Se proyectó el documental «Jugando con El Alma»

en el Club Atlético Unión de Mar del Plata con la presencia del director del film documental Christian Rémoli.

Cientos de jóvenes, acompañados por muchos padres, se acercaron al gimnasio principal del Club Atlético Unión de Mar del Plata para conocer más la historia de la Generación Dorada con la mirada de “Jugando con El Alma”. Fue la primera vez que el film documental se proyectó en un club.

Con la presencia de Christian Rémoli, director de “Jugando con El Alma”, los presentes pudieron conocer los inicios de los integrantes de la “Generación Dorada” de Básquet en sus clubes de barrio.

Fue muy emocionante ver como chicos de todos los clubes de Mar del Plata se acercaron a ver el documental” dijo Leonardo Cordeiro, presidente de Unión, y destacó que “el documental es maravillo y muestra porque la Generación Dorada llego hasta donde llegó”.

Vale recordar, que todo lo recaudado será entregado en material deportivo a los Polideportivos Municipales del Partido de General Pueyrredón y en los próximos días se hará la entrega.

La proyección fue declarada de interés para el Honorable Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredón y los concejales Ariel Ciano y Mario Rodríguez hicieron entrega del documento a Christina Rémoli. Además, estuvo presente Carlos Lopéz Silva, responsable del EMDER.

#Básquet Argentina perdió con EEUU pero se retiró de pie

El encuentro frente al Dream Team significó el último partido de la generación dorada en la Selección Argentina de básquet. Fue derrota y eliminación, pero la gente reconoció el esfuerzo sobre el final.

La ilusión de la victoria duró tan sólo 5′ del primer cuarto. Argentina desconcertó a los norteamericanos en el inicio con 8 puntos del cordobés Facundo Campazzo y 6 de Manu Ginóbili. Sin embargo, una ráfaga de Estados Unidos despachó las chances del triunfo: en 10′ consiguió un parcial de 27-2.

«Ni bien sacamos la pata del acelerador, nos pasaron por arriba», así definió el bahiense el trámite de la primera etapa. La ventaja, lamentablemente, fue irremontable. Creció en el tercer cuarto, con la actuación destacada de Kevin Durant, Cousins y un buen aporte desde la banca de Paul George.

El objetivo era llegar al último cuarto con posibilidades de avanzar a la siguiente instancia, pero Estados Unidos consiguió una ventaja mayor a 20 unidades. De ahí en adelante, el show estuvo en las tribunas con una banca impresionante de los argentinos en el carioca arena.

Sergio Hernández mandó a la cancha a Nocioni, Scola, Delfino y Ginóbili para que disfruten sus últimos minutos representando a la Selección. A pesar de la derrota, el legado que le deja a los más jóvenes la Generación Dorada es el aspecto más importante en estos Juegos Olímpicos. Fue el final de un ciclo icónico en la historia del deporte argentino.