocia adquiere glamour europeo tras el “Brexit”

 

Noticias de Europa

Por Enric Juliana

Madrid (INCAT-LV).- Andrea Nicastro, enviado del Corriere della Sera a las elecciones españolas, subraya el influjo del Brexit en el 26-J. Es la visión de la escuela italiana, muy acostumbrada a sacarle punta a las noticias del mundo. El lunes, La Stampa de Turín abría con el siguiente titular: “Voto en España. Efecto Brexit”. Hay opiniones divergentes. No todo el mundo está de acuerdo. Veremos qué dicen los sondeos postelectorales.

Es verdad que la mayoría de la gente sigue poco la política internacional, pero hay acontecimientos que transmiten mensajes muy directos. Nadie sabía nada, absolutamente nada, de las tensiones étnicas en Ruanda, pero el genocidio de los tutsis en 1994 tuvo un tremendo impacto en Europa. La gran mayoría desconocía los intrincados orígenes del mosaico, y el cerco de la ciudad de Sarajevo en 1992 provocó inmediatos sentimientos de solidaridad. ¡Horrores de la Segunda Guerra Mundial mientras la feliz Barcelona celebraba los Juegos Olímpicos! Son muy pocas las personas que en España saben con exactitud las razones por las cuales Siria se halla en guerra civil, pero el drama de los refugiados sirios no deja indiferente a nadie.

Con el Brexit ocurre lo mismo. Lo que llega a la gran mayoría es la sensación de que Europa se está rompiendo. El intríngulis inglés es materia reservada para los anglófilos de toda la vida, gente culta, que se hacen cruces del desenlace del referéndum. Para la gran mayoría, lo que ha sucedido en Gran Bretaña es un inquietante aviso. Europa se está resquebrajando. Lo más sólido puede venirse abajo. El certero mensaje de Mariano Rajoy: “No añadamos más incertidumbre a la incertidumbre”. Tres días de noticias apocalípticas antes de acudir al voto y eso influyó muchísimo.

Nicastro, que fue corresponsal en España durante unos años, me hizo el martes la siguiente observación en Madrid: “Está claro que el miedo a la ruptura de Europa impresiona a la gente, pero hay otro hecho vinculado al Brexit que debemos tener en cuenta. Se está generando en toda Europa una opinión negativa sobre los referéndums. Y eso en España remite a la cuestión catalana. A Podemos no le ha ayudado llevar la cuestión del referéndum catalán en su programa. Otro premio electoral para el Partido Popular”.

El mapa parece dar la razón al periodista milanés. Aunque con pérdidas, Podemos y sus confluencias aguantaron mejor en los territorios más autonomistas (Catalunya, País Vasco, Navarra, la Galicia costera, Baleares y País Valenciano), acusando fuertes descensos en Madrid, Andalucía, Extremadura y las dos Castillas.

Puñetazo inglés. Europa en peligro. Más incertidumbre económica. El populismo desbocado. A los referéndums los carga el diablo. Y la súbita reaparición de la independencia de Escocia, adornada ahora con simpatías europeas. El beso de Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, a la primera ministra escocesa Nicola Sturgeon, sucesora de Alex Salmond. Una imagen que ha hecho muy poca gracia al Gobierno español.

La cuestión de Escocia entra por la puerta principal en la política europea, como indudable factor de presión sobre el Gobierno de Londres mientras se negocia la desconexión. La causa de Escocia tiene ahora glamour europeo. He ahí un buen incentivo para que el nuevo Gobierno de España, cuando se forme, abandone el inmovilismo y adopte una posición proactiva sobre Catalunya. El amable recibimiento que ha tenido Sturgeon en Bruselas envía un mensaje al quietista Rajoy: “Lo de Catalunya hay que solucionarlo”.

Va a ser una bomba el “Brexit”.-