Falleció la anciana estafada por su nieto y abandonada en un geriátrico

Juanita Kesen tenía 93 años y meses atrás sufrió el accionar delictivo de su nieto mayor que la dejó sin nada.

Debido al deterioro sufrido en su salud por la dramática situación que debió afrontar, la anciana que fuera estafada por su nieto y luego encerrada en un geriátrico “trucho”, murió en las últimas horas.

Juanita vivía en su casa cómodamente hasta que hace unas semanas atrás, su nieto mayor decidió transformarle la vida por completo.

El hombre de 50 años identificado como Javier Crisite, la pasó a buscar para ir a almorzar.

Sin embargo, fue todo un ardid y engañada la llevó a una escribanía donde la mujer firmó un poder especial a favor de su nieto para que disponga de todos sus bienes.

Posteriormente, el estafador la internó en un geriátrico que no estaba habilitado con la orden de que no tuviera contacto con ningún otro familiar.

El despreciable sujeto se apoderó de todos sus ahorros, joyas, y restantes elementos de valor.

La anciana cayó en una fuerte depresión y se rehusó a ingerir alimentos, con lo cual su estado de salud se deterioró y fueron las mismas vecinas de Juanita las que indagaron hasta encontrarla y dieron aviso a los restantes nietos.

Estos dieron intervención al Tribunal de Familia y con la asesoría legal del abogado Julio Razona se logró retirar a la mujer del geriátrico y se le revocó el poder a su nieto.

Sin embargo, al regresar a su casa pudo comprobar que había sido despojada de todos sus objetos de valor.

Estafada por su propio nieto

Una abuela de 93 años fue engañada por uno de sus hijos que la alojó en un asilo y le robó todos sus objetos de valor.

Juanita Kesen tiene 93 años y vivía en su casa cómodamente hasta que su nieto mayor decidió transformarle la vida por completo.

Semanas atrás, el hombre de 50 años identificado como Javier Crisite, la pasó a buscar para ir a almorzar.

Sin embargo, fue todo un ardid y engañada la llevó a una escribanía donde la mujer firmó un poder especial a favor de su nieto para que disponga de todos sus bienes.

Posteriormente, el estafador la internó en un geriátrico con la orden de que no tuviera contacto con ningún otro familiar.

El despreciable sujeto se apoderó de todos sus ahorros, joyas, y restantes elementos de valor.

La anciana cayó en una fuerte depresión y se rehusó a ingerir alimentos, con lo cual su estado de salud se deterioró y fueron las mismas vecinas de Juanita las que indagaron hasta encontrarla y dieron aviso a los restantes nietos.

Estos dieron intervención al Tribunal de Familia y con la asesoría legal del abogado Julio Razona se logró retirar a la mujer del geriátrico y se le revocó el poder a su nieto.

Sin embargo, al regresar a su casa pudo comprobar que había sido despojada de todos sus objetos de valor.

En tanto, se formuló una denuncia penal por “Privación de la libertad y estafa por aprovechamiento de incapaz” que se tramita ante la UFI 5 de Mar del Plata.