Rajoy es investido presidente de España mientras miles de personas protestan en las calles

Noticias de España

Madrid se divide en dos escenarios: la segunda votación de investidura en el Congreso y una multitudinaria manifestación bajo el lema «Ante el Golpe de la Mafia, Democracia» en la calle.

Han sido necesarias la celebración de dos elecciones generales, cinco rondas de consultas convocadas por el rey, así como una fractura interna sin precedentes en el Partido Socialista (PSOE), para que Mariano Rajoy haya sido investido este sábado presidente del Gobierno. Concluyen, así, más de 300 días de un Gobierno en funciones.

Por tanto, no ha habido sorpresas, y en la segunda votación de investidura, celebrada este sábado, el líder del Partido Popular (PP) ha obtenido los 170 votos a favor de los diputados de su formación, Ciudadanos y Coalición Canaria, así como 68 abstenciones de los socialistas. Sin embargo, 15 diputados del PSOE han roto finalmente la disciplina de voto y han mantenido su ‘no’ a Rajoy.

Imagen ilustrativa del Congreso de los Diputados JAVIER SORIANOAFP

Los 111 votos en contra del resto de formaciones con representación en el Congreso (Unidos Podemos, ERC, CDC, EAK-PNV y EH Bildu), no han sido suficientes para impedir la investidura de Rajoy, que en este segundo intento solo necesitaba mayoría simple; es decir, recibir más ‘síes’ que ‘noes’.

La fractura de los socialistas

La investidura de Rajoy ha sido posible tras la decisión histórica del PSOE de abstenerse en segunda votación, adoptada el pasado domingo en el Comité Federal. Sin embargo, los 15 diputados socialistas que han votado en contra de un Gobierno del PP, muestran que la celebración de este comité no ha servido para poner fin a la profunda crisis interna del partido, que comenzó a finales de septiembre con la dimisión de 17 miembros de su Ejecutiva para provocar la renuncia de su secretario general, Pedro Sánchez.

De hecho, horas antes de la votación, el exlíder socialista entregó su acta de diputado en el Congreso y justificó así su decisión: «Estoy en profundo desacuerdo con entregar el Gobierno a Rajoy». Sin embargo, todo apunta a que el exsecretario general no abandonará la política ni su firme idea de liderar el PSOE: «A partir del lunes, cojo mi coche para recorrer todos los rincones de España para escuchar a los militantes», afirmó durante su comparecencia ante los medios de comunicación.


Ahora, solo queda por ver cómo articularán los socialistas esta fuerte división interna y qué papel asumirán cómo principal partido de la oposición en el periodo parlamentario que se abre a partir de hoy. El PP gobernará en minoría y tendrá que buscar acuerdos, previsiblemente con el PSOE, para poder aprobar sus medidas. La más inmediata, de hecho, es la que concierne a los presupuestos generales del Estado. La no aprobación de los mismos, significaría la convocatoria de nuevas elecciones generales.

Manifestación en Madrid contra la investidura

Mientras se producía la votación en el Congreso de los Diputados, miles de personas se manifestaban en las calles de Madrid bajo el lema «Ante el Golpe de la Mafia, Democracia», en una movilización convocada por la Coordinadora del 25S para protestar contra la «investidura ilegítima» de Rajoy.

 


«Con el término mafia apuntamos a que el tipo de carencias democráticas, de casos de corrupción, de recortes, no es algo puntual o aislado, sino que está totalmente estructurado», explicó Elena Martínez, portavoz de la Coordinadora 25S, a RT.

«Desde que se constituye el régimen del 78 lo que ha habido ha sido una minoría que, ahora mismo, mediante este golpe – en referencia a la decisión del PSOE – , trata de perpetuarse en las instituciones sin tener ningún tipo de proyecto digno, democrático o de justicia para la mayoría social», explicó.

Balance de más de 10 meses sin Gobierno

Los líderes de las cuatro principales formaciones políticas posan con motivo del debate electoral celebrado antes de las elecciones del 26JJuan MedinaReuters

Concluyen con la investidura de Rajoy más de 300 días de Gobierno en funciones que comenzaron el pasado 20 de diciembre, cuando en las primeras elecciones generales ninguna fuerza política consiguió la mayoría necesaria para gobernar en solitario. Por tanto, la formación de Gobierno quedó supeditada a alcanzar pactos entre las formaciones políticas con representación en el Congreso.

Los posteriores vetos cruzados y la falta de cesiones entre las cuatro principales partidos llevaron a la convocatoria de unas nuevas elecciones generales, celebradas el pasado 26 de junio, y en las que se repitió un Parlamento de similares colores en cuanto a la dificultad para llegar a acuerdos.

 

Más allá de las diferentes lecturas ideológicas que se pueden hacer de estos 10 meses «sin Gobierno», lo que está claro es que la política española, en la que el PP y el PSOE se han ido alternando el Ejecutivo durante los últimos 34 años, no está acostumbrada a la fragmentación política en el Congreso que ha significado la irrupción de Podemos y Ciudadanos.

A partir de hoy, veremos si la dificultad para alcanzar acuerdos, que hemos visto durante estos últimos 10 meses, se traslada también a la hora de aprobar medidas en el Parlamento.

Un activista explica a RT por qué considera ilegítima la investidura de Rajoy

RT entrevista a Alejandro Rodríguez, portavoz de la asamblea «Ante el Golpe de la Mafia, Democracia» sobre la manifestación contra la investidura de Rajoy.


Mariano Rajoy será previsiblemente investido presidente del Gobierno este sábado en la segunda votación en el Congreso. El líder del Partido Popular (PP) y actual presidente del Gobierno en funciones cuenta con los votos afirmativos de los diputados de su formación, Ciudadanos y Coalición Canaria, así como las abstenciones del Partido Socialista (PSOE), que serán decisivas para que Rajoy obtenga mayoría simple – más ‘sies’ que ‘noes’ – en este segundo intento.

No obstante, el líder popular solo necesita 11 abstenciones por lo que, aunque puedan darse discrepancias en el grupo socialista con algún diputado que mantenga el ‘no’ a un Ejecutivo del PP, Rajoy será investidMientras los diputados se encuentren dentro de la Cámara, en las calle de Madrid está convocada una manifestación bajo el lema «Ante el Golpe de la Mafia, Democracia», que pretende reunir a miles de personas para protestar contra lo que consideran una «investidura ilegítima».

En RT, Helena Villar ha entrevistado a Alejandro Rodríguez, portavoz de la Coordinadora 25S, horas antes de celebrarse la manifestación.

RT: ¿Por qué consideráis esta investidura ilegítima?

A.R.: Considerando que el proceso de investidura de Rajoy es un proceso legal, entendemos que desde que el ciudadano deposita su voto en las urnas, con todos los condicionamientos mediáticos, presiones de grupos financieros, empresas, todo el sistema electoral y finalizando con el golpe interno que ha habido en el PSOE, todo destinado a que verdaderamente haya una investidura de Mariano Rajoy, pues se aboca a que al final Rajoy acabe siendo presidente de un Gobierno encargado de aplicar una agenda de recortes sociales, que no creo que haya estado en la mayoría de los ciudadanos que en las pasadas elecciones votaron. No creo que ellos metieran el voto en la urna para que ahora se aplique una agenda de recortes de Mariano Rajoy.

RT: ¿Qué pensáis de las críticas de que IU o En Marea hayan secundado esta protesta y que Podemos vea con buenos ojos esta manifestación?

A.R.: Nosotras recibimos con alegría cualquier tipo de apoyo o simpatía que podamos recibir desde cualquier partido político con presencia en el Parlamento.  En este caso concreto, Podemos no aparece entre los apoyos que recibimos de forma directa, IU sí, pero en cualquier caso, cualquier tipo de respaldo que recibamos sin intentar copar la intención de la manifestación y sin desvirtuarla, se recibe con alegría.

 

314 días sin Gobierno: Memes políticos inundan las redes sociales ante la reelección de Rajoy

El largo periodo de desgobierno era inédito hasta ahora en el país. Repasamos con Betzabé Zumaya algunos datos de este período y las reacciones al debate de investidura.

Pedro Sánchez entrega su acta de diputado para mantener su «no» a Rajoy (VIDEO)

 

«La decisión no ha sido fácil», ha afirmado visiblemente emocionado el exsecretario general del PSOE.

«Estoy en profundo desacuerdo con entregar el Gobierno a Rajoy«. Así ha justificado el exsecretario general del PSOE, Pedro Sánchez, su decisión de entregar su acta de diputado en el Congreso.

«No iré contra mi partido ni iré contra mi compromiso electoral», ha añadido Sánchez, quien ha especificado también que «de las dos opciones que me da la gestora, no escojo ninguna».

«Durante semanas, he tenido que meditar acerca de la defensa de distintos valores y niveles de responsabilidad. Y la decisión no ha sido fácil», ha afirmado el exlíder socialista visiblemente emocionado en su comparecencia ante los medios de comunicación.

A pesar de que Sánchez entrega su acta de diputado, ha querido dejar claro que no abandona el partido: «A partir del lunes, cojo mi coche para recorrer todos los rincones de España para escuchar a los militantes», aunque no ha especificado si va a presentarse a las primarias socialistas que tiene que celebrar el PSOE para elegir al nuevo secretario general.

El exlíder socialista también ha reclamado a la gestora que ponga ya fecha para la celebración del próximo congreso federal: «Los socialistas queremos votar», ha reivindicado. Y ha pedido a la gestora que no expulse a aquellos diputados socialistas que este sábado van a mantenerse fieles en el ‘no’ a Rajoy.

 


Así, con esta decisión, Sánchez se mantiene fiel a su ‘no’ a un Ejecutivo del Partido Popular (PP), mientras a su vez respeta la decisión del Comité Federal del PSOE, el principal órgano del partido entre congresos, de abstenerse en la segunda votación de investidura de Rajoy.

Segunda votación de investidura

Sánchez ha renunciado a su acta de diputado horas antes de que el líder del PP se someta a una segunda votación en el Congreso en la que ya se da por hecho que será investido presidente del Gobierno gracias a las abstenciones del PSOE.

No obstante, todavía se desconoce cómo se articularán estas abstenciones, ya que varios diputados socialistas han anunciado públicamente que no cumplirán la decisión tomada en el Comité Federal, celebrado el pasado domingo.

En cualquier caso, en este segundo intento, Rajoy solo necesita mayoría simple (conseguir más ‘sies’ que ‘noes’), por lo que con 11 abstenciones socialistas (del total de 85 diputados que tiene la formación) revalidará el cargo.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

Martín Rodríguez Yebra, corresponsal de La Nación en Madrid, publicó este domingo el agudo análisis sobre la política española actual que reproducimos en su primera parte

Noticias de España

 

Denuncian que conservadores y socialistas se volvieron la misma cosa: instrumentos del poder financiero

 

Los socialistas europeos eran una gran familia feliz. Se veían seguido, compartían éxitos y posaban sonrientes para las fotos. Ahora se parecen a esos parientes que se reencuentran en los velatorios: hablan con nostalgia de los años dorados mientras se preguntan en secreto quién será el próximo en caer. El español Pedro Sánchez se sumó a la lista hace una semana. Defenestrado por sus compañeros, perdió el mando del PSOE y dejó un partido aterrorizado ante el dilema de apoyar un gobierno del conservador Mariano Rajoy o enfrentar en modo agonizante otras elecciones.

Pocos días antes los caciques del Partido Laborista británico complotaron para echar a su líder, Jeremy Corbyn. Denuncian que con su programa de izquierda dura los condena a una larga temporada en la oposición. Él los retó a duelo y logró que la militancia lo ratificara en el cargo. Las dos fueron guerras sin ganadores y que ilustran un fenómeno que recorre Europa: la caída de la socialdemocracia no encuentra fondo y coloca a sus líderes ante el desafío de reinventarse o morir.

¿Cómo reconquistar a las mayorías cuando se resquebraja el Estado benefactor y las políticas de ajuste se afianzan como un dogma? ¿Volviendo a la pureza ideológica que rescata Corbyn? ¿Se puede todavía vencer a liberales y conservadores con una versión atenuada de sus recetas? ¿O hay que buscar caminos inexplorados?

“Los partidos socialdemócratas no han sido capaces de formular una alternativa seria a la austeridad y lo están pagando”, indica el politólogo Ignacio Sánchez-Cuenca, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid. El resultado es la desconexión creciente entre la dirigencia –que juega dentro las reglas del sistema europeo que ayudó a fundar– y sus votantes, decepcionados por la falta de respuesta a sus demandas. En esa deriva se diluyó hasta casi desaparecer el Pasok griego después de gestionar la debacle económica en alianza con los conservadores. En menos de 10 años pasó del 38% al 6% de los votos, al tiempo que emergía la izquierda radical de Syriza.

Es el espejo que asusta al PSOE. En 2008 tuvo el apoyo del 43% de los españoles; Sánchez se quedó en el 22% hace tres meses, con los indignados de Podemos pisándole los talones. El partido jamás se recuperó del ajuste dramático que impuso el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010. La opción muy probable de que el PSOE convalide ahora otro turno de Rajoy alimenta el discurso de quienes denuncian que conservadores y socialistas se volvieron la misma cosa: instrumentos del poder financiero.

En plena crisis partidaria, Podemos deja a su libre albedrío a sus socios territoriales

 

Como estrategia pre-electoral, Pablo Iglesias acertó al permitir armados regionales, pero esa estrategia se volvió en contra y ahora no le queda otro remedio que no intervenir

                           El líder de Podemos, Pablo Iglesias (imagen de archivo).

El equipo de marketing de la agrupación Podemos acertó de pleno al diseñar su programa a las elecciones generales a semejanza de un catálogo de la cadena Ikea. Fue una iniciativa original que, además, encierra una metáfora sobre la construcción territorial del partido. Porque así está concebida la expansión: cual estantería de la marca sueca. Pablo Iglesias envía “el mueble” pero el destinatario lo arma cómo más le convenga, quitando y poniendo los trozos o estantes que haga falta según el espacio disponible.

“Esto es un ármalo tú mismo”, reconocen desde las filas catalanas de Podemos. Con la dirección estatal inmersa en luchas internas y la pugna centrada en el control de la federación de Madrid, en Cataluña y Galicia consideran que no pueden esperar demasiada atención de los fundadores del partido, al menos de momento. De ahí que las bases y los cargos orgánicos se hayan puesto a trabajar por su cuenta para reforzar el partido en un entorno complejo.

En ambas comunidades Podemos no es sólo Podemos. El partido morado “subcontrata” el espacio político allí donde no puede caminar solo, como es el caso catalán y gallego. En el primero, Iglesias lo fía todo al éxito del nuevo partido de izquierdas que impulsa la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y que debe aglutinar a toda la izquierda soberanista no independentista. En Podemos asumen que el liderazgo recaerá sobre la edil. De ahí que ni Pablo Iglesias ni Íñigo Errejón apadrinasen de forma oficial a ningún candidato en el proceso de primarias que vivió el partido morado el pasado julio para elegir secretario general en Catalunya. Mostrar preferencia por uno de los cinco aspirantes hubiera implicado enviar un mensaje a Colau sobre qué tipo de partido querían. Así que evitaron molestarla.

El entorno de la alcaldesa, en cambio, se mostró más cercano al candidato ganador, Albano Dante-Fachin, gran defensor de la confluencia. “Apañaos por vuestra cuenta”, vino a decir a los suyos durante aquellas elecciones internas. Esta filosofía Ikea también ha traslucido durante la crisis abierta por Fachin dentro de “Catalunya sí que es Pot”, grupo del que forma parte en el Parlamento. Iglesias ha intervenido poco –el secretario de organización, Pablo Echenique, sí realizó algunas gestiones–, y la coalición estuvo al borde de la ruptura hasta el lunes. La organización catalana de Podemos asumió por su cuenta todo este debate. La escasa implicación de Iglesias ha dejado mal sabor de boca entre los podemitas contrarios a los planes de Fachin. “Nos hemos sentido un poco abandonados”, admiten algunos de ellos.

Una postura que, junto a la cesión a En Marea para concurrir el 25-S, es vista como un precedente de lo que ocurrirá durante la construcción del partido de Ada Colau, circunstancia agravada por una gestión cada días más criticada al frente de la alcaldía de Barcelona.-

Valencia: fulminante expulsión de un militante de Ciudadanos por un tuit ligeramente crítico

Evidente baja intensidad democrática en un partido relativamente joven como Ciudadanos ya que cualquier tipo de disidencia es castigada severamente

                           Ramon Juan Grau Franquet se atrevió a disentir suavemente y fue expulsado del partido Ciudadanos.

Que desde algunos sectores del partido naranja (Ciudadanos) y en voz baja se critique a la dirección del partido ha pasado a ser un hecho reiterado e in crescendo. En muchas ocasiones se dice que el liderazgo de Albert Rivera es demasiado fuerte, que “no hay bases” y que los “colaboradores” actúan bajo un “contrato de arrendamiento de servicios” que se sospecha que no sería ajustado a la legalidad.

De modo que es evidente que está cuestionada la libertad de expresión interna partidaria y, en consecuencia, aumentan las voces críticas dentro de Ciudadanos y todo esto sucede en muchas provincias españolas, pero el caso del que nos hacemos eco es el de Ramon Juan Grau Franquet, de la provincia de Castellón, que habría colmado el vaso del autoritarismo de Rivera.

Grau fue subdelegado territorial de Ciudadanos en esta provincia valenciana y asesor del Grupo Ciudadanos en la Diputación Provincial de Castellón. Pues bien, ahora fue expulsado de Ciudadanos y uno de los motivos esgrimidos por la dirección de la agrupación naranja ha sido que cometió el pecado capital de escribir un tuit el pasado 6 de septiembre que decía textualmente: Excelente artículo de @jlgaliacho en @Extraconfidencial explicando Pactos y alcaldía de Oropesa @caposalva @pautrobadorets.-

 

Valencia (INCAT-Per Catalunya).-

Barcelona (INCAT-LV por Maite Gutiérrez).-

Madrid (INCAT-La Nación).-

Los nacionalistas vascos ganarían en Euskadi y el PP perfila una mayoría absoluta en Galicia

Noticias de Euskadi y Galicia

Se inicia la campaña en ambas comunidades autónomas para las elecciones que se celebrarán el próximo 25 de septiembre.

El Partido Nacionalista Vasco (PNV) volvería a ganar las elecciones pero no tendría la mayoría para gobernar en el País Vasco, según la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El estudio pronostica una victoria de los jeltzales para los próximos comicios vascos con 28 diputados, pero necesitarán  10 más para obtener la mayoría absoluta que les permita gobernar.

Para poder gobernar, el candidato a lehendakari del PNV, Iñigo Urkullu, necesitaría reeditar el pacto con el PSOE y explorar más apoyos de otras formaciones políticas, ya que, según las encuestas, los socialistas obtendrían 8 diputados, insuficientes para alcanzar la mayoría absoluta.

Las dos formaciones de izquierda, EH Bildu y Podemos, prácticamente empatarían en la segunda posición, ya que los abertzales obtendrían 16 diputados y el partido liderado por Pili Zabala conseguiría  entre 15 y 16 diputados.

En Galicia, en cambio, el PP volvería a obtener mayoría absoluta según el CIS. La encuesta pronostica una victoria de los populares para los próximos comicios gallegos con 41 diputados. El triunfo del líder del PP en Galicia, Alberto Nuñez Feijóo, sería un argumento más para Mariano Rajoy de presionar al PSOE para conseguir su abstención en el Congreso de los Diputados.

El sondeo otorga la segunda posición al PSOE y En Marea, ya que ambos obtendrían un 19,9% de los sufragios. Los socialistas conseguirían 16 diputados, mientras que la coalición de izquierdas lograría entre 17 y 15 diputados.

Barcelona. (INCAT-Agencias).-

Cautela y condicionamientos de Mariano Rajoy para alcanzar su investidura

Noticias de España

Entre este martes y el jueves, el Rey recibirá a dirigentes de los partidos políticos con representación parlamentaria, con la sola excepción de ERC y Bildu, autoexcluidos

El jueves 28 Mariano Rajoy sabrá si los partidos nacionalistas catalanes y vascos, PSOE y Ciudadanos, le habrán comunicado al Rey que sus negativas o sus abstenciones son inamovibles, o si hay posibilidades de que acaben cambiando sus votos para facilitar la conformación de un gobierno. Sólo si en sus audiencias con Felipe VI descartan terceras elecciones, por lo que en un determinado momento no bloquearán la investidura presidencial, Rajoy estaría dispuesto a asumir la propuesta de ser candidato.

Obviamente, aunque oficialmente se lo niegue, los contactos están a la orden del día y muy discretamente se entrecruzan conversaciones, tanteos, propuestas y consultas directas e indirectas a través de personalidades más o menos influyentes. Eso sí, existe una tranquilidad generalizada en el sentido de que la necesidad de no padecer el papelón de una tercera elección consecutiva, permite todo tipo de iniciativas, aunque el que se maneja con mayor cautela es –naturalmente– el Partido Popular.

Se sabe también que Mariano Rajoy condiciona llegar a su investidura no sólo con el acuerdo sobre el sentido del voto para ser elegido presidente, sino también contando con un mínimo que ya fijó en muchas ocasiones y que consiste en tener de forma previa una nueva senda de déficit, un techo de gasto y las líneas generales de los presupuestos del 2017. Sólo así considera que podrá gobernar.

Es casi seguro que si el jueves no se consigue ninguna garantía, lo que no hará Mariano Rajoy es someterse, como hizo en febrero Pedro Sánchez, a una investidura fallida y desgastante, con la amenaza siempre latente de una nueva convocatoria a elecciones. En el PP sostienen que si algo le quedó claro al líder del PP en su primera ronda de contactos con todos los líderes políticos, es que todos descartan que pueda haber una tercera convocatoria de los ciudadanos a las urnas.

Se cree que después de las conversaciones de todos los representantes políticos con Felipe VI llegará el momento de activar al máximo las negociaciones, en un sprint de reuniones, negociaciones y cesiones de unos y otros que permitan llegar a esa investidura aunque sea con el tiempo límite para salvar la aprobación del techo de gasto y los presupuestos, que es lo que más le preocupa a Rajoy, al margen de su propia investidura.

Mientras tanto, el PP seguirá ejerciendo presión sobre Ciudadanos para que cambie su sentido de voto desde la abstención comprometida por Albert Rivera en segunda votación a un sí, que los populares están convencidos que será la única forma de que el PSOE, aplicando la tesis de que con 170 votos a favor los socialistas no podrían bloquear la formación de gobierno, se abstengan y así pueda facilitarse la investidura de Mariano Rajoy.

Finalmente, entre este martes y el jueves, el Rey iniciará la ronda de consultas previa a la investidura y recibirá en La Zarzuela a los líderes de 14 formaciones con representación parlamentaria. Todas con excepción de Bildu y ERC, que se han autoexcluido de las audiencias. El orden de recepción será inverso a la representación parlamentaria obtenida en las elecciones del 26-J, es decir, de menor a mayor. Así, el Monarca recibirá mañana a los líderes de Nueva Canarias, Foro Asturias, Coalición Canaria, UPN e Izquierda Unida. El miércoles, al PNV, En Marea, Convergencia, Compromís y En Comú Podem. Y, finalmente, el jueves, a Ciudadanos, Podemos, el PSOE y el PP.-

Madrid (INCAT).-