El gobierno catalán pide la dimisión de Fernández Díaz y De Alfonso por conspiración

El ministro del Interior del Gobierno español y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña aparecen en grabaciones tratando de buscar casos de corrupción que salpiquen a ERC y CDC

Barcelona. (INCAT-Público).- El ‘conseller’ de Justicia de la Generalitat, Carles Mundó, exigió la dimisión del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz del PP, y del director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), Daniel de Alfonso.

El motivo es la investigación que dio a conocer el diario Público en el que aparecen conspirando contra los dos partidos que forman Junts pel Sí (ERC y CDC), la coalición que actualmente gobierna en Cataluña. Mundó se mostró “desagradablemente sorprendido y disgustado” por la difusión de estas grabaciones.

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, también pidió la dimisión inmediata de ambos funcionarios. “Constata lo que ya sabíamos, que hay un Estado que conspira constantemente contra las garantías democráticas, contra los partidos. Es una conducta aberrante en democracia. Para proteger el Estado de derecho tienen que dimitir”, dijo la dirigente.

Francesc Homs, candidato por CDC a las elecciones españolas, no sólo pidió la dimisión de Fernández Díaz sino también su retirada inmediata de la carrera electoral. Y el propio presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se refirió al hecho como “toneladas de conjura, cloacas y guerra sucia del Estado” contra el proceso soberanista.

El Parlamento de Cataluña dio una respuesta rápida al escándalo de las grabaciones entre el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso.

La mesa de la cámara se ha reunido en una sesión extraordinaria y decidió iniciar los trámites para revocar a de Alfonso, haciendo caso al pedido de todos los grupos parlamentarios con excepción del PP.

El jueves pasado 23 de junio a las 11h se reunió la Comisión de Asuntos Institucionales para citar a de Alfonso y someterlo a un cuestionario, exigiéndole la dimisión. Si éste no dimite, la Junta de Portavoces se reunirá el próximo martes para incluir en el orden del día del próximo pleno su destitución, que deberá ser aprobada por las tres quintas partes de la cámara.

La presidenta del Parlamento, Carme Forcadell, se mostró muy decepcionada y no descartó iniciar acciones judiciales por la conducta de de Alfonso. El funcionario ya dijo que irá al Parlamento pero que no existe base legal para destituirlo.