Se analizó en el Concejo Deliberante una normativa que afecta al sector frutihortícola

La concejal Cristina Coria, impulsora de la jornada, expresó la necesidad de que se genere un marco regulatorio específico sobre la habilitación de los lugares donde se realizan los empaques, que contemple las especificidades de dicha actividad y su lugar de desarrollo, a los fines de posibilitar la misma.

Se llevó a cabo en el recinto de sesiones del HCD la Jornada de Trabajo “Habilitación de Empaques Frutihorticolas” a fin de realizar un exhaustivo análisis de  situación, plasmar las necesidades del sector y los requisitos específicos que deberían establecer para la habilitación de dichos espacios.

Participaron de la misma, integrantes de diversas áreas del Departamento Ejecutivo de la Municipalidad de General Pueyrredon que intervienen en el proceso, representantes de SENASA, Colegios Profesionales, integrantes del sector frutihortícola, de los Mercados y del Cuerpo Deliberativo.

Uno de los disparadores fue la normativa de la Secretaría de Gobierno de Agroindustria de la Nación que establece para varios sectores frutihortícolas, la obligatoriedad de emitir Documento de Tránsito Vegetal (DTV), que traza la mercadería en tránsito, desde origen a destino, involucrando al productor, empacador, comercializador, operador de mercado concentrador, etc., de la cadena.

Los productores presentes enfatizaron como principal cuestión a resolver, el cómputo de la superficie total del inmueble y no sólo a lo afectado  específicamente a la actividad de empaque.

Finalmente la concejal Cristina Coria, impulsora de la jornada, expresó la necesidad de que se genere un marco regulatorio específico sobre la habilitación de los lugares donde se realizan los empaques, que contemple las especificidades de dicha actividad y su lugar de desarrollo, a los fines de posibilitar la misma. En tal sentido, se comprometió a trabajar con las diferentes áreas en el armado de dichos requisitos.

Cordón frutihortícola sufrió graves daños a causa del temporal

Una veintena de productores sufrieron daños totales de invernáculos y producción y unos 150 productores tuvieron graves pérdidas.

El temporal que afectó a Mar del Plata y la zona durante el fin de semana largo volvió a impactar en forma negativa sobre el cordón frutihortícola que a lo largo del 2017 padeció varios episodios adversos con el clima.

El charla con PuntoClub (ClubRadio FM 96.3) la secretaria de la Asociación de Productores Frutihortícola de General Pueyrredon, Mónica Figuereido, confirmó que el sector sufrió el embate del mal tiempo “cuando todavía nos estábamos recuperando de los episodios anteriores”.

En un primer relevamiento se pudo constatar que la caída de granizo y el viento causó severos daños en los invernáculos y en producciones como el tomate que estaba próxima a salir para su comercialización.

Tenemos 20 productores con pérdidas totales y entre 150 y 160 productores con pérdidas grandes y seguimos relevando porque nuestro cordón es muy amplio y hasta ahora relevamos en Boquerón, Batán, Laguna de los Padres, Santa Paula y el Chajá que es donde más impactó el temporal del viernes y el viento que se registró durante el domingo”, precisó.

Figuereido sostuvo que el 2017 “ha sido un año muy complicado y teníamos expectativas de repuntar un poco en esta temporada pero fue otro golpe duro para muchos productores”.

Por otra parte, reconoció que a pesar de haber sido declarada zona de emergencia para acceder a créditos a tasa subsidiada, los productores frutihortícolas todavía están a la espera que la gobernadora María Eugenia Vidal lo firme, así como también están a la espera de 8 millones de pesos provenientes de Nación pero debido al cambio de ministro hay pasos burocráticos que demora estos procesos.

Productores frutihortícolas piden agilizar medidas que ayuden al sector

Se reunieron con la única precandidata marplatense a diputada nacional por el Frente 1País, arquitecta Julia Romero.

La precandidata a diputada nacional por el Frente 1País, arquitecta Julia Romero mantuvo un encuentro con integrantes de la Asociación Frutihortícola de Productores y Afines de General Pueyrredon, con los cuales se interiorizó y discutió problemáticas que tiene el sector, hoy día en emergencia por Ley 27355 debido a la tormenta que afectó a la región.
«Los productores me expresaron la urgente necesidad por agilizar el proceso legislativo de reglamentación e instrumentación de Ley Nacional 27355 que ayude a las Pymes que han sufrido pérdidas de producción», expresó Romero, única marplatense en presentarse al cargo legislativo en el Congreso.
El sector frutihortícola es de relevancia para el Partido de General Pueyrredon: abarca un área de 16.000 hectáreas en las que trabajan permanentemente unos 13.000 ciudadanos, cifra que aumenta a 25.000 personas en la temporada de cosecha.
«Hay más de 300 productores en el cordón, cuya producción es esencial, dado que sus productos constituyen la base alimenticia de la población, aunque se ha producido una notoria caída en el consumo. Los productores me comentaron que el 8 por ciento de la producción se consume en Mar del Plata y existe una menor demanda de hortalizas. La crisis se acrecienta por el tarifazo eléctrico, que recae directamente sobre las Pymes», dijo.
El mal estado de los caminos rurales, la falta de planificación hidráulica y la necesidad de legislar para regular los contratos de trabajo fueron otros aspectos sobre los que los productores hicieron hincapié en la reunión.
«El Estado, en el ámbito Municipal, Provincial y Nacional, se encuentra en deuda con el sector frutihortícola. Hay una falta de presencia en el control y monitoreo de los productores que no están registrados y no cuentan con certificaciones de calidad, como sí tenemos aquí en Mar del Plata. Igualmente ocurre con adecuar y regular los contratos de trabajo de la tarea que cumplen los trabajadores», señaló Romero.
Y agregó: «la falta de Gestión Municipal afecta el desarrollo de la actividad, dada la renuencia a conformar los consorcios rurales para así poder construir más y realizar el debido mantenimiento de los caminos rurales, la única vía para el transporte de los productos, que se ve afectada aún más con las lluvias, ya que la falta de planificación hidráulica genera problemas de escurrimiento». Entre ellos, destacaron el mantenimiento de mantenimientos de arroyos, cunetas, compuertas y la expansión de las cuencas de escurrimientos.