Atentado en Fort Lauderdale: volvió a reabrir el aeropuerto

El único sector que no abrió sus puertas fue la terminal 2 del aeropuerto de Fort Lauderdale, donde ocurrió el atentado: Esteban Santiago Ruiz, de 26 años, mató a cinco personas al azar y dejó al menos 8 heridos.

Ruiz fue identificado por la policía luego del tiroteo, y determinó que es un ex militar que recibía ayuda psicológica del FBI. A causa de esto, el aeropuerto del estado de Florida cerró sus puertas y canceló todos los vuelos programados para la noche de ayer. Hoy, cerca de las 5 de la tarde en horario de Argentina, reabrió para viajar con normalidad.

En cuanto a la terminal 2, los medios locales filtraron imágenes donde se observa al sector con presencia policial y cordones de prevención. Se estima que casi 20.000 maletas quedaron dentro del edificio luego de la evacuación.

Hasta el momento no se confirmó que el atentado sea un ataque terrorista, lo único que se conoce es que el asesino aterrizó el viernes en Fort Laurderdale con previa escala en Minneapolis. Minutos después, llevó a cabo una tragedia que terminaría con la vida de 5 personas inocentes.

 

Arroyo recibió al representante de los intereses marplatenses en Fort Lauderdale

El intendente Carlos Fernando Arroyo recibió en el despacho principal del Palacio Comunal al representante de los intereses marplatenses en Fort Lauderdale, a 16 años del hermanamiento con la ciudad estadounidense.

«La idea del encuentro fue ver de qué manera se pueden explorar diferentes tratados de beneficio mutuo en diversas áreas”, explicó.

“Hace ocho años que represento los intereses de Mar del Plata en Fort Lauderdale”, puntualizó Zahora antes de manifestar que “desde que asumió la actual gestión del intendente Arroyo es la primera vez que vengo a la ciudad, por eso aproveché la ocasión para felicitarlo y hacerle llegar un saludo y un regalo (una estatuilla de vidrio) del Alcalde de Fort Lauderdale”.

Tras la reunión, de la que también participó Federico Chioli, director general de Cooperación Institucional y de Relaciones con las ONG, Zahora valoró la “apertura” y la “forma de entender la relación entre las dos ciudades” de Arroyo además de tener más “predisponibilidad que autoridades anteriores”.

“Mar del Plata y Fort Lauderdale tienen problemáticas parecidas. Las playas se erosionan, tenemos una densidad poblacional alta, círculos hoteleros, parques industriales, etcétera. Entonces, al ver lo que ha funcionado bien y mal, aprenderemos juntos”, concluyó.