«El Humanismo se convertirá en una verdadera opción»

Con la campaña electoral ya rumbo a las PASO, comienza a definirse el escenario en el cuarto oscuro respecto de las ofertas políticas de los diferentes espacios. Y entre lo “tradicional”, comienza a perfilarse “una construcción verdadera que surge desde la gente”, según Francisco “Paco” Senno.

Con la campaña electoral ya rumbo a las PASO, comienza a definirse el escenario en el cuarto oscuro respecto de las ofertas políticas de los diferentes espacios. Y entre lo “tradicional”, comienza a perfilarse “una construcción verdadera que surge desde la gente”, según Francisco “Paco” Senno.


“El Humanismo se está convirtiendo en una verdadera opción. Es algo que se dice en todas las campañas, pero en nuestro caso estamos hablando de una construcción con gente que verdaderamente sufre los problemas que más nos impactan. Y que tienen propuestas en base a la experiencia, no a una pantalla en su celular”

-Están conformes con la lista que presentaron? ¿Crees que es competitiva?

Sí, totalmente conformes y muy alegres porque es el resultado del dialogo y el intercambio. No es producto de la billetera de alguien. O de un sector monolítico, como vimos en las últimas elecciones.

Estas señalando el Frente de Todos…

Por supuesto, aunque sucede en otros espacios también. Pero acá el señalamiento es para quienes te hablan muy bonito y luego te cercenan posibilidades. Y no es de ahora. Pero ya hay muchos desencantados que pueden vernos como una opción verdadera, más allá de los resultados inmediatos.

¿Apuestan a recoger votos desde allí?


-No. Lo nuestro tiene que ver con un proyecto de ciudad, que necesita nuevas ideas y nuevos valores. Y un nuevo modo de representar al ciudadano. Pero es una realidad que hay personas que votaron por Raverta y se sienten defraudadas. O que votarán al FdT por no votar a Montenegro y eso es la muerte del espíritu. Es claudicar en tu esperanza de una ciudad para todos.

-¿Que implica votar al Humanismo?

Primero es salirse de la trampa de la grieta, ese artificio que les sirve a unos pocos, mientras la mayoría se pelea hasta con sus afectos más cercanos. Y en segundo lugar es creer que es posible vivir dignamente. No podemos acostumbrarnos al estado actual de las cosas. No nos lo merecemos. Es posible una sociedad que privilegie a los niños, a nuestros abuelos, con espacios verdes, con industria, una ciudad donde funcionen los servicios. Es muy loco que nos acostumbramos al actual funcionamiento del transporte, al estado de las calles, a la recolección de la basura, a la apropiación de nuestras costas, y que nadie “pague” por eso ni es castigado. También necesitamos esa cuota de sinceridad nuestra. De saber lo que hemos votado. Acá están las consecuencias.

¿Cómo te la imaginas a Verónica como concejala?

Va a ser un quilombo (risas)… te puedo asegurar que vamos a tener que atajarla. Seguramente va a trabajar con un gran equipo porque su banca estará en las calles, del lado de la gente, no del lado de los dueños de la ciudad. Allí donde exista una injusticia, donde algo no funcione, lo va a denunciar con nombre y apellido, no como estos que están con sus zapatitos buen limpitos y sentatidos en sus despachos


Para nosotros, un concejal Humanista es alguien que además de proponer soluciones, hace una tarea de control y de denuncia el entramado político empresarial que termina jodiéndonos a todos

Nuestra gestión estará en las calles, más que en los escritorios

Las paredes “hablan” y los partidos comienzan a promocionar a sus candidatos. Algunos con campañas muy soberbias y otros con el alma de sus ideales. Tal es el caso del Humanismo que comienza a potenciar un nombre ya conocido: Francisco «Paco»  Senno.

El ex candidato a intendente en las últimas elecciones por el Partido Humanista, apunta a liderar la lista de pre candidatos a concejales para este 2021, netamente signado por la pandemia, tema que sin duda será central a la hora del debate.

– ¿Se puede anunciar que serás el candidato del Humanismo?

En realidad, hasta que no inscribirse en la justicia, nadie de ningún partido puede afirmar su candidatura, pero sí, estamos trabajando con esa decisión dentro de nuestro equipo.

– ¿Con que objetivos se presentarán en este año?

Nosotros manifestamos ya en el 2019 que lo nuestro va más allá de lograr una banca. Nos interesa un proceso de construcción conjunta, que sirva de contrapoder a todo eso que nos hace mal como ciudad. Se trata de construir una ciudad más humana, que dé alegría de vivirla, de poder proyectar un futuro con nuestros seres queridos. Que incluso tengas previsibilidad para todo lo que quieras encarar en tu vida. En ese sentido, el 2019 fue poner el motor en marcha. Este año el objetivo es seguir en esa dirección, con mira de pasar las primerias

– ¿Es posible? Se enfrentan a una maquinaria bastante aplastantes para los partidos chicos…

Sí, creemos que es posible. El tema es el ingenio para hacer llegar nuestras voces y propuestas. Creemos que hay un electorado que siempre termina votando al menos peor o para que no gane el otro. En particular, vemos un disgusto muy grande de los votantes con el Frente de Todos, que apoyan al gobierno nacional y al provincial, pero en lo local no encuentran referencias. Por otro lado, los históricos del voto en blanco, más los votos propios creemos que podemos dar una sorpresa, pero más allá de esta elección, lo importante es la dirección, la construcción.

– O sea, se van a dirigir a los descontentos

No creo que hagamos esa segmentación a la hora de hacer campaña, pero es probable que nuestro mensaje sea mejor recepcionado por quienes están hartos. La gente no quiere que la jodas, quiere que gobiernes bien, casi sin importar de qué partido seas. Por otro lado, también tenemos amigos y amigas de espacios comunitarios que pertenecen a otros partidos, que en voz baja nos dicen que nos votarán a nosotros. Eso es muy llamativo, porque delata el tipo de “construcción política” a la que son sometidos. No les creen ni a sus referentes. Todo se está cayendo y el problema es quien se hará cargo de esa gran decepción. Porque siempre los que mejor aprovechan estas situaciones son los más conservadores, los de la “mano dura”.

– ¿En qué ejes van a basar sus propuestas?

Básicamente en tres sectores bien definidos: la niñez, los adultos mayores y el medio ambiente. Si logramos un buen vivir en esos sectores, seguro cambiamos la ciudad. Esto se traduce en una salud, una educación y una alimentación digna y al alcance de todos y no que tengas que penar para que te atiendan en los dispositivos de salud o que tengas como estrategia de vida comer en los comedores. Eso es indigno, y lamentablemente vemos que incluso los que tienen algún trabajo van a retirar las viandas.

En cuanto al medio ambiente, ya no debemos hablar de “cuidar nuestro futuro”. Ya es tema del presente el cuidado de nuestro frente marítimo, nuestros espacios verdes con sus pulmones ecológicos totalmente descuidados e incluso cediendo espacios como el caso del parque camet. Si no tomamos con cierta urgencia este tema esto se va a desmadrar. Y como siempre, vamos a fomentar la participación ciudadana, sobre todo, en el control de nuestros servicios públicos, como ser la recolección de los residuos y el transporte público.

– ¿Qué te dejó la resolución del tema del pliego y el aumento del boleto?

Nada nuevo. Al contrario, se reafirma la dependencia del poder político al económico. Ganan siempre los mismos y el que se jode es el usuario. No hay voluntad de construir un contrapoder, unos por conveniencia y otros por miedo a perder los aportes de campaña. Este es un tema central: ¿de dónde sacan la plata para sus campañas millonarias? Porque acá el tema es que luego te van a condicionar para que le devuelvan el dinero. Sino hablamos de esto, la política solo seguirá siendo un negocio para unos pocos.

– Que hubieras hecho en tu lugar?

Insisto con la creación de un contrapoder al complejo económico. Acá todos sabemos quién es el empresario que te condiciona, más los que se hacen los laburantes, pero la juegan para el empresariado. Indudablemente el servicio es pésimo y no se está cumpliendo el pliego de concesión, por lo que está en tu decisión primero controlar y hacer cumplir las reglas. Y si no se hace, comenzar un camino de transformación real. Pero claramente no se puede hacer con el mismo grupo empresario, sospechado de fraudes y varias cosas más, entre ellas el tiroteo en una de las cabeceras donde se ve a la cabeza del grupo económico conversando con una facción.

Es claro que el tema es complejo, pero lo que dejó este último desenlace, repito, es la inacción de los concejales que se lavaron las manos.

¿-Que aportaría el humanismo el concejo deliberante?

Una voz que traslade las propuestas de la gente, construyendo juntos la ciudad que queremos. Hoy a los concejales ni se los conoce, ni se los ve. Nuestra gestión estará más en las calles que en los escritorios, dando la cara a los vecinos. No queremos ser parásitos de la politiquería. Para nosotros la gestión política tiene el sentido de ayudar a nuestra gente, empezando por los que están más jodidos, y nuestra historia nos respalda en nuestras acciones.

«La niñez no importa porque no garpa”

Desde Humana Ciudad realizaron la 2° edición del Mes de la Niñez. Al respecto Francisco Senno evalúa el ciclo de charlas y abre las puertas a la discusión política.

¿Cómo evalúan el Mes de la Niñez, con qué te quedas?
– Estuvo muy nutrida la agenda en cuanto a las temáticas. Y con la virtualidad, pudimos escuchar voces de otros lugares del país, incluso desde Chile. Fueron encuentros algunos muy movilizantes, como el de grooming y el de abuso sexual infantil. Y otros muy prácticos como el de salud. El del programa “envión” me gustó mucho, sobre todo por los referentes que participaron. Tal vez la decepción fue el que proponía evaluar las políticas públicas, ya que sólo dos bloques del concejo deliberante participaron, y nadie desde el ejecutivo, lo que nos afirma en las certezas de que la niñez no importa.

¿Por qué no participaron?
– Porque no garpa. Sólo Ciano del FR y Taccone de AM estuvieron. Los demás ni siquiera dieron una explicación. Y del ejecutivo lo mismo. Creo que tienen muy poco para mostrar y no se bancan las críticas. Pero no es novedad, ya en su momento presentamos propuestas para nuevas políticas públicas y la recepción fue muy pobre de todo el arco político. Nos quedamos con el entusiasmo de los operadores, que son realmente los que sostienen todo el sistema evitando que esto colapse. Si la gente supiera como trabajan, entenderían mucho mejor porqué pasan las cosas que pasan.

– ¿Qué te deja más preocupado y más entusiasmado de las charlas?
– Lo más preocupante es que seguimos sin una política integral de niñez y adolescencia, con falta de recursos, de personal y de lugares físicos para llevar adelante toda una contención en esta pandemia, con vulnerabilidades de derechos que no sabemos incluso que es lo que está pasando. Sería lógico que hubiera un aumento de ciertas problemáticas, pero frente a ese panorama, no vemos un plan de acción, cosa que no es nueva, siempre decimos que esto atraviesa las gestiones políticas.

– ¿Y por qué esa ausencia de políticas en la niñez?
-No les interesa. Porque están permanentemente pensando en lo electoral, en mantenerse en un cargo. Así es que no se va a fondo con muchas cuestiones. Pero no sólo en la niñez, podrías pasear la mirada por género, discapacidad y otras temáticas y verías lo mismo. Es más rentable hacer anuncios ampulosos, tirar granza en unas calles, intervenir las esquinas del centro y ya está, pero de fondo no cambia nada. Acá lo que deberíamos preguntarnos es cómo es posible que en otras ciudades de este mismo país están mucho mejor y tienen algunas cosas resueltas desde hace décadas.

– Según vos, por donde debiera empezarse, incluso ahora con la pandemia vigente…
– Es difícil hacer ahora lo que no se hizo en su momento, como por ejemplo trabajar con las organizaciones sociales, no solo políticas, sino confesionales, artísticas y deportivas. Pero también tenés que apoyarte en la planta de personal, haciéndolos protagonistas. Debe haber una cogestión entre el poder político elegido y quienes llevan adelante las acciones del Estado, y obviamente en coordinación con el privado. Tiene que haber una idea superior que encarne en todos nosotros y que implique que solos no se salva nadie. Que así como debemos cuidar a nuestros pibes y nuestros viejos, debemos cuidar el medio ambiente, el tránsito, la limpieza. Pasar de una cultura individualista donde no me importa más que lo mío, a sentir a los demás como parte de lo mío. Pero también hay un problema superlativo que tiene que ver con la representación. Si todos sospechamos que se promete y luego no se cumple, que la política es un negocio, que quienes debieran hacer cumplir la ley, la rompen, todo parece lo mismo y frente a esa situación crece el desánimo y escepticismo.

– Pero en lo concreto del hoy, que proponés
– Hacerse cargo y salir de los despachos, encontrarte con la gente. Cara a cara. Pero no como hacen, que se juntan con sus militantes y, claro, ahí no pasa nada y termina siendo un acting para la foto. Tenés que convocar a todos y poner algunos ejes centrales a resolver en lo inmediato. Y no tenerle miedo a nada, porque si estás con la gente, ellos mismos te van a bancar. Y esto vale tanto para la seguridad como para el empresariado que coacciona. Ponernos de acuerdo en un tipo de ciudad y de sociedad. Y entre todos hacer que se cumpla. Y si hay que sancionar, se debe hacer, desde una infracción de tránsito hasta la contaminación ambiental de los empresarios, pero, claro… si ocupás un espacio de poder bancado por esos grandes grupos económicos, no podés pedir peras al olmo.

– ¿Cómo terminan este año y que proyectan al siguiente?
– Terminamos con sentimientos encontrados, entre lo que teníamos planeado para este año y lo que finalmente hicimos, que fue más que nada asistencialismo, pero se entiende desde el año atípico que nos tocó a todos. Y en lo que viene queremos incidir más directamente, sacar a relucir algunas cuestiones que están un poco tapadas y de las que no se habla. Creemos que en tanto la gente se informe, podrá presionar a los decisores.

– ¿Y en lo político?
– Nos interesa seguir en este camino, de una construcción de alternativa a este sistema. Que realmente exista una opción a todos los demás, sino, no dejan de ser variantes de lo mismo. Pero la verdad, hoy me encuentro más pensando en nuestros proyectos con la niñez.

– ¿Pero serás candidato?
– Seguramente eso se decidirá en su momento y con acuerdo de todo el equipo. Pero acá lo más interesante es generar esa opción que represente a los que aspiran a una sociedad más humana, y además, abrir las puertas a quienes son ninguneados permanentemente, gente que haría muchas cosas, que tiene ideas muy buenas, pero nadie les da la participación que se merecen. Seguramente lo nuestro pasará por lograr bancas humanistas. Para ser más de lo mismo, nos sumamos a lo que ya está.

– ¿Qué haría un concejal humanista? ¿Qué sería lo distintivo?
– Para empezar, sería un legislador de cara a la gente, en la calle. Abriendo la participación y generando mecanismos simples para que circule la información. Por ejemplo: ¿cómo es que se aumenta el boleto de colectivos? ¿Cómo son los contratos o los pliegos de las licitaciones? Esas cosas tienen que ser muy simples y ser explicadas lo más claro posible. Todos debemos entender el porqué de muchas cosas. Y, sobre todo, legislaría “junto” a quienes tienen la percepción y las vivencias de lo que sucede en los barrios. Y cuando es necesario, denunciar las contradicciones del sistema. Pero también hay que entender que no se trata solo de legislar, sino de contribuir a la creación de un gran movimiento que logre desplazar todo esto que ya no va más. Hay que discutir todo.

PASO 2019: Encuesta de PUNTONOTICIAS. ¿A qué precandidato a Intendente vas a votar?

El próximo 11 de agosto se llevarán a cabo las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) y en General Pueyrredon están habilitados a votar 566.786 electores, lo cual constituye el tercer distrito electoral de la provincia, detrás de La Matanza y La Plata.

Puntonoticias.com le propone a sus lectores que brinden su respuesta con su voto en la siguiente encuesta donde se encuentran los 14 precandidatos que fueron oficializados por la Junta Electoral bonaerense:

 

 

[Total_Soft_Poll id=»2″]

 

 

NO VAMOS A RIFAR NUESTRA COHERENCIA

A casi un año del lanzamiento de Humana Ciudad, ¿qué análisis hacen y que perspectiva tienen en el próximo año electoral?

Para nosotros fue muy bueno. En la medida de nuestras posibilidades hicimos algunas actividades, sobre todo referido en lo que tiene que ver con la niñez, como campañas y charlas de concientización sobre la problemática del trabajo infantil. Pero también colaboramos con algunos espacios que si bien no son “propios” nos complementamos en la acción, colaborando en la búsqueda de respuesta de parte del municipio, como ser un dispositivo sanitario para los barrios Hipódromo y Herradura. Además tuvimos iniciativas legislativas, ingresando notas, pedido de informes y demás requerimientos. Trabajamos en algunas propuestas en transporte y medio ambiente, aunque aún no tenemos resultados positivos. No hice la cuenta, pero estoy convencido que tuvimos más actividad legislativa que algunos concejales.

Parece difícil de creer…

Sí, pero es la calidad de los concejales que tenemos. Tampoco hay que generalizar, pero muchos, la mitad de sus iniciativas son reconocimientos o pedidos de licencia. A la gran mayoría la gente ni los conoce, salvo que estés en la “burbuja” de la política. Y eso, para mí, es un indicador de la “representatividad” de la gente.

¿Y cómo ves el 2017?

Nosotros nacemos a partir del panorama de las primarias del 2015, donde vemos la inexistencia de una alternativa. No nos sentimos representados ni contenidos en ninguna propuesta. Y allí decidimos comenzar a juntarnos y emprender un camino nuevo. Y a un año de aquella situación no vemos un cambio significativo. La situación actual en nuestra ciudad es por demás preocupante. No sólo somos la ciudad con más desocupación en el país, sino que se desmontan programas educativos-culturales, no hay diálogo con muchos sectores como el Consejo de la Niñez y la gente de la cultura, hay destrato para con las víctimas de violencia de género, y podemos seguir enumerando. Y frente a todo ese panorama no hay una alternativa, ni siquiera una construcción coherente en función de disputar el poder real. Todo queda en unos “dirigentes” que construyen gracias a que le sacan unos bolsones de comida al Estado. Algunos se plantean como “lo nuevo”, pero es la misma forma de hacer política desde el retorno de la democracia. Más que dirigentes son “dirijetas”.

¿Ningún espacio los representa?

Nosotros ponemos en clave de urgencia la niñez, los adultos mayores, la salud y la educación. ¿Qué se propone en estas áreas? ¿Cuál es la propuesta para una ciudad amigable con el medioambiente? ¿Quién se pone al frente del tema de los agrotóxicos? ¿Qué lugar ocupan en nuestra ciudad las personas con algún tipo de discapacidad motriz? ¿Qué perfil de ciudad queremos para dentro de 10 o 15 años? En unos años seremos una ciudad de un millón de habitantes estables, ¿cuál es la estrategia para una sociedad sin violencia? Frente a todos estos temas, no vemos propuestas que nos convoquen, por lo menos hasta el momento. Nosotros vamos a acompañar por convicción, allí donde seamos coherentes, y donde podamos hacer nuestro aporte. No vamos a ser mano de obra de algún “iluminado” que te convoca a un frente donde después deciden entre cuatro.

Es una postura un poco intransigente.

No nos sentimos poseedores de la verdad revelada, pero tampoco vamos a hacerle el juego a unos impresentables que declaman una cosa desde la trinchera y después desde el cargo te hablan de lo complejo, y que hay que ir poco a poco. El cargo legislativo se debe utilizar para mostrar la hipocresía del sistema y de los que le hacen el juego, pero lo que se ve es que están en alquiler permanente al mejor postor. No vamos a rifar nuestra coherencia. Lo nuestro es un acto de fé traducido al área social.

¿Cuáles son los planes para lo que viene?

Vamos a seguir construyendo este espacio. Desde la diversidad y la participación real. Estamos en los cimientos de esta construcción y no queremos equivocarnos. Hay quienes se desalientan porque no contamos con recursos económicos, pero a la vez es nuestra fortaleza, porque no le debemos nada a nadie. Vamos a hacer con los que realmente quieran un mundo sin violencia, con igualdad de oportunidades para todos. Lo nuestro parte desde el ideal de que todo debe estar en función del ser humano, no en función del Estado o de un tipo de economía. Y además, lo vamos a hacer desde el futuro, no mirando el pasado. El mundo de hace 15 años ya no existe. Las tensiones internacionales cambiaron, aparecieron las redes sociales, paradigmas que no paran de caerse, instituciones a las que ya no se les cree, la prensa como nunca al servicio del capital concentrado, la tecnología imparable… Y sin embargo, hay quienes aspiran a ser caudillos como hubo en el siglo 19. Son reflejos de un mundo que ya no volverá.

¿Algo pendiente del año que se termina?

Muchas. Pero hay algo que a esta altura es una obsesión: en el 2015 presentamos una nota pidiendo que la empresa Batan, las líneas 715 y 720 modifiquen un poco el recorrido y pasen por los hospitales regional y materno infantil. No es una gran modificación para la empresa, pero para mucha gente es algo muy beneficioso, ya que en ambos casos deben caminar cerca de 10 cuadras, y en el caso del regional deben cruzar la ruta 88. Y no encontramos eco ni en el ejecutivo ni en el concejo deliberante, es más: la nota se archivó y en marzo de este año pedimos que se trate nuevamente, pero nada. Ningún concejal se hizo cargo del tema. Es lo que nos da la pauta de que con estos tipos muy poco se logrará. No tienen sensibilidad salvo para el rosqueo politiquero.