Intensa actividad para la ordenación del nuevo obispo marplatense

Se espera una participación multitudinaria con miles de fieles llegados de todos los rincones de la diócesis de Mar del Plata.

El próximo sábado 26 de agosto, será la ordenación episcopal y toma de posesión del nuevo obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre. Es el séptimo en la historia de la diócesis, el primero marplatense y el más joven que guiará la Iglesia local.

La misa comenzará a las 16, pero desde las 14 habrá música y animación para preparar a todos los que vendrán a este importante acontecimiento.

Se espera una participación multitudinaria con miles de fieles llegados de todos los rincones de la diócesis de Mar del Plata: General Pueyrredón, General Alvarado, General Madariaga, Necochea, Lobería, Balcarce, Mar Chiquita, Villa Gesell y Pinamar; y cientos de sacerdotes e invitados venidos de todo el país. “Queremos que sea una gran fiesta, la celebración de una buena noticia”, expresó el padre Luis Albóniga actual administrador de la Catedral.

“Estimamos que vendrán más de 20 obispos y de 130 sacerdotes, habrá unos 150 lugares para invitados y para su familia; y luego mucha gente de las parroquias y de las ciudades que componen la diócesis. Pensamos que varios miles adentro y afuera de la Catedral”, detalló Albóniga.

Monseñor Antonio Marino, obispo emérito, consagrará al nuevo obispo, lo hará con los co-consagrantes: monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz y Juan Alberto Puiggari, arzobispo de Paraná; es decir que los últimos tres obispos de la diócesis impondrán sus manos al nuevo obispo de Mar del Plata. Asimismo se confirmó la presencia del cardenal argentino Leonardo Sandri, quien reside en el Vaticano y actualmente es el prefecto de la Congregación para las Iglesia Orientales y consejero de la Comisión Pontificia para América Latina.

“Queremos que sea una gran fiesta, la celebración de una buena noticia, no sólo porque es un nuevo pastor, sino porque el papa Francisco ha elegido a uno de los nuestros. Por eso, queremos comenzar temprano, animando, cantando y rezando. Ya desde las 14 estaremos ubicándonos y nos acompañará la Banda Militar de la Agrupación de Artillería Antiaérea de Ejército 601, a cargo del teniente Wilson Iván Leguiza, y a las 15 comenzará una animación con el padre Juan Pablo Cayrol que nos servirá para entrar en clima, para templar los corazones para la celebración.  Luego la celebración de la ordenación es un ceremonia lindísima, con gestos y símbolos elocuentes que nos hablan del amor de Dios, de la identidad y la misión del nuevo pastor”, manifestó el administrador parroquial de la Catedral.

También el sacerdote detalló que si bien “nuestra Catedral es grande y hermosa, queda chica para ocasiones tan especiales como esta” y por ese motivo informó que habrá pantalla gigante, sonido amplificado y asientos en la explanada de la Catedral para que nadie se pierda los detalles de la celebración de ordenación y toma de posesión de monseñor Mestre.

¿Cómo será la celebración?

Consultado sobre los detalles propios de esta ordenación episcopal y toma de posesión, el presbítero Ariel Sueiro, párroco de San Carlos Borromeo, quien será el “maestro de ceremonias” resaltó que entre los ritos propios de ordenación de un obispo el central “es la imposición de manos del obispo principal que es monseñor Marino, y de los obispos que se llaman co-consagrantes principales, monseñor Arancedo y monseñor Puiggari. Esa imposición de manos es seguida por la plegaria de ordenación que pronuncian todos los obispos presentes. Después de imponer las manos y pronunciar la plegaria, el obispo ordenante principal le unge la cabeza con el santo crisma y luego se procede a entregarle al nuevo obispo los signos propios del obispo: el libro de los Evangelios, Palabra del Señor, que el obispo tiene que proclamar con paciencia y deseo de enseñar; el anillo episcopal que le coloca en el dedo anular, signo de fidelidad y de desposorio con la Iglesia, Esposa santa de Dios, luego la mitra y por último el báculo pastoral que es el signo por excelencia del buen pastor, que cuida a todo el rebaño que el Espíritu Santo le confía como obispo”.

“Monseñor Mestre queda como obispo aquí, por eso en el momento que le entregan el báculo pastoral, monseñor Marino como obispo consagrante principal lo lleva hasta la cátedra que es el signo material desde donde el obispo enseña a su grey y por lo cual se llama Catedral al templo; y allí lo hace sentar. En ese momento, monseñor Mestre se convertirá en el obispo de Mar del Plata y como tal, continúa presidiendo la liturgia eucarística”, detalló Sueiro.

Por su parte, destacó la importancia de esta ordenación episcopal “es muy significativa esta elección del obispo. Es sorprendente que el papa Francisco eligió a uno de los nuestros, un marplatense y esto sucede cuando estamos cumpliendo los sesenta años de la creación de la diócesis. Esto se puede ver como un signo de madurez de la Iglesia particular de Mar del Plata”.

 

El Intendente recibió al nuevo Obispo de Mar del Plata

Arroyo se reunió con Gabriel Antonio Mestre, recientemente nombrado por el Papa Francisco para reemplazar a Monseñor Antonio Marino

El intendente Carlos Fernando Arroyo recibió este jueves por la mañana al nuevo Obispo de Mar del Plata, Gabriel Antonio Mestre, recientemente elegido por el Papa Francisco para ocupar el puesto que dejó vacante el Monseñor Antonio Marino.

Acompañado por el subsecretario de Gestión Administrativa, Mauricio Loria, y el director general de Coordinación Administrativa, Iván Lorenzo Gemignani, el Jefe Comunal felicitó al primer marplatense en ser designado como obispo de la diócesis local y se mostró expectante de su deseo de “estar cerca de la gente”.

«Como marplatense primero y como Intendente después, lo felicito por esta designación y le deseo el mayor de los éxitos«, le manifestó el intendente Arroyo al flamante Obispo de la Diócesis Mar del Plata.

Por su parte, Mestre agradeció el gesto del Intendente y se mostró a predisposición para “abrir un canal de diálogo que siempre ha tenido la Iglesia con esta Municipalidad”.

El nuevo Obispo de Mar del Plata – profesor de Filosofía y Ciencias de la Educación, y de Teología y Ciencias de la Religión, como también escritor de varios libros – se desenvolvía como vicario general de la diócesis y párroco de la catedral de los santos Pedro y Cecilia, y ocupará el puesto que ocupó durante seis años Monseñor Marino.

La emoción de los padres del nuevo obispo de Mar del Plata

Cándido y Ana se mostraron felices por la noticia y en especial por saber que estará al frente de la Diócesis de Mar del Plata

Gabriel Antonio Mestre se convertirá el próximo 26 de agosto en el primer obispo marplatense en asumir la Diócesis de Mar del Plata, luego que el Papa Francisco lo nombrara para este cargo.

El marplatense tiene 48 años y actualmente es vicario general de la diócesis de Mar del Plata y párroco de la catedral de los santos Pedro y Cecilia.

Sus padres, Ana Gasparoli y Cándido Mestre, está próximos a cumplir 50 años de casado y el Papa Francisco les dio el mejor de los regalos: que su hijo se convierta en Obispo y que su primer lugar sea su ciudad, Mar del Plata.

«Es joven para hacer obispo, pero tiene una gran carrera, lo acompañamos en todo desde que decidió seguir este camino a pesar de haber ido a escuela pública y a colegio técnico, pero siempre trabajó en las villas y le gustaba ese trabajo comunitario«, destacó su mamá.

«Sabíamos que iba a ser Obispo pero no pensamos que tan joven y que encima se quede acá porque generalmente a los obispos los trasladan a otro lugar», destacó su padre.

La nota completa con Teleocho Informa

Mestre: “Vivir la unidad en la diversidad es la gran deuda que tenemos como argentinos”

El nuevo obispo de Mar del Plata se comprometió a ser «padre, hermano y amigo». Su ordenación episcopal será el sábado 26 de agosto, a las 16, en la catedral.

El presbítero licenciado Gabriel Antonio Mestre expresó su “enorme alegría” por haber sido nombrado obispo de Mar del Plata por el papa Francisco y manifestó que siente “una inmensa responsabilidad” por tener que pastorear en nombre de Cristo a la Iglesia de Mar del Plata.

“Por sobre todas las cosas –dijo el obispo electo de Mar del Plata- le doy gracias a Dios que me llamó a servirlo como padre y pastor”. El marplatense de 48 años, actualmente vicario general de la diócesis de Mar del Plata y párroco de la catedral de los santos Pedro y Cecilia, agradeció también “el tiempo compartido en diversas tareas y servicios” en la diócesis.

“Me comprometo firmemente, con la ayuda y la gracia de Dios, poder ser para todos ustedes, queridos hermanos de la diócesis de Mar del Plata, padre, hermano y amigo, como nos recuerda el Concilio Vaticano II que tiene que ser el obispo”, aseveró monseñor Mestre.

“Que a lo largo y a lo ancho de toda nuestra diócesis, en sus nueve partidos, desde la costa hasta las sierras, pasando por el campo, las ciudades, las barreadas, cada uno de los pueblos, pueda ser imagen del Buen Pastor para todos y para cada uno de ustedes: Padre, hermano y amigo de los queridos fieles de la Iglesia de Mar del Plata”, concluyó su primer mensaje como obispo electo de Mar del Plata.

Monseñor Mestre transmitió su sorpresa de que el Papa eligiera “un hijo de Mar del Plata para que sea pastor y obispo de la Iglesia de Mar del Plata”. “Cuando me llamaron de la Nunciatura Apostólica me imaginé que podrían pedirme ser obispo, pero no me imaginaba que sería de la diócesis de Mar del Plata”, comentó en una conferencia de prensa esta mañana.

Al ser consultado por “el eje de su episcopado”, el marplatense explicó que “el obispo es sucesor de los apóstoles y tiene como función anunciar a Jesucristo”. “Este va a ser mi eje”, aseguró y afirmó que trabajará “en continuidad de lo que se viene haciendo en la diócesis de Mar del Plata desde hace muchos años”.

Y continuó: “Es una fe comprometida con la realidad de la droga -como flagelo que toca nuestras vidas y familias- la realidad de la exclusión, de la violencia de género, de la falta de sentido de vida, la pobreza, la falta de trabajo y tantas otras situaciones que aquejan a nuestros hermanos”.

“En estas realidades, la Iglesia está presente, no como un partido político más. Para nosotros es un tema de fe y desde ahí hacemos nuestro aporte, para lograr palear estas situaciones difíciles que viven las familias y para colaborar con una cultura del diálogo y del encuentro”, puntualizó.

Vivir la unidad en la diversidad es la gran deuda que tenemos como argentinos y como marplatenses”, declaró. “La Iglesia de Mar del Plata -con su obispo a la cabeza- quiere colaborar con esta cultura del encuentro. La Iglesia tiene que ser un ámbito para vivir la unidad y la diversidad”, subrayó.

Ordenación episcopal de monseñor Gabriel Mestre 
Su ordenación episcopal y toma de posesión de la diócesis de Mar del Plata se celebrará el sábado 26 de agosto, a las 16, en la catedral. El obispo emérito de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, quien fue nombrado administrador diocesano hasta la toma de posesión del nuevo obispo, será despedido con una misa que se celebrará el sábado 19 de agosto, a las 16, en la catedral.

Ciano expresó su alegría por el primer marplatense que llega a Obispo

Gabriel Mestre fue designado por el Papa Francisco

«Qué alegría para los marplatenses el saber de la designación del Papa Francisco nombrando al padre Gabriel Mestre para que nos conduzca a los católicos como nuevo obispo de la ciudad”, expresó Ariel Cholo Ciano apenas conocida la noticia que conmueve a la sociedad.

“Es importantísimo para todos los vecinos por igual que el cargo sea ocupado por primera vez por una persona oriunda de Mar del Plata, pues habiéndose formado y trabajado aquí, siempre estuvo ligado muy de cerca con la realidad social”, agregó el ex secretario de Gobierno quien felicitó a su vez al monseñor Antonio Marino por la labor realizada en todo este tiempo, materializando su continuidad con quien él designara oportunamente como vicario.

“La sede episcopal recibirá a un hombre conocido por los marplatenses que desarrolló su carrera en distintos ámbitos de la diócesis local, habiendo sido en el último tiempo el párroco de la Catedral”, agregó Ciano y destacó “el don de gente, humildad y sensibilidad del Padre Gabriel, cualidades que potencian su mensaje como comunicador preponderante entre los problemas sociales, las carencias y su relación con las instituciones”.

Gabriel Mestre tiene 48 años, y será el séptimo obispo diocesano, con la particularidad de ser el primer marplatense elegido también como pastor. Estudió en la Escuela N° 61 y en el Colegio Industrial ENET 1. Aunque inició una licenciatura en Servicio Social, se decidió finalmente por su vocación sacerdotal y pasó a cursar en el Seminario Mayor San José de la arquidiócesis de La Plata en 1989.

En 1997 y por la imposición de manos de monseñor José María Arancedo, entonces obispo de Mar del Plata, fue ordenado sacerdote. Además, Mestre es profesor de Filosofía y Ciencias de la Educación, y de Teología y Ciencias de la Religión. Y ocupando su rol de sacerdote, igualmente se formó como licenciado en Teología con especialización en Sagrada Escritura en la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires (UCA).

Además de su paso por la Catedral, muchos lo recordarán también por ser el párroco de La Asunción de la Santísima Virgen y al mismo tiempo capellán del Hospital Materno Infantil de Mar del Plata (2002-2010) y de la Inmaculada Concepción de Villa Gesell (2010-2012).

Profesor titular de Sagrada Escritura en la Escuela Universitaria de Teología de Mar del Plata, Mestre fundó la Comisión Bíblica Diocesana y asesoró la Pastoral de la Mujer, entre otros cargos.

Además, es autor de varios libros tales como “Orar con la Palabra de Dios. La Lectio Divina al alcance de todos”; “Comentario bíblico latinoamericano del Antiguo Testamento”; “La exégesis midrásica del Nuevo Testamento”; “La constitución dogmática ‘Dei Verbum’ y algunos desarrollos posteriores”; “A cuarenta años del Concilio Vaticano II”; entre otros.