Enfermedades de invierno: cuáles son y cómo prevenirlas

En esta época del año es necesario prevenir, en niños y adultos, las enfermedades y las intoxicaciones respiratorias. En especial, se deben maximizar las medidas de cuidado y estar alertas ante posibles síntomas en bebés, niños, embarazadas y adultos mayores, ya que son los más vulnerables a este tipo de afecciones.

Desde el Servicio de Clínica Médica y el Servicio de Pediatría de la Clínica Pueyrredon informan que las enfermedades más frecuentes son las de tipo respiratorio, ya que durante estos meses fríos al haber menos temperatura, se presentan las condiciones ambientales como el encierro, la mayor cercanía física y la falta de ventilación de los ambientes que facilitan la transmisión de diversos virus.

Las principales patologías que se dan son el resfrío común, la gripe, la faringitis, la bronquitis, la bronquiolitis y la neumonía, que son causadas frecuentemente por virus.

Es muy importante que ante cualquier síntoma acudan a un control con los profesionales médicos idóneos.

Resfrío común

Es la enfermedad más común en la época de invierno y su duración es de 3 a 5 días. Los síntomas son la congestión nasal, tos, estornudos, dolor de garganta y en algunos casos puede aparecer fiebre baja. La causa es siempre viral, los virus son altamente contagiosos y se transmiten por contacto personal a través de las manos o de la vía aérea.

Gripe o Influenza

Es una infección viral aguda del tracto respiratorio que se propaga fácilmente de persona a persona. Esta patología proviene del virus de la influenza.

Se caracteriza por un inicio repentino, con fiebre que puede ser de 38° o más, dolor de cabeza, frecuente dolor muscular, agotamiento general, dolor de garganta, disminución del apetito y se caracteriza por tener una gran sensación de postración que obliga al enfermo estar espontáneamente en reposo.

El período de incubación de la influenza (tiempo desde la infección hasta el desarrollo de los síntomas) es de 1 a 4 días. La difusión viral, ocurre generalmente desde un día antes de la aparición de los síntomas hasta 5-7 días después.

Como medida de prevención tenemos la vacuna antigripal que se aplica todos los años a los menores de 2 años y mayores de 65 años. Y entre los 2 a 65 años se indica si están dentro de los grupos de riesgo. También se aplica en embarazadas y puérperas. Lo ideal es aplicarla en el otoño, ya que tarda entre 2 y 3 semanas en formar anticuerpos.

Faringitis

Esta patología es provocada por una inflamación de la faringe y amígdalas, produciendo un fuerte dolor en la zona, fiebre, ganglios linfáticos del cuello inflamados, dolores de cabeza, musculares y articulares.

Es importante establecer si la causa es vírica o bacteriana, ya que una faringitis bacteriana no tratada a tiempo trae complicaciones, como por ejemplo la fiebre reumática o la glomerulonefritis, que son problemas a distancia muy graves.

Otitis media aguda

Es la infección de la mucosa del oído medio. Las causas en su mayoría son bacterianas. Los síntomas y signos más frecuentes son otalgia (dolor de oído), disminución de la audición, fiebre. El diagnóstico se hace con una evaluación clínica y otoscopía, y el tratamiento se realiza con analgésicos y antibióticos.

Bronquitis

Es una enfermedad que se conoce como la inflamación de la pared interna de los bronquios. Entre los síntomas que presenta esta patología está la tos persistente con expectoración, fiebre, cansancio, decaimiento, dolor en el pecho e incluso dificultad para respirar.

Bronquiolitis (niños)

La bronquiolitis es una inflamación aguda de las vías aéreas inferiores (bronquiolos). Es la enfermedad más frecuente en los niños, y en general afecta más a los menores de un año. El periodo de duración es entre una semana y diez días. El diagnóstico es clínico y el tratamiento ambulatorio.

Neumonía Aguda de la Comunidad

La neumonía es una infección en los pulmones de origen viral o bacteriana que puede presentar síntomas como tos (con o sin expectoración amarillenta o sangre), fiebre, dificultad para respirar, catarro, escalofríos y frecuencia cardíaca aumentada.

La neumonía aguda de la comunidad siempre ha sido un diagnóstico clínico que combina las características de una infección respiratoria aguda y un infiltrado nuevo (y estable) en la radiografía de tórax.

El tratamiento se realiza con antibióticos o antivirales según la causa; reposo, hidratación y antitérmicos.

La vacunación contra el neumococo busca reducir la incidencia, las complicaciones, las secuelas y la mortalidad por neumonía. Está indicada para mayores de 65 años y a aquellas personas entre 18 y 64 años con factores de riesgo.

El Municipio puso en marcha el Programa de Prevención de Enfermedades Transmitidas por Alimentos

El mismo esta destinado a menores de 5 años y su entorno, se llevará adelante en todas las instituciones municipales a partir de este año.

La Municipalidad de General Pueyrredon, a través de la Secretaría de Educación y la de Salud, puso en marcha el Programa de Prevención de ETAS (Enfermedades Transmitidas por Alimentos) en el Jardín Municipal Nº2 del barrio Jorge Newbery. El mismo esta destinado a menores de 5 años y su entorno y esta actividad continuará en todos los jardines de la ciudad.

En este marco, Luis Distefano destacó que “para nosotros desde la Secretaría de Educación estas actividades implican abrir las puertas a todas las áreas de trabajo del Municipio y fundamentalmente llegar a las familias y a los niños con enfermedades que ponemos en agenda constantemente, que tienen que ver con un desarrollo y un trabajo con sus familias que creo mas que importante. La idea es comentarles a los padres cuáles son las medidas de prevención y hacer charlas con los chicos para que ellos también lo tengan en cuenta”.

Por su parte, la directora de Protección Sanitaria Patricia Hollman, agregó que “se trata de un programa que se empieza a desarrollar en todos los jardines municipales a partir de este año y la idea es evaluar a fin de un año lectivo la incidencia, si realmente ha tenido impacto en la población de estudio o de riesgo que son los chicos de entre 2 y 5 años con esta patología de la que estamos hablando, que es el síndrome urémico hemolítico, que sabemos que puede tener consecuencias muy graves para los niños. La idea es que con estas tareas de concientización, tanto en la familia como en los niños se prevenga y haya menos incidencia de esta patología”.

Para finalizar Silvina Muñoz, directora del Jardin Municipal Nº2 destacó que “a partir de ahora los agradecidos somos nosotros, realmente creemos que son acciones conjuntas en beneficio de nuestra labor y por sobre todas las cosas en beneficio de mejorar la calidad educativa de nuestros establecimientos municipales. Hoy miembros de la dirección de bromatología estuvieron en las salas trabajando con los nenes en actividades lúdico literarias, acercándolos a la prevención de la enfermedad”.

El exceso de alcohol puede causar más de 60 enfermedades

Los especialistas de la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (AAEEH) hicieron un llamado para que se ponga el foco en el consumo excesivo de alcohol, que conforma la tercera causa de muerte prematura y discapacidad a nivel mundial.

En el marco del Simposio Internacional de Enfermedad Hepática Alcohólica, que va a llevarse a cabo del 21 al 22 de junio en esta ciudad, especialistas de la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (AAEEH) alertaron que el consumo excesivo de alcohol puede contribuir al desarrollo de más de 60 enfermedades, incluyendo condiciones que afectan principalmente al hígado, al sistema nervioso central y periférico y al sistema cardiovascular. Además, incrementa el riesgo de enfermedades psiquiátricas, disfunción sexual y cáncer de boca, faringe, laringe, esófago, hígado, colon, recto y mama.

El exceso de alcohol representa la tercera causa de muerte prematura y discapacidad a nivel mundial. Además, es un factor influyente en accidentes de tránsito, violencia doméstica y suicidio. Decidimos poner el foco en este problema, ya que el consumo de alcohol está avalado por las costumbres sociales, pero muchas veces la comunidad ignora todo lo que puede desencadenar”, expresó el Dr. Raúl Adrover, médico hepatólogo, miembro de la Comisión Directiva de la AAEEH.

Por su parte, la Dra. Beatriz Ameigeiras, Presidenta de la AAEEH, subrayó que “si bien la adicción al alcohol es un problema de salud pública que sin dudas ocupa un lugar central, no debemos olvidar que incluso niveles inferiores de ingesta pueden ser muy nocivos para la salud. Por lo general, las personas no se consideran en riesgo de estar dañando su salud por esta práctica, pero lo cierto es que están haciéndolo”.

La Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (SEDRONAR) llevó adelante recientemente un relevamiento en la cual se compararon resultados de 2010 con los de 2017 y se vio no solo un aumento significativo en el consumo, sino también en el abuso de alcohol en ambos géneros (de un 22,5% en varones y un 9% en mujeres).

Sobre la base de estos resultados, se estimó que en el último año surgieron unos 2.299.598 nuevos consumidores de alcohol, de los cuales 319.994 son preadolescentes y adolescentes. Además, 1 de cada 3 niños y adolescentes (34%) bebió alcohol alguna vez y 1 de cada 2 lo hizo de manera abusiva. Gracias a investigaciones como ésta, podemos tomar nota de la dimensión de la problemática del alcohol en la salud pública del país”, continuó el Dr. Adrover.

La enfermedad hepática alcohólica (EHA) es un conjunto de condiciones del hígado generadas por el exceso de consumo de alcohol. La presentación clínica puede variar dependiendo de factores como la cantidad de alcohol, el tiempo durante el que se bebió y la susceptibilidad de cada individuo. Puede afectar a personas de cualquier edad y de ambos géneros. Sin embargo, se registró que la mujer es más susceptible a desarrollar EHA a menores cantidades de consumo.

No es necesario ingerir cantidades exorbitantes de alcohol para que progresivamente vaya produciéndose daño en el organismo. Por ejemplo, pueden desarrollar cirrosis alcohólica (que es el estado terminal de la enfermedad) quienes consumen en forma sostenida durante una década unos 60 gramos diarios de alcohol. Como referencia, una botella de vino contiene entre 80 y 90 gramos.

Es frecuente que las personas realicen una primera consulta con el especialista cuando su enfermedad ya está avanzada y ha llegado al estadio de cirrosis, lo que puede implicar la presencia de complicaciones como hemorragia digestiva causada por várices esofágicas, líquido en el abdomen, encefalopatía hepática o cáncer de hígado.

En este sentido, los especialistas aseguran que los pacientes están más predispuestos a hablar sobre estos temas con su médico de cabecera antes que con un especialista al que visitan por primera vez. A su vez, el pilar más importante del tratamiento en estos pacientes es lograr la abstinencia del alcohol, por lo que la contención psicológica ocupa un lugar fundamental.

Enfermedades típicas del invierno ¿cómo cuidarse?

No automedicarse, detectarlas a tiempo y acudir a un profesional son puntos esenciales para una pronta recuperación.

El descenso de las temperaturas que acompañan a la época invernal, genera las llamadas enfermedades estacionales, siendo las infecciosas respiratorias muy comunes tanto en niños como en adultos. La Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, informa sobre algunos cuidados necesarios para este momento del año.

Durante el invierno, existe un aumento de circulación de gérmenes. Se trata especialmente de virus, que son los precursores de cuadros infecciosos -en su mayoría de bajo riesgo- y que ceden de manera espontánea entre 5 a 7 días luego de haberse iniciado el cuadro, no se tratan con antibióticos y presentan mejoría sintomática con antitérmicos.

ENFERMEDADES TÍPICAS DEL INVIERNO

Resfrío: es el de mayor frecuencia y dura de 3 a 5 días. Los síntomas son: estornudos, congestión y secreción nasal, escasa tos seca, dolor de cabeza y fiebre no muy alta. El tratamiento se basa en aliviar los síntomas, con analgésicos, descongestivos y/ o antihistamínicos.

Gripe o Influenza: dura entre 5 y 10 días. Se trasmite por contacto con secreciones de personas infectadas a través de las gotitas que se diseminan al toser o estornudar, y de superficies u objetos contaminados con estas secreciones. Los síntomas son más intensos, con mayor congestión y secreción nasal, dolor de garganta, fiebre alta, dolores musculares y tos seca, que puede luego ser con secreciones. Al igual que en el resfrío, se tratan los síntomas.
IMPORTANTE:
La gripe puede presentar complicaciones, se debe estar atento y consultar rápidamente ante la presencia de síntomas como falta de aire o dificultad para respirar, aumento de la tos con catarro amarillo o verde, dolor en el tórax.

Bronquitis-Traqueítis: es la inflamación de los bronquios o la tráquea, que son los conductos por donde circula el aire. Los síntomas son tos con mayor producción de secreciones y, en algunos casos, cuadros de broncoespasmo. La causa es de origen viral en el 80% de los casos, los antibióticos están indicados según el criterio médico.

Neumonía: los síntomas son fiebre alta, tos con expectoración amarrillo-verdosa o sanguinolenta, dolor en el tórax, decaimiento general, falta de aire. Es la infección más severa de las vías respiratorias, en algunos casos requiere internación. La causa más frecuente es por bacterias y se trata con antibióticos.

PREVENCIÓN

Vacuna antigripal
La vacuna es la principal medida de prevención contra la gripe. Para la temporada 2018, se recomienda que la vacuna contenga las siguientes cepas contra influenza: A H3N2, A H1N1 y B. El momento ideal para aplicarse la vacuna, es previa a la época invernal (temporada de gripe), antes de la propagación del virus de la influenza en la comunidad.

El desarrollo de anticuerpos para proteger a una persona contra la influenza, demora aproximadamente dos semanas desde la vacunación.

La vacuna antigripal no contiene virus vivos, por eso es imposible que ocasione gripe. Cualquier enfermedad respiratoria que genere síntomas inmediatamente después de la vacunación, representa una infección coincidente y no relacionada con la vacunación. El efecto secundario más frecuente es una reacción local (dolor, eritema) en el lugar de la inyección que dura no más de 2 días.

Vacuna Anti-neumocócica
Actualmente el esquema de vacunación está indicado en todas las personas mayores de 65 años y en menores de 65 bajo ciertas condiciones que deben ser especificadas por el médico de cabecera. Las vacunas anti-neumocócicas son de aplicación gratuita en los grupos de riesgo y la indicación y forma de aplicación dependen de los antecedentes de vacunación previa.

RECOMENDACIONES

  • La presencia de síntomas como congestión nasal, estornudos y tos sin mocos, generalmente son de causa viral y no requieren antibiótico.

  • Mantenerse alerta por posibles complicaciones y acudir a la consulta en forma temprana en casos de personas con enfermedades de base: cardiológicas, respiratorias, diabetes, renales y oncológicas.

  • Conocer si la persona aplica a la indicación de vacunación antigripal o anti-neumococcica.

  • Generar espacios limpios y con ventilación adecuada.

  • Lavarse las manos en forma frecuente por 10 segundos con jabón regular o con alcohol gel.

  • Al toser o estornudar taparse con el brazo o cara interna del codo, evitando usar la mano.

  • Tirar a la basura los pañuelos descartables después de usarlos.


Asesoraron: Dra. Alejandra González (MN 80414) y Dr. Marco Solís (MN 124242). Coordinadores de la Sección de Infecciones Pulmonares de la Asociación de Medicina Respiratoria.

Consejos sobre cómo evitar enfermedades respiratorias invernales

Cuando llega la época invernal se intensifican las consultas por patologías respiratorias.

Por este motivo, el Dr. Silvio Aguilera, Director Médico de vittal -empresa dedicada al servicio de emergencias extra hospitalarias- detalla que “en época no invernal, durante el 2015, las enfermedades como resfríos, gripe, bronquitis, faringitis y neumonía, representan un 16% de todas las atenciones que realizamos en vittal. Pero este porcentaje asciende a 24% en época invernal desde mayo a agosto, siendo el 60% adultos”.

Síntomas de las enfermedades respiratorias más frecuentes:

Resfríos: Su duración es de 3 a 5 días y provocan síntomas como congestión o secreción nasal, tos, estornudos, dolor de garganta, fiebre baja y dolores de cabeza.
Gripe: Su duración es entre 5 a 10 días, presenta síntomas similares al resfrío pero más intensos, apareciendo dolor muscular y fatiga.
Bronquitis: Puede ser una bronquitis aguda o crónica que se agudiza en la época. Se presenta con tos persistente con expectoración, fiebre, cansancio, decaimiento, dificultad para respirar y dolor en la parrilla costal.
Faringitis: Se manifiesta con dolor de garganta intenso, fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular e inflamación ganglionar en el cuello.
Neumonía: Es la principal causa de internación en esta época del año. Presenta fiebre alta, dolor de espalda, tos con expectoración, malestar general con presencia de dolores musculares.

Además, el Dr. Aguilera sugiere tener en cuenta las siguientes recomendaciones para evitar el contagio y propagación de gérmenes.

-Ventile su casa durante el día aproximadamente unos 20 minutos.
-Cúbrase la boca al toser o estornudar usando el antebrazo.
-Lave de manera habitual sus manos con agua y jabón.
-Evite cambios de temperatura brusca.
-Vacunarse contra la influenza y el neumococo. Es la medida de prevención más eficaz en aquellas personas vulnerables.
-Evite el contacto directo con personas contagiadas.
-Consuma alimentos con alto porcentaje de vitamina C.
-Utilice pañuelos descartables; ellos impedirán que este constantemente reinfectando sus manos.