Iglesias evangélicas reunieron una multitud para rechazar la legalización del aborto

Llegaron 1.000 micros desde el conurbano y 500 desde el interior, según informó la organización.

Una multitud de personas convocadas por iglesias evangélicas y agrupaciones denominadas “provida” se concentra en la avenida 9 de Julio para manifestarse en contra de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

El presidente de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas, Rubén Proietti, sostuvo que “todo el mundo habla de aborto” pero “los pastores evangélicos son los que tienen que tratar con la mujer que no quiere el embarazo y después con la que ha abortado” y agregó: “Nadie habla de lo que es el síndrome post aborto”.

En declaraciones al canal TN, Proietti afirmó que la función de las iglesias evangélicas es “contener” a la mujer con un embarazo no deseado y “mostrarle el valor de la vida y darle todo el apoyo”, al tiempo que contó que “varias iglesias tienen un sistema de atención al embarazo no deseado, todo con dinero propio de las iglesias, acá no hay ninguna asistencia social”.

De la movilización participan también legisladores nacionales como la senadora Miriam Boyadjian y la diputada Cornelia Schmidt-Liermann y el intendente del partido bonaerense de Merlos, Gustavo Menéndez.

La concurrida manifestación se desarrolla a lo largo de la avenida 9 de Julio y las calles Cerrito y Carlos Pellegrini, donde el tránsito se encuentra completamente interrumpido así como el servicio de Metrobús en el tramo más próximo al Obelisco.

Según informaron los organizadores del acto, muchos de los manifestantes llegaron hasta el microcentro de la Ciudad de Buenos Aires desde el conurbano bonaerense a bordo de unos 1.000 micros, mientras que desde el interior del país llegaron otros 500. (NA)

Voces de rechazo a una posible “privatización” de los Polideportivos Municipales

El Frente Barrial Centenario se opone a la posibilidad de que el municipio ceda el funcionamiento de estos predios a la pastoral evangélica.

Frente a la posibilidad de que el municipio de General Pueyrredón ceda la administración de los polideportivos a la pastoral evangélica, desde el Frente Barrial Centenario expresaron su rechazo a esta posibilidad y consideraron que un bien público, montado con dinero de toda la comunidad marplatense no puede ni debe ser usufructuado por sectores privados.

Pese a las diversas gestiones institucionales y actividades barriales realizadas por el Frente Barrial Centenario para que el ejecutivo municipal dispusiera el funcionamiento del complejo deportivo del Centenario, que se encuentra desde hace dos años en estado de abandono, nunca hubo soluciones concretas”, indicaron los integrantes del mencionado Frente.

En ese sentido, platearon que desde el año 2016 las acciones se sucedieron entre presentaciones formales a la Defensoría del Pueblo y pedidos de audiencia con el intendente Arroyo, reuniones con los bloques de Cambiemos, Acción Marplatense, FPV y el Frente Renovador,  la participación en una Banca 25, y un encuentro con el propio titular del Emder, Guillermo Volponi.

Pese a todas estas instancias previas, el ejecutivo decide escuchar la oferta de una entidad religiosa sin atender las necesidades de los vecinos y organizaciones del barrio, y además, auspicia la creación de un conflicto interreligioso al elegir una congregación por sobre la otra”, indicaron.

En ese sentido, Miguel Porreta, integrante del Frente Barrial Centenario,  relató que “hace dos años que los vecinos reclaman a las autoridades municipales la apertura del polideportivo, sin embargo, desde la comuna no sólo hay un desinterés en construir un diálogo sino una clara falta de compromiso frente  la situación  y el creciente deterioro de la infraestructura”.

Frente al evidente interés del gobierno en la privatización de un bien público construido con fondos impositivos provenientes del aporte ciudadano, es que desde el Frente Barrial Centenario nos oponemos a cualquier intento de entregar éste  patrimonio social y cultural que no es sólo del barrio Centenario sino de todos los vecinos de Mar del Plata”, subrayaron.